viernes, 22 de junio de 2018

2018: Navegando por el Dodecaneso

He vuelto un año más a navegar por los mares griegos y os dejo una pequeña bitácora con impresiones y poemas inspirados por las singladuras. Aquí los tenéis: 2018 y 2017: En velero por el Dodecaneso

Amanecer en el Dodecaneso

Estos son algunos de los poemas escritos en ese viaje y que podrían catalogarse como haikús y poemillas del mar. En la bitácora encontraréis todos los poemas integrados en su contexto.


... al zarpar...


Izar las velas
y apagar el motor 
para que el viento 
pueda marcar el rumbo 
de nuestro viaje.


Gialos, el puerto de Symi

...de Rodas a Symi...

Otra vez este mar,
profundo azul Egeo
con islas a la vista.

Otra vez nuestras velas
acogen a los vientos
y bordan singladuras.

Otra vez navegamos
por el Dodecaneso.
Otra vez en mi Grecia.


El Zéfiro en Palatia (Saría)

...de Jalki a Saría...
Silencio azul,
sólo el rumor del viento
y el son de olas.

Tranquilidad,
desde Jalki a Saría
un solo bordo.

Isla olvidada
donde no vive nadie,
sólo el recuerdo.

El sendero por el acantilado hacia Diafani



...por el sendero hacia Diafani... 


Sendero agreste
sobre el acantilado 
hasta Vananda. 
Sendero suave 
bajo el bosque de pinos 
de Diafani.

Opsi, al sur de Diafani


...al sur de Diafani...


Costa salvaje
cuajada por diez playas 
sin veraneantes. 
Rastros de pinos 
sobre azules traslúcidos 
y tamariscos. 
Costa perdida, 
ojalá siga así 
toda la vida. 


Alimiá, junto a jalki

...en Barcelona, con el Egeo en el recuerdo...

No es malo estar de vuelta, la experiencia
es el fruto veraz de lo vivido
y queda la ilusión de un nuevo viaje
para ampliar islarios de pasiones.

Ricardo Fernández Esteban ©


Como os he indicado en la bitácora 2018 y 2017: Navegando por el Dodecaneso encontraréis todos los poemas de este año y del año pasado en su contexto del viaje. Así mismo tengo otra bitácora en el blog 2012: Navegando hacia y por el Dodecaneso, esa sin poemas, que describe un viaje de un mes en velero desde Valencia hasta Kárpazos, donde también he acabado en viaje de este año.

viernes, 1 de junio de 2018

Gabriela Mistral

Gabriela Mistral (Vicuña, Chile 1899 – New York 1957), es una gran figuras de la poesía de américa y el primer latinoamericano premiado con el Nobel de Literatura en 1945​.

Este poema es de su primer libro "Desolación" publicado en 1922


VERGÜENZA

Si tú
me miras, yo me vuelvo hermosa
como la hierba a que bajó el rocío,
y desconocerán mi faz gloriosa
las altas cañas cuando baje el río.

Tengo vergüenza de mi boca triste,
de mi voz rota y mis rodillas rudas.
Ahora que me miraste y que viniste,
me encontré pobre y me palpé desnuda.

Ninguna piedra en el camino hallaste
más desnuda de luz en la alborada
que esta mujer a la que levantaste,
porque oíste su canto, la mirada.

Yo callaré para que no conozcan,
mi dicha los que pasan por el llano,
en el fulgor que da a mí frente tosca
y en la tremolación que hay en mi mano...

Es noche y baja a la hierba el rocío;
mírame largo y habla con ternura,
¡que mañana al descender al río
la que besaste llevará hermosura!

Gabriela Mistral. Desolación


Este poema está compuesto por endecasílabos, pero desde su primer libro, la autora ya hace uso de una versificación muy variada en cuanto a rima, acentuación o medida de los versos. De eso trato en un artículo que he publicado en la web cultural "Las nueve musas" sobre su poema "In memoriam",  donde lo analizo y propongo esquemas alternativos para resaltar la armonía de los versos. A través de este enlace podéis acceder a otros artículos que he publicado en esa web.

En A media voz tenéis una antología de sus poemas y en el portal de la Universidad de Chile la página de Gabriela Mistral contiene amplia información sobre su obra, biografía, bibliografía y estudios.

En este vídeo, tenéis un documental sobre la autora.