Mostrando entradas con la etiqueta Poesía Propia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Poesía Propia. Mostrar todas las entradas

jueves, 27 de junio de 2019

¿Cuántas capillas conviven en la Jora de Amorgós?

Las "Joras" (Χώρας) son las antiguas capitales de las islas griegas. Pueblos de calles estrechas y escalonadas que conservan ese sabor de tiempos antiguos, aunque algunas se hayan turistizado más y otras menos. La de Amorgós es una de mis preferidas y resiste bien, combinando bares, tabernas y tiendas en un ambiente mágico cuajado de capillas. ¿Cuántas hay? Muchas y más por feligrés. De eso va el poema, de cuántas hay y de qué tipo, y de lo que me sigue seduciendo la Jora de Amorgós.



¿CUÁNTAS CAPILLAS CONVIVEN EN LA JORA?

La Jora es un rosario de capillas.
Mientras recorro las intrincadas calles
escalón a escalón, hago inventario:
tras cada esquina hay una,
en las plazas un mínimo de dos,
y algunas más que habitan por las lindes del pueblo.
Las hay grandes, pequeñas y minúsculas;
son únicas, mellizas o trillizas;
las principales tienen culto diario,
las hay que han de esperar a su patrón,
y otras han sido desacralizadas;
pero todas conservan
la cruz que las distingue y su envoltorio blanco.

En un paréntesis de cuentas, cuento
que el domingo pasado, en la Metrópolis
oficiaba un obispo, de venerable edad
con báculo, tiara y varios ayudantes,
una misa cantada, bien cantada,
entre parafernalias y ortodoxias.
Y digo yo que sí, que todo o nada;
la religión conviene con los signos externos,
que albergan al misterio y eluden raciocinios,
como en nuestros lejanos tiempos de oficios en latín.

Volviendo a lo que iba, al inventario,
conté unas veinticinco, lo que es mucho
por cada feligrés, pues el pueblo es pequeño.
Mejor, así las almas pías
tienen más protección divina por cabeza
y las nuestras, desde el respeto agnóstico,
disfrutan de la Jora, que resiste al turismo,
por sus calles y plazas cuajadas de capillas,
que conviven con tiendas y tabernas,
como convive el alma alojada en el cuerpo,
en esa conllevancia que en este caso suma.

Ricardo Fernández Esteban ©



Como señuelo, os dejo unas cuantas iglesias de la Jora, el resto tendréis que venir a descubrirlas. Seguro que si contáis bien llegáis casi a las treinta.









He dedicado otros poemas a Amorgós y algunos se encuentran en este blog. Este lo escribí en mi tercera visita temiendo que la Jora hubiese perdido sus encantos, pero los mantenía y los sigue manteniendo. Estos otros están inspirados en Nikuria, la isla al norte de Amorgós separada por sólo cien metros de canal, que tiene una de las mejores playas. Este año no he podido volver porque el motor de la barca que las une se había estropeado y estas reparaciones requieren su tiempo en esta islas poco turísticas.

lunes, 17 de junio de 2019

2019: En velero por las Cícladas

Estos son algunos de los sencillos poemas escritos en mi travesía en un velero por las Cícladas a finales de la primavera de 2019. En la pequeña bitácora de este viaje podréis situar mejor los textos y los recorridos.

Desde la Jora de Amorgós, en el centro de las Cícladas

Saltando de isla en isla de Naxos a Paros, 

Al zarpar de Naxos...


Portal de mármol
por donde cruza el sol
orto y ocaso. 
Comienzo singlarura 
de aquí hasta Paros.

La costa norte
tiene pequeñas playas
hoy habitables,
quizá se exilió en ellas, 
sin hilo, Ariadna.

Soltamos ancla,
el primer baño Egeo
es con Apolo.
¿Por qué tiene este mar
cientos de azules?


Naxos y la puerta del templo de Apolo


Al volver a divisar Donussa...

Surge Donusa,
de las pequeñas cícladas
la más oculta.
Después de muchos años
sigue tan pura.

