domingo, 22 de mayo de 2016

Gonzalo de Berceo

G. de Berceo. Casa de los Chapiteles 
El monje Gonzalo de Berceo (Berceo, ¿1198? - San Millán, ¿1264?) uno de los primeros poetas en lengua castellana y de los más destacados del Mester de Clerecía.

Las primeras estrofas de un largo poema suyo:



VIDA  DEL GLORIOSO CONFESOR SANCTO DOMINGO DE SILOS

En el nomne del Padre, que fizo toda cosa,
Et de don Ihesuchristo, fijo de la Gloriosa,
Et del Spiritu Sancto, que egual dellos posa,
De un confessor sancto quiero fer una prosa.

Quiero fer una prosa en roman paladino
En qual suele el pueblo fablar a su veçino,
Ca non so tan letrado por fer otro latino,
Bien valdrá,commo creo,un vaso de bon vino.

Quiero que lo sepades luego de la primera
Cuya es la ystoria, metervos en carrera:
Es de Sancto Domingo, toda bien verdadera,
El que diçen de Silos, que salva la frontera.

En el nonne de Dios, que nombramos primero,
Suyo sea el preçio, yo seré su obrero,
Galardón del laçerio yo en él lo espero,
Que por poco serviçio da galardón larguero.

Sennor Sancto Domingo, dizlo la escriptura,
Natural fue de Cannas, non de bassa natura,
Lealmente fué fecho a toda derechura,
De todo muy derecho, sin nulla depresura.

Parientes ovo buenos, del Criador amigos,
Que siguien los ensiemplos de los padres antigos.
Bien sabien escusarse de ganar enemigos:
Bien les venie en mientes de los buenos castigos.

Iuhan avie nomne, el su padre ondrado,
del linnage den Manns un omne sennalado,
Amador de derecho, de seso acabado,
Non falsarie su dicho por aver monedado.

El nombre de la madre deçir non lo sabria.
Commo non fué escripto non devinaria;
Mas vayala el nombre Dios,e Sancta Maria:
Prosigamos el curso, tengamos nuestra via.

La çepa era buena, emprendió buen sarmiento,
Non fu´commo canna, que la torna el viento,
Ca luego assi prendió, commo de buen çimiento,
De oir vanidades non le prendie taliento.

Servie a los parientes de toda voluntat,
Mostraba contra ellos toda humildat,
Traie, maguer ninnuello, tan gran simplicidat,
Que se maravillaba toda la veçindat.
(.../...)

Gonzalo de Berceo


Si queréis proseguir, aquí tenéis las 777 estrofas (cuadernas vías) del poema completo que glosa la vida de Santo Domingo de Silos en medievales estrofas de verso alejandrinos de temas religiosos, también conocidas como "tetrásforos monorrimos". Salvando las distancias y los tiempos, yo escribí un poema en cuadernas vías, El catador de amores, acerca de un tema mucho más jocoso y en homenaje a otro gran poeta medieval, El arcipreste de Hita, al que le debo una entrada en este blog.

Volviendo a Gonzalo de Berceo, en la Biblioteca Cervantes Virtual hay amplia información sobre su el autor, su obra y ensayos sobre la misma. Además, podéis acceder a los textos de sus poemas. También hay completa información en la biblioteca Gonzalo de Berceo

2 comentarios:

Africa Jiménez dijo...

Clases magistrales así echo de menos.Gracias.

Angel de San Martin dijo...

¿Qué pretendes, dime, sacando a Berceo del armario de los intocables?
¿Qué pretendes, dí, cuál es ese secreto?
Volver a Berceo es como volver a la caverna.
***

No me gusta Berceo ni canto sus endechas,
ni consumo poemas que saben a derechas.
No quiero ni me siento como Antonio Machado
que lo quiere el primero volviéndose al pasado.

Si vuelves a Berceo con su cuaderna vía
es que no has comenzado a llorar todavía;
que el espacio caduco del verso bien medido
se topa con lo lírico de perder el sentido.

Que el verso no es poesía, lo digo cual lo siento
y Berceo lo escribe con su cuaderna vía,
a sílabas cuntadas ca es gran maestría,
pero solo es oído, que un poema es lamento
y que cantes endechas con todo el sentimiento.

Al modo y estilo de la Edad Media (ya algo lejana, ¡no?).