sábado, 23 de febrero de 2013

La mítica del viaje

Este poema pertenece a un poemario en lenta elaboración sobre la navegación hacia las Ítacas de cada uno. Éste, concretamente, se refiere al recuerdo del viaje cuando las fronteras entre lo real y lo mítico se diluyen.





















LA MÍTICA DEL VIAJE 
(Anclado en la ciudad, tan lejos de mi mar...)

Cuando la travesía se aleja en la memoria

y los puentes de plata que unían los islarios
ya solo unen recuerdos y nostalgias vividas
en las que se diluyen los detalles concretos,
entonces ese viaje comienza a ser un mito.

Como en todos los mitos, sobre algunas verdades
se exageran perfiles, los personajes crecen
y lo que fue un relato comienza a ser leyenda.
De tanto repetirlo ya nadie se cuestiona
qué tuvo de real y qué le fue añadido.

Pero, qué nos importa, no ha de ser inventario
de fehacientes hechos, ni racional bitácora,
lo que quede en la mente, lo que perdure en ti.
Cuando lucha el olvido con la memoria fiel,
la historia se convierte en mucho más que un viaje.

No desdeñes los mitos, olvida la razón,
deja volar tus alas como el viento las velas,
contempla el horizonte, busca tu rayo verde
en cada atardecer, disfruta recordando,
y nunca te cuestiones si es mítico o verídico.


Ricardo Fernández Esteban ©


 
Aquí tenéis la crónica del viaje que inspiró este poema, en el que durante todo Mayo de 2012 atravesé el Mediterráneo hasta llegar al Dodecaneso Griego.

5 comentarios:

Pedro Nicolás Frega dijo...

He seguido ese derroteo con tus hermosos poemas y te aseguro que tú has vivido esa experiencia inolvidable y yo por medio de esas poesías, me he deleitado sin estar allí. Muy bueno el poemario y muy buenas las fotos. Mis saludos amigo poeta y navegante.

Hortensia dijo...

Gracias por este viaje tan vonito suerte y animo para seguir viajando , un saludo Tensy.

Anna Benítez del Canto dijo...

Precioso poema que bien puede aplicarse en otras vertientes. Lo que queda cuando se distorsiona la barrera es el impacto que dejó la experiencia. Gracias Ricardo.

Ainaroa dijo...

El viaje como realidad , el viaje como símbolo...Y nosotros siempre en ruta, la mayoría de las veces desconociendo el rumbo exacto, toda vida es una gran aventura Y luego está la memoria, esa gran fabuladora. Aunarambas cosas en un poema es ir sobre seguro, hacerlo alegoría de la circunstancia humana, más allâ de que , como en este caso, relate una realidad. Una envidiable realidad.Besos.

Pepa Llorens Llopis dijo...

Navegar en el mar de tus letras....que más se puede pedir?