sábado, 25 de octubre de 2014

Las fábulas de Samaniego


Félix María de Samaniego (Laguardia, Álava 1745-1801) es conocido sobre todo por sus fábulas poéticas en las que suele ridiculizar los defectos humanos a través de historias de animales. Lo normal es que los temas provengan de antiguos cuentos tradicionales, lo que no debe considerarse como un plagio sino como las usuales reinterpretaciones literarias. 

Dos ejemplos de sus fábulas:


EL LEÓN ENAMORADO

Amaba un León a una Zagala hermosa;               
pidiola por esposa                         
a su padre, pastor, urbanamente.                         
El hombre, temeroso, mas prudente,                  
le respondió: -Señor, en mi conciencia,                               
que la Muchacha logra conveniencia;                   
pero la pobrecita, acostumbrada                           
a no salir del prado y la majada,                              
entre la mansa oveja y el cordero,                        
recelará tal vez que seas fiero.                
No obstante, bien podremos, si consientes,                    
cortar tus uñas y limar tus dientes,                        
y así verá que tiene tu grandeza                             
cosas de majestad, no de fiereza.                         
Consiente el manso León enamorado,                
y el buen hombre lo deja desarmado.                 
Da luego su silbido,                       
llegan el Matalobos y Atrevido,                              
perros de su cabaña; de esta suerte                     
al indefenso León dieron la muerte.                     
Un cuarto apostaré a que en este instante                       
dice, hablando del León, algún amante,                             
que de la misma muerte haría gala,                      
con tal que se la diese la Zagala.                             
Deja, Fabio, al amor, déjalo luego;                         
mas hablo en vano, porque, siempre ciego,                     
no ves el desengaño,                   
y así te entregas a tu propio daño.

Félix María de Samaniego 


LA ZORRA Y LAS UVAS

Es voz común que, a más del mediodía,                              
en ayunas la Zorra iba cazando.                              
Halla una parra, quédase mirando                         
de la alta vid el fruto que pendía.                           
Causábale mil ansias y congojas                              
no alcanzar a las Uvas con la garra,                        
al mostrar a sus dientes la alta parra                     
negros racimos entre verdes hojas.                      
Miró, saltó y anduvo en probaduras;                    
pero vio el imposible ya de fijo.                              
Entonces fue cuando la Zorra dijo:                        
-No las quiero comer: «No están maduras».                    
No por eso te muestres impaciente,                    
si te se frustra, Fabio, algún intento.                    
Aplica bien el cuento,                   
y di: No están maduras, frescamente.  

Félix María de Samaniego 

En este enlace a Cervantes virtual tenéis amplia información sobre la vida y obra de Samaniego y sus libros de fábulas poéticas . No es tan conocido como sus fábulas, pero también escribió un libro de poemas eróticos El Jardín de Venus , donde podéis comprobar su versatilidad en cuanto a géneros literarios. 


No hay comentarios: