sábado, 28 de abril de 2012

Travesía rumbo al Dodecaneso


El primero de Mayo de 2012 zarpé desde Valencia en el Pandora Lys, un velero de 54 pies, con rumbo al Dodecaneso,  el archipiélago situado en el confín del Egeo griego junto a Turquía. Durante todo un mes crucé el Mediterráneo de isla en isla hacia levante y el Blog, sin abandonar su pasión por la palabra poética, recuperó su significado en el Cuaderno de Bitácora que escribí.

Tras Mallorca, Cerdeña y Sicilia, llegamos a las islas Jónicas, entramos el Egeo por Corinto y cruzamos las Cícladas hasta alcanzar y disfrutar de nuestro destino, el Dodecaneso. Este poema se escribió antes de la partida y la realidad lo superó.


TRAVESÍA RUMBO AL DODECANESO

Atravesar a vela el Mare Nostrum
saltando de isla en isla hasta el confín.
Sacrificar al oráculo perdido
en busca del buen viento que nos lleve
sobre crestas de azul, rotas en blanco.
Buscar la compañía de las luces
que alumbran al zodiaco sobre negro
en las noches de guardia solitaria
sin costa que acompañe. Despertar
cuando el sol enrojece el horizonte,
ir hacia él sin alcanzarlo; ver
como se oculta un día más pintando
las nubes del poniente, mi morada.

Dejar por popa mucho: Baleares,
Cerdeña, las Eolias, y Sicilia.
Burlar el paso de Escila y de Caribdis,
y dirigir la caña rumbo a Grecia.
Seguir hacia levante y en el Jónico
poner el pie en Ítaca, por fin,
pero no es un destino que el camino
prosigue por Corinto hacia el Egeo.

Mirar de
lejos Sunion y la Akrópolis,
redescubrir las Cícladas, la luz
y el viento de Meltemi omnipresente.
Sacar las cartas y pedir las tres
que faltan en mi escala de azulones. (*)
Cambiar de mesa, pero no de juego
por buscar la docena del confín,
y contar que son más, son dieciséis
las habitadas del Dodecaneso.
Fondear frente a Furni, en la antesala,
con el deber cumplido y muchas millas
de estela blanca en popa. El archipiélago
nos espera flotando en el azul,
singladuras más cortas nos aguardan.

Vagar por el islario, contemplar
de norte a sur, de Patmos hasta Kárpazos,
los horizontes rotos por perfiles
de las islas que cuajan esos mares,
de las islas unidas por destellos,
que traza el sol en el atardecer,
puentes de plata sin pontífice
que cruzamos a vela lentamente.

Y no querer volver, buscar morada
rotando en este círculo virtuoso
a expensas de los vientos y la vista
en el confín del mar, del Mare nostrum
que todavía puede ser el nuestro
porque aún no lo han vendido por codicia,
como hicimos nosotros hace mucho
al turismo que arrasa nuestras costas.


Ricardo Fernández Esteban ©

(*) Sólo me falta pisar 3 de las 24 cícladas habitadas, islas que se distinguen por los tonos del azul con el que pintan sus puertas y ventanas. Espero poder rebajar esa cifra en este viaje, y completar esa escalera de azules.

En el Pandora Lys, cruzando el Jónico



Como he indicado al inicio, llevé un Cuaderno de bitácora de ese viaje que os puede ayudar a comparar la magnífica realidad de la travesía con el deseo expresado en el poema previo.

En estos enlaces tengo más poemas de mis Cuadernos de las islas griegas y de mi Islario de pasiones, estos últimos relacionados con la pasión del navegante y la necesidad de escoger entre camino y destino.

domingo, 22 de abril de 2012

Juan Ramón Jiménez, el mar y mi travesía.

J.R. Jiménez por Sorolla
En mayo de 2012, unos días después de colgar este post, inicié un viaje en velero desde Valencia hasta los confines del Egeo, en las islas griegas del Dodecaneso. Un mes redescubriendo islas a través del Mediterráneo.

