domingo, 1 de julio de 2012

Carrillo y Sotomayor. Lloras, ¡oh solitario!...

Luis Carrillo y Sotomayor (Baena, 1583; Puerto de Santa María 1610) fue coetáneo de nuestros grandes poetas del Siglo de Oro, y tiene una obra bastante abundante a pesar de su temprana muerte. Transcribo y comento uno de sus sonetos y, como la lectura de este tipo de poesía se facilita con unas explicaciones, me apoyo en unas notas que tomé en una clase de mi excelente profesora Rosa Navarro:

Imagen obtenida en internet. No es fiable que represente al autor

LLORAS, ¡OH SOLITARIO!...

Lloras, ¡oh solitario!, y solamente
tu llanto te acompaña, que, lloroso,
el eco usurpa deste valle umbroso
y triste oficio desta dulce fuente. (1)

¡Ay cómo en escucharte alivio siente
mi pecho, en sus diluvios caudaloso!
A no ser natural tu son quejoso,
mereciera una ausencia tu corriente. (2)

Lloremos juntos, pues, y dure tanto
que al brío desta fuente presurosa
le dilate sus términos el llanto. (3)

Mas vencerá mi ausencia querellosa,
pues de una ausente ingrata el dulce encanto
es causa a más efectos poderosa. (4)

Luis Carrillo y Sotomayor

(1) El yo poético se habla a sí mismo, lamentándose de un desengaño, en este lugar ameno en que la fuente cumple su triste oficio de manar agua.

(2) El "yo" habla a la fuente y los diluvios son sus lágrimas. "A no ser" significa: "Si no fuera", por lo que, "si no fuera natural, merecería que el murmullo del sonido de la fuente fuese debido, también, a lágrimas por alguien ausente".

(3) El "yo" se une a la fuente y las orillas se desbordan con el llanto conjunto.

(4) El "yo poético" se declara vencedor de la fuente en cuanto a llanto, ya que su razón "la ausencia de la ingrata dama" es más poderosa. En los poemas de esta época hemos de considerar el distanciamiento entre "yo poético" y autor, y el tema recurrente de la dama ingrata y desdeñosa con ese "yo poético".

En este enlace encontraréis una amplia antología de poemas de Carrillo y Sotomayor, que también fue autor de un tratado sobre la erudición poética.





domingo, 24 de junio de 2012

Carlos Clementson. Archipiélagos

Por suerte, he descubierto a Carlos Clementson (Córdoba, 1944) gracias a su poemario Archipiélagos (La sinfonía helénica), premio Jose Hierro de 1995, que me ha prestado y recomendado  el buen poeta y amigo Felipe Sérvulo

Aunque Clementson tiene una larga trayectoria poética y ha publicado bastantes poemarios, no es demasiado conocido y apenas he sabido encontrar otros poemas suyos en internet. Por ello, y tras la buena experiencia que ha supuesto la lectura de este poemario, voy a intentar investigar más su obra.

De momento os copio varios poemas de Archipiélagos, que como indica su subtítulo esta dedicado al mundo helenico, empezando por el que abre el libro.


I

A escasos pasos del mar
Esta luz prodigiosa y este austero silencio...
Esta dura caricia del sol sobre las rocas,
y la espuma inocente, y el azul, sí, tan puro
como cuando las aguas no sabían aún su nombre.


XVIII 

Qué limpia concisión tiene aquí todo.
Qué tersa claridad de primer día.
La cal sobre la cal y el mar al fondo
-la vida elemental, el orden simple
de todo lo real como destino-.
Basta la luz para absolverlo todo.
El azul Egeo

Y todo lo real se hace divino.


XXIV     Claridades del Egeo 

Empapado de azul está el recuerdo,
de un azul sin edad, como este mar,
que es igual que mi mar, y cuyas olas
con remoto rumor sobre otras playas
me entonaron los ritmos que aquí os cuento.

Hijo soy de esta luz y de estos cielos.

Archipiélagos (1995).
Carlos Clementson.

El Egeo desde la isla de Jalki

En este enlace tenéis información sobre biografía y bibliografía del autor , en este otro unos versos bilingües (castellano - catalán) de su poemario inédito Paraules al mirall en el que dialoga con la poesía catalana contemporánea, ya que además Clementson es traductor y profesor de literatura española y catalana y en este una reseña de su obra Las olas y los años. De momento, no he podido encontrar más referencias a otros poemarios del autor. Si los tenéis, por favor, indicádmelo para que los pueda adjuntar.


Adenda de Noviembre de 2014: Por fin he conseguido el poemario Las olas y los años y le acabo de dedicar una nueva entrada en el blog sobre este libro a Carlos Clementson.

domingo, 17 de junio de 2012

Profundo

Estos versos juegan con el deseo y pertenecen a un poemario inédito que trata del significado de las palabras (de ahí la mención Diccionario de la Real Academia Española. DRAE) y su relación con las personas, que si llega a editarse llevará un título similar a este blog: "La magia de las palabras"

El poema no es ni lírico ni trascendente y sólo pretender ser un "divertimento" que roza el erotismo. Yo creo que todo debe poder alojarse bajo la forma poética, lo serio y lo trivial, siempre que se etiquete bien y no se quiera dar gato por liebre.


PROFUNDO 

Te pido una palabra y me dices "profundo"
Profundos son tus ojos, tu mirada
de hielo abrasador, de furia y de locura.
Profundas son tus piernas

que no se acaban nunca.
Profundos son tus labios y tu piel.
Profunda tu cintura que descubres
cuando marcas el ritmo en tus caderas.
Profundos son tus hombros de modelo,

profundos son tus fuegos interiores,
profundos son tus pechos de consuelo,
profundos siempre han sido tus amores.

Profundo tiene muchas acepciones,
me quedo con la quinta, dice el DRAE 

que es: intenso, muy vivo y eficaz.
Intensa: lo eres mucho, que me calas
como lluvia de nube de verano.
Eficaz: mucho más, porque en minutos
conquistas y derrotas voluntades.
Y de viva: perdona que te diga,
tú de viva, “vivita y coleando”


Ricardo Fernández Esteban ©


Posdata de Enero de 2017: El Abate Sancho Baile me felicita por este poema y me dice que lo utilizará en su beneficio. Le pongo por condición que nos envíe algún poema para su antología erótica, ya que hace tiempo que nos tiene abandonados.

lunes, 11 de junio de 2012

Alejandro Duque Amusco. Cima de la transparencia

Alejandro Duque Amusco (Sevilla 1949) es un excelente poeta, además de ser uno de los mejores especialistas en la obra de Vicente Aleixandre. Hoy os traigo un poema suyo "Cima de la transparecia" recogido en "Erato bajo la piel del deseo" la magnífica antología de la poesía erótica española coordinada por Pura Salceda y editada por Sial / Contapunto.



CIMA DE LA TRANSPARENCIA

Fuego es el tacto, y luz. Con la ansiedad
de lo que nunca llega, los amantes
una alianza entre sus manos forjan.
El mundo es una piel estremecida,
qué senderos secretos. Cada poro
yergue su cráter deslumbrado al roce
de marfiles, de sedas fugitivas.
En las pupilas -dilatadas- mil
figurillas arracimadas danzan
con ardorosa placidez. Destellan.
El tacto es fuego y luz, y ellos lo saben.
Arder, arder en el amor. Perderse
en el amor hasta el primer origen,
cuando era el agua el légamo del tiempo
y allí la noche en su platillo de astros.
Cada abrazo retrae a los amantes
hasta la cima de la transparencia.
Pureza. Anulación. Placer: tu nombre
es Nadie. Nadie los entrelazados
cuerpos fluyendo en la delicia ardiente.
Nadie la carne, trémula entre esquirlas
de luz y de dulzura. Amor es nadie.
La llama crece y viva los devora.

Los amantes se dan oro de olvido.

de Sueño en el fuego, 1989. Alejandro Duque Amusco


En este enlace de A media voz  encontraréis una recopilación de sus poemas, y en este otro un completo artículo,  del también poeta Juan Lamillar, sobre su poemario A la ilusión final. Posteriormente, ha vuelto a reeditar y ampliar Sueño en el fuego del que os he extraido Cima de la transparencia.


Adendas posteriores a la entrada original:

En 2015 la editorial Renacimiento ha vuelto a publicar, en versión revisada y ampliada, un poemario de Alejandro Duque que gano el premio Loewe en 1994, Donde rompe la noche. Aquí tenéis una reseña del libro

En 2017 ha publicado Jardín Seco y en el enlace tenéis acceso a los poemas colgados en la web de la biblioteca virtual Miguel de Cervantes. Y en 2019 ha publicado Escritura de estio que tenéis disponible en el enlace anterior, aquí tenéis una reseña de Arturo Tendero.

Aquí podéis tener acceso a su bibliografía



domingo, 3 de junio de 2012

Regreso a puerto

En Mayo de 2012 atravesé todo el Mediterráneo en un velero, casi 2.000 millas que me llevaron desde Valencia hasta el Dodecaneso griego, y escribí este poema al regresar. Luego he ido agrupando poemas sobre la adicción por el mar, pero de eso os hablaré después.


