jueves, 28 de julio de 2016

Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita

Juan Ruiz (Alcalá de Henares o Alcalá la Real, ¿1284 - 1351?), el Arcipreste de Hita, es el autor de la magnífica obra del mester de clerecía conocida como el Libro del buen amor. Os traigo unos fragmentos de los consejos que le da Don Amor sobre la elección de mujer y de alcahueta. 

Ocho siglos después sigue siendo una obra de interesante lectura que nos permite bucear en las costumbres de aquella sociedad. Dice Blecua, cuya edición he tomado como guía, que el autor insiste en que el lector debe efectuar un sutil ejercicio crítico y extraer el sentido profundo de sus palabras: muchos leen el libro e tiénenlo en poder, que non saben qué leen nin lo pueden entender.


AQUÍ FABLA DE LA RESPUESTA QUE DON AMOR DIO AL ARCIPRESTE

(.../...) 

Si quieres amar dueña o otra qualquier muger, (1)
muchas cosas avrás primero de aprender;
para que ella te quiera en amor acoger,
sabe primeramente la muger escoger.

(.../...)

Cata muger de talla, de cabeça pequeña, (2)
cabellos amarillos, non sean de alheña; (3)
las çejas apartadas, luengas, altas, en peña, (4)
angosta de cabellos: ésta es talla de dueña. (5)

Ojos grandes, someros, pintados, reluzientes,
e de largas pestañas, bien claras, paresçientes;
las orejas pequeñas, delgadas; parar mientes (6)
si ha el cuello alto: atal quieren las gentes. (7)

La nariz afilada, los dientes menudillos,
eguales, e bien blancos, un poco apartadillos;
las enzivas bermejas; los dientes agudillos; (8)
los lavros de la boca bermejos, angostillos.

La su boca pequeña, así de buena guisa;
la su faz sea blanca, sin pelos, clara e lisa.
Pugna de aver muger que la vea sin camisa, (9)
que la talla del cuerpo te dira: esto aguisa. (10)

(.../...)
Si parienta non tienes atal, toma unas viejas

que andan las iglesias e saben las callejas:
grandes cuentas al cuello, saben muchas consejas,
con lágrimas de Moisén encatan las orejas. (11)

Son grandes maestras aquestas pavïotas: (12)
andan por todo el mundo, por plaças e por cotas; (13)
a Dios alçan las cuentas, querellando sus coitas: (14)
¡ay, quanto mal saben esas viejas arlotas! (15)

Toma de unas viejas que se fazen erveras; (16)

andan de casa en casa e llámanse parteras;
con polvos e afeites e con alcoholeras (17)
echan la moça en ojo e ciegan bien de veras. (18)

E busca mensajera de unas negras patas, (19)
que usan mucho frailes e monjas e beatas

son mucho andariegas e merescen las çapatas; (20)
esas trotaconventos fazen muchas baratas. (21)

Do esas mugeres usan mucho se alegrar,
pocas mugeres pueden d'ellas se despagar;
porque a ti non mientan sábelas falagar,
ca tal escanto usan que saben bien çegar. (22)

De aquestas viejas todas, ésta es la mejor;
ruégal que te non mienta, muéstrale buen amor,
que mucha mala bestia vende buen corredor
e mucha mala ropa cubre buen cobertor.

(.../...) 

Juan Ruiz. Arcipreste de Hita


(1) Dueña: mujer de estatus social medio alto. (2) catar: mirar. de talla: esbelta (3) alheña: tinte natural rojizo. (4) en peña: arqueadas en ángulo. (5) angosta de cabellos: pelo recogido. (6) parar mientes: considerar, reflexionar. (7) atal: tal. (8) enzivas: encías. (9) pugna: esfuérzate. (10) esto aguisa: esto va bien. (11) lágrimas de Moisén: piedras para hacer encantos. (12) pavïotas: falsas. (13) cotas: lugares privados. (14) querellando sus coitas: quejándose de sus penalidades. (15) arlotas: bribonas. (16) erveras: vendedoras de plantas medicinales. (17) polvos , cremas y tintes de cosmética. (18) echan la moça en ojo: hacen quedar prendada. (19) patas: tocas o velos. (20) merescen las çapatas: se ganan el sueldo. (21) baratas: negocios. (22) escanto: encanto.


Y hacia el final del libro, el lamento del Arcipreste tras la muerte de Trotaconventos.

DE CÓMO MORIÓ TROTACONVENTOS E DE CÓMO EL ARCIPRESTE FACE SU PLANTO DENOSTANDO E MALDIZIENDO LA MUERTE

¡Ay Muerte! ¡Muerta seas, muerta e malandante! (1)
Mataste a mi vieja, ¡matasses a mí ante!

Enemiga del mundo, que non as semejante,
de tu memoria amarga non sé quien non se espante.

(.../...)

¡Ay mi Trotaconventos, mi leal verdadera!,

muchos te siguian biva, yazes señera. (2)
¿Adó te me han llevado? Non sé cosa çertera: (3)
nunca torna con nuevas quien anda esta carrera. (4)

(.../...)

Juan Ruiz. Arcipreste de Hita

(1) malandante: desgraciada, que acabes mal. (2) yaces señera: yaces sola. (3) certera: cierta. (4) carrera: camino


Si queréis leer el libro completo, está disponible en la biblioteca Virtual Cervantes. Además, hay mucha más información, por ejemplo las ponencias de los cuatro congresos sobre la obra celebrados en Alcalá la Real. Y si preferís el papel os recomiendo la edición crítica de Cátedra efectuada por Alberto Blecua, que es la que he utilizado para las notas al pie.

Por otra parte, si buscáis una aproximación más fácil a la obra hay un buen video de unos 45 minutos de una adaptación efectuada por Televisión Española en 1974 con guion de Manuel Criado del Val y Jesús Fernández Santos.

2 comentarios:

Jesus Pardo dijo...

Ricardo: recuerdo también aquellos versos del "Elogio de la mujer chica"

Siempre quise a la chica más que a grande o mayor;
¡escapar de un mal grande nunca ha sido un error!
Del mal tomar lo menos, dícelo el sabidor,
por ello, entre mujeres, ¡la menor es mejor!

Como mi esposa mide 1,50m (una deliciosa tanagra), he usado oportunistamente estos versos con cierta frecuencia....

Angel de San Martin dijo...

No está nada mal volver a los orígenes, aunque no lo puedas entender.
Cierto, la palabra es mágica. Te mantiene atado al poema aunque no lo comprendas.