jueves, 30 de junio de 2016

Fernando de Orbaneja, in memoriam

Conocí a Fernando de Orbaneja en una firma de libros en Madrid, ya que compartíamos editor. Tenía ochenta y muchos años y las ideas muy claras sobre política, sociedad, religión y en general sobre cómo mejorar este mundo que no le gustaba y por el que seguía trabajando para cambiarlo. Conversamos largamente, y a partir de entonces nos intercambiamos escritos, libros y opiniones. Se podía estar de acuerdo con él (en la mayoría de las cosas lo estaba) o no, pero siempre se tenía que reconocer su fuerza e interés por dignificar la vida y la política.


El pasado domingo falleció en Madrid, justo después de depositar su voto a los 92 años. Seguro que estaba votando por el cambio y, aunque me apena mucho su desaparición, creo fue en un momento muy significativo y con todo el respeto podemos decir que "murió con el voto depositado" y con la esperanza de cambiar el mundo.

Hace dos años se le concedió el premio de pensamiento y ensayo "Aristóteles" y unos doscientos amigos nos reunimos en Madrid para homenajearle. Este es el soneto que le dedique:

para Fernando de Orbaneja

Hoy celebras noventa, compañero,
y te otorgan un premio literario,
no puede ser mejor el escenario
para ponerse al mundo por sombrero.

No hubo vejez más joven. Ingeniero
de profesión e ingenio, libertario,
maestro del agudo comentario,
y por siempre jamás un “gran cañero”.

Si fueras Don Quijote, tu escudero
pediría ser yo, que así a diario,
tendría tu saber. Te considero
mucho más que un amigo. Necesario
eres para este mundo; verdadero
este homenaje a un ser extraordinario.

Ricardo Fernández Esteban ©

Fernando, recibiendo el premio en 2014. Foto: Daniel de la Fuente

Descansa en paz, con la conciencia tranquila de haber luchado hasta el final. Este fue el último articulo que publicó hace unos días sobre el estado del bienestar  en el Magacín.com y en esta entrada, Fernando de Orbaneja nos ha dejado , esta web nos habla sobre Fernando, sus libros y los artículos que publicó.





5 comentarios:

Ainaroa dijo...

Ya ves, uno oye la noticia, un nombre, y no te dice nada. Solo en ocasiones, como en esta, llegas a saber la persona que hay detrás. Había oído de él, sin conocerlo, estoy segura de que era una gran persona, además de un intelectual notable, se estuviese o no de acuerdo con él, si bien he leído el artículo al que direccionas y ese es exactamente el análisis que hacemos mis hijos y yo de todo ese asunto. Esa última reflexión puede ser perfectamente la carta de despedida de un hombre lúcido,que,como nnos ocurre a muchos, vemos la deriva tan peligrosa que lleva nuestro mundo. Descanse en paz.Besos

Ana de Orbaneja dijo...

Gracias Ricardo, creo como tu que fue un luchador de su pensamiento.
Desgraciadamente ya nada volverá a ser igual, me alegra pensar que fue antes de ver lo que ocurrió esa noche del 26J, descanse en paz.

Pepa Llorens Llopis dijo...

R.I.P., Fernando de Orbaneja,
Precioso Soneto!

Anónimo dijo...

Descanse en paz, fue una persona digna de admiración en todos los sentidos. En cuanto al soneto, es un hermoso homenaje, aunque contiene algunos errores de métrica y acentuación. Pongo uno de los versos como ejemplo, pero hay más: "aprendería de ti. Te considero", pues no es endecasílabo como otros, sino dodecasílabo, al llevar "aprendería" un hiato y, por tanto, ser de 5 sílabas y no de 4. "a-pren-de-rí-a", con lo cual el acento intermedio en sexta recaería en la preposición "de", que es palabra átona. Ambas cosas son susceptibles de arreglo para que el soneto no sea imperfecto, y como ese verso hay otros con errores similares. Namasté.

Ricardo Fernández dijo...

Gracias Anónimo, que supongo anónima, por la despedida y por tu fino saber poético. Tienes razón y no es excusa que el soneto se escribiese a vuelapluma antes del homenaje, porque luego hubo tiempo de repaso que no se hizo.

Ahora también a vuelapluma lo he corregido, y si crees que aún queda alguna tónica fuera de lugar o algún verso fuera de metro, te agradecería un nuevo comentario.

Un abrazo