REGRESO A PUERTO

Todas las travesías tienen fin,   
las costas cierran mares y las islas
son conjuntos que puedes numerar.
Sumando singladuras, quien navega
va restando camino hacia el destino
y acumula experiencias mientras duda:

¿No sería mejor abandonarme,
romper el plan de ruta, capeando
simplemente los vientos sin saber
el nombre del abrigo en que fondee? 
 
Pero el dudar le impide decidir
y una noche descubre que en su proa
brillan las luces que lo despidieron,
porque cerró su círculo de mar.

No es malo estar de vuelta, la experiencia
es el fruto veraz de lo vivido
y queda la ilusión de un nuevo viaje
para ampliar islarios de pasiones.  

Ricardo Fernández Esteban ©


En esta página del blog encontraréis un resumen de mis singladuras de ese viaje. Gracias a todos los que me habéis seguido y apoyado, la compañía siempre es buena y aún más lo es en las travesías.













Adenda de 2016: El viaje ya está lejano y el tiempo desdibuja los contornos del recuerdo, pero no el deseo de repetirlo. De momento, he ido agrupando los poemas relacionados con la adición por el mar en un poemario en elaboración Islario de Pasiones y he tenido la gran suerte de que Maira Furnari me haya traducido 8 al griego, que hemos publicado en una plaquette bilingüe. Ya seguiremos hablando de este proyecto, de momento os copio este poema en griego que cierra la plaquette.


Επιστροφή σε λιμένα

Κάθε διάβα έχει κι ένα πέρας,
οι ακτές κυκλώνουν θάλασσες κι οι νήσοι
είναι μόνο σύνολα αριθμήσιμα.
Αθροίζοντας τις ρότες, ο ναυτίλος
συντομεύει την πορεία για τον προορισμό
και μαζεύει εμπειρίες ενώ διστάζει:

«Δεν θα ‘ταν καλύτερα να αφεθώ,
τον χάρτη να σχίσω, παραδομένος
έρμαιο εις τους ανέμους αγνοώντας
τ’ όνομα του απάγκιου που θ’ αράξω;»

Μα ο δισταγμός την απόφαση κωλύει
και μια νύχτα από την πλώρη του διακρίνει
τα φώτα του κατευόδιου να λάμπουν,
κλείνοντας τον θαλασσινό του κύκλο.

Δεν ‘ναι κακός ο γυρισμός, η πείρα
είν’ ο αληθής καρπός των βιωμάτων
και μένει τ’ όνειρο για νέο ταξίδι
να εμπλουτίσει νησολόγια παθών. 

                                               (κλείνοντας τον κύκλο…)

Ρικάρδο Φερνάντεθ Εστεβαν. Μετάφραση της Μάιρας Φουρνάρη

sábado, 26 de mayo de 2012

El navegante de islas

Este poema lo escribí en Mayo de 2012 cuando estaba recorriendo el archipiélago del Dodecaneso griego, después de casi un mes de navegación por el Mediterráneo y ya próximo el regreso a Barcelona. Influenciado por tanta isla, dejé una reflexión sobre la pasión desmedida por ampliar islarios.

El puerto de Hydra

EL NAVEGANTE DE ISLAS

El navegante salta de isla en isla
buscando la imposible perfección.
Por eso, nunca se aposenta y sigue
hilando con su barco singladuras.
¿Quién sabe definir lo que es perfecto?,
¿quién puede asegurar que la siguiente
no tendrá aguas más limpias, o más bosques,
o el óptimo refugio al viento duro?

Así, su travesía es un rosario,
las cuentas son las islas, los misterios
agrupan archipiélagos, los mares,
se recitan en cada letanía
y el conjunto es un círculo vicioso
que impide disfrutar lo descubierto.
Odiseo, sin Ítaca en su mente,
ha de seguir rompiendo mil azules,
en busca de incógnitos perfiles
a los que dirigir, firme, la proa
si los vientos se entienden con las velas.

Pero toda Odisea tendrá fin,
acabará su recorrido el día
en que su nave, harta de fondeos,
decida embarrancar en cualquier costa.
Y, si es un navegante afortunado,
la isla será normal, con sus carencias,
en la que, sin embargo, residir
sea asunto agradable. Allí podrá
soñar en imposibles  ideales
mientras disfruta de la imperfección.

