sábado, 22 de junio de 2013

Francisco de Aldana

Francisco de Aldana (¿Nápoles 1537? - Alcazarquivir, 1578) fue militar y uno de los más importantes poetas del siglo XVI. Su poesía fue muy estimada por otros grandes autores de la época. Cervantes lo denominó El Divino, Quevedo Doctísimo español, y Lope le dedicó estos versos: Tenga lugar el Capitán Aldana / entre tantos científicos señores, / que bien merece aquí tales loores / tal pluma y tal espada castellanaComo muestra su docena de magníficos tercetos encadenados que, como su título indica, nos saben a poco.


POCOS TERCETOS ESCRITOS A UN AMIGO

   Mientras estáis allá con tierno celo,
de oro, de seda y púrpura cubriendo
el de vuestra alma vil terrestre velo,


  sayo de hierro acá yo estoy vistiendo,
cota de acero, arnés, yelmo luciente,
que un claro espejo al sol voy pareciendo.


  Mientras andáis allá lascivamente
con flores de azahar, con agua clara
los pulsos refrescando, ojos y frente,
  yo de honroso sudor cubro mi cara
y de sangre enemiga el brazo tiño
cuando con más furor muerte dispara.


  Mientras que a cada cual con su desiño (1)
urdiendo andáis allá mil trampantojos,
manchada el alma más que piel de armiño,
  yo voy acá y allá, puestos los ojos
en muerte dar al que tener se gloria
del ibero valor ricos despojos.


  Mientras andáis allá con la memoria
llena de las blanduras de Cupido,
publicando de vos llorosa historia,
  yo voy acá de furia combatido,
de aspereza y desdén, lleno de gana
que Ludovico al fin quede vencido.


  Mientras cual nuevo sol por la mañana
todo compuesto andáis ventaneando (2)

en haca, sin parar, lucia y galana, (1)
  yo voy sobre un jinete acá saltando
el andén, el barranco, el foso, el lodo,
al cercano enemigo amenazando.


  Mientras andáis allá metido todo
en conocer la dama, o linda o fea,
buscando introducción por diestro modo,


  yo reconozco el sitio y la trinchea (1)
deste profano a Dios vil enemigo,
sin que la muerte al ojo estorbo sea.

Francisco de Aldana

(1) Palabras en desuso. Desiño: Designio; Haca: Jaca; Trinchea: Trinchera

(2) A mi entender, ventaneando se refiere a que el amigo va montado en una jaca bien cuidada y adornada para ver y que le vean las damas, mientras el autor debe cabalgar en la batalla.



Aquí tenéis un artículo que apareció en el ABC sobre Aldana , y en este otro enlace unos cuantos poemas suyos 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿No te recuerda mucho, pero mucho, a Góngora?
A mí sí. Esa anáfora continuada "mientras", es muy gongorino. Recuerda el "Mientras por competir con tu cabello..."
Un abrazo, Ángel.

Jesús Pardo dijo...

Desconocía los versos de Aldana. Sólo había oído mencionar su nombre. Magníficos tercetos encadenados cadenciosamente. Gracias.