Mostrando entradas con la etiqueta Mis poemas recitados. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Mis poemas recitados. Mostrar todas las entradas

lunes, 22 de enero de 2018

Se acabó lo de golfo y zalamero

Unas rimas con formato de soneto que anuncian la retirada de la "mala vida" del protagonista de "Pensando en vosotras". Él, que tanto abusó de ser poeta y regaló sus versos por doquier, cae feliz gritando: "Soy sincero, se acabó lo de golfo y zalamero". Creedlo o no, porque quién se puede fiar de un poeta...




SE ACABÓ LO DE GOLFO Y ZALAMERO

Yo que tanto abusé de ser poeta

y engatusé con versos por doquier,
al verte decidí cambiar de meta 
en mi loco camino del querer.

Prometo que esto es cierto, no una treta,
te aseguro que nada has de temer,
este golfo que actuó como un veleta
aspira sólo a ser tu “chevalier”.

Eres mi única musa, mi estandarte,
y me rendí ante ti, cuando impotente
evité utilizar zalamerías
como señuelo para conquistarte.
Caigo del pedestal para esa gente
que ya no elogiará mis correrías
con malas compañías.

Caigo feliz gritando: “Soy sincero,
se acabó lo de golfo y zalamero”

Ricardo Fernández Esteban ©


Hay libros que nunca se acaban de escribir. Éste se publicó hace 7 años, pero ha seguido creciendo y cambiando, como crecen y cambian las personas. Quizá se acerca el momento de volver a presentarlo en sociedad... el tiempo lo dirá...

De momento en el blog hay más de una veintena de poemas con sus nuevos ropajes, y aunque el libro está descatalogado yo sé como se puede conseguir.

Pero como la palabra escuchada es muy importante, aquí me tenéis recitando este poema a partir del los 3 minutos y 50 segundos de  este vídeo



martes, 17 de enero de 2017

La "Poética" del "Poliedro poético"

Esta "poética" inauguró mi recital Poliedro poético, en que recorrí los distintos géneros poéticos en los que he escrito. Si queda en recital o me animo a publicarla en una antología con este título es algo que el tiempo, que es buen consejero, decidirá. De momento, aquí está a modo de explicación y, como siempre, sujeta a comentarios o críticas.


POÉTICA

En esta tentativa de “poética”
intentaré explicar con brevedad
qué implica para mí la poesía,

pues creo bueno que el lector conozca
el arcano que rige mi escritura.

Cuido la forma métrica, envoltorio
que debe realzar al contenido,
pero a veces me siento heterodoxo
y evito depender de la aritmética
cuando existe un conflicto con la estética.
Si hay que rimar se rima y no desdeño
un cierto soniquete en el poema,
pero también practico el verso libre
si el ritmo lo distingue de la prosa.

Toco variados temas, pues la lírica
no es el único género poético;

discurro por la épica o dramática,
la elegía que duele publicar,
la écfrasis de un cuadro o de un paisaje,

la busca de mi “islario de pasiones”
dudando entre el camino y el destino,
el pensar en vosotras, las reales
o aquellas que inventé por escribir,
la crítica al político mendaz

mezcla de posverdad y consumismo,
la "metapoesía", tan ególatra
que se cita a sí misma "verso a verso",
o cualquier otro asunto que "me ponga".

Rechazo ser dogmático. La duda
reafirma la condición humana,
pero si toca seriedad se tiene,
y si se tiene que gritar se grita.
Como Celaya, creo que el poema
es un arma cargada de futuro:

hay disparos directos hacia el alma
en que los versos rompen los blindajes,
y otros, más terrenales, van al cuerpo
disfrazados de sátira o de humor.

Siempre creeré que “La palabra es mágica”
—al transformar sonido en sentimiento—,
pero nunca es autónoma, le manda
esa voz que la crea, la del bardo.
Todo puede valer, si quien lo hace
no engaña y es honesto al escribir,
por más que use el sarcasmo o la invención
describiendo vivencias no vividas.
¿Por qué ha de ser veraz la poesía,
si con ser verosímil ya se basta
para hacernos sentir y emocionarnos
con lágrimas, con risas o con gozos…?