Ricardo Fernández Esteban ©

Amanecer en Diafani (Kárpazos)


Éste es el cuaderno de bitácora que resume mis singladuras por el Medirerráneo en ese mes de Mayo de 2012. Luego he tenido la suerte de que Maira Fournari, me haya traducido al griego este poema y otros seis que publicamos el año pasado en un plaquette bilingüe Islario de pasiones/ Νησολόγιο παθών


Ο ναυτίλος νήσων

Πηδά ο ναυτίλος από νήσο εις νήσο
απίθανη τελειότητα ζητώντας.
Γι' αυτό, ποτέ δεν στέκει, συνεχίζει
υφαίνοντας τον πλου με το καράβι.
Ποιος ξέρει να ορίσει τι ‘ναι τέλειο;
Ποιος να πει πως το επόμενο νησί
θα’ χει νερά διαυγή ή δάση πλείστα,
απάγκιο ιδανικό σε δριμύ αέρα;
Έτσι, ο πλους του θυμίζει κομποσκοίνι,
οι χάντρες γίνονται νησιά, και οι ευχές
συνθέτουν αρχιπέλαγα, οι θάλασσες
να ψάλλονται σε κάθε λιτανεία
κι όλα μαζί να ’ναι ένας φαύλος κύκλος
που ανακόβει της ευρέσεως τη χαρά.
Ο Οδυσσέας, δίχως στο νου Ιθάκη,
χίλια γαλάζια πρέπει να διασχίσει
κρυφές ακτογραμμές αναζητώντας
για να οδηγήσει, σταθερός, την πλώρη
αν τα πανιά τα ‘χουν βρει με τους ανέμους.
Μα κάθε Οδύσσεια έχει ένα τέλος,
θα λήξει το ταξίδι της μια μέρα
που το σκάφος, χορτάτο από λιμάνια
λέει ν’ αράξει σ’ οποιαδήποτε ακτή.
Κι αν πρόκειται για ναυτικό με τύχη,
νήσο θα βρει κανονική, μ’ ατέλειες,
όπου να ζει κανείς, παρ’ όλα αυτά,
εύκολο θα ‘ναι κι όμορφο. Κει μέλλει
απίθανα να ποθήσει ιδανικά
ενώ απολαμβάνει την ατέλεια.

                                       (από νήσο εις νήσο…)


Ρικάρδο Φερνάντεθ Εστεβαν. Μετάφραση της Μάιρας Φουρνάρη


Adendas de voz e imagen.

En este vídeo a partir de 3:05 recito este poema, y en el resto otros inspirados en la islas y mares griegos.




También se puede acceder en "The Booksmonie. Poesía recitada" a un fichero con mi voz y los textos de tres poemas míos de "Islario de pasiones", éste, y Cuando muera que no me repatríen y Ese mar.




sábado, 19 de mayo de 2012

Caminos y destinos

Las travesías por mar incluyen muchos tipos de singladuras, incluso esperas en puerto por malas condiciones meteorológicas. Se dice que esto aumenta nuestra experiencia y que el camino es más importante que el destino, pero a menudo nos vence la impaciencia por llegar. 

El Pandora Lys en Milazo en el norte de Sicilia

CAMINOS Y DESTINOS

El esperar en puerto también es travesía,
como lo es reservar la llegada a la isla
para cuando, ya viejo y rico en experiencias, 
comprendas que el camino es lo más importante, 
mucho más que el destino, ese mito de Ítaca 
que nos versó Kavafis rememorando a Homero.

Pero hoy, ausente el viento en un puerto perdido 
de algo que llaman isla y es casi un continente, 
reniego del poema. Dónde sacrificarte 
una hecatombe, Eolo, pidiendo tu soplido 
que levante la brisa y al barco le dé alas 
para romper azules con rumbo al archipiélago. 

Hoy busco mi destino acortando el camino, 
olvido las proclamas, las palabras vacías, 
y acepto que no siempre los mitos nos complacen 
por más que defendamos su perpetua vigencia. 

Ricardo Fernández Esteban ©


Una playa de Samos (al norte del Dodecaneso)

Adenda de viajes en que el camino fue más importante que el destino

Este poema se escribió en Mayo del 2012 en Milazo (costa norte de Sicilia) donde las malas condiciones metereológicas nos retuvieron dos días durante la travesía del mediterráneo en un velero desde las costas españolas al Dodecaseso griego. 
Si os interesa, en esta página del blog  podéis seguir mis singladuras durante todo ese mes.

Además, en estas otras páginas están los apuntes, con poemas incluidos, de dos viajes en velero por el Dodecaneso en 2017 y 2018, y otro por las Cícladas en 2019. El viaje previsto para 2020 ha tenido que retrasarse por la pandemía, pero las islas nos esperan el próximo año.

