sábado, 25 de octubre de 2014

Las fábulas de Samaniego


Félix María de Samaniego (Laguardia, Álava 1745-1801) es conocido sobre todo por sus fábulas poéticas en las que suele ridiculizar los defectos humanos a través de historias de animales. Lo normal es que los temas provengan de antiguos cuentos tradicionales, lo que no debe considerarse como un plagio sino como las usuales reinterpretaciones literarias. 

Dos ejemplos de sus fábulas:


EL LEÓN ENAMORADO

Amaba un León a una Zagala hermosa;               
pidiola por esposa                         
a su padre, pastor, urbanamente.                         
El hombre, temeroso, mas prudente,                  
le respondió: -Señor, en mi conciencia,                               
que la Muchacha logra conveniencia;                   
pero la pobrecita, acostumbrada                           
a no salir del prado y la majada,                              
entre la mansa oveja y el cordero,                        
recelará tal vez que seas fiero.                
No obstante, bien podremos, si consientes,                    
cortar tus uñas y limar tus dientes,                        
y así verá que tiene tu grandeza                             
cosas de majestad, no de fiereza.                         
Consiente el manso León enamorado,                
y el buen hombre lo deja desarmado.                 
Da luego su silbido,                       
llegan el Matalobos y Atrevido,                              
perros de su cabaña; de esta suerte                     
al indefenso León dieron la muerte.                     
Un cuarto apostaré a que en este instante                       
dice, hablando del León, algún amante,                             
que de la misma muerte haría gala,                      
con tal que se la diese la Zagala.                             
Deja, Fabio, al amor, déjalo luego;                         
mas hablo en vano, porque, siempre ciego,                     
no ves el desengaño,                   
y así te entregas a tu propio daño.

Félix María de Samaniego 


LA ZORRA Y LAS UVAS

Es voz común que, a más del mediodía,                              
en ayunas la Zorra iba cazando.                              
Halla una parra, quédase mirando                         
de la alta vid el fruto que pendía.                           
Causábale mil ansias y congojas                              
no alcanzar a las Uvas con la garra,                        
al mostrar a sus dientes la alta parra                     
negros racimos entre verdes hojas.                      
Miró, saltó y anduvo en probaduras;                    
pero vio el imposible ya de fijo.                              
Entonces fue cuando la Zorra dijo:                        
-No las quiero comer: «No están maduras».                    
No por eso te muestres impaciente,                    
si te se frustra, Fabio, algún intento.                    
Aplica bien el cuento,                   
y di: No están maduras, frescamente.  

Félix María de Samaniego 

En este enlace a Cervantes virtual tenéis amplia información sobre la vida y obra de Samaniego y sus libros de fábulas poéticas . No es tan conocido como sus fábulas, pero también escribió un libro de poemas eróticos El Jardín de Venus , donde podéis comprobar su versatilidad en cuanto a géneros literarios. 


sábado, 18 de octubre de 2014

Marina Oroza

Marina Oroza, una artista poliédrica: poeta, escritora, actriz, performer... Se dice que poesía es un arte que no puede desligarse de la expresión oral, pero más aún la suya que se manifiesta plenamente en sus interpretaciones y performances poéticas en las que los textos adquieren otra dimensión a través de su voz, sus silencios y sus gestos.


MUERO

El amor no se acaba

aunque me mates.
Me libro del cuerpo
de ti de la cabeza,
la tierra estalla
en realidad profunda,
soñar que muero dormida
mientras bebes, el cauce de mi sangre.
Abrir la cicatriz de la infancia,
la flor de pétalos calientes,
abrir las puertas de espejo.
Soñar que muero dormida
aunque ahora me estés matando
no sepa tu nombre,
no quieras beber mi sangre.
Ríos de leche, la niebla, tu boca
el blanco de la noche.
Soñar que muero eterna,
dormir la realidad profunda.

Marina Oroza. Así quiero morir un día (2005)

En este vídeo tenéis este poema Muero interpretado por ella:



AURA

En realidad esta esquina
Es un lodazal de reencarnaciones
Convertidas en fundas de luto.
En realidad la forma de las cosas
Es un aura palpable,

Un alma, un eclipse hueco,
Una cascada de horizonte helado
Sin nada que ocultar.
En realidad la piel de la mañana
Es la misma que la piel de la noche,
físicamente isla vaciada.
Somos fósil de aire
Y estamos ahí, sin mas,
Como la forma de las cosas,
Como nobles sin esclavos
Y entonces inventamos símbolos
Que son cuerpos para poder
Nombrar de una vez lo que no existe.