Y ya que no fui breve, en penitencia
os resumo el poema en sólo un verso:

Pasión, es para mí la poesía.

Ricardo Fernández Esteban ©


En este metapoema (que trata de sí, de mi poesía) está la teoría, la práctica la encontraréis en mis libros o en este propio blog. Como guía puede serviros la página dónde explico cómo navegar por los contenidos del blog, otra que incluye el índice de mi poesía, o en las etiquetas que intentan clasificarla situadas en la parte baja de columna derecha .

Y por aquello que la palabra debe de ser escuchada, aquí me tenéis recitando este poema. Y en este enlace podéis a acceder a otros vídeos en que recito mis poemas.



domingo, 12 de junio de 2016

Barcelona, "Ciudad canalla"

Este poema dedicado a la Barcelona preolímpica y preturística de los de los sesentas a los ochentas tiene muchos guiños, unos más fáciles y otros más difíciles de reconocer. Tienen ventaja quienes vivieron en esta ciudad y en esa época, por si acaso os perdéis os los desvelo al final. Por si os apetece más escuchar, en este vídeo recito el poema.


Foto: Xavier Mirerachs


HUBO UNA VEZ UNA CIUDAD CANALLA

Hubo una vez una ciudad canalla
que mojaba la pluma en el alcohol
para escribir directamente en vena:
como todos los jóvenes yo vine
a llevarme la vida por delante;
una ciudad en la que el bardo
rechazaba el papel e improvisaba:
versos de amor nunca serán literatura
si no me dejas escribir sobre tu piel;
una ciudad en la que ella,
adivinad su nombre, unos años atrás:
abriéndose su blusa — Neno, no digas nada—
le ofreció los durísimos botones de sus pechos.

Hubo una vez una ciudad canalla
en que un tono del azul era más que un color
era un templo pagano celestial
donde un gato argentino
maullaba en clave de rumba catalana
y un cantautor galáctico
consiguió hacer salir el sol a medianoche.

Hubo una vez una ciudad canalla
donde la sexta flota, en vez de hacer la guerra,
hizo el amor en territorio chino;
izas, rabizas y colipoterras
en traje de faena les tiraban los tejos
mientras agujereaban mármoles a golpes de tacón.

Hubo una vez una ciudad canalla,
mucho antes del turismo y de los juegos,
donde la izquierda se divinizó
bebiéndose las noches en la “boite”
de rojos terciopelos, de copas infinitas,
de taburetes que aún dominan escenarios;
una ciudad que hacía equilibrios sobre sus propias luces,
mientras un pijoaparte montaba un viejo Cadillac.

Hubo una vez una ciudad canalla
con cabaret travesti como playa de río,
con Piaf y la Carme recordando a su hombre,
con los niños terribles, con molinos sin viento,
con local de voyeurs en tacita de plata,
con el baile del tigre entre chulos y arrugas,         
con el arco kiosco en que el anís ardía,                  
con aquella bodega donde el arte era eterno         
y una cava de jazz que por suerte aún resiste,
porque el otro el frontón, que era pista de baile,
ya pasó a mejor vida y es un sano gimnasio.

Hubo una vez una ciudad que hoy
merece nuevo nombre: Barcelolandia eres
pasto turístico de masas, puro producto Disney.
Perdiste tus raíces, te has vendido hasta el alma,
y de canalla nada, opositas a cursi.
¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?
No sé.. O es la ciudad, o es que nosotros
ya no podemos aguantar el canalleo.
Abierto queda el tema, se aceptan opiniones,

yo acabo con canción, como empecé,
y disculpad que desafine:
…jóvenes…, éramos tan jóvenes…

Ricardo Fernández Esteban ©



Aquí tenéis otro poema dedicado a la Barcelolandia actual, pasto turístico que nos alimenta, pero que muchos digerimos mal. 

Y respecto al poema canalla, para no desafinar al final , aquí está Jóvenes cantada por Los Mustangs y unas cuantas fotos de aquellos años.









