sábado, 12 de enero de 2013

Elena Peralta. Poeta y activista poética


Elena Peralta (Alborge, Zaragoza, 1953) poeta, rapsoda, dinamizadora cultural que promueve la poesía tanto como arte como un forma de integración social, con sus talleres en prisiones o en centros de discapacitados.  Pero empecemos con Elena como poeta en esta entrada que he actualizado en Mayo de 2016. 
foto: Leopoldo Irriguible


REZAR ES SECUNDARIO

Rezar es secundario sólo a veces,
cuando la angustia sale del baúl
llama a la tristeza
y es bálsamo de pobres una salve.

Se reza con amor a un imposible;
se reza en camisón y en manga corta;
se reza en la ciudad bajo el asfalto;
se reza sobre manos consumidas.

Rezar es cosa gris si no te escuchan,
hay veces que al rezar también pecamos.

Elena Peralta (de Un poema una voz, una voz un poema)

Aquí la oiréis recitar Rezar es secundario   


Y ahora unos breves poemas de Els xaragalls del Silenci / Las cárcavas del silencio. Este poemario escrito en calalán y castellano por una poeta nacida en Aragón y residente en Madrid, recibió el primer premio del IX concurso de poesía Roc Boronat, y para mí es una demostración de que los idiomas están para unir y no para separar. Las cárcavas (xaragalls) son los surcos que hace el agua en la tierra, y eso me parecen estas breves composiciones, surcos que labra la experiencia en la memoria.


Se me deshilacha la vida
como puñados de arena, filtrándose
por las ondas del tiempo.


Las lágrimas no tienen miedo,
es el miedo quien tiene lágrimas.


 

Cuando el silencio alcanza
su álgido momento
parece que se callara
también el tiempo.



Morir es un instante,
vivir, toda una vida



Elena Peralta (de Las cárcavas del silencio / Els xaragalls del silenci)

 

Otra labor suya ha sido la realización de una antología publicada como disco-libro Un poema una voz, una voz un poema, que recoge a once poetas  contemporáneos entre ellos Joan Margarit, Luis Alberto de Cuenca, Enrique García Trinidad o Ángel Guinda, con la voz de Elena Peralta y la música de Cesc Fortuny. 


Recientemente, en 2015, Elena ha publicado el magnífico disco libro, ilustrado por Leopoldo Irriguible, Ente las sombras de Otoño donde recita sus poemas junto a Enrique Gracia Trinidad y Andrea Navas, sobre fondos musicales de Guillermo Irriguible y con un prólogo de Antonio Colinas

Mucho más que un libro, un conjunto de creadores al servicio de la poesía: texto, música, voz, imagen y una cuidada edición de Òscar Esquerra.  



Para llegar a conocerme
me faltan datos sueltos.

Mis preguntas invaden el camino.
Tengo ese miedo tan absurdo
a verme masticar nuevas derrotas,
ellas saben bien donde
asestar limpio el tajo,
y me pregunto:
¿Qué hay detrás del laberinto

donde se arrugan mis flaquezas?

Elena Peralta. (de Entre las sombras de otoño)


Aquí la tenéis recitando algunos de los poemas





Quiero destacar también que, además de su actividad poética y de actriz de teatro, Elena imparte talleres poéticos en centros para discapacitados y en prisiones. He tenido la suerte de acompañarla en varios recitales en cárceles de Barcelona y es una experiencia muy gratificante. Sobre esa actividad ha publicado la antología De lágrimas y acero que recoge poemas elaborados por los internos de la prisión de Alcalá-Meco en el taller que imparte allí semanalmente. Aquí podéis ver la reseña de la presentación en Barcelona

 



6 comentarios:

La Solateras dijo...

Una grandísima poeta. Gracias por traernos estos botones de muestra.

Abrazos.

Jesus dijo...

Bravo.Lo lírico de esta poesía me ha retrotraído a aquel soneto de Unamuno que concluye así:
que es el cuerpo algo más que vil enjalma //
de la mente; para el canto es lira, //
y es el fin de la vida hacerse un alma.

Higorca Gómez dijo...

Enhorabuena y te deseo un montón de éxitos, te lo mereces.
Abrazos

MiLaGroS dijo...

Que super guapa estás en esa foto Elena Te he oido recitar y me encanta tu voz y tu poema. Besos y mucho éxito y reconocimiento que te lo mereces.

Anónimo dijo...

Elena eres GRANDE, GRANDE, GRANDE, poeta, persona, amiga, te adoro!!!
Estela

Blanca Ruiz dijo...

La emoción ,cuando la conocí en el Ateneo y supe de su gran labor y dedicación hacia un grupo de gente que el destino o sincronicidades de la vida les ha llevado donde se encuentran,ella ,sin juzgar ,con amor,les ayuda mediante la poesía a ser ,volver a sentirse personas,recuperar la dignidad.Su sensibilidad la plasma en sus poemas.Una mujer dificil de olvidar,una tarde de lágrimas grades y calor humano.Gracias Ricardo.