Marina Oroza. Pulso de vientos (1997)


Os recomiendo ir a su web  donde podréis verla y escucharla en videos y audios, y saber más de su producción literaria. Aquí tenéis un enlace a una reseña de la presentación de su último libro poético La chimenea de Duchamp





sábado, 11 de octubre de 2014

Quise que fueras mi mejor amante (en homenaje a Sor Juana Inés de la Cruz)

Este poema se debe a un homenaje que un grupo de poetas hicimos a uno de nuestros sonetistas preferidos, en que mantuvimos las palabras finales de los versos de uno de sus sonetos y cambiamos el resto del texto, pero de forma que guardase relación con el tema original.

Yo escogí a Sor Juana Inés de la Cruz y su soneto Al que ingrato me deja. Espero que a ella, la mejor literata de lengua española del barroco, que se denominaba así misma monja tibia y que fue una feminista avant la lettre, no le hubiera desagradado este contrapunto poético.


QUISE QUE FUERAS MI MEJOR AMANTE

Quise que fueras mi mejor amante; 
mas sólo has sido la mujer ingrata,
aquella que disfruta si maltrata
a quien por ella siente amor constante.

Por qué tu corazón, duro diamante,
de forma tan cruel a mí me trata;
no te das cuenta, amor, de lo que mata
tu desprecio de altiva triunfante.

Abandónate y cede a mi deseo,
destierra todo resto del enojo,
piensa que por mis ojos aún te veo

como una excelsa diosa a la que escojo.
Pero decide pronto, que este empleo
caduca cuando tiendas a despojo.


Ricardo Fernández Esteban, tomando las palabras finales de los versos de un soneto de Sor Juana Inés de la Cruz

Si queréis leer el soneto original, Al que ingrato me deja, busco amante, y más sobre la vida y obra de Sor Juana, os dirijo a una entrada que le dediqué en este blog

sábado, 4 de octubre de 2014

Gonzalo Rojas


Gonzalo Rojas, un gran poeta chileno (Lebu 1916, Santiago 2011) que cosechó numerosos premios entre ellos el Reina Sofía de 1992 y el Cervantes de 2003.

Dejemos que nos hable su poesía:

CARTA DEL SUICIDA

Juro que esta mujer me ha partido los sesos,
porque ella sale y entra como una bala loca,
y abre mis parietales, y nunca cicatriza,
así sople el verano o el invierno,
así viva feliz sentado sobre el triunfo
y el estómago lleno, como un cóndor saciado,
así padezca el látigo del hambre, así me acueste
o me levante, y me hunda de cabeza en el día
como una piedra bajo la corriente cambiante,
así toque mi citara para engañarme, así
se abra una puerta y entren diez mujeres desnudas,
marcadas sus espaldas con mi letra, y se arrojen
unas sobre otras hasta consumirse,
juro que ella perdura porque ella sale y entra
como una bala loca,
me sigue a donde voy y me sirve de hada,
me besa con lujuria
tratando de escaparse de la muerte,
y, cuando caigo al sueño, se hospeda en mi columna
vertebral, y me grita pidiéndome socorro,
me arrebata a los cielos, como un cóndor sin madre
empollado en la muerte.


Gonzalo Rojas


AL SILENCIO

Oh voz, única voz: todo el hueco del mar,
todo el hueco del mar no bastaría,
todo el hueco del cielo,
toda la cavidad de la hermosura
no bastaría para contenerte,
y aunque el hombre callara y este mundo se hundiera
oh majestad, tú nunca,
tú nunca cesarías de estar en todas partes,
porque te sobra el tiempo y el ser, única voz,
porque estás y no estás, y casi eres mi Dios,
y casi eres mi padre cuando estoy más oscuro.

Gonzalo Rojas




En estos dos portales, uno  realizado por la Universidad de Chile y otro por el Centro virtual Cervantes,  encontraréis una amplia información sobre el autor y su obra, y una antología de sus poemas, aquí lo podréis escuchar recitando algunos de sus poemas y aquí, recopilados por el Archivo Chile, 48 de sus poemas. Por último, en este vídeo lo podréis escuchar recitando 80 veces nadie


Os copio aquí un enlace a una pequeña antología de Gonzalo Rojas que Coque nos ha dejado como comentario para que sea más visible. Gracias, Coque.