lunes, 26 de septiembre de 2011

Estalla la mañana en Diafani

A veces, no sabemos cómo expresar los recuerdos, pero hay que intentarlo.













ESTALLA LA MAÑANA EN DIAFANI

Estalla la mañana, el mar parece
una alfombra de luces que refleja
ese sol fragmentado en mil pedazos
con fulgores de chispas sobre azul.

Vuelven los pescadores de bajura
y extienden sobre el muelle plata viva,
luego limpian las redes y fondean
en medio de la paz, frente a la costa.

Algunos visitantes temporales
-no les llames turistas, no lo son-
se suben a la barca de Manolis (*),
esa que hace estación de cada cala
y recoge su siembra por la tarde.

Hoy no sopla “meltemi”(**) y se agradece
sombra de tamarisco del Egeo
o imitar a los peces en las aguas
que parecen cristal de transparentes.

Hoy es un día más perdiendo el tiempo,
y es un lujo perderlo en Diafani (***).

Cuadernos de las islas griegas
Ricardo Fernández Esteban ©

(*) La barca Capitán Manolis, recorre diariamente las desiertas playas en viaje de ida y vuelta.

(**) Viento del norte, muy frecuente en el Egeo

(***) Pequeño pueblo junto al mar en el recóndito norte de Kárpazos, la isla más al sur del Dodecaneso griego



lunes, 19 de septiembre de 2011

Felipe Benítez Reyes. Advertencia y El actor.


Felipe Benítez Reyes (Rota, 1960), es novelista, cuentista, periodista, ensayista y poeta con numerosos premios en todos esos géneros. 

Su trayectoria poética comprende una extensa obra publicada desde 1982. Por ejemplo este es su poema "Advertencia" perteneciente a su segundo poemario "Los vanos mundos" (1985)



ADVERTENCIA

Si alguna vez sufres -y lo harás-
por alguien que te amó y que te abandona,
no le guardes rencor ni le perdones:
deforma su memoria el rencoroso
y en amor el perdón es sólo una palabra
que no se aviene nunca a un sentimiento.
Soporta tu dolor en soledad,
porque el merecimiento aun de la adversidad mayor
está justificado si fuiste
desleal a tu conciencia, no apostando
sólo por el amor que te entregaba
su esplendor inocente, sus intocados mundos.

Así que cuando sufras -y lo harás-
por alguien que te amó, procura siempre
acusarte a ti mismo de su olvido
porque fuiste cobarde o quizá fuiste ingrato.
Y aprende que la vida tiene un precio
que no puedes pagar continuamente.
Y aprende dignidad en tu derrota,
agradeciendo a quien te quiso
el regalo fugaz de su hermosura.



Este es un soneto alejandrino de un poemario posterior "Vidas improbables" (1995)

EL ACTOR

Los focos han dañado mi vista y mi memoria.
Yo era Hamlet, don Juan o un noble caballero
del siglo diecisiete, sensual y aventurero.
Me halagaba el aplauso, despojo de la gloria.

Las fotos en la prensa, los cocktails... Era hermoso
vivir, y era tan fácil. Por dentro, el decorado
se iba ya derrumbando. (El arte lo he pagado
más caro que la vida.) Fui rico y licencioso.

Tuve lo que los hombres aprecian: tuve amores,
viajé por el mundo, tuve esa cosa vil:
la fama. Y al final no sé quién soy. Adiós,

el telón va a caer por vez última. Las flores
que espero son amargas. ¿Quedará algo de mí?
En los palcos del mundo mi nombre fue el de un dios.


En este enlace, del portal "A media voz" encontraréis una recopilación de sus poemas. Este es su blog personal, que os permitirá navegar por su obra y aquí tenéis un vídeo donde el autor recita "Advertencia" 


martes, 13 de septiembre de 2011

¿Ha de ser veraz la poesía?

Hoy cuelgo un "metapoema", o sea un poema que trata de la poesía. Éste trata de si un poeta ha de ser veraz en los sentimientos que expresa o basta con que sea verosimil (que lo parezca) y cree el clima poético adecuado. En el fondo me estoy preguntando si la poesía puede ser ficción o por el contrario debe ser autobiográfica, y lo digo porque muchos lectores piensan eso último: que todo lo que expresa el poeta son sus pensamientos íntimos.


Dante pintado
por Sandro Botticelli
Petrarca por
Andea del Castagno





















¿HA DE SER VERAZ LA POESÍA?
   