Esta entrada me sirvió para ambientar el viaje. Juan Ramón Jiménez, uno de nuestros mejores poetas del siglo XX, que trata del mar en varios de sus poemas. Adonais publicó en 1981 una antología de este tema 35 POEMAS DEL MAR que os recomiendo aunque debe ser difícil de encontrar.  Cuelgo dos poemas muy distintos, uno de su innovador Diario de un poeta recién casado y otro de sus clásicos Sonetos espirituales.


SOLEDAD

En ti estás todo, mar, y sin embargo,
¡qué sin ti estás, qué sólo,
qué lejos, siempre, de ti mismo!

Abierto en mil heridas, cada instante,
cual mi frente,
tus olas van como mis pensamientos,
y vienen, van y vienen,
besándose, apartándose,
con un eterno conocerse,
mar, y desconocerse.

Eres tú, y no lo sabes,
tu corazón te late y no lo siente...
¡Qué plenitud de soledad, mar sólo!

Diario de un poeta recien casado (1 de febrero)
Juan Ramón Jiménez

El Egeo al atardecer, cerca de Kiznos


AL MAR ANOCHECIDO

¡Si tu belleza en mí morir pudiera
como en ti, mar, se borran los colores
que el sol divino te dejó, en las flores
de luz de toda tu gentil carrera!

Mas ¡qué es la muchedumbre, pasajera
eterna, de este oleaje de dolores,
para tal resplandor de resplandores,
alba sola de toda primavera?

¡Mar, toma tú, esta tarde sola y larga,
mi corazón, y da a su sufrimiento
tu anochecer sereno y extendido!

¡Qué una vez sienta él cual tú, en la amarga
infinitud de su latir sangriento,
el color uniforme del olvido!

Sonetos Espirituales
Juan Ramón Jiménez


En el portal A media voz hay una amplia antología de sus poemas

lunes, 16 de abril de 2012

Sant Jordi 2012. Poesía en la calle.

Anna Rossell, María de Luis, Inma Arrabal y Ricardo Fernández, compartiremos un puesto el día de Sant Jordi en Paseo de Gracia 77 (entre Mallorca y Provenza) con el lema de Poesía en la calle.

Nos hace mucha ilusión sumarnos a la gran fiesta de la literatura en Barcelona ofreciéndoos nuestros poemarios. Os esperamos para compartir un rato de ese maravilloso día en que la literatura y las rosas inundan la ciudad.

Este sencillo soneto sólo quiere reflejar ese deseo de saludaros en nuestra Mesa de Poesía


SANT JORDI 2012, POESÍA EN LA CALLE.

Sant Jordi, Barcelona, libros, rosas.
La calle es una fiesta, te invitamos
al puesto en que tenemos nuestras glosas;
arriba te hemos dicho dónde estamos.

Comparte con nosotros la alegría
de la fecha en que reina la escritura,
en la mesa ofrecemos poesía
¡qué mejor alimento que cultura!

María va a traer más de un haikú,
Anna nos muestra un África social
y yo mis islas griegas y unas rimas.

Para empezar la fiesta faltas tú,
ya sabes que eres alguien especial
y que con tu presencia nos animas.

Ricardo Fernández Esteban ©




Inma Arrabal
María de Luis y Anna Rossell


lunes, 9 de abril de 2012

Mamperlán

Hay palabras recónditas que la mayoría desconocemos como Mamperlán, ese reborde de madera que llevan los escalones para evitar resbalar. Por cierto, no he encontrado ninguna foto de escalones de mármol con mamperlán, será que son demasiado altivos para compartir huella con tan humilde complemento.

Este soneto con estrambote se escribió en homenaje a Rosa Navarro, mi excelente profesora de la licenciatura de Filología Hispánica, y rima en una extraña consonancia asonancia (como el mármol y la madera).


