sábado, 27 de julio de 2013

"La palabra es mágica" cumple tres años

La palabra es mágica cumple tres años como bitácora poética. En este tiempo ha habido de todo, pero mucho más de bueno que de malo, y no me puedo quejar del número de visitantes, aunque hay que ir a buscarlos a sus caladeros para que vengan de paseo al mío.


LA PALABRA ES MÁGICA CUMPLE TRES AÑOS

Tres años de bitácora, de blog,
tres años afirmando convencido
que el título es verdad, que la palabra
tejida en un poema tiene magia
y sabe convertir sonido en sentimiento.

Pero hay distintas formas de sentir,
si lágrima y palabra riman en asonante
más rima la alegría, o también la ironía,
con fresca y excelente poesía.
Tampoco debe la veracidad
ser algo necesario en el poema,
ni mucho menos suficiente,
nos basta con que suene verosímil la historia
y no se haga el intento de dar gato por liebre.

En la casa poética hay muchos invitados,
ya he  mencionado  algunos y ahora traigo más:
Elegía, tragedia, humor y épica,
la lírica y la copla, la sátira y la loa,
una llana espinela o un altivo soneto.
De simples pareados a indomables sextinas,
los géneros conviven, las formas se respetan
si sus anfitriones e invitados
son gentes tolerantes que en vez de restar suman.
Y en eso estoy, y en eso seguiré,
si me seguís prestando vuestro apoyo.

Por ahora no va mal. Repaso la estadística:
Son ciento ochenta y dos entradas
y más de ciento treinta mil visitas;
y aunque haya de esos miles unos cuantos
que entraron por despiste, al pinchar una foto,
seguro que unos cuantos de esos cuantos
se han quedado, que la palabra atrapa
y los buenos poemas no muerden al lector.

No todo han sido rosas, el refrán
las espinas protegen a las flores
es cierto y es mentira,
porque algunas las cuidan, pero otras…
otras pinchan de envidia, por más que
la cubran de retórica barata.
Pero, en global, este jardín reluce,
y si sólo una flor no hace verano
tampoco alguna espina anuncia invierno.

Al fin, la poesía tiene de todo como el mundo
y sois vosotros, mis lectores, quienes juzgáis la obra.
Si siento vuestro aliento como viento en mis velas,
este blog seguirá recorriendo los mares;
espero que mi Ítaca aún me quede lejana
y navegue caminos fructíferos en islas.


Ricardo Fernández Esteban ©

En esta entrada del 1 de Agosto de 2010, anunciaba el inicio del viaje:
 http://lapalabraesmagica.blogspot.com.es/2010/08/declaracion-de-intenciones.HTML
 

Después de 180 entradas más, seguirá este viaje de escala semanal mientras haya pasajeros en los puertos y el navegante se sienta acompañado en su singladura. Gracias a todos por vuestro apoyo. Un fuerte abrazo.
 

sábado, 20 de julio de 2013

Javier Salvago


Javier Salvago (Paradas, Sevilla, 1950) es un poeta clasificado dentro de la llamada poesía de la experiencia, aunque yo prefiero clasificarlo dentro de la poesía que me gusta. Dicen que sus versos muestran un desengaño creciente por la vida, pero también muestran ironía, humor, sentido del ritmo y musicalidad.

Además de poeta y escritor, es conocido por ser el guionista de los programas de Jesús Quintero "El loco de la colina".

 Aquí tenéis una muestra de su poesía.


ME HA PICADO ESTA NOCHE

Me ha picado esta noche
la mosca de los celos tras la oreja
y quisiera saber si estás en casa
o con otro, corriéndote una juerga.
Aunque andes de puntillas,
se despierta la fiera
y uno que es liberal y no le importa
lo que hagan con la vida, si es ajena,
se vuelve suspicaz, mezquino, espía,
ve visiones, se amarga y se atormenta.
- Es el amor que pasa.
Pues que llame a otra puerta.

En la perfecta edad (1982). Javier Salvago


DE LA TEORÍA A LA PRÁCTICA

Fue en la costa -quizá el primer verano
de fiebre aventurera-.
Nos conocimos en la pista
de alguna discoteca,

y luego paseamos por la playa,
bajo la luna, muy bebidos.
Recuerdo una pareja de la Guardia
Civil que nos dio el alto y un aviso.

Aquella noche se nos fue entre besos,
confidencias, miradas y caricias.
En el fondo, seguía siendo un romántico
y amaba de cintura para arriba.

Del amor solamente había tocado,
como del mar, la superficie.
Aunque podía pasar por un experto
buceador, aún era virgen.

No olvidaré su cara de sorpresa,
sobre un fondo de sábanas,
cuando por fin, casi a la amanecida,
la última noche me llevó a la cama.


Javier Salvago


En este enlace al portal A media voz hay una recopilación de poemaspero como siempre os recomiendo acudir a las fuentes, a sus poemarios. Os dejo con su POÉTICA y la carátula de su recomendable último poemario.
Amar por el placer de amar,
pero no sólo.
Zambullirse en la vida
no sólo por el gusto de gozarla.
Probar todos los frutos
para saber qué ocultan y a qué saben
Comer para rumiar.
Vivir para contarlo.
Javier Salvago


sábado, 13 de julio de 2013

El amor...

Este es un soneto polimétrico (con distintas longitudes de sus versos) que trata de la muerte y de la resurrección del amor, de su final, de su rechazo, de su negación y de la rendición del desamor. 