Posdata: Pasados unos días, os aclaro los guiños que no hayáis sabido desvelar. Aunque algunos habéis desvelado bastantes.


1ª Estrofa: Unos versos de No volveré a ser joven de Jaime Gil de Biedma. Un fragmento de la canción de Joan Manuel Serrat Míramé y no me toques y otros versos de Conchita era su nombre del poemario Poeta en Barcelona de José Agustín Goytisolo. Los tres fueron piezas importantes de la canallesca literaria barcelonesa de esa época.



2ª Estrofa: Zeleste era la mítica discoteca de la calle Platería, donde actuaron muchos canallas entre ellos el Gato Pérez, argentino que renovó la rumba catalana y Jaume Sisa, también conocido como Ricardo Solfa, el galáctico cantautor de Qualsevol Nit Pot Sortir El Sol.



3ª Estrofa: Los buques de la 6ª flota norteamericana fondeaban en Barcelona y los marineros se solazaban en el "barrio chino" con las profesionales del sexo. Hay un libro de la época "Izas, rabizas y colipoterras" (título sacado de un soneto de Quevedo) con fotos de Joan Colom y textos de Camilo José Cela, sobre la actividad sexual del barrio. En el restaurante Amaya de las Ramblas se conservan los umbrales de mármol del portal del edificio, que tienen unos agujeros producidos por el taconeo de las prostitutas mientras esperaban clientes en la puerta de la "Casa de Habitaciones María". 

4ª Estrofa: La "Gauche divine" fue un grupo, denominado así por Joan de Segarra, de intelectuales y artistas de izquierdas, la mayoría pertenecientes a familias burguesas y un típico lugar donde se reunían era Bocaccio, la emblemática "boite" de ojos terciopelos, altas copas y característicos taburetes como el que sigue utilizando Serrat en sus conciertos.
    Más tarde se abrió otra disco Equilibrio, en la ladera del Tibidabo sobre las luces de la ciudad, frente a otro local emblemático, el Merbeyé donde sitúa Sabino Méndez, letrista de Loquillo su canción Cadillac solitario, cuyo protagonista podría ser otro pijoaparte venido a más en un guiño a las Últimas tardes con Teresa de Juan Marsé.

5ª Estrofa: El cabaret de travestis, extrañamente tolerado en la época, era el Copacabana.
    En el bar Pastís, Carme la propietaria ponía música de Piaf mientras recordaba a su marido Quimet al que Josep Maria Espinàs (uno de los fundadores de Els Setze Jutges) le dedicó una canción.
    Les enfants terribles era otra típica disco junto a la calle Conde del Asalto y el también emblemático bar London.
    El teatro cabaret El Molino, reinaba en el Paralelo con Johnson y Mary Mistral.
    El Cádiz era un local especial, bar en la planta baja, baile en el sótano y en el primer piso una cama rodeada de sillas donde se representaban espectáculos pornográficos.
    La Paloma en la calle del Tigre era un baile clásico con sillas alrededor de la pista y "macarras" que sacaban a bailar a profesionales ya entradas en años.
    El diminuto kiosco La Cazalla en el Arco del Teatro servía y sirve copas de ese licor de anís.
   La Bodega Bohemia, "donde el arte era eterno" porque quienes actuaban hacía ya mucho que habían pasado su buena época artística.
    La cava de jazz Jamboree aún resiste en la plaza Real los embates de turismo que ha hecho naufragar su sala contigua flamenca Los tarantos a pasto de masas.
    Cerca del final de las Ramblas el Jazz Colon (junto al frontón Colón) era él local con la mejor música disco de la época, frecuentada por "progres" de zona alta, marinos americanos y gente de toda ralea amante de la buena música para bailar.

Bueno, creo que ya os he desvelado los guiños del poema. Había muchos más lugares y personajes "canallas" en aquella Barcelona que se me han quedado en el tintero, mejor así para que si os apetece me los recordéis. Y por aquello de que la oralidad es tan importante como la palabra escrita, aquí me tenéis recitando este poema



miércoles, 25 de marzo de 2015

A Rogelio Oficialdegui, in memoriam

Ayer cayó un avión en el que viajaba un buen amigo. Estos pobres versos se enriquecen al recordarlo.

