sábado, 13 de febrero de 2016

A estas alturas o bajuras de la vida...

A uno, o al personaje que crea para su poema, llega un momento en la vida en que le vienen ganas de ser políticamente incorrecto y dedicarse a decir lo que piensa y le plazca. 

Ya veremos si esto sólo es un cuento o se convierte en una declaración de intenciones. De momento es una vuelapluma poética en busca de opiniones. 


EN LAS ALTURAS O BAJURAS DE LA VIDA 

En las alturas o bajuras de la vida,
según se mire el vaso
por lo bebido o lo que queda,
uno debe poder decir lo que le plazca,
porque lo de agradar al personal
mordiéndose la lengua, malo es.

Hacer de actor en un teatro tiene arte,
pero hacerlo en la vida es hacer de bufón
que mendiga un mendrugo o una pizca de amor.
Nada hay más triste que pedir
cuando uno está en edad de recibir;
y no lo digo por rimar, pues hoy no rimo,
lo digo porque ya va siendo hora
de darse el gusto y ser
políticamente incorrecto,
un palabro que siempre me recuerda
a los que van diciendo: ¿hacemos el amor?,
cuando sólo pretenden un buen polvo.

Vamos a ver que da de sí ser incorrecto
—en vez de ser político— uno mismo,
todo ello sin perder la educación.
Difícil me lo pongo y casi asuena a oxímoron,
pero en estas alturas de la vida
hay que ponerse retos
para seguir subiendo y no bajando.


Ricardo Fernández Esteban ©


Las vuelaplumas son poemas escritos como su nombre indica rápidamente, a merced de la inspiración y sin meditar demasiado lo dicho; pero algo sí que quieren siempre explicar el autor o el personaje que crea. Aquí tenéis otras que he publicado en el blog.

5 comentarios:

Julito Chés dijo...

Parece que quedóse en las ganas, que no se aprecia incorrección.

Dima dijo...

Mientras sepamos ser sinceros sin ser sincericidas todo bien. Ser auténtico tambien deberia ir de la mano de ser educado.

Angel de San Martin dijo...

Menos mal que no te has enredado en hacer un soneto, tu tan inquieto,
que te empeñas tanto en la cadencia, pleno de conciencia
de que por ser incorrecto y atrevido, aunque con buen sentido,
vas pidiendo perdones, ¡vaya melones!,
queriendo ser correcto y buen poeta, total cuatro cuartetas,
y esperas que te lea el personal que sigue tus poemas, dichas y penas,
y escribes a fuer de vuelapluma, el hecho se consuma
y escribes, vives y decides
que aquello ya es poema del Parnaso, ¡vaya fracaso!
pues aunque tú lo escribes con mucho sentimiento, es un tormento.

jordicabre-21@hotmail.com dijo...

Muy bien has empezado el verso
parecia que ivas a sacrte de encima
lo que corazon y tu alma sentia
Sin importarte lo que nadie pensara.
Pero al final no has dicho nada.
Deves poner que es una primera parte
que ibas bien y solo te faltó pronunciarte.

Ricardo Fernández dijo...

Ya llegará la incorrección, de momento la anuncio. Gracias por vuestras respuestas. Un abrazo