jueves, 12 de mayo de 2016

Ante las nuevas elecciones del 26 de junio

En los últimos meses he publicado en mi página de sátiras políticas tres poemas sobre nuestras últimas elecciones. Dos en diciembre sobre cómo votar y cómo pactar, y otro en marzo, harto de que los partidos no supiesen ponerse de acuerdo. Ahora, agotado el plazo legal, se vuelven a convocar elecciones cuyos resultados parece que serán bastante similares. 


Ante el año perdido y los gastos extras que pagaremos los contribuyentes, creo que toca ser más rigurosos, y obligar a los partidos a que actúen de forma más eficiente. Si esto fuese una empresa privada, esos directivos se quedarían sin bono o estarían ya de patitas en la calle. Pues eso, reducción de sueldos, renovación de dirigentes y exigencia de excelencia en la gestión.


ANTE NUEVAS ELECCIONES

No nos habéis hecho caso,
ha sonado la campana,
la negociación fue vana
y el resultado, fracaso.
Nos indignáis, el retraso
demuestra vuestra impotencia,
vuestra torcida conciencia,
el menosprecio a los otros,
—los que os votamos, nosotros,—
y acaba con mi paciencia.

Dicen que otras elecciones
van a costar al Estado,
—pagando el electorado—
ciento cincuenta millones.
Y digo yo: ¡Qué cojones!,
que lo paguen los culpables,
los tipos irresponsables
que, tras los meses perdidos,
piden votos repetidos
con sus sonrisas afables.

El mandato estaba claro,
vuestra obligación pactar
para poder gobernar
en vez de salirnos caro.
Mi propuesta, lo declaro,
es que os reduzcan la paga
ante una actitud tan vaga,
por no decir delincuente,
y me apoya mucha gente,
pues pongo  el dedo en la llaga.

Continúo: El Senado
lo vamos a suprimir,
y el Congreso a reducir
y con horario ampliado.
Hay que ahorrar y, por sentado,
ser eficientes, que el mundo
ha cambiado en lo profundo
y los políticos siguen
sin normas que les obliguen
a no perder ni un segundo.

Ya os lo hemos advertido,
en vuestros nuevos programas,
en vez de iros por la ramas,
más nueces y menos ruido.
Quiero votar a un partido
que excluya la corrupción,
que no le importe el sillón,
y haga gestión eficaz.
¿Creéis que seré capaz,
que alguno pasa el listón?

Ricardo Fernández Esteban ©


Pues ya están planteadas la quejas y la pregunta final. Tanto unas como otra esperan vuestra respuesta que, evidentemente, puede ser discordante de mi opinión. Como siempre lo que importa es intercambiar pareceres e intentar razonarlos.


Nota explicativa para quienes no estáis al tanto de la política española: El pasado 20 de diciembre se realizaron Elecciones Generales en España y los partidos con mejores resultados (PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos) han sido incapaces de pactar entre sí para conseguir una mayoría de gobierno, ya que creo que han primado más los intereses personales que los de sus electores. Consecuencia: se ha disuelto el Parlamento y el Senado la pasada semana y se convocan nuevas elecciones el próximo 26 de junio.  

4 comentarios:

Jordi Cabré Carbó dijo...

EXCELENTE POEMA Y EXCELENTE CRITERIO. UN SERVIDOR TAMBIÉN HARTO PIENSA QUE DE GANAR OTRA VEZ LOS MISMOS SINTIÉNDOLO MUCHO SE SUBIRÁ AL TREN DE LA INDEPENDENCIA. Un tren que jamás en mi familia, ni antepasados ha pensado jamas en coger No nos engañemos la autentica democracia ha brillado siempre por su ausencia y sin un cambio no habrá ninguna posibilidad de recuperar las necesidades básicas perdidas ni de los mas necesitados como ya se ha visto.Un saludo

Pepa Llorens Llopis dijo...

Como es digno de tí, excelentes letras y denso contenido. Triste es que se produzca tanto gasto para hacer nuevo ruido, pocas nueces y el mismo resultado, o casi el mismo resultado.

Angel de San Martin dijo...

Pues ya que en décimas pones
el cabreo general,
con décima magistral
quiero aportar mi opinión
que ya dijo aquel poeta
para tamaña ocasión:

Juntáronse los ratones
para librarse del gato;
y después de un largo rato
de disputas y opiniones,
dijeron que acertarían
en ponerle un cascabel,
que andando el gato con él,
librarse mejor podrían.
Salió un ratón barbicano,
colilargo, hociquirromo
que, encrespando el grueso lomo,
dijo al senado romano
después de hablar culto un rato:
- ¿Quién de todos ha de ser
el que se atreva a poner
ese cascabel al gato?

(Lope de Vega)

Pues eso, a ver quién hace algo.
Un abrazo.

Ricardo Fernández dijo...

"Fackel" me había dejado un interesante comentario sobre esta entrada. Lamentablemente, mientras gestionaba el blog se me ha eliminado y no sé cómo encontrarlo. Esta era mi respuesta a u entrada:

"Fackel": Hoy es un día difícil, Europa se tambalea y los populismos se hacen fuertes. Lo fácil es renegar de la democracia por aquello de que la gente no está preparada para tan participativo gobierno. Lo difícil, y lo que creo que hemos de hacer, es ser exigentes con los políticos y con nosotros mismos, porque esa frase de que “todo pueblo tiene los políticos que se merece” tiene bastante de verdad.

Participemos, escojamos aunque sea lo menos malo, demos ejemplo y no nos callemos por aquello de no buscarnos problemas y navegar el fácil rumbo del viento que domina. Por ahí, ciñendo vientos, en vez de capear los temporales, podemos llegar a descubrir las costas de esa Ítaca soñada, y si al final es sólo un espejismo al menos el camino habrá valido la pena.