domingo, 24 de junio de 2012

Carlos Clementson. Archipiélagos

Por suerte, he descubierto a Carlos Clementson (Córdoba, 1944) gracias a su poemario Archipiélagos (La sinfonía helénica), premio Jose Hierro de 1995, que me ha prestado y recomendado  el buen poeta y amigo Felipe Sérvulo

Aunque Clementson tiene una larga trayectoria poética y ha publicado bastantes poemarios, no es demasiado conocido y apenas he sabido encontrar otros poemas suyos en internet. Por ello, y tras la buena experiencia que ha supuesto la lectura de este poemario, voy a intentar investigar más su obra.

De momento os copio varios poemas de Archipiélagos, que como indica su subtítulo esta dedicado al mundo helenico, empezando por el que abre el libro.

I

A escasos pasos del mar
Esta luz prodigiosa y este austero silencio...
Esta dura caricia del sol sobre las rocas,
y la espuma inocente, y el azul, sí, tan puro
como cuando las aguas no sabían aún su nombre.


XVIII 

Qué limpia concisión tiene aquí todo.
Qué tersa claridad de primer día.
La cal sobre la cal y el mar al fondo
-la vida elemental, el orden simple
de todo lo real como destino-.
Basta la luz para absolverlo todo.
El azul Egeo

Y todo lo real se hace divino.


XXIV     Claridades del Egeo 

Empapado de azul está el recuerdo,
de un azul sin edad, como este mar,
que es igual que mi mar, y cuyas olas
con remoto rumor sobre otras playas
me entonaron los ritmos que aquí os cuento.

Hijo soy de esta luz y de estos cielos.

Archipiélagos (1995).
Carlos Clementson.

El Egeo desde la isla de Jalki

En este enlace tenéis información sobre biografía y bibliografía del autor , en este otro unos versos bilingües (castellano - catalán) de su poemario inédito Paraules al mirall en el que dialoga con la poesía catalana contemporánea, ya que además Clementson es traductor y profesor de literatura española y catalana y en este una reseña de su obra Las olas y los años. De momento, no he podido encontrar más referencias a otros poemarios del autor. Si los tenéis, por favor, indicádmelo para que los pueda adjuntar.


Adenda de Noviembre de 2014: Por fin he conseguido el poemario Las olas y los años y le acabo de dedicar una nueva entrada en el blog sobre este libro a Carlos Clementson.

domingo, 17 de junio de 2012

Profundo

Estos versos juegan con el deseo y pertenecen a un poemario inédito que trata del significado de las palabras (de ahí la mención al DRAE: Diccionario de la Real Academia Española) y su relación con las personas. 

Como leeréis, el poema no es ni lírico ni trascendente y sólo pretender ser un "divertimento" que roza el erotismo. Yo creo que todo debe poder alojarse bajo la forma poética, lo serio y lo trivial, siempre que se etiquete bien y so se quiera dar gato por liebre.


PROFUNDO 

Te pido una palabra y me dices "profundo"
Imagen: Jean Loup Sieff
Profundos son tus ojos, tu mirada
de hielo abrasador, de furia y de locura.
Profundas son tus piernas

que no se acaban nunca.
Profundos son tus labios y tu piel.
Profunda tu cintura que descubres
cuando marcas el ritmo en tus caderas.
Profundos son tus hombros de modelo,

profundos son tus fuegos interiores,
profundos son tus pechos de consuelo,
profundos siempre han sido tus amores.

Profundo tiene muchas acepciones,
me quedo con la quinta, dice el DRAE 

que es: intenso, muy vivo y eficaz.
Intensa: lo eres mucho, que me calas
como lluvia de nube de verano.
Eficaz: mucho más, porque en minutos
conquistas y derrotas voluntades.
Y de viva: perdona que te diga,
tú de viva, “vivita y coleando”


Ricardo Fernández Esteban ©


Posdata de Enero de 2017: El Abate Sancho Baile me felicita por este poema y me dice que lo utilizará en su beneficio. Le pongo por condición que nos envíe algún poema para su antología erótica, ya que hace tiempo que nos tiene abandonados.

lunes, 11 de junio de 2012

Alejandro Duque Amusco. Cima de la transparencia

Alejandro Duque Amusco (Sevilla 1949) es un excelente poeta, además de ser uno de los mejores especialistas en la obra de Vicente Aleixandre. Hoy os traigo un poema suyo "Cima de la transparecia" recogido en "Erato bajo la piel del deseo" la magnífica antología de la poesía erótica española coordinada por Pura Salceda y editada por Sial / Contapunto.


