lunes, 22 de febrero de 2021

Carlos Pinto Grote

Carlos Pinto Grote (La Laguna, Tenerife 1923-2015) psiquiatra y poeta que sentía la poesía "como un medio de conocimiento de la realidad". Publicó durante más de 50 años, aquí tenéis una muestra.



Un poema de amor de su época de madurez, dedicado como él dice a su novia, mujer y amante:

NO ME DESPIERTES...

No me despiertes nunca cuando sueño contigo
antigua novia mía, mujer, esposa, amante.
Caminas por mis sueños con el amor seguro
y llevas en tus brazos mi vida, como un niño.

No me despiertes. Deja que ese prado de angustia
donde la primavera no volverá a su tiempo
florezca cada noche, cuando tú lo visitas
con tus pies encendidos y tus manos desnudas.

Déjame siempre el sueño. Acompáñame pura
en él, como la nube, como la limpia rosa
en el parco jardín que fabrica mi espera
cada noche en la noche, cada día en el día.

En el justo silencio que nace entre la niebla
de un comenzado octubre, tu voz me nombra. Y vuelvo
en la gris madrugada a sentir vivo el gozo
de tenerte completa para mí, sin las cosas,
que me roban tus horas, aire que necesito.

Deja mi sueño quieto. No rompas la ternura
que tu visita ofrece cada noche a este frío
corazón que no late si tú no estás presente,
novia mía constante, mujer, amante, Delia.

Carlos Pinto Grote. Unas cosas y otras (1974)


Y este otro de uno de sus últimos libros: "Aprendizaje del silencio" de 2003.

HACE YA DÍAS...

Hace ya días que no me vengo a ver,
porque estoy insufrible.

No sé cómo soporto el tedio visceral
en el que estoy hundido.

Por ello, hacerme una visita
puede ser una larga tortura
y prefiero olvidar la amistad que me tengo
y dedicar el tiempo
a esa mala costumbre en que consiste
la vida en relación, aquel saludo,
una conversación sobre política local
inaguantable.

Espero mejorar la próxima semana.

Entonces me diré unas cuantas verdades,
a ver si así, las cosas se componen
y vuelvo a tolerar mi compañía.


Carlos Pinto Grote. Aprendizaje del silencio (2003)


Este es el obituario que le dedicó Juan Cruz en El País. Y en la web de la Academia Canaria de la Lengua os podéis descargar un artículo de Alberto Pizarro sobre el poeta y su obra con una pequeña antología de sus textos. Por suerte, tenemos en el archivo de poetas de la web de la ACEC unos cuantos vídeos del poeta. En este nos explica su poética y sus influencias y aquí nos recita 16 de sus poemas. Os dejo los que os he copiado No me despiertes... y Hace días... , el resto los tenéis en el enlace anterior.






lunes, 8 de febrero de 2021

Yo no quiero catorce de febrero...

Se acerca ese día en que el amor se vende y se compra, como si fuera una mercancía, y a partir de una frase de una canción de Joaquín Sabina, he participado en un encuentro de sonetos. El mío ha salido un poco más largo con un seudo estrambote de cierre. Al respecto, creo que la poesía no ha de ser excluyente; todo cabe hasta los versos rimados, si no se pretende dar gato por liebre y, como en este caso, se busca la denuncia o la sonrisa.

YO NO QUIERO CATORCE DE FEBRERO

Yo no quiero catorce de febrero
que me imponga un amor de porcelana
el de una joya cursi con letrero:
“Más que ayer, pero menos que mañana”

Yo quiero pelearme cada día
y hacer las paces al caer la noche;
en vez de la meliflua poesía,
prefiero el rap con ritmo de reproche.

El amor suele ser como una guerra
en que solo se ansía conquistar
y partir de inmediato hacia otra tierra,
porque el guerrero nunca busca hogar.

Si tú quieres reinar en mi posguerra,
deberás derrotarme, ser impar:
Invítame a tu cielo,
preséntame batalla, pide duelo,
sé mucho más, mi dama del pañuelo.

Ricardo Fernández Esteban ©


En cuanto a formato, este seudosoneto empieza con tres estrofas de soneto inglés, luego en la última estrofa los dos primeros versos propongan la rima anterior y continua con un estrambote monorrimo. Una mezcla un poco frankestein que a mí no me desagrada; ya diréis qué os parece.

El poema podría inscribirse dentro de los rimados de mi antiguo libro Pensando en vosotras. El baqueteado narrador, aunque pide guerra, en realidad está suplicando que su dama deje solo de adornar su lanza con su pañuelo y baje a la arena a derrotarlo, retirándolo a la soñada posguerra. Dado que pronto se cumplirán diez años desde la edición original de ese libro, quizá sea preciso plantearse una nueva. Es conveniente que los libros tengan vida y, como los árboles, pierdan unas hojas y ganen otras. Ya os mantendré informados.

Y ya que he usado una frase del maestro Sabina, bueno será que os ponga la canción completa: "Contigo"


Aquí os dejo un enlace a la entrada que le dediqué a Joaquín Sabina con tres de sus poemas canción y a él cantándolos: A la orilla de la chimenea, Y sin embargo y Calle melancolía. ¡Que lo disfrutéis!