A uno le gustaría poder hacer mucho más que escribir un soneto en recuerdo de quien siempre le pareció una persona ética y excelente, de quien aprendió mucho y de quien siempre quiso aprender más. A uno le gustaría ponerle alas de pájaro a ese avión.

Estés donde estés, descansa en paz Rogelio.


A ROGELIO OFICIALDEGUI, IN MEMORIAM

Siempre llega la muerte tras la vida,
pero a veces nos roba de repente
sin dejarnos siquiera despedida,
desvelando lo duro del presente.

Rogelio, buen amigo, quién pudiera
ponerle alas de pájaro a ese avión,
no dejar que cruzases la frontera,
volver a oír tu voz y tu razón. 

Nos queda tu nobleza, tu bondad,
esa fina ironía, esa prestancia;
buscando mitigar la soledad,
queriendo hacer cercana la distancia.

Lo que nos queda es mucho, compañero,
el recuerdo de todo un caballero.

Ricardo Fernández Esteban


Rogelio Oficialdegui viajaba en el vuelo de Germanwigs de Barcelona a Düsseldorf el 24 de marzo de 2015. El copiloto del avión se encerró en la cabina y lo estrello deliberadamente contra las montañas de los Alpes muriendo las 150 personas que viajaban a bordo. Todos los accidentes y las muertes que conllevan son terribles, pero éste además da mucho que pensar sobre la razón y la sinrazón humana. 


Aquí (a partir de 1':38'' de este vídeo) me tenéis recitando este poema con unas palabras que nunca hubiera querido pronunciar.




domingo, 28 de septiembre de 2014

Cálder. Mis poemas a Constelación y a Carmen.

Me encantan las esculturas de Alexander Cálder (1898 - 1977), especialmente sus móviles que se agitan y toman vida con el viento o los más ligeros hasta cuando los soplamos levemente. En mis visitas al museo Reina Sofía de Madrid les dediqué unos poemas; éste primero a una obra que lleva por título Constelación.

Constelación de Cálder,
pintura de Miró en tres dimensiones.
Añádele una cuarta: ¡Sóplala!,
y verás cómo adquiere movimiento.

Ricardo Fernández Esteban © 

En este vídeo recito este breve poema y luego otros dos del mismo poemario.



Por desgracia, o por incompetencia, no siempre es posible ver en movimiento esos móviles. En el patio del Museo hay uno de gran tamaño, de título Carmen, que siempre he visto inmóvil porque está muy resguardado del viento. ¿Es ningún responsable tiene la sensibilidad de indultarlo y colocarlo al viento libre? Estos son los poemas que le he escrito en varias visitas:



2003, MI ENCUENTRO CON CARMEN.

¿Quién colocó en el patio del Sofía
este impotente móvil, este Cálder
que, sin viento, está quieto todo el día?


2008, MI RECLAMACIÓN: No veo a Carmen en el patio y creo ingenuamente que se ha decidido su traspaso a un lugar más adecuado. Pues no, la habían llevado a restaurar. Indignado presenté una reclamación al Museo pidiendo su colocación al aire libre.

Salgo a verte y no estás, se te han llevado
y me digo ¡qué bien, lo has conseguido!
ojalá que disfrutes viento libre,
que se agiten tus hojas y que rías
rescatado del patio de esta cárcel.

Por si acaso pregunto: decepción,
según parece está en restauración,
y a través de formal reclamación
proclamo mi total indignación.

Y lo expreso con esta burda rima,
porque no se merece más poética
quien decide que un móvil esté inmóvil


2011, MI PROMESA: Carmen vuelve a estar quieta en su prisión habitual sin viento.

En la quieta mañana de este otoño,
ni siquiera se mueven las hojas de los árboles,
y las tuyas de hierro lloran lágrimas
—que te dejó el rocío— porque añoras
bailar al son del viento que nunca llega aquí.

