lunes, 29 de noviembre de 2010

Sor Juana Inés de la Cruz

Dedico esta entrada a mis amigos Latinoamericanos y a las mujeres, ya que Sor Juana Inés de la Cruz, que nació y vivió en Méjico en la segunda mitad del siglo XVII, es sin duda la literata más importante del barroco en lengua castellana y una feminista "avant la lettre". No obstante, su valía no es muy conocida en España fuera de los círculos literarios, tema que deberíamos intentar solucionar entre todos.

Sor Juana escogió la vida conventual por su amor a la cultura, ya que en su época la vida matrimonial le habría impedido continuar con sus estudios y publicaciones. Sus versos más conocidos son aquellos que comienzan:


Hombres necios que acusáis
a la mujer, sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis;

si con ansia sin igual
solicitáis su desdén,
por qué queréis que obren bien
si las incitáis al mal?

Combatís su resistencia
y luego, con gravedad,
decís que fue liviandad
lo que hizo la diligencia.

(...)

Con el favor y el desdén
tenéis condición igual,
quejándoos, si os tratan mal,
burlándoos, si os quieren bien.

Opinión, ninguna gana,
pues la que más se recata,
si no os admite, es ingrata,
y si os admite, es liviana.


(...)

Aquí tenéis un enlace a estas redondillas recitadas completas.



Como ejemplo de su poesía amorosa (que hay que recordar que en el barroco no correspondía a una situación emocional real sino a un juego de estilo), un soneto sobre el tema del desinterés del amado por el amante si éste le hace caso y a la inversa. Este asunto lo trata en varias de sus poesías, que destacan por ese "yo poético femenino", en aquella época en que era notoria la dificultad de la mujer por expresar sus sentimientos.


AL QUE INGRATO ME DEJA, BUSCO AMANTE

Al que ingrato me deja, busco amante;
al que amante me sigue, dejo ingrata;
constante adoro a quien mi amor maltrata;
maltrato a quien mi amor busca constante.

Al que trato de amor, hallo diamante,
y soy diamante al que de amor me trata;
triunfante quiero ver al que me mata,
y mato al que me quiere ver triunfante.

Si a éste pago, padece mi deseo;
si ruego a aquél, mi pundonor enojo:
de entrambos modos infeliz me veo.

Pero yo, por mejor partido, escojo
de quien no quiero, ser violento empleo,
que, de quien no me quiere, vil despojo.

Juana Inés de Abaje "Sor Juana Inés de la Cruz" (1648-95)


Si deseáis más información sobre la completa obra literaria de Sor Juana, que además de distintos tipos de poesía abarca dramaturgia y prosa religiosa, os dirijo a su página en la Biblioteca Cervantes Virtual y al portal A media voz donde hay una antología de sus poemas

Un grupo de amigos decidimos hacer un homenaje a uno de nuestros sonetistas preferidos, manteniendo las palabras finales de uno de sus sonetos y cambiando el texto pero de forma que fuese un contrapunto al tema original. Yo escogí este soneto de Sor Juana Al que ingrato me deja... y aquí podréis leer Quise que fueras mi mejor amante   

lunes, 22 de noviembre de 2010

Homenaje a Berlanga y al "voyeurismo"

Escribí este soneto hace años y lo rescaté para un homenaje a quién lo motivó, Luis García Berlanga. Berlanga había comentado su fetichismo por los altos tacones de aguja y, en mi presencia, lo criticó una supuesta "feminista". Luis, sé de que ahora estarás disfrutando de la visión de magníficas piernas empinadas sobre altos tacones de aguja, y los que te rodean podrán disfrutar de tus extraordinarias películas y de tu compañía.

 
 


















GUSTOS POLÍTICAMENTE INCORRECTOS
 
Me gustan las mujeres sobre tacones de 15 centímetros (Luis García Berlanga). Y a mí también, compañero, aunque a alguna feminista le parezca mal.

¡Y qué si lo dijiste compañero!
No lo niego, Don Luis, estoy contigo
que a mí también me gusta cuando intrigo
por conseguir favores de un lucero,

verla empinada sobre esos tacones
que estilizan las piernas, ¡qué divinas
enfundadas en negras medias finas,
preludio de mayores emociones!