Una taberna,
dos playas y este golfo
de buen fondeo.
Su nombre es complicado:
Kalotarítissa.

La recóndita Kalotarítissa en Donussa

Otra vez en Sjinusa y Kufonisia...

En Sjinusa hay más de 15 playas
cuando no hay, ni siquiera,
la mitad de kilómetros cuadrados. 
Y Pano Kufonissi, la minúscula, 
con la mitad de la mitad, 
compite en cuanto a azul y transparencias. 


Almyrós en Sjinussa. Amanece sobre Amorgós


En Amorgós, islas, costas y tierras...


En Almyrós 
espero se alce el sol
para zarpar, 
Amorgós nos acoge 
por tierra y mar 

Bordo a bordo 
remontamos al viento 
hacia Gramvousa, 
la de arenas doradas 
bajo la ermita. 

La Jozoviótissa, 
mancha blanca en la roca 
acantilada, 
frente al inmenso azul 
y un par de islotes. 

Siempre seduce 
Pasan los años 
y no se turistiza, 
¡suerte que tengo!



La seductora Jora de Amorgós


Forzando el bordo...


Forzando el bordo
junto al acantilado al sur de Keros,
apenas 30 metros entre el casco y las rocas,
recuerdo la semántica del riesgo. (*)
El premio es la profunda cala
donde Irakliá se hunde en el mar
y el barco queda a salvo del poniente.
Luego la singladura continúa
hasta arribar a Ios, a su norte,
tranquilo hoy en que el meltemi duerme
y la luna aparece, luna mora. 

(*) Riesgo viene del latín "resecare", navegar cerca del arrecife, se supone que para tomar un riesgo que reporte beneficio

Turkopígado, al sur de Irakliá


Otra vez en Folégandros...

La Jora de Folégandros
bulle en la noche
y en las plazas se cena,
contando estrellas.
De recorrer tus calles
nunca me canso,
y entre flores e iglesias
contemplo el mundo.

Una de las 7 plazas de la Jora de Folégandros

Karavostasis es más que un puerto...

Karavostasis:
cuando despunta el sol,
balsa de mar.
Siempre se leva el ancla
con añoranza.

Karavostasis, el puerto de Folégandros


Fondeando en Sifnos...

Fikiadas, la mejor cala de Sifnos,
donde San Jorge habita y los demás
somos aves de paso.

Vazý, magnífico fondeo
donde el tiempo da marcha atrás
y Sifnos nos enseña lo que fue.

Vazý, un magnífico fondeo


Por fin pisé Despotikó...

Devuelvo piedra y concha al mar,
ya que por fin visitaré Despotikó.
Dieciocho años después cruzo el canal
y pongo pie en mi Ítaca,
que como todas las islas deseadas
solo ha sido una excusa, que el camino
siempre es más importante que el destino.

Cumplida la promesa, ya es momento
de buscar buen amarre
olvidando el rosario de fondeos,
la rosa de los vientos
y los puentes de plata en el azul.

Despotikó, al sur de Andíparos 


Haciendo bordos para llegar al destino...

Pared de mármol,
lo que antaño fue templo 
hoy es muralla.
La Jora de Parikia
resiste aún.

El Kastro de Parikia construido con restos de un templo

escritos con pasión,
era otra época,
lo que contemplo ahora 
ya no es mi Lefkes

La plaza de Lefkes a primera hora sin turistas

Naussa fashion
de cenas junto al mar 
y tiendas pijas
entre copas y música, 
¿busco esa Grecia?


Naussa, restaurantes y copas junto al puerto

Paros turística
el exceso de encantos
te pervirtió,
pero a veces los vicios
no son pecado.
Si hay penitencia,
me la pido en Andíparos.
Sólo a una milla
encantos y deseos
conviven juntos.