En mi próximo viaje, cuando vuelva al museo
te sacaré a pasear al aire libre
donde habitan las brisas que tú ansías.
Nos abrirán las puertas,  nadie lo impedirá,
todos saben que sufres de tristeza.
Creada como móvil, algún jefe burócrata
decidió condenarte a ser inmóvil
y ya es hora de verte sonreír
girando sobre ti, Carmen de Cálder.


Ricardo Fernández Esteban ©


Aparte de estas visitas, he hecho muchas más al museo y sólo un día de mucho viento conseguí verla en ligero movimiento. Si es mala suerte, debo de tener mucha, yo y la mayoría de visitantes del Museo.

Estos poemas pertenecen a mi poemario digital De museos por Madrid que si se lee con conexión a internet permite ver las obras a que se refieren los poemas. En este enlace os explico más sobre ese libro digital.

sábado, 6 de septiembre de 2014

Ese mar...

A ese mar del recuerdo lo hemos cambiado tanto que para reencontrarlo hay que ir a buscarlo a los recónditos litorales en que aún habita.












ESE MAR…

Ese mar de otros tiempos,
de las barcas de pesca, de las playas tranquilas,
del horizonte nítido, de la sal en la cara,
de mi lejana infancia con recuerdos de azul.

Ese mar que matamos
cambiándolo por otro más formal
con boyas, con corcheras, torres de la cruz roja
y banderas parlantes en un montón de lenguas.

A ese mar que recuerdo
lo encuentro refugiado en una isla
-de la que olvido el nombre y el lugar-
al arribar aquí de singladura.

A ese mar, mar de baño,
de transparentes aguas, de estrellas y de conchas,
de calas sin un alma que no venga contigo,
le ofrezco mi amistad y me la acepta.

A mi mar, rescatado
de cárceles turísticas y puertos deportivos,
me entrego  y lo navego con la vela latina
que guardé en el desván de lo que pudo ser.

A mi mar, que ya es mío como yo lo soy suyo,
todo se lo consiento y todo me lo entrega
si fondeo en sus golfos o cruzo su horizonte;
porque el mar es camino, pero también hogar.

Ricardo Fernández Esteban ©















Fotos del autor, donde y cuando reencuentra a su mar.

Adenda de septiembre de 2017: Desde este mes se puede acceder en "The Booksmonie. Poesía recitada" a un fichero con mi voz y los textos de tres poemas míos de "Islario de pasiones", éste, Cuando muera que no me repatríenEl navegante de islas.




sábado, 31 de agosto de 2013

Cuando el día ya sea casi noche...

Mis versos no suelen tratar temas tristes, pero éste salió así con la dura pregunta de si tenemos que tomar las decisiones difíciles cuando aún podemos, no sea que luego ya no podamos. 

Este poema es un soneto polimétrico con versos de 7, 11 y 14 sílabas de estructura inglesa, o sea tres cuartetos de rima independiente y un pareado final. Pero aquí lo importante no es la forma, sino si consigue transmitir el fondo.


CUANDO EL DÍA YA SEA CASI NOCHE…

Cuando ya no recuerde ni el sabor de tus besos
ni el tacto de tu piel, amada mía,
cuando llegue ese día
de pensamiento fútil  y quebradizos huesos,

en que ya casi es noche y el futuro es presente,
si observas que te miro y mi mirada
se pierde por la nada
y mi rostro denota una expresión ausente,
 
te pido que te vayas, no quiero preguntarme
cómo se llama el ángel que me cuida
en lo que ya no es vida.
No me digas que no, déjame que me alarme

cuando puedo sufrir pensando lo que quiero,
que luego no sabré ni ser sincero.

Ricardo Fernández Esteban ©


Aquí me tenéis recitando este poema, que trata de esa fase del amor a la que nunca querríamos llegar, a partir de 0':42'' de este vídeo.

sábado, 13 de julio de 2013

Las fases del amor...

Este es un soneto polimétrico (con distintas longitudes de sus versos) que trata de la muerte y de la resurrección del amor, de su final, de su rechazo, de su negación y de la rendición del desamor. 