MAMPERLÁN
Para Rosa Navarro que me descubrió esta palabra, y muchísimo más sobre poesía y literatura.
Reborde de escalón que no resbala,
materia que da vida al frio mármol,
¿qué perdura en las vetas de aquel árbol
que bebió del rocío de la albada?

Antes de ser esclavo de pisadas
disfrutaste la libertad del árbol,
mientras que por muy bello que es el mármol
sin escultor es simple piedra, nada.

Hoy estás en desuso en los peldaños
y también en la lengua cotidiana.

Te he tenido olvidado muchos años

hasta que dijo Rosa esta mañana:
“No sé si alguien de ustedes me sabrá
decir que significa “Mamperlán”.


Pero a mí, de verdad, lo que me importa
es que fue excusa para hablar de Lorca. (*)


Ricardo Fernández Esteban ©

(*) Rosa empezó hablando de mamperlanes como excusa para citar su visita a la casa de Lorca en “La huerta de San Vicente”, que los tiene, y comentar magníficamente unos poemas de Federico. 


Ya que os he citado a Lorca, éste es el enlace a la entrada que dedique en el blog a sus Sonetos del amor oscuro.

Este poema, Mamperlán, pertenece a un poemario inédito sobre las palabras, su significado y su relación con las personas. Aquí podréis leer algunos que he ido publicando en el blog.

domingo, 1 de abril de 2012

Vicente Gallego. Es la noche serena y La pregunta

Vicente Gallego (Valencia, 1963) es uno de los reconocidos poetas que los críticos encuadran en lo que ha venido a llamarse la corriente de la Experiencia. En 2012 ha publicado un  poemario cuyo título es Mundo dentro del claro cuya lectura os recomiendo. Hoy os cuelgo unos versos de este último libro y otros de hace más de 20 años, y en ellos podréis comprobar como el relato de sus experiencias se desplaza hacia ámbitos más íntimos del autor.


ES LA NOCHE SERENA

Es la noche serena, y es delgada.
No existe otra señora
más que esta viva calma que aquí reina,
y en ella están las noches y los días
como un buche de agua puesto al fuego
o un terrón en el agua.

Esta noche que digo, silenciosa,
anida entre los mundos, los concierta:
es la esponja que embebe sus vinagres,
y es la cruz abisal donde la vida
se entrega a su raíz y se consuma.

Si es siempre dulce el tuétano en la lágrima,
el llanto de los siglos se hace mieles
el día que comprende el corazón
que la noche es señora, y que es serena.

Vicente Gallego. Mundo dentro del claro (2012).

Por si queréis profundizar más en este poemario, os dirijo a una crítica de José Luis García Martín en su blog Crisis de papel


LA PREGUNTA

En la noche avanzada y repetida,
mientras vuelvo bebido y solitario
de la fiesta del mundo, con los ojos muy tristes
de belleza fugaz, me hago esta pregunta.
Y también en la noche afortunada,
cuando el azar dispone un cuerpo hermoso
para adornar mi vida, esa misma pregunta
me inquieta y me seduce como un viejo veneno.
Y a la mitad de una farra, cuando el hombre
reflexiona un instante en los lavabos
de cualquier antro infame al que le obligan
los tribunos nocturnos y unas piernas de diosa.
Pero también en casa, en las noches sin juerga,
en las noches que observo desde esta ventana,
compartiendo la sombra
con un cuerpo entrañable y repetido,
desde esta ventana, en este mismo cuarto
donde ahora estoy solo y me pregunto
durante cuánto tiempo cumpliré mi condena
de buscar en los cuerpos y en la noche
todo eso que sé
que no esconden la noche ni los cuerpos.

Vicente Gallego. Los ojos del extraño (1990)


En el siguiente enlace de A media voz encontraréis una selección de sus poemas y en su página de Cervantes Virtual : biografía, bibliografía, antología y una entrevista con el poeta, aunque ni una ni otra información incluyen sus últimos poemarios.