Vamos a hablar de Métrica

Aquí "Vamos a hablar de métrica" aunque no estén de moda las normas artísticas, pero no os asustéis porque intentaré tratar sobre todo de armonías y en lo posible no ser demasiado técnico. Ante todo, no pretendo ser dogmático sino dar mi opinión que está abierta a las aportaciones discrepantes: de la buena discusión surge mejora en el conocimiento. 



La métrica nos da explicaciones de por qué algo suena o no con musicalidad, y no hay que considerarla como una imposición, sino como el estudio de unos modelos fónicos y rítmicos de cómo suena un poema. Por eso, no pongamos el carro (la métrica) por delante del caballo (el poema); ahora bien, si el carro no desliza suavemente, el poema renqueará, avanzará a trompicones y no podrá seguir el ritmo previsto del camino. 
Y para hablar de métrica os pongo unos e
nlaces a unos artículos que estoy publicando en la web cultural "Las nueve musas" . En este enlace al blog de esa web "Vamos a hablar de métrica" están todos los artículos publicados, y a continuación os resumo de qué va cada uno y os coloco enlaces directos a los mismos. 

El primer artículoVamos a hablar de métrica, da mi visión acerca de la diferencia entre poema y prosa de intenta acotar lo que creo que se puede cobijar bajo el nombre de poesía.

En el segundo, ¿Hay que conocer las normas para saltárselas?, trato de los paralelismos entre la poesía y otras artes afines, la pintura, la música y el baile, para argumentar si es necesario o no conocer la norma, en este caso la métrica, hasta para saltárnosla cuando convenga.

En el tercero, El ritmo del verso por la alternancia de sílabas tónicas y átonas, ya entro en faena y trato de las sílabas que se pronuncian con acento (que no debe confundirse con la tilde ortográfica), de las que no, de la gradación acentual y de algunos problemas de excesos o defectos de tonicidades. Esa alternancia de tonicidades es la que da armonía al verso.

En el cuarto, La longitud del verso, se dan las primeras nociones sobre cómo contar las longitud del verso en sílabas fonéticas y se clasifican los distintos tipos de versos según su longitud y pausas internas.

En el quinto, La agrupación o separación de sílabas al pronunciar un poema, indico que no siempre coinciden las sílabas ortográficas con las métricas y trato de los principales fenómenos fónicos responsables: Sinalefa, Hiato, Sinéresis y Diéresis

En el sexto, Más sobre sinalefas e hiatos, continuo profundizando sobre cuando son recomendables esas uniones o desuniones silábicas.

En el séptimo, Más sobre sinalefas e hiatos (2) trato de cuándo se forman sinalefas en función de la fuerza o debilidad de las vocales, su tonicidad, su orden y su posición dentro del verso.

En el octavo, Últimos consejos sobre sinalefas e hiatos, cierro el tema de estas las uniones silábicas con los casos de vocales repetidas, más de dos vocales y signos de puntuación intermedios.

En el noveno, La rima, trato en general de estos finales fonéticamente similares de algunos versos, y específicamente de la rima consonante.

En el décimo, La rima asonante, inicio el análisis de este tipo de rima más leve que la consonante.


En el undécimo, Tipos de rima asonante, comento mi opinión sobre la gradación o distinta fuerza de las rimas asonantes en función de las consonantes existentes en la parte rimada del verso.

En el duodécimo, Los encabalgamientos versales, trato de esos desajustes entre las pausas versales y las sintácticas.

En sucesivos artículos, que os iré anunciando, trataré más de la longitud silábica, de las asonancias no pertenecientes a un patrón, y poco a poco empleando ejemplos iremos recorriendo la armonía del verso, porque como digo siempre hasta para hacer versos aparentemente sin ritmo (si es que eso son versos y poemas) hace falta conocer lo que es la armonía, para que la elaboración sea consciente o porque siempre hace falta un sustrato armónico en el verso más libre.

Hablemos pues de métrica y, como he dicho al inicio, espero vuestros comentarios, aunque sean discrepantes, porque de la buena discusión surge la mejora en el conocimiento.

3 comentarios:

Roberto Juan Martin Gonzalez dijo...

Me parece que por el bien de la poesía, hay que fomentar las normas de la estructura y métrica de la poesía, después de conocerse, que cada cual haga lo que crea opirtuno. Pero la poesía es lo importante, gracias por dar este paso.

Antonio Pineda Ivars dijo...

Como bien dices, tanto en artes como en poesía, cuando se inicia, sigues las normas preestablecidas. Con el tiempo, al menos, hoy día, uno se va liberando y efectuando las cosas
podríamos denominar, a su libre albedrío.

Jesus Pardo dijo...

A este respecto viene bien Hartzenbusch ,,,,

Los que introducen esdrújulos
contra el origen y práctica,
imitación de su método
lean la presente fábula.

Sabrán, si me escuchan ústedes,
que hubo un tal Pedrillo Zápata,
sastre titular del Cóncejo
de no sé qué villa mánchega.

Era comilón Períquito
y algo amigo de la gándaya;
sin embargo, bien a ménudo,
lista su labor despáchaba.

Vivía en su pueblo un rícote,
cicatero sobre mánera,
que le encargó que le cósiera
calzones, chaleco y cháqueta.

..... y sigue....

Buena labor la tuya . Un abrazo