domingo, 31 de mayo de 2015

Cuentas de Cuentos. Publicar un libro es una fiesta.

Publicar un libro es una fiesta es mucho más que el título de esta vuelapluma que os convoca el próximo 17 de junio a las 19:00 en la Casa del Libro (Rambla de Cataluña 35, Barcelona) para la presentación de mi libro de minirrelatos Cuentas de Cuentos; como os decía, es mucho más que un título, es el deseo de compartir este bautizo laico con vosotros.




EL PUBLICAR UN LIBRO ES UNA FIESTA

El parto ha sido duro, empezó con bocetos
que fuiste perfilando poco a poco
buscando concentrar, dejar el músculo
y eliminar la grasa innecesaria,
de los minirrelatos:
estas “Cuentas de cuentos”
que quieren ser retazos de historias de la vida.

Luego, te diste cuenta de un problema,
era preciso completar el texto con imágenes
que diesen alas a tus térreas palabras;
la mies es mucha y en campos de escritura
hay que poder sobrevolar la competencia.
¿Por qué dije problema?, fue ventaja
al unir amistad y calidad
con dibujos sencillos pero intensos
de mi pintora preferida, gracias María José.

Pues bien, ya tienes el producto, ¿quién lo edita?;
difícil el asunto si no eres un mediático.
Hay que buscar un buen producto en cuanto a forma
—por la vista nos entran los escritos—,
que llegue a librerías y al “on line”
—el buen paño nunca se vende en arca—
y que no sea pseudo-autoedición
con riesgo de onanismo literario.
Salí a buscar la suerte y la encontré,
porque suerte se encuentra si se curra,
y apareciose un ónix, gracias Óscar.

Si ya tenemos texto, dibujos y editor,
sólo faltáis vosotros los lectores;
por eso aquí os convoco.
Es una fiesta el publicar un libro
y quien mejor que los amigos como público:
los amigos de siempre, del abrazo real,
y esos otros que vienen de las redes
con los que quiero de una vez por todas
hacer real el mundo de internet.

En la Casa del Libro bautizo la criatura,
será en el diecisiete por la tarde
y dejadme acabar con este alarde:
venid, si no es por mí, por la literatura.

Ricardo Fernández Esteban ©

Aquí tenéis más información sobre el libro y el evento convocando el acto





Después de haber publicado cinco poemarios, tocaba un cambio de género (probablemente temporal) hacia estos pequeños relatos ilustrados con sencillez, que nunca superan las dos páginas y buscan vuestra complicidad y sorpresa. Os espero, porque repito que el título de este poema presentación es, más que un título, un deseo.

Nota de junio 2016: Ahora un año después he publicado el libro en edición digital. Aquí tenéis más información y un booktrailer de un minuto donde presento el libro.

sábado, 23 de mayo de 2015

Álvaro García


Álvaro García (Málaga, 1965) es un poeta, ensayista y traductor que obtuvo el premio Hiperión en 1989 por La noche junto al album y el Loewe en el 2011 por Canción en blanco

Leamos unos poemas suyos para comprobar que al menos estos premios se han otorgado bien. 


GALEONES

Tesoro de un naufragio es el naufragio mismo,
su memoria callada y encallada,
su silencio abisal y su misterio
transitado despacio por los peces.
Se naufraga para algo.
Lo que ahí abajo late sin latir
es el haber perdido
flotación en la historia y ser sustancia
de la que el tiempo se alimenta.
Los siglos no andan solos,
comen derrotas,
trizas de pabellones,
afanes que navegan y que un día se hunden.

Cuando el mar le hace sitio al barco,
la memoria no es sólo
astillería húmeda que pasa del abismo
a la mañana del museo.
Es también galeones que yacen en lo oscuro.

La luz le duele un poco
al fragmento de barco que vuelve con poleas y derramando olvido.