Muchas cosas en sólo catorce versos y sobre un sentimiento del que tanto se habla y tan poco se concreta. Dice el DRAE: Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser. Y nos deja con la duda de lo que habrá querido decir con propia insuficiencia. ¿Qué opináis?


EL AMOR...

El amor tiene límite. Se agota
cuando mucho se ha dado y de recibo
tan sólo alguna mota
de comprado cariño en momento furtivo.
 
El amor es recuerdo, la derrota
del juvenil empeño. Sobrevivo
a la pena que azota
con la misma actitud y amarte me prohíbo.

El amor es mentira. La frontera
que convierte en cruel al exiliado,
guerrillero sin rey, de su patria expulsado.

El amor es eterno. Si pudiera
romper este poema en tanto trozo
que ya no fuera ley… ni tú, mi calabozo.

Ricardo Fernández Esteban ©


Buscando alguna foto para ilustrar el poema, navego por la red a través de mares de cursilería y rescato del naufragio esta, que tiene cierta gracia.

















Y aquí me tenéis recitando este soneto y otros dos más:



Ya que en este soneto he tratado del amor pasional os enlazo a otro donde trato de otro tipo de amor, en Cuando el día ya sea casi noche...

sábado, 18 de mayo de 2013

Cuanto más te quiero...

          Soneto de ritmo difícil y cambiante, como lo era ella.


Cuanto más te quiero, más solo estoy.
Cuanto más te olvido, más te recuerdo.
Sé que no podré saber dónde voy,
pues, por más que busco, siempre te pierdo.

Cuando más te niego, más quiero verte.
Cuando digo no, suspiro en un sí;
y, por no aceptar que duele perderte,
es un “déjà vu” mentir sobre ti.

Intento consolar mi soledad
con un sinfín de historias sin futuro,
porque tengo por única verdad,

por lo más claro en este mundo oscuro,

saber que, por tu ausencia, soy un hombre
que sigue suspirando por tu nombre.


Misterios de dolor. Pensando en vosotras.
Ricardo Fernández Esteban ©


Éste es un soneto difícil, como le fue difícil la protagonista al narrador. Debo recordar que en este poemario, "Pensando en vosotras", el autor se distancia de su personaje, apelando a que la poesía puede ser de ficción y que todo parecido con la realidad es mera coincidencia. Pero nunca se sabe, porque los poetas suelen mentir aunque proclamen la verdad.

La dificultad del soneto (de estructura inglesa, con tres serventesios y un pareado final) proviene de que las dos primeras estrofas tienen un ritmo poco usual, basado en la tonicidad de la 5ª sílaba (en este caso apoyada por la 7ª), que se denomina de antigua gaita gallega, y que no puede entremezclarse con los endecasílabos normales sustentados en tonicidades en 4ª, 6ª u 8ª sílaba ya que entonces se pierde la musicalidad.

Algunos tratadistas tampoco aceptan este tipo de versos, aunque no se mezclen con otros y sean todos tónicos en 5ª, ya que dicen que no les suenan bien. En este soneto, además, el asunto se complica ya que el tercer serventesio y el pareado final tienen ritmos normales, y se produce un cambio de musicalidad entre la primera y segunda parte del poema.

En todo caso, para asuntos de técnica tengo la página "Vamos a hablar de métrica", y ahora lo que me interesa es vuestra opinión como lectores, ya que la poesía ha de estar hecha para el disfrute de quien la crea y quien la lee. Por eso, os pido vuestra opinión para salir de dudas de si escucháis o no un buen ritmo poético y una musicalidad coherente en estos versos. A mí me suena bien, ¿y a vosotros?

Pero volviendo al poema, y como la oralidad es algo básico en la poesía, en este vídeo lo recito.




sábado, 26 de mayo de 2012

El navegante de islas

Este poema lo escribí en Mayo de 2012 cuando estaba recorriendo el archipiélago del Dodecaneso griego, después de casi un mes de navegación por el Mediterráneo y ya próximo el regreso a Barcelona. Influenciado por tanta isla, dejé una reflexión sobre la pasión desmedida por ampliar islarios.