Ayios Giorgios, al sus de Andíparos, frente a Despotikó

Vista de Ansíparos desde el norte

Haciendo bordos en tierra

Los desembarcos suelen
combinar amarguras
con esperanzas.
Se pone fin a un viaje,
pero aumenta el deseo
de repetir.
El barco, el mar y el viento
estarán esperando
 muestro regreso.

Ricardo Fernández Esteban ©


Como os he dicho al inicio en la bitácora de este viaje podréis situar mejor estos poemas en el contexto en que se escribieron. En estos enlaces hay otras bitácoras de travesías, las de 2017 y 2018 por el Dodecaneso y una larga travesía de 2012 hasta el confín del Dodecaneso saliendo de Valencia.

martes, 11 de junio de 2019

Navego por mi mar

Navegar, si es posible empujado por las velas, es otra dimensión del viaje en que las prisas deben acomodarse a los vientos y las olas. Además, si ese mar es el Egeo, disfrutar saltando de isla en isla y contemplando el horizonte roto por los perfiles de otras islas a las que dirigir el rumbo.

Fondeados en Kalotarítissa, al noreste de Donussa 















NAVEGO POR MI MAR

Navego por mi mar, rizos azules

entre perfiles verde y ocre
de las islas vecinas.
Si me visita el viento
lo acomodo en mis velas
y camino en su lomo
sorteando las crestas de las olas.
A veces me rebelo
y presento batalla en las ceñidas,
donde no hay vencedor, los dos ganamos;
él me burla y se va por la baluma,
pero en su sabia huida
empuja al barco en su camino.
Y al llegar al refugio, que aún no será destino,
lanzo amarras y cierro singladura,
un capítulo más del libro de mi vida.

Ricardo Fernández Esteban ©


Frente a una cala de las Cicladas
















Este poema se ha escrito durante un viaje por el Egeo, por el centro de las Cícladas, en el "Graal" un velero de 50 pies, en esta página del blog hay una pequeña bitácora con poemas de mi travesía.

Para recordar otros viajes a vela aquí están las singladuras por el Dodecaneso en 2017 y 2018. Y en esta otra la bitácora de una travesía de un mes desde Valencia a las islas del Dodecaneso en 2012. Es una pena que no escribiese en otros viajes porque los estragos del tiempo difuminan los recuerdos.

Este poema pertenece a un libro en construcción Islario de pasiones que trata del navegante y su adicción por las islas del que ya publiqué una plaquette bilingüe en español y griego.


domingo, 26 de mayo de 2019

Vuelvo a mi mar

Vuelvo a mi mar y durante unas semanas este blog ya no navegará sólo por la redes sino que también lo hará por las Cícladas, las reinas del Egeo, de todo eso iré hablando en una página de este blog. De momento aquí tenéis un deseo con forma de poema y la zona en la que centraré mi viaje



VUELVO A MI MAR

Vuelvo a mi mar en busca de las islas pequeñas,
las que se dejan recorrer a pie
o rodear en una corta singladura.
Islas que puedes conocer en horas
que se podrían convertir en vidas,
si supiésemos distinguir que lo importante
no es el tamaño
sino la intensidad del sentimiento.

Vuelvo en busca de los puertos minúsculos
donde conviven pescador y navegante,
y de recónditas bahías en que el sol
se pone y amanece,
sin que compartas compañía en tu fondeo.

Vuelvo a buscar la tranquila taberna

con mesas en la arena, 
donde comes del huerto, del corral,
o de la pesca que hace poco se bañaba contigo;
la que tiene de fondo
un horizonte roto por perfiles de islas 

pequeñas en tamaño y grandes en deseos.

Vuelvo a mi mar, mis islas, mis recuerdos.

Ricardo Fernandez Esteban



Las "Pequeñas Cícladas" son un subarchipiélago situado en el centro del Egeo entre Naxos, Ios y Amorgós. Las principales islas son Irakliá (18 km2), Sjinusa (8 km2), Keros (15 km2), Donussa (14 km2) y las Kufonisia: Pano (6 km2) y Kato (4 km2). Ya veis los tamaños, pero hay más islotes por donde navegar y fondear, todo depende de los vientos, los mares y los deseos. Y si no tenéis un velero disponible, siempre encontraréis algún ferry o una pequeña barca que os acerque a las islas, el resto depende de vosotros.