El tiempo se despieza y es algo más que piezas.
No es ajuar en vitrinas y es temblor.
Es vida oscura o luminosa.
O algo intermedio,
que tal vez sea el espíritu y que escapa
mientras secamos piezas con un rótulo al lado,
como piratas de nosotros mismos.

de "Para lo que no existe" (1999). Álvaro García


Y de su último poemario premiado, Canción en blanco:

Amar nos une a algo
mientras brilla
la luna inatendida por el mundo,
el orden de los gatos por las tapias.
El labio se hace sangre
y se llena la sangre
de beso y agua y aire mal soplado
y se alumbra del lento fuego oscuro.
La sangre ha conectado de golpe con el tiempo.
Sabemos nada y todo.
Somos un animal que es dos humanos.
Sustancia tuya y mía arden en una.

de "Canción en blanco" (2012). Álvaro García


En el enlace tenéis unos cuantos poemas del autor en A media voz . Pero como siempre os recomiendo acudir a sus libros completos, aquí tenéis una reseña de Canción en blanco de el Cultural de El Mundo y una de Ser sin sitio publicada por Carlos Alcorta.













Como despedida el poeta recitando un poema de Para lo que no existe.


sábado, 16 de mayo de 2015

María de Zayas

Imagen supuestamente atribuida
María de Zayas (Madrid 1590 - ¿1661?). Poco se sabe de esta novelista y poeta barroca, ni su rostro se conoce, pero nos quedan sus textos y en este caso unos sonetos extraídos de su obra La traición en la amistad.

La imagen no creo que corresponda a la autora, pero dejémosla para darle un rostro.


Amar el día, aborrecer el día,
llamar la noche y despreciarla luego,
temer el fuego y acercarse al fuego,
tener a un tiempo pena y alegría.

Estar juntos valor y cobardía,
el desprecio cruel y el blando ruego,
temor valiente, entendimiento ciego,
atada la razón, libre osadía.

Buscar lugar donde aliviar los males
y no querer del mal hacer mudanza,
desear sin saber qué se desea.

Tener el gusto y el disgusto iguales
y todo el bien librado en esperanza,
si aquesto no es amor, no sé qué sea.

María de Zayas.

En este soneto juega con las paradojas y antítesis, figuras retóricas bastante similares ya que la primera expresa la contradicción interna creada por dos conceptos opuestos, y la segunda la contraposición  de dos palabra o frases. Yo diría que los versos 1º,2º, 3º, 6º, 9º y 10º son paradojas, y los 4º, 5º, 7º, 8º y 12º son antítesis, pero admito opiniones contrarias. Para acabar, al 11º le podemos adjudicar un poliptoton (juego de palabras) y al 14º una epifonema (sentencia final que subraya la idea). Hacer mudanza se refiere a cambiar o transformar.


Gallarda condición, Cupido, tengo,
muchos amantes en mi alma caben,
mi nuevo amartelar todos alaben
guardando la opinión que yo mantengo.

Hombres, así vuestros engaños vengo;
guardémonos de necias que no saben,
aunque más su firmeza menoscaben,
entretenerse como me entretengo.

Si un amante se ausenta, enoja o muere,
no ha de quedar la voluntad baldía,
porque es la ociosidad muy civil cosa.

Mal haya la que solo un hombre quiere,
que tener uno solo es cobardía;
naturaleza es vana y es hermosa.

María de Zayas

Si queréis saber más de la autora, os recomiendo unos enlaces. Uno del IES Miguel Catalán con enlaces a distintas obras, una biografía en la Biblioteca Nacional, un interesante artículo de Rosa Navarro del libro Belleza escrita en femenino (página 264) y un ensayo de Benito Quintana sobre La poesía de los desengaños amorosos de María de Zayas. 

viernes, 8 de mayo de 2015

De los huecos halagos y las perversas críticas

Esta vuelapluma trata de lo difícil que es la crítica objetiva y más la crítica poética.

Primero, porque la hace una persona subjetiva; segundo, la poética no es una ciencia exacta como la aritmética; y tercero, porque por desgracia suele afectar la afinidad, o no, entre criticado y crítico.

No busquéis acritud en estas reflexiones, sino el deseo de que razonásemos las críticas desde la subjetividad que nos hace individuos. Ah!, y esto lo mismo o más para el halago fácil.


DE LOS HUECOS HALAGOS Y LAS PERVERSAS CRÍTICAS

A uno, que ya es mayor, no lo doblegan
ni los huecos halagos, ni las perversas críticas.