El puerto de Hydra

EL NAVEGANTE DE ISLAS

El navegante salta de isla en isla
buscando la imposible perfección.
Por eso, nunca se aposenta y sigue
hilando con su barco singladuras.
¿Quién sabe definir lo que es perfecto?,
¿quién puede asegurar que la siguiente
no tendrá aguas más limpias, o más bosques,
o el óptimo refugio al viento duro?

Así, su travesía es un rosario,
las cuentas son las islas, los misterios
agrupan archipiélagos, los mares,
se recitan en cada letanía
y el conjunto es un círculo vicioso
que impide disfrutar lo descubierto.
Odiseo, sin Ítaca en su mente,
ha de seguir rompiendo mil azules,
en busca de incógnitos perfiles
a los que dirigir, firme, la proa
si los vientos se entienden con las velas.

Pero toda Odisea tendrá fin,
acabará su recorrido el día
en que su nave, harta de fondeos,
decida embarrancar en cualquier costa.
Y, si es un navegante afortunado,
la isla será normal, con sus carencias,
en la que, sin embargo, residir
sea asunto agradable. Allí podrá
soñar en imposibles  ideales
mientras disfruta de la imperfección.

Ricardo Fernández Esteban ©

Amanecer en Diafani (Kárpazos)

Éste es el cuaderno de bitácora que resume mis singladuras por el Medirerráneo en ese mes de Mayo de 2012

Luego he tenido la suerte de que Maira Fournari, me haya traducido al griego este poema y otros seis que publicamos el año pasado en un plaquette bilingüe Islario de pasiones/ 
Νησολόγιο παθών




Ο ναυτίλος νήσων

Πηδά ο ναυτίλος από νήσο εις νήσο
απίθανη τελειότητα ζητώντας.
Γι' αυτό, ποτέ δεν στέκει, συνεχίζει
υφαίνοντας τον πλου με το καράβι.
Ποιος ξέρει να ορίσει τι ‘ναι τέλειο;
Ποιος να πει πως το επόμενο νησί
θα’ χει νερά διαυγή ή δάση πλείστα,
απάγκιο ιδανικό σε δριμύ αέρα;
Έτσι, ο πλους του θυμίζει κομποσκοίνι,
οι χάντρες γίνονται νησιά, και οι ευχές
συνθέτουν αρχιπέλαγα, οι θάλασσες
να ψάλλονται σε κάθε λιτανεία
κι όλα μαζί να ’ναι ένας φαύλος κύκλος
που ανακόβει της ευρέσεως τη χαρά.
Ο Οδυσσέας, δίχως στο νου Ιθάκη,
χίλια γαλάζια πρέπει να διασχίσει
κρυφές ακτογραμμές αναζητώντας
για να οδηγήσει, σταθερός, την πλώρη
αν τα πανιά τα ‘χουν βρει με τους ανέμους.
Μα κάθε Οδύσσεια έχει ένα τέλος,
θα λήξει το ταξίδι της μια μέρα
που το σκάφος, χορτάτο από λιμάνια
λέει ν’ αράξει σ’ οποιαδήποτε ακτή.
Κι αν πρόκειται για ναυτικό με τύχη,
νήσο θα βρει κανονική, μ’ ατέλειες,
όπου να ζει κανείς, παρ’ όλα αυτά,
εύκολο θα ‘ναι κι όμορφο. Κει μέλλει
απίθανα να ποθήσει ιδανικά
ενώ απολαμβάνει την ατέλεια.

                                       (από νήσο εις νήσο…)


Ρικάρδο Φερνάντεθ Εστεβαν. Μετάφραση της Μάιρας Φουρνάρη


Adendas de voz e imagen.

En este vídeo a partir de 3:05 recito este poema y en el resto otros inspirados en la islas y mares griegos.



Desde este mes se puede acceder en "The Booksmonie. Poesía recitada" a un fichero con mi voz y los textos de tres poemas míos de "Islario de pasiones", éste, y Cuando muera que no me repatríen y Ese mar.