En este enlace encontraréis más poemas dedicados a las islas griegas, muchos de ellos de mis "Cuadernos de las islas griegas"

jueves, 25 de abril de 2019

Consejos para votar (espinelas)

Este domingo hay que votar, y como siempre nos lo ponen difícil, pero no por eso hay que abstenerse, que siempre es la peor solución. Busca, compara y elige lo mejor, o al menos lo menos malo; y desconfía de los populismos que prometen, por prometer, lo que la gente quiere escuchar y no responden claramente ni cómo ni con quién lo van a hacer. ¡En tu mano está escoger!



CONSEJOS PARA VOTAR

Pues otra vez de elecciones,
y ya a punto de votar
os voy a recomendar
unas cuantas instrucciones.
No os quiero dar lecciones,
ni mucho menos doctrina;
en democracia se opina,
se fomentan los diálogos,
y sólo hay que hacer decálogos
si la razón los domina.

Primero, mirad la historia,
el que engañó, engañará
aunque prometa "maná",
por eso, tened memoria.
Luego, dejaos de euforia
y estudiad bien el programa:
“lo que antes no se proclama
seguro que no se hace”,
¿o es de fiar el que yace
y amor no juró a su dama?

Ya habéis visto los debates,
mucho ruido y pocas nueces,
presume de qué careces
y asevera disparates.
En esos escaparates
predomina el populismo,
que es ese vil mecanismo
de prometer imposibles
propuestas irresistibles:
descartad ese cinismo.

También mirad la experiencia
antes de la lid política
pues si peca de raquítica
no es buen signo de excelencia.
Luego votad en conciencia
en busca del bien común,
que quien escoge según
intereses monetarios
se merece comentarios
a “la altura del betún”.

La más importante cosa
es votar y no abstenerse,
que nadie te tergiverse,
“la democracia es valiosa”.
La critican por dudosa,
quienes buscan el poder
sin dar cuentas del quehacer.
Por eso vota, y expulsa
al que merece repulsa.
¡En tu mano está escoger!

Ricardo Fernández Esteban ©



Pues avisados estáis, hay que votar en conciencia y luego ser exigentes. No vale abstenerse, sino participar y reclamar. Aquí tenéis otras sátiras políticas que he ido publicando y en plan más serio otros poemas míos sobre asuntos de ética y política.

El domingo por la noche sabremos "la magnitud de la tragedia" o si "vemos luz al final del túnel", cada uno según sus preferencias.

martes, 16 de abril de 2019

Republicar un libro ha de ser un festín

Mi libro de minirrelatos Cuentas de Cuentos, vuelve a estar disponible en digital en cuatro plataformas donde lo podéis adquirir por 2,99 € y un toque de clic: Amazon, Apple Books, Google Play y Rakuten Kobo.

Cuando publiqué en papel le dediqué un poema y una fiesta, y no quiero ahora ser menos. Aquí está el bando poético, y la fiesta de momento será digital, pero ya se me ocurrirá algo.

En este vídeo tenéis unas pinceladas sobre de qué va el libro y aquí más información de Cuentas de Cuentos, dos cuentas y los enlaces a la compra digital. Ahora sólo falta que os guste.


REPUBLICAR UN LIBRO HA DE SER UN FESTÍN ("Bando")

republicarlo es más, ha de ser un "festín".
Y aquí me asaltan dudas de filólogo,
¿por qué termina en “-in”, que es un diminutivo,
si el diccionario lo define como "espléndido"?
Será que las palabras, por ser mágicas,
a veces hacen guiños a su origen.

