sábado, 23 de mayo de 2015

Álvaro García


Álvaro García (Málaga, 1965) es un poeta, ensayista y traductor que obtuvo el premio Hiperión en 1989 por La noche junto al album y el Loewe en el 2011 por Canción en blanco

Leamos unos poemas suyos para comprobar que al menos estos premios se han otorgado bien. 


GALEONES

Tesoro de un naufragio es el naufragio mismo,
su memoria callada y encallada,
su silencio abisal y su misterio
transitado despacio por los peces.
Se naufraga para algo.
Lo que ahí abajo late sin latir
es el haber perdido
flotación en la historia y ser sustancia
de la que el tiempo se alimenta.
Los siglos no andan solos,
comen derrotas,
trizas de pabellones,
afanes que navegan y que un día se hunden.

Cuando el mar le hace sitio al barco,
la memoria no es sólo
astillería húmeda que pasa del abismo
a la mañana del museo.
Es también galeones que yacen en lo oscuro.

La luz le duele un poco
al fragmento de barco que vuelve con poleas y derramando olvido.

El tiempo se despieza y es algo más que piezas.
No es ajuar en vitrinas y es temblor.
Es vida oscura o luminosa.
O algo intermedio,
que tal vez sea el espíritu y que escapa
mientras secamos piezas con un rótulo al lado,
como piratas de nosotros mismos.

de "Para lo que no existe" (1999). Álvaro García


Y de su último poemario premiado, Canción en blanco:

Amar nos une a algo
mientras brilla
la luna inatendida por el mundo,
el orden de los gatos por las tapias.
El labio se hace sangre
y se llena la sangre
de beso y agua y aire mal soplado
y se alumbra del lento fuego oscuro.
La sangre ha conectado de golpe con el tiempo.
Sabemos nada y todo.
Somos un animal que es dos humanos.
Sustancia tuya y mía arden en una.

de "Canción en blanco" (2012). Álvaro García


En el enlace tenéis unos cuantos poemas del autor en A media voz . Pero como siempre os recomiendo acudir a sus libros completos, aquí tenéis una reseña de Canción en blanco de el Cultural de El Mundo y una de Ser sin sitio publicada por Carlos Alcorta.













Como despedida el poeta recitando un poema de Para lo que no existe.


No hay comentarios: