domingo, 26 de julio de 2015

Bernardo de Balbuena

Bernardo de Balbuena (Valdepeñas 1562, San Juan de Puesto Rico 1627), autor no demasiado conocido ni reconocido en nuestros días escribió tres largas obras poéticas Siglo de oro en las selvas de Erifile, El Bernardo y Grandeza mejicana, pero sólo os copiaré unos poemas suyos más cortos.


PERDIDO ANDO SEÑORA...

Perdido ando, señora, entre la gente
sin vos, sin mí, sin ser, sin Dios, sin vida:
sin vos porque de mí no sois servida,
sin mí porque con vos no estoy presente;

sin ser porque del ser estando ausente
no hay cosa que del ser no me despida;
sin Dios porque mi alma a Dios olvida
por contemplar a vos continuamente;

sin vida porque ausente de su alma
nadie vive, y si ya no estoy difunto
es en fe de esperar vuestra venida.

¡Oh, vos por quien perdí alegría y calma,
miradme amable y volvereisme al punto
a vos, a mí, a mi ser, mi dios, mi vida!

Bernardo de Balbuena


Este soneto, que pertenece a la égloga 5ª de su Siglo de oro en las selvas de Erifile donde lo canta el pastor Felicio, es la obra que suele aparecer asociada al autor en las antologías. Se refiere en el poema a los cinco motivos por los que anda perdido por su dama, ampliando el "sin Dios, sin vos, sin mí" de Jorge Manrique. Aunque técnicamente tiene la incorrección de repetir la rima -ida en cuartetos y tercetos, es una composición que desarrolla bien su contenido y ritmo. Hay varias versiones de este soneto y os he colocado la que recoge la Antología comentada de la poesía lírica española, que me parece la mejor en cuanto a ritmo y contenido.

La siguiente octava real trata de las cualidades que deben adornar al poeta, en las que se trasluce su oficio eclesiástico al considerar que debe ser un elegido de Dios.

No piense el ignorante vulgo vano
que hacer una canción, medir un verso
o escribir en lenguaje limpio y terso
ya le da de poeta nombre ufano.
Que sólo al que es de ingenio soberano
y en ser divino excede al universo,
cuya voz suena a más que aliento de hombre,
cuadra y no a otro la honra de este nombre.

Bernardo de Balbuena

Por si os interesa profundizar más en su vida y obra os dejo un enlace a un ensayo de Lucrecio Pérez Blanco, Bernardo de Balbuena: Innovación y magisterio en la literatura hispanoamericana de los siglos XVI y XVII; y otro a un texto de Cecilio Muñoz Fillol Bernardo de Balbuena en sus obras

lunes, 20 de julio de 2015

Los cinco años de mi blog

Va a hacer cinco años del comienzo de esta bitácora poética La palabra es mágicay de todo hay pero mucho más de bueno que de malo. Lo mejor vuestro apoyo, con las casi trescientas mil visitas, y que me ha permitido descubrir y redescubrir a muchos buenos poetas de los que espero que se me haya contagiado algo. Os resumo el viaje en un poema.



LOS AÑOS DE MI BLOG


Un año más o menos va a cumplir este blog,
cinco han pasado por la popa
y en la proa nos quedan los que el viento,
que vosotros sopláis, vaya impulsando al barco.
Compleja es esta mar, en que navegas redes
que imponen la pantalla a lo real,
pero, por eso mismo, nos permiten
singlar el mundo entero en menos de un segundo.

Sigo mi travesía y voy levando anclas
una vez por semana, como mínimo,
con una nueva entrega, sea propia o ajena.
Pasan de las trescientas singladuras
y he tenido la suerte de compartir timón
con muchos que admiraba, mis maestros,
y otros que descubrí ciñendo rumbos.
Espero de esos bordos el contagio del ritmo
que trima bien las velas de las palabras mágicas
y convierte la prosa en poesía.

No todo han sido rosas, nunca sabes
a quienes no interesas por más que reiteres
que tu undécimo dicta el nunca molestar.
Llegar a las trescientas mil visitas,
aunque te enorgullece, tiene su lado oscuro,
el de quienes pensaron: ¡qué pesado,
ya está otra vez mandándonos poemas!
Ante la disyuntiva, corro el riesgo,
no hay viaje sin borrasca, ni pesca sin escollos,
ni nadie alcanza Ítaca sin salir de su casa.

A todos os abrazo en nombre de mi blog,
que busca seduciros con el lema:
la palabra poética es el arte de magia
que logra transformar sonido en sentimiento.

Ricardo Fernández Esteban ©

Por aquello de los extraños vocabularios naúticos. Trimar: Ajustar correctamente el aparejo y del perfil de las velas según las condiciones de viento y mar existentes.

Aquí tenéis otros poemas que le he ido dedicando en estos años, defendiendo que la poesía puede tratar todos los temas, hasta hablar de sí misma y de su promoción. En este otro enlace encontraréis una guía de navegación por el blog , ya sabéis que huyo de lo críptico tanto en el contenido de los poemas como, aún más, en la mala organización de los contenidos.

Como siempre espero vuestras críticas, buenas o malas, que de todo se aprende menos del halago fácil o la destrucción sistemática. Un abrazo.

domingo, 12 de julio de 2015

Miguel Hernández


Miguel Hernández (Orihuela 1910, Alicante 1942), uno de los grandes poetas de la literatura española a quién no os pretendo descubrir, sino solo mostrar algún poema y más información, por si os apetece recorrer su biografía poética y personal.

Empecemos por un poema de amor de El rayo que no cesa, un soneto inspirado en la que luego fue su esposa, Josefina Manresa, Te me mueres de casta y de sencilla. Por si queréis profundizar en la simbología de este poemario os enlazo un ensayo de Ramón Fernández Palmeral


TE ME MUERES DE CASTA Y DE SENCILLA

Te me mueres de casta y de sencilla...
Estoy convicto, amor, estoy confeso
de que, raptor intrépido de un beso,
yo te libé la flor de la mejilla.

Yo te libé la flor de la mejilla,
y desde aquella gloria, aquel suceso,
tu mejilla, de escrúpulo y de peso,
se te cae deshojada y amarilla.

El fantasma del beso delincuente
el pómulo te tiene perseguido,
cada vez más patente, negro y grande.

Y sin dormir estás, celosamente,
vigilando mi boca ¡con qué cuido!
para que no se vicie y se desmande.


El rayo que no cesa (1934-35). Miguel Hernández


De su último libro, escrito en las cárceles donde pasó sus últimos años.

TU OJOS SE ME VAN...

Tus ojos se me van
de mis ojos y vuelven
después de recorrer
un páramo de ausentes.

Tu boca se me marcha
de mi boca y regresa
con varios besos muertos
que aún baten, que aún quisieran.

Tus brazos se desploman
en mis brazos y ascienden
retrocediendo ante esa
desolación que sientes.

Cancionero y romancero de ausencias (1941-42). Miguel Hernández

En A media voz hay una antología de sus poemas y en el Centro Virtual Cervantes un monográfico dedicado a su obra . Serrat le dedicó un disco y aquí tenéis un vídeo de su célebre Elegía a su amigo Ramón Sijé.


Otro vídeo de Serrat mucho más reciente donde también canta la Elegía, pero además recita antes unos fragmentos del poema que dedicó a la novia de Sijé. Además, un documental de más de una hora, que realizó RTVE con motivo del centenario de su nacimiento, donde se repasa su vida y obra, que os recomiendo. En el vídeo el actor José Luis Gómez recita varios de sus poemas y el propio Miguel en el minuto 50 recita la Canción del esposo soldado, que creo que es la única grabación que se conserva del poeta recitando sus versos.

Por último, como casi siempre os recomiendo algún libro de o sobre el poeta. En este caso es El hombre y su poesía, en edición de Juan Cano Ballesta, publicado por CATEDRA que es una buena edición crítica de una antología de sus poemas.

domingo, 5 de julio de 2015

Rosalía de Castro

Rosalía de Castro (Santiago de Compostela, 1837, Padrón 1885) poeta y novelista que escribió en castellano y en gallego. A este blog le faltaba una entrada dedicada a su obra poética, ya que fue una de los autores más destacados del siglo XIX.

Escojo reproducir dos de los poemas de En las orillas del Sar, ya que esta obra se publicó en castellano, y de esa manera resolvemos lo difícil que es traducir la forma de la poesía. Además, este libro está considerado como una de las principales creaciones poéticas de ese siglo.


DEL MAR AZUL LAS TRASPARENTES OLAS...

Del mar azul las transparentes olas
mientras blandas murmuran
sobre la arena, hasta mis pies rodando,
tentadoras me besan y me buscan.

Inquietas lamen de mi planta el borde,
lánzanme airosas su nevada espuma,
y pienso que me llaman, que me atraen
hacia sus salas húmedas.

Mas cuando ansiosa quiero
seguirlas por la líquida llanura,
se hunde mi pie en la linfa transparente
y ellas de mí se burlan.

Y huyen abandonándome en la playa
a la terrena, inacabable lucha,
como en las tristes playas de la vida
me abandonó inconstante la fortuna.

En las orillas del Sar (1884). Rosalía de Castro.

Preciosas estrofas en las que da aire al poema con las ligeras asonancias de los versos pares y la combinación de endecas y de heptas. Dicen de este libro que es "un tratado de desolación escrito cuando le quedaba poco por vivir y poco por cantar, sólo su propio yo..." Quizá a ella lo que le quedaba era poco, pero consiguió transmitirnos mucho.

NO VA SOLO EL QUE LLORA...

No va solo el que llora,
no os sequéis, ¡por piedad!, lágrimas mías;
Basta un pesar al alma,
jamás, jamás le bastará una dicha.

Juguete del destino, arista humilde,
Rodé triste y perdida;
pero conmigo lo llevaba todo:
llevaba mi dolor por compañía.

En las orillas del Sar (1884). Rosalía de Castro.

En la biblioteca virtual Miguel de Cervantes encontrareis amplia información sobre su vida y obra  y la edición completa de En las orillas del Sar , y en el portal  A media voz una antología de sus poemas.

Aquí tenéis uno de sus poemas más representativos, Negra sombra, que resume su concepto trágico y fatalista de la vida, magníficamente cantado por Luz Casal con el apoyo instrumental de Carlos Núñez.