Respecto a los halagos, bienvenidos
si explican el porqué, porque si no,
sólo son pienso de ego-engorde personal
y en este caso el régimen es algo imprescindible
para marcar buen músculo poético.

Y si hablamos de críticas,
también que se razonen y, además, que construyan
indicando cimientos que sustenten
y buenos materiales que cubran desperfectos.
Derruir es muy fácil, ya veis el “yijadismo”
que niega la razón a martillazos,
exaltando la fe como no discutible.

Esto me lleva a hablar de la objetividad,
ese difícil arte que en la crítica,
roza la rima fácil: imposibilidad.
La roza porque somos sujetos subjetivos:
el dos y dos son cuatro en aritmética
suele cuadrar distinto en la poética,
y ya no rimo más, lo juro por Snoopy.

Volviendo a lo objetivo y al cuadrar de la crítica,
con decimales no, pero en conjunto
y desligando bien el fondo y forma
no debería ser dispar, pero lo es
y suele haber una correlación
de la bondad o maldad
según si son o no del mismo equipo
quien arbitra y quien juega en el poema.

En resumen, que a mí no me han doblado
ni los huecos halagos, ni las perversas críticas,
pero cansar me cansan, compañeros.


Ricardo Fernández Esteban ©


Ya que lo dicho es también subjetivo, espero vuestras críticas. Os juro por Snoopy que intentaré ser objetivo al juzgarlas.

Por si queréis más del tema, en esta etiqueta del blog están recopilados otros metapoemas (o sea que hacen referencia a sí mismos o a la crítica literaria) que he ido publicando.



domingo, 3 de mayo de 2015

Julio Martínez Mesanza


A Julio Martínez Mesanza (Madrid, 1955) se le denomina poeta épico. El define su poética en estos versos de su Propósito: 

En estas once sílabas, el odio
en estas once, la mayor tristeza,
y en estas la alegría de los hombres,
pero jamás la silenciosa nada.

Y añade: la poesía para mí es un medio, nunca un fin, y que, por ser comunicación, debe aspirar a la claridad.

Su obra poética no es extensa, ya que creo que sólo ha publicado tres poemarios, pero sí, intensa.


DE AMICITIA
                                               a José del Río Mons

Si tuviese al justo de enemigo,
sería la justicia mi enemiga.
A tu lado en el campo victorioso
y junto a ti estaré cuando el fracaso.
Tus palabras tendrán tumba en mi oído.
Celebraré el primero tu alegría.
Aunque el fraude mi espada no consienta,
engañaremos juntos si te place.
Saquearemos juntos si lo quieres,
aunque mucho la sangre me repugne.
Tus rivales ya son rivales míos:
mañana el mar inmenso nos espera.

Julio Martínez Mesanza. Europa (1986)


CUESTIONES NATURALES II

Vagas estrellas que arden para nada;
muertas lunas que surcan el vacío;
el cielo que vigila nuestro insomnio,
y, aquí abajo, la sucia piel del mundo
y la vida, su huésped más terrible.
Lo incomprensible no es que lo crearas,
sino que, pese a conocer lo absurdo
que era para los hombres tu universo,
te hicieses uno de ellos y quisieras
participar en esta pesadilla.

Julio Martínez Mesanza. Las trincheras (1996)


SANTA CRISTINA

El orden vive lo que vive el día
y, a la tarde, retorna la tortura:
el mar de sangre y los dorados dioses,
el sueño de la torre y la doncella.
Las calles de Milán fatigo entonces:
cruzo frente a los patios escondidos
y los grandes palacios apagados
mientras me empuja la ansiedad insomne.
Huyo de mí, que sueño lo terrible,
los sueños que penetran un segundo
la inesperada luz de la vigilia,
zarandeando el corazón inerme.

Julio Martínez Mesanza. Entre el muro y el foso (2007)


Para profundizar más en el autor, recomiendo el Cuaderno que le dedicó en 2005 la Fundación Juan March en el que, tras un preludio, con el título de La pasión inestable y permanente nos ofrece una visión de su poética y una selección de sus poemas. Y en A media voz tenéis otra antología de su obra.