Muchas cosas en sólo catorce versos y sobre un sentimiento del que tanto se habla y tan poco se concreta. Dice el DRAE: Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser. Y nos deja con la duda de lo que habrá querido decir con propia insuficiencia. ¿Qué opináis?


EL AMOR...

El amor tiene límite. Se agota
cuando mucho se ha dado y de recibo
tan sólo alguna mota
de comprado cariño en momento furtivo.
 
El amor es recuerdo, la derrota
del juvenil empeño. Sobrevivo
a la pena que azota
con la misma actitud y amarte me prohíbo.

El amor es mentira. La frontera
que convierte en cruel al exiliado,
guerrillero sin rey, de su patria expulsado.

El amor es eterno. Si pudiera
romper este poema en tanto trozo
que ya no fuera ley… ni tú, mi calabozo.

Ricardo Fernández Esteban ©

Buscando alguna foto para ilustrar el poema, navego por la red a través de mares de cursilería y rescato del naufragio está, que tiene cierta gracia.

















Ya que en ese soneto he tratado del amor pasional os enlazo a otro donde trato de otro tipo de amor, en Cuando el día ya sea casi noche...

sábado, 6 de julio de 2013

Antonio Carvajal. Serenata y navaja.


Antonio Carvajal (Albolote, Granada, 1943), además de un reconocido poeta es catedrático y profesor de métrica, y sabe combinar perfectamente la teoría y la práctica.

En
Serenata y navaja Carvajal utiliza una estructura estrófica clásica, la Lira, tan bien utilizada por Garcilaso, Fray Luis de León, y San Juan de la Cruz, renovando e innovando la tradición. Los versos son una delicia de ritmos y parece que las palabras vuelen entre quiebros; os dejo con el poema. Para profundizar, os coloco al final más información y unos comentarios técnicos.


SERENATA Y NAVAJA (Mozart y Salieri)

La aurora tarda inclina
su cuello leve, brevemente humano;
nebulosa sanguina
que una fígara mano
–trocando la navaja por el vano
arco de la viola  (*)
gemidora– dibuja: De iris rica
pero privada, sola
en su silencio, abdica
nácares últimos. Grité. Salpica
mi celo los violines
y chirrían, chirrían. No esta pálida  (1)
confusión de jazmines
sobre el odio, la impávida  (1)
desolación de quien mató, la sápida  (1) (*)
condena: Amor, envidia.
La minuta incluía un minué
de blonda de oro, lidia
galante y un bouquet
de muguete. La lluvia puede que  (2)
ser lleve tu lamento,
pero yo acecho, yo acechaba, yo
vertí en tu copa, siento
la muerte y no tembló  (*)
mi mano, y ahora duda, lento el no  (*)
sonreír, el veneno.
¡Pobre enemigo! Triste. Y aproxima
su labio un ángel bueno
al borde firme, opima
fuente de mis desgracias. ¡Que redima
tu muerte tanta bruma!
Te odié. ¡Cuánto te odié! ¡Cómo te amaba!
Subía, como pluma
de irisación y lava,
tu gracia esbelta hasta mi sien, rozaba
un momento mi olvido
y allí, donde la luz siempre amanece,
donde tuvo su nido  (*)
mi ser, lento le mece,
le da calor, le da vigor, le acrece
ya sabio cuanto hermoso,
en una primavera si fragante
del blanco más gozoso
de los blancos: delante  (*)
de mí, la aurora en flor, el susurrante
transcurso de la estrella
más bella.
   Todo noche.  (3)
         ¡Serenata
inmortal!
    Y destella
la sangre. La desata,
negro de mi rencor, filo de plata

Antonio Carvajal. Serenata y navaja (1973) 


En el portal A media voz tenéis una buena antología de sus poemas. Aquí hay uno cantado por Javier Ruibal , y en este vídeo Carvajal hace unas reflexiones poéticas.

La lira usual es una estrofa con tres heptasílabos (1º, 3º y 4º) y dos endecasílabos (2º y 5º) y con dos rimas (1º y 3º, y 2º, 4º y 5º) o sea aBabB, pero en este caso se rompen las divisiones estróficas al no haber divisiones gráficas, reforzándose esas uniones por encabalgamientos sintácticos. Hay, también, bastantes encabalgamientos abruptos que desdibujan las pausas versales, como los indicados por (*)

De forma velada, el poema asume la sospecha de que Salieri envenenó a Mozart. Dice el crítico Antonio Chicharro que: opera con dos elementos que simbolizan la creación y la destrucción, la vida y su belleza y su negación, la naturaleza y el genio en libertad y su amenaza..., y lo relaciona con historias de envidia que sufrió el poeta tras la publicación de su primer poemario Tigres en el jardín.

Y unas notas técnicas que he extraído del artículo que publicó J.E. Martínez Fernández en el primer número de la revista Rhythmica del año 2003:
(1)Es curiosa la rima simulada pálida - impávida - sápida que disimula el esdrújulo. (2) Esa terminación en partícula átona "que" con encabalgamiento posterior diluye en efecto de la rima y rompe la separación estrófica. (3) En esta última estrofa, tras una rima interna estrella-bella se produce una ruptura gráfica de los versos, un escalonamiento, que subraya elementos sintácticos y crea pausas internas dando otro aire al final del poema.