El la primavera de 2020 he publicado "Islario de pasiones", un libro de poemas que trata 
de mares, de islas y de la pasión por navegarlos o habitarlas. Las islas son griegas, como lo son los mares que las circundan, la pasión es de quien escribe, de quien navega y de quien habita, que se intercambian las voces en el relato, dudando entre "camino" y "destino". Espero que antes de que acabe el año esté disponible la versión digital. Ya os avisaré.



sábado, 12 de mayo de 2012

José Florencio Martínez. Teseo no saldrá del laberinto.

En 2012 atravesé el Mediterraneo en velero y sólo me acompañó un libro en papel (los otros iban en mi E-book) “Teseo no saldrá del laberinto” de mi buen amigo José Florencio Martínez, que acababa de publicar in-VERSO. 

Qué mejor poesía y tema para acompañarme en este viaje desde nuestras costas hasta las míticas islas griegas.


VIVIR ERA REMAR (a Constandinos Kavafis)

Remar era la vida. Y la esperanza.
Luego llegamos a Ítaca y los sueños
­-sin metas ni horizontes- se esfumaron
y las naves se pudren en la playa.

Sin Cíclopes, ni Circes, ni fenicios
a quien comprar sus bellas mercancías,
sin aventuras y experiencias nuevas,
sin belleza es insípida la vida.
 
En las doradas playas del recuerdo
sólo hay sombras o espectros de los años.
Vivir era remar, soñar… Ahora,

sentados a la sombra de la parra,
sólo esperamos, viendo los confines,
que arribe ya la barca de Caronte.

Teseo no saldrá del laberinto. José Florencio Martínez.


En una entrada anterior ya os colgué otros dos poemas de José Florencio, uno de ellos “Islario” que me dedicó cuando presentó en nuestra tertulia del “Laberinto de Ariadna” mis Cuadernos poéticos de viaje por las islas griegas y que también ha incluido en este libro que os recomiendo especialmente.

Adenda de 2013: En esta entrada podéis leer otro poema de José Florencio que dedicó a nuestro amigo y gran poeta Enrique Badosa cuando le hicimos un homenaje por sus más de 60 años de poesía.

domingo, 6 de mayo de 2012

Hay tantas islas como amores

Este soneto es el único poema rimado de Islario de pasiones, que comencé a escribir en la travesía en velero en mayo del 2012 desde Valencia al Dodecaneso griego, y que ahora tenéis publicado en papel a un clic en Amazon. Lo escibí teniendo a la vista la costa de Sicilia y en mi diario anoté: 

Mi travesía por el Mediterráneo me lleva a Trápani, en el oeste de Sicilia, desde donde zarparemos para recorrer su costa norte y, tras cruzar Mesina y el Jónico, llegar a Grecia.  Luego seguiremos por el golfo de Corinto y el Egeo hasta llegar a nuestro destino, el archipiélago del Dodecaneso. Va a ser un mes de singladuras a través de un islario de pasiones.


Un delfín nos visita en el Tirreno

HAY TANTAS ISLAS COMO AMORES 

Todo el mar por delante, el horizonte
marca un círculo azul omnipresente
con pedazos de blanco. De repente
rompe la raya algún perfil de monte

que anuncia riesgo, que te dice: ponte
a imaginar islarios en tu mente,
no pierdas más el tiempo, sé valiente
  y aleja singladuras con Caronte.


 Poco a poco el perfil adquiere vida,
las manchas se hacen pueblo, los colores
son bosques y en tu proa ves un puerto,

que amigable te ofrece su acogida.
Dicen que hay tantas islas como amores
y yo puedo afirmaros que eso es cierto;


al navegante experto
ni Escilas, ni Caribdis, ni Sirenas
le disuaden de hollarlas por docenas.

 Ricardo Fernández Esteban ©

El Pandora en orejas de burro


Ya os he dicho que este es el único poema con rima del libro. Los poemas tratan de mares, de islas y de la pasión por navegarlos o habitarlas. Las islas son griegas, como lo son los mares que las circundan. La pasión es de quien escribe, de quien navega y de quien habita, que se intercambian las voces en el relato dudando entre el camino y el destino. Ya me diréis si os ha gustado el libro, aquí lo podéis conseguir.

Por si queréis saber más de ese viaje, en que se inició el libro, y que me llevó en un velero desde Valencia al Dodecaneso griego en Mayo del 2012, éste es un pequeño Cuaderno de Bitácora