En resumen, confieso que me encanta
una mujer vestida de mujer.
Ya sé que en estos tiempos de igualdades

es ésta una opinión muy poco santa;
pero, ¡mira por donde!, envejecer
es en esto ventaja; no hay maldades

en tiempo de verdades,
y escojo ser “voyeur”, no triste ciego,
aunque me critiquéis por mujeriego.

Letanías de un voyeur de "Pensando en vosotras". Ricardo Fernández Esteban ©






Aquí, en este video, recito el poema en una actuación de Voz a Voz de poeta y cantautor con mi amigo Jordi Albero:



Como final homenaje a Berlanga, aquí tenéis su última aparición, en el magnífico vídeo de la Campaña de "Medicos sin fronteras": Pastillas para el dolor ajeno. Comprad pastillas y recordad a Berlanga. Gracias.



jueves, 18 de noviembre de 2010

Jaime Gil de Biedma

Gil de Biedma fue uno de los mejores poetas de la segunda mitad del siglo XX. Éste es una de sus poemas más conocidos, Contra Jaime Gil de Biedma y además lo podremos oír en su propia voz.



















CONTRA JAIME GIL DE BIEDMA

De qué sirve, quisiera yo saber, cambiar de piso,
dejar atrás un sótano más negro
que mi reputación —y ya es decir—,
poner visillos blancos y tomar criada,
renunciar a la vida de bohemio,
si vienes luego tú, pelmazo,
embarazoso huésped, memo vestido con mis trajes,
zángano de colmena, inútil, cacaseno,
con tus manos lavadas,
a comer en mi plato y a ensuciar la casa?

Te acompañan las barras de los bares
últimos de la noche, los chulos, las floristas,
las calles muertas de la madrugada
y los ascensores de luz amarilla
cuando llegas, borracho,
y te paras a verte en el espejo
la cara destruida,
con ojos todavía violentos
que no quieres cerrar. Y si te increpo,
te ríes, me recuerdas el pasado
y dices que envejezco.

Podría recordarte que ya no tienes gracia.
Que tu estilo casual y que tu desenfado
resultan truculentos
cuando se tienen más de treinta años,
y que tu encantadora
sonrisa de muchacho soñoliento
—seguro de gustar— es un resto penoso,
un intento patético.
Mientras que tú me miras con tus ojos
de verdadero huérfano, y me lloras
y me prometes ya no hacerlo.

¡Si no fueses tan puta!
Y si yo no supiese, hace ya tiempo,
que tú eres fuerte cuando yo soy débil
y que eres débil cuando me enfurezco...
De tus regresos guardo una impresión confusa
de pánico, de pena y descontento,
y la desesperanza
y la impaciencia y el resentimiento
de volver a sufrir, otra vez más,
la humillación imperdonable
de la excesiva intimidad.

A duras penas te llevaré a la cama,
como quien va al infierno
para dormir contigo.
Muriendo a cada paso de impotencia,
tropezando con muebles
a tientas, cruzaremos el piso
torpemente abrazados, vacilando
de alcohol y de sollozos reprimidos.
Oh innoble servidumbre de amar seres humanos,
y la más innoble
que es amarse a sí mismo!

Poemas Postumos.
Jaime Gil de Biedma

En este video podréis oír el poema en su propia voz, acompañado de unas muy buenas fotografías suyas y de los ambientes de la época. Además, de fondo se escucha "Ojos de gata", la canción que hizo Sabina para "Los Secretos" y que luego recreó en "Y nos dieron las 10..."



En estos enlaces otro de sus poemas emblemáticos No volveré a ser joven cantado en dos estilos distintos por Loquillo y Miguel Poveda.

Para leer más poemas, en A media voz tenéis una antología.

Para terminar, si estáis interesados en profundizar, un vídeo largo y magnífico sobre su vida y su generación en la que aparecen familia, amigos, compañeros poéticos y quienes lo han cantado además de él. 
  

viernes, 12 de noviembre de 2010

NIKURIA, la isla de una isla.


Nikuria es una pequeña isla situada al norte de su isla madre Amorgós, de la que la separa un canal de apenas 200 metros. Nikuria tiene tres playas y tres embarcaderos, y un barquero que te permite llegar en pocos minutos. Nikuria tiene mucho más, pero eso es muy difícil de explicar. Lo intento en estas tres poesías, una por cada uno de mis tres primeros viajes a Amorgós.


