sábado, 29 de diciembre de 2012

¿Cumpliste tus promesas...? Sí, las de fin de año.

Este poema es continuación del que colgué al inicio de este año: Vanas promesas al comenzar el año 

En él, el poeta sigue dando la vara a su amigo recordándole las promesas que nunca cumple, y éste se revuelve y le contesta en rima, por aquello de que "si quieres caldo, dos tazas" y porque antes de criticar a otro es conveniente contemplarse  en el espejo los defectos propios.


¿CUMPLISTE TUS PROMESAS…? SÍ, LAS DE FIN DEL AÑO

¿Recuerdas que hace un año quise desengañarte
de esas vanas promesas que cada nochevieja
proclamas convencido de cambios a mejor?
Pues si aún lo recuerdas, con mucho más motivo
tienes que ser consciente de que has vuelto a fallar,
volviste a prometer lo que nunca nos cumples.
Ya hace mucho que restas y tu capital merma,
deja la mala vida o no tendrás futuro.


(Este año el aludido no se calla y contesta,
 y aquí podréis oír esa dura respuesta)


Y tú qué te has creído, pasé de ti hace un año
pero ahora respondo harto ya de tu engaño.
Aprendiz de poeta deja de dar la lata,
y amargarme la vida con esa perorata.
Cuando al menos rimabas me hacías sonreír,
pero ahora, ni eso, prefieres escribir
lo que yo denomino tu filípico trino
en un simple envoltorio de blanco alejandrino.
(*)

No me des más la vara, ya te lo he dicho, !para!,
o es que has visto en mi cara alguna cosa rara
que te hace creer que anhelo padecerte
y que siento placer si tengo que leerte.


¿Sabes lo que te digo? (consejo de ex amigo)
No te metas conmigo y mírate el ombligo,
descubrirás que todo lo que dices de mí
es lisa y llanamente lo que pienso de ti.
Y te lo he dicho en rima en plan de pantomima
porque hasta en esa esgrima te paso por encima.


Ricardo Fernández Esteban ©

(*) Se refiere a la métrica del poema en que le critica, escrito en versos alejandrinos de 14 sílabas sin rima.


Por si no habéis leído la primera parte del poema, aquí la tenéisOs deseo un buen final de este año, y un mejor comienzo y evolución del que viene, que buena falta nos hace. Un abrazo.

sábado, 22 de diciembre de 2012

Villancicos de Gloria Fuertes

Qué mejor que unos sencillos villancicos de Gloria Fuertes (Madrid 1917-98) en vísperas de Navidad; además, el primero de ellos cantado por Paco Ibáñez. Además, así aprovechamos para recordar a esa magnífica poeta.



VILLANCICO

Ya está el niño en el portal
que nació en la portería,
San José tiene taller,
y es la portera María.

Vengan sabios y doctores
a consultarle sus dudas,
el niño sabelotodo
está esperando en la cuna.

Dice que pecado es
hablar mal de los vecinos
y que pecado no es
besarse por los caminos.

Que se acerquen los pastores
que me divierten un rato
que se acerquen los humildes,
que se alejen los beatos.

Que pase la Magdalena,
que venga San Agustín,
que esperen los reyes magos
que les tengo que escribir.


Gloria Fuertes.

Y este otro que escribió en sus últimos años.

HABLAN LOS PASTORES

¡Ya está bien, que se va a helar!
Tanto adorar al Chaval
y nadie tiene reaños
de darle sus propios paños,
sus sayas o su morral.


Tanta mirra y tanto incienso,
y Él desnudito en el pienso
-pienso que nadie le quiere-.
Su tiritera me hiere,
en esta noche tan bruta.
¡Muchachos, traed viruta,
vamos a hacer una hoguera,
antes de que se nos muera
de frío la Salvación!

Juntad todas las banderas
y haced una colcha loca,
porque Dios está en pelota
desde que vino al Portal.