CIMA DE LA TRANSPARENCIA

Fuego es el tacto, y luz. Con la ansiedad
de lo que nunca llega, los amantes
una alianza entre sus manos forjan.
El mundo es una piel estremecida,
qué senderos secretos. Cada poro
yergue su cráter deslumbrado al roce
de marfiles, de sedas fugitivas.
En las pupilas -dilatadas- mil
figurillas arracimadas danzan
con ardorosa placidez. Destellan.
El tacto es fuego y luz, y ellos lo saben.
Arder, arder en el amor. Perderse
en el amor hasta el primer origen,
cuando era el agua el légamo del tiempo
y allí la noche en su platillo de astros.
Cada abrazo retrae a los amantes
hasta la cima de la transparencia.
Pureza. Anulación. Placer: tu nombre
es Nadie. Nadie los entrelazados
cuerpos fluyendo en la delicia ardiente.
Nadie la carne, trémula entre esquirlas
de luz y de dulzura. Amor es nadie.
La llama crece y viva los devora.

Los amantes se dan oro de olvido.

de Sueño en el fuego, 1989. Alejandro Duque Amusco


En este enlace de A media voz  encontraréis una recopilación de sus poemas, y en este otro un completo artículo,  del también poeta Juan Lamillar, sobre su penúltimo poemario publicado A la ilusión final. Posteriormente, ha vuelto a reeditar y ampliar Sueño en el fuego del que os he extraido Cima de la transparencia.


Adenda de septiembre de 2016: El pasado año la editorial Renacimiento ha vuelto a publicar, en versión revisada y ampliada, un poemario de Alejandro Duque que gano el premio Loewe en 1994, Donde rompe la noche. Aquí tenéis una reseña del libro

domingo, 3 de junio de 2012

Regreso a puerto

En Mayo de 2012 atravesé todo el Mediterráneo en un velero recorriendo casi 2.000 millas que me llevaron hasta el Dodecaneso griego. Esta es una reflexión escrita al regresar.

Más tarde he ido agrupando poemas sobre la adicción por el mar en un poemario en elaboración del que os hablaré después.


REGRESO A PUERTO

Todas las travesías tienen fin,   
las costas cierran mares y las islas
son conjuntos que puedes numerar.
Sumando singladuras, quien navega
va restando camino hacia el destino
y acumula experiencias mientras duda:

¿No sería mejor abandonarme,
romper el plan de ruta, capeando
simplemente los vientos sin saber
el nombre del abrigo en que fondee? 
 
Pero el dudar le impide decidir
y una noche descubre que en su proa
brillan las luces que lo despidieron,
porque cerró su círculo de mar.

No es malo estar de vuelta, la experiencia
es el fruto veraz de lo vivido
y queda la ilusión de un nuevo viaje
para ampliar islarios de pasiones.  

Ricardo Fernández Esteban ©


En esta página del blog encontraréis un resumen de mis singladuras de ese viaje. Gracias a todos los que me habéis seguido y apoyado, la compañía siempre es buena y aún más lo es en las travesías.


Adenda de 2016: El viaje ya está lejano y el tiempo desdibuja los contornos del recuerdo, pero no el deseo de repetirlo. De momento, he ido agrupando los poemas relacionados con la adición por el mar en un poemario en elaboración Islario de Pasiones y he tenido la gran suerte de que Maira Furnari me haya traducido 8 al griego, que hemos publicado en una plaquette bilingüe. Ya seguiremos hablando de este proyecto, de momento os copio este poema en griego que cierra esa plaquette.


Επιστροφή σε λιμένα

Κάθε διάβα έχει κι ένα πέρας,
οι ακτές κυκλώνουν θάλασσες κι οι νήσοι
είναι μόνο σύνολα αριθμήσιμα.
Αθροίζοντας τις ρότες, ο ναυτίλος
συντομεύει την πορεία για τον προορισμό
και μαζεύει εμπειρίες ενώ διστάζει:

«Δεν θα ‘ταν καλύτερα να αφεθώ,
τον χάρτη να σχίσω, παραδομένος
έρμαιο εις τους ανέμους αγνοώντας
τ’ όνομα του απάγκιου που θ’ αράξω;»

Μα ο δισταγμός την απόφαση κωλύει
και μια νύχτα από την πλώρη του διακρίνει
τα φώτα του κατευόδιου να λάμπουν,
κλείνοντας τον θαλασσινό του κύκλο.

Δεν ‘ναι κακός ο γυρισμός, η πείρα
είν’ ο αληθής καρπός των βιωμάτων
και μένει τ’ όνειρο για νέο ταξίδι
να εμπλουτίσει νησολόγια παθών. 

                                               (κλείνοντας τον κύκλο…)

Ρικάρδο Φερνάντεθ Εστεβαν. Μετάφραση της Μάιρας Φουρνάρη