NIKURIA

El canal es angosto,
sólo doscientos metros
entre Nikuria y Amorgós.

Hoy sin Meltemi la bahía,
que no lo es,
—que es un canal—,
viste disfraz de balsa.

Ni una brizna de viento,
ni una onda de ola.
El mar está tan plano y transparente,
que los peces en procesión
—a pocos metros de la orilla—
nadan con sus cabezas sobre el agua.
No sé si buscan alimento,
les gusta calentarse al sol,
o lo que quieren es mirarnos.

A lo lejos, la barca en el canal
va cortando el espejo,
su timonel —de pie en la popa—
conduce a los escasos transeúntes.

Amorgós, en medio del gran azul. Cuadernos de las islas griegas.
Ricardo Fernández Esteban ©



OTRA VEZ EN NIKURIA

Al norte de Amorgós, en una isla
hay una playa contemplando al sur
 esa bahía que es canal.
Otra vez en Nikuria, casi un año después.

Hoy, sin Meltemi,
sólo la suave brisa ondea
el espejo turquesa e interpreta
música de guijarros en la orilla.

Hoy todo es luz, hoy todo es soledad;
pero hoy los peces no han sacado
la cabeza del agua para vernos.

Mar, islas y estrellas. Cuadernos de las islas griegas
Ricardo Fernández Esteban ©




RECORDANDO NIKURIA

Si escribo de Amorgós es imposible
no recordar Nikuria que es isla de una isla,
que es bahía y es canal,
que estando al norte mira al sur
y en la que sólo somos transeúntes.
Hay recuerdos grabados en el alma
y alma no es la mente, es indeleble.

Del Confín al Cénit. Adendas del Dodecaneso
Ricardo Fernández Esteban ©


Posdata de XII-16: Estos poemas se escribieron en 2003, 2004 y 2007 (aunque han ido sufriendo alguna modificación). Estuve en Amorgós en 2010 pero de paso, sólo unas breves horas que me impidieron visitar Nikuria.

En 2016 volví a Amorgós a finales de septiembre. No pude pisar Nikuria porque en esa época ya no funcionaba la barca de comunicación, pero sí el complejo hotelero construido delante, en Aghios Pavlos. Todo cambia y es normal que los isleños quieran aprovechar las oportunidades turísticas, pero ver las tumbonas, piscina y el restaurante de diseño donde antes había una sencilla taberna que permitía contemplar Nikuria no es, al menos para mí, el mejor panorama. Por suerte, nos queda el recuerdo y otros muchos lugares en Amorgós que aún conservan su encanto de siempre.
 
El complejo hotelero Aqua Petra frente a Nikuria

.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Chillida en "De museos por Madrid"

Cuando escribí este post en noviembre de 2010 me quejaba del encierro de las esculturas de Chillida en una sala del Museo Reina Sofía y os preguntaba si no lucirían mejor en su "Leku", el magnífico museo Chillida situado cerca de San Sebastián.

En otra visita en 2014 la situación había empeorado: Chillida casi marginado del Reina Sofía y su "Leku" cerrada al público. Ahora en 2016 seguimos en la misma mala situación: el Museo, en mi criterio, no le da la importancia que merece y su "Leku" sigue sin poderse visitar.


Esculturas de Eduardo Chillida encarceladas en el museo "Reina Sofía" (web del museo sobre las obras de Chillida) 

Eduardo Chillida. Mesa de Omar Khayyam II
Museo Reina Sofía (no expuesta al público)














Hoy he visto encerradas esculturas
—huérfanas de lo verde—,
que querrían sentir el viento y el rocío,
el sol del mediodía y el claro oscuro de la luna.
Por eso en este link os dirijo a su Leku,
porque allí, sí, se pueden disfrutar
con la hierba de suelo y el cielo como techo.

De museos por Madrid (poemario digital)
Ricardo Fernández Esteban ©


Eduardo Chullida. Peine del viento XVII.
Chillida Leku (cerrado al público)

Nota de Agosto 2016: En esta página del Blog encontraréis más información sobre mi poemario digital De museos por Madrid que permite ver las obras que lo inspiraron. Actualmente estoy revisando y ampliando el libro y espero volverlo a publicar en otoño de este año. De momento aquí podéis encontrar los poemas que he colgado en el blog.