Gloria Fuertes, 1995

De éste último he encontrado otra versión algo más subida de tono 

Si os interesa Gloria Fuertes, en otra entrada que le dediqué hay más información sobre su obra. 

viernes, 14 de diciembre de 2012

Poema de Navidad

Como cada Navidad cuelgo un poema mío para que reflexionemos. ¿Qué éste es utópico? Pues claro, pero cómo podría quedarnos esperanza si desterrásemos la utopía de practicar lo que tanto se proclama en estas fechas.

  
Imagine there's no heaven      
and no hell below us.
Imagine there's no country,
it isn't hard to do.
Imagine all the people
sharing all the world.

(John Lennon)

La poesía es un arma cargada de futuro
(Gabriel Celaya)


Me indignan religiones convencidas
de ser únicas fuentes de verdad,
que a los demás arrojan a las llamas
de infiernos terrenales o plutónicos.

Me asustan las banderas ondeantes
de patrias exclusivas o excluyentes
que opinan que el restar les beneficia
y la suma diluye su poder.

Me crispan quienes dicen ser la voz
que habla en nombre de un pueblo, nos engañan
no hay pueblos enfrentados, hay personas
y el pueblo debe ser la Humanidad.

Nos cerca el fanatismo, pero no,
no cejaré en la lucha, mis palabras
si cuentan con la ayuda de las vuestras,
armas serán cargadas de futuro.

Imaginar un mundo compartido
sin fronteras mentales ni oficiales
puede ser un ensueño, pero quién
es capaz de impedir que lo desees.
Y si ya lo deseas, ponte en marcha
dándole un contenido más auténtico
a las frases de buenas intenciones,
que escribes cuando llega Navidad.
Unamos por encima de creencias,
razas, lenguas, partidos o naciones,
al hombre con el hombre, sin más título,
olvidando los lucros personales.

Si me acusáis de utópico, lo soy.
Soy alguien orgullosamente utópico,
que pide vuestra ayuda, porque cree
que un sueño puede ser realidad.


 Ricardo Fernández Esteban, 2012 ©


Aquí tenéis la magnífica canción de Lennon, Imagine, que se ha oído mucho pero se tendría que escuchar más:




En este enlace Paco Ibáñez canta La poesía puede ser un arma cargada de futuro de Celaya y ésta es la letra del poema 

Os deseo unos felices días de fiesta rodeados de aquellos a quienes apreciáis, y con un recuerdo y una acción en contra de la intolerancia y en beneficio de tantos que lo pasan peor que nosotros.

Aquí teneéis todos mis poemas de Navidad que he ido publicando en el blog.

Un fuerte abrazo 



sábado, 8 de diciembre de 2012

José Zorrilla. Romance "Corriendo van por la vega"

José Zorrilla (Valladolid 1817, Madrid 1893) es uno de nuestros grandes poetas y dramaturgos del XIX. Aunque su poesía no esté de moda actualmente, y sólo nos acordemos de su Don Juan Tenorio, me apetece recordar este romance del capitán moro y su cautiva que a mí siempre me ha cautivado.


CORRIENDO VAN POR LA VEGA

Corriendo van por la vega
a las puertas de Granada
hasta cuarenta gomeles
y el capitán que los manda.
Al entrar en la ciudad

parando su yegua blanca,
le dijo éste a una mujer
que entre sus brazos lloraba:


Enjuga el llanto, cristiana
no me atormentes así,
que tengo yo, mi sultana,
un nuevo Edén para ti.
Tengo un palacio en Granada,
tengo jardines y flores,
tengo una fuente dorada
con más de cien surtidores,
y en la vega del Genil
tengo parda fortaleza,
que será reina entre mil
cuando encierre tu belleza.
Y sobre toda una orilla
extiendo mi señorío;
ni en Córdoba ni en Sevilla
hay un parque como el mio.
Allí la altiva palmera
y el encendido granado,
junto a la frondosa higuera,
cubren el valle y collado.
Allí el robusto nogal,
allí el nópalo amarillo,
allí el sombrío moral
crecen al pie del castillo.
Y olmos tengo en mi alameda
que hasta el cielo se levantan
y en redes de plata y seda
tengo pájaros que cantan.