Impúdicos pedís ver desnudo al poeta
pensando, erróneamente, que sus mil cicatrices
son marcas de la vida que cuenta en sus poemas.
Exigís que se exhiba como fiera de circo,
que sus versos destilen todos sus sentimientos.
Aplaudís cuando grita, cuando llora o suspira,
y decís “¡qué poeta!” porque os hacen sufrir
sus desgracias, sus dudas, sus amores perdidos...

Detrás del maquillaje el poeta sonríe,
no importa que use máscara, que vaya con disfraz
de astuto embaucador, vendiéndoos mentiras
consiguió su propósito que era haceros sentir.
Eso es la poesía, desengáñate amigo,
y la veracidad algo poco importante;
nos basta para el juego que suene a verosímil,
que esté escrita con garra y nos haga vibrar.

¿O es que existió ese amor, que glosaron los clásicos,
por Laura, por Beatriz, por Giulietta o por Litsi?
Pues yo pienso que no, mas perduran sus versos,
y en lo alto del Parnaso los bardos son felices:
Petrarca, Dante, Shakespeare, Quevedo y muchos más
cortejan a sus musas que se dejan querer;
aquí ya no hay engaño, “todos están al loro”,
aquí todos disfrutan creando poesía
y nadie se cuestiona si es verdad o si no.

Ricardo Fernández Esteban ©

Shakespeare por
John Taylor
Quevedo, atribuido a 
Van der Hamen o Velázquez

Pues ya sabéis lo que pienso, pero cuidado que quizá es también ficción lo que he escrito. Diciéndoos mi verdad, creo que todo cabe en la poesía y que por ello no hemos de exigir al poeta que desnude sus sentimientos; todo lo más que parezca real lo que cuenta, y aún tampoco porque hay maravillosa poesía de ficción, sacástica o humorística. La poesía es un género literario en que caben muchas cosas siempre que haya calidad y no se caiga en la cursileria o la zafiedad. Me gustaría saber qué pensáis, porque este blog nació, además de para difundir la poesía, para conocer vuestras opiniones.

Como he dicho al inicio, esto es un "metapoema" o sea un poema que trata del tema poético. Me gustan este tipo de composiciones y aquí tenéis las que he ido publicando en el blog.

lunes, 5 de septiembre de 2011

Juan Lamillar. "Memoria de la luz"

Juan Lamillar (Sevilla 1957) describe en este poema un cuadro de Joaquín Sáenz "Conil". No lo he podido (o sabido) encontrar y os cuelgo otro del pintor "Blandura en el atardecer" también de la misma zona de la costa de Cádiz. Si alguien lo tiene y me lo envía lo añadiré en el blog para poder ver la imagen real que motivó el poema.



MEMORIA DE LA LUZ

También el tiempo es luz, y ahora en la playa
tiempo y luz se detienen, y van a dar al mar:
Juan Lamillar
es el instante de exactitud y magia
que rescatan tan sólo el cuadro o el poema.
La luz es ya triunfo. La vemos vencedora
sobre la calma azul: es mediodía.
Sobre la arena plácida desciende
su memoria de diosa inaccesible.
Hay un rumor de luz sobre las olas:
continuamente cambia su color, su sonido.
En la tela persiste su eterna ceremonia.
También la luz define levemente
el blanco escalonado de las casas,
las delgadas aristas del misterio.
El pincel de la tarde va logrando
un fingido horizonte de magníficos malvas.
Y antes de que paisaje y noche se confundan,
la mano que ha detenido al tiempo,
que ha conversado con la luz más alta,
añade últimas líneas de claridad al lienzo,
traza un nombre: "Conil" y firma Joaquín Sáenz.

Juan Lamillar

Para que podáis profundizar un poco más en la obra del poeta, os dejo una selección de poemas de Juan Lamillar y su entrada en Wikipedia


Adenda de abril 2016: Los que seguís este blog, ya sabéis que me gustan los poemas que se inspiran en cuadros y que tengo un poemario digital De museos por Madrid que permite ver los cuadros que motivaron los poemas. Tengo previsto revisarlo, porque algunos enlaces a los cuadros están desactualizados, y ya os avisaré de la nueva edición.

Por otra parte he descubierto otro cuadro de Joaquín Saénz, que tampoco debe de ser el que inspiró en poema pero abunda en el tema.

 
Playa de La Fontanilla (con Roche al fondo). Joaquín Sáenz