jueves, 5 de agosto de 2010

Alipori (Vergüenza ajena)

Este poema pertenece a una serie, inédita en papel, que trata de las palabras, su origen, su significado y su relación con las personas. 

Ésta, alipori (vergüenza ajena), es poco frecuente y de origen incierto, pero me gusta por su sonoridad y vigencia.


ALIPORI

Llegaste como título de artículo,
y confieso que te desconocía.
He indagado y estás en internet,
pero la docta R.A.E. no te incluye (*)
—el papel envejece, la red no—,
ni tampoco te cita el “Corominas”
—la mejor referencia etimológica—,
aunque sí que te nombra el “Moliner”
con una referencia de informal.

Lo que dicen de ti no aclara mucho,

tu origen es incierto, el uso reducido,
y cuando alguien te cita suena a pedantería.
Pero estás tan de moda...
que, mire dónde mire, te encuentro en todas partes
porque hay miles de cosas que dan vergüenza ajena.

Ricardo Fernández Esteban ©

(*) En el Diccionario de la Real Academia Española en internet ya aparece Alipori: (coloquial) Vergüenza ajena; pero no lo hacía en mi versión en papel (21ª edición, 1992). Cuando indico "Corominas" me refiero al mejor diccionario etimológico de lengua castellana, el de Joan Corominas; y "Moliner" al Diccionario de uso del español de María Moliner. Sobre el origen se dice que fue un cultismo creado por Eugeni D'Ors, cosa que tampoco está muy clara.


Adenda: Ya que os he hablado en el inicio de ese poemario cajón de sastre sobre las palabras, que nunca me acabo de decidir a publicar y cuyo nombre coincide con el de este blog La palabra es mágica , aquí tenéis una serie de entradas del blog de poemas que podrían componerlo porque están inspirados en la magia de alguna palabra, aunque en no todos se explique.

5 comentarios:

Sintagma in Blue dijo...

Bienvenido a la blogsfera!

Besos.

J.R. dijo...

A mi me sonaba a jardín
a seto de exótica fragancia.
Hasta que el DRAE
me sacó de la ignorancia.
Alipori es; como decirlo
el bochorno que produce
la estulticia ajena.
Sonrojo humillación
y hasta vergüenza
Que pensarán de mi,
si por casual me vieren
en tan nefasta compañía
que dirán cuando me cuenten
en tal extensa cofradía.
Políticos banqueros deportistas
forradas de euros las carteras
Frikis de tele show de silicona
y canes “pretas”
Citando latinajos como monos
y luciendo si pudor sus desvergüenzas.

Amelia Díaz dijo...

Pues me parece una palabra hermosísima en su sonido y curiosa en su significado.
La desconocía. Gracias por "presentármela".
Me quedo aquí, a seguirte, también, en tu blog, Ricardo.
Un beso,
Amelia

fus dijo...

No conocia la palabra, me parece que tiene buen sonido y me gustarìa agradecerte tu informaciòn.

un saludo

fus

Eva Mercader dijo...

Hola Ricardo. Yo tampoco la conocía pero, al ser valenciana, me resulta muy natural, como si fuera de aquí. Tengo que averigüar su origen. Un poema genial. Un abrazo!