Y tú mi sultana eres,
que desiertos mis salones
están, mi harén sin mujeres,
mis oídos sin canciones.
Yo te daré terciopelos
y perfumes orientales;
de Grecia te traeré velos
y de Cachemira chales.
Y te daré blancas plumas
para que adornes tu frente,
más blanca que las espumas
de nuestros mares de Oriente.
Y perlas para el cabello,
y baños para el calor,
y collares para el cuello;
para los labios... ¡amor!


¿Qué me valen tus riquezas
-respondióle la cristiana-,
si me quitas a mi padre,
mis amigos y mis damas?
Vuélveme, vuélveme, moro
a mi padre y a mi patria,
que mis torres de León
valen más que tu Granada.


Escuchóla en paz el moro,
y manoseando su barba,
dijo como quien medita,
en la mejilla una lágrima:

Si tus castillos mejores
que nuestros jardines son,
y son más bellas tus flores,
por ser tuyas, en León,
y tú diste tus amores
a alguno de tus guerreros,
hurí del Edén, no llores;
vete con tus caballeros.


Y dándole su caballo
y la mitad de su guardia,
el capitán de los moros
volvió en silencio la espalda.


José Zorrilla


En este video podréis ver a Paco Rabal y Fernando Guillén interpretando magníficamente el diálogo sobre las conquistas de Don Luis Mejía y Don Juan Tenorio y aquí tenéis una selección de poemas de Zorrilla 

Don Juan Tenorio en el teatro Zorrilla de Valladolid en 2010

domingo, 2 de diciembre de 2012

Javier Rodríguez Marcos

Javier Rodríguez Marcos (Nuñomoral, Cáceres, 1970) ha publicado tres poemarios Naufragios, Mientras Arden y Frágil, y ha sido incluido en numerosas antologías que recogen a esa generación del cambio de siglo. Además, es escritor, crítico y periodista, y lo podéis leer en Babelia, suplemento cultural del País.

Este poema pertenece a Naufragios.


CONOCIMIENTO DEL REINO SUBMARINO

Ahora sólo soy huesos. Los peces me conocen
y atraviesan confiados las cuencas de mis ojos.
Se han disuelto mis manos en la sal y mis piernas
crecen entre raíces en las rocas y el fango.
Recuerdo vagamente mi vida y sueño a veces
que hay plantas abisales coronando mi cráneo.
Por la noche mis huesos están tristes y echan
de menos el sonido de un corazón latiendo
y el pulso de la carne
que sirvió de alimento a la fauna marina.
Es la vuelta al origen. Me resigno y me digo
que ya andarán mis ojos entre perlas y estrellas,
como siempre quisieron cuando sólo eran ojos,
ni claros ni serenos, de un hombre en un naufragio.

Naufragios (1995). Javier Rodríguez Marcos.


Aquí hay cuatro poemas suyos , en este enlace tenéis un resumen de una charla sobre su visión poética , y en este vídeo nos explica esta visión con más detalle. . 


Por último, un poema de su libro Frágil.


RIQUEZA

Seguro que la noche mejorará la escena,
pero ahora el mediodía y esta vida
saben mucho de las tragicomedias
del teatro -del mundo- del absurdo.
En el bar de los cuerdos que miran a los locos,
el hombre y la mujer están bailando
con la música de las tragaperras.
Acaban de perderlo todo. Tienen
en cambio manos con las que tocarse,
labios para estar en silencio,
sus pies para moverse con el ritmo
de una música que viene de lejos
enturbiando la bolsa de la vida
-circuitos y neuronas, máquinas japonesas-.
Los que miran
(miramos)
sólo tienen
(tenemos)
un poco de dinero
(y a veces ni dinero).
Hace tiempo que se ha perdido todo.

Frágil (2002). Javier Rodríguez Marcos.