Pero vuelvo al inicio de este bando
que anuncia que mi libro,
—breves minirrelatos con ligeras imágenes—
ya están en digital y allí os esperan
Los formatos conviven, las pantallas
no han de ser enemigas del papel,
todo tiene momento, todo tiene ocasión,
y lo importante es dar alternativas.

hicimos una fiesta literaria,
con palabras e imágenes, con la magia del baile,
y el tomarse una copa con un montón de amigos.
Tengo gratos recuerdos, pero también me duele
que con mucha otra gente no pudiese brindar:
problemas de distancias que en la red
tienen fácil remedio al alcance de un clic.

El poema os convoca
a un festín digital, como lo es el formato,
que sume lo que une, que rompa lo virtual,
que haga sentirnos juntos a los que estamos lejos.
y un "booktrailer" del libro, que se compra
por menos de tres euros y unos clics.
El champán lo guardo en la nevera,
esperando que un día, no muy tarde,
la amistad de las redes la hagamos presencial
o la reafirmemos, si ya nos conocemos.

Ricardo Fernández Esteban ©


Este es el enlace a la ficha del libro y cómo comprarlo y este video booktrailer quiere resumir en un minuto lo que vais a encontrar en este laico rosario de cuentas que desgranan cuentos.



Publicar un libro es mucho más que una tarea o un negocio, es la historia de una pasión y a los escritores nos gustaría que esa pasión fuese compartida. Ya lo sabéis, es muy fácil, el libro está sólo a un toque de clic. Os esperamos.

Y ya que no podemos firmar los libros, a todos los compradores que nos lo solicitéis (enviando un mensaje a: lapalabraesmágica@gmail.com) Mª José y yo os enviaremos dedicado uno de sus dibujos.

martes, 19 de marzo de 2019

De líricas, críticas y populismos electorales

Se acercan las elecciones y "no son tiempos para la lírica", sino para la crítica y para cuestionar tanta posverdad servida como pasto electoral. Se dice que el populismo es: proclamar falsedades, sabiendo que lo son, porque es lo que quieren escuchar los seguidores, quienes no se cuestionan la verdad o mentira del discurso. Otra frase en esta línea, y más cínica, es la que pronunció Jean Claude Junker: Sabemos exactamente lo que debemos hacer; lo que no sabemos es cómo salir reelegidos si lo hacemos.


Pues ya que son "malos tiempos para la lírica", os dejo este soneto, que se resiste a rimar en consonante y defiende otro tipo de armonía.

LÍRICAS, CRITICAS Y POPULISMOS 

“Malos tiempos para la lírica”.
Con la que está cayendo, quién se pone
a indagar sobre íntimas pulsiones
si lo que brota es escribir proclamas críticas.

En estos tiempos de actitudes cínicas,
me niego a ser el cicerone
de posverdades que enmascaran el desplome
de lo que debería ser veraz política.

Se miente sin descaro a nuestros prójimos
que adoran el engaño y nunca lo cuestionan,
porque escuchar lo falso es lo que mola.

Eso es el “populismo”, el falaz tópico
de que mentir es más rentable y la verdad una broma,
¡qué triste que esto acabe en plan irónico!


Ricardo Fernández Esteban ©


Queda poco más de un mes para las elecciones. Luego no os quejéis si no os cuestionáis el voto seriamente y escogéis lo que aparentemente más os conviene, o sea lo que gusta escuchar en vez de lo que conviene escuchar. Nos acechan los populismos sean de derecha o de izquierda, centralistas o independentistas. Qué no nos tengamos que escuchar aquello de que "los pueblos tienen los gobiernos que se merecen"



Para rematar os dejo, como torna del soneto, dos espinelas en esta línea:

REFLEXIÓN ANTE ELECCIÓN

No te quejes, reflexiona,
pronto vienen elecciones,
y antes de las votaciones,
busca, compara y razona.
No digas que no funciona
la democracia. Tu escoges
y el voto nunca lo arrojes
a quien con maña te engaña.
A la posverdad da caña
y con la razón no aflojes.

Pues por mí ya está advertido:
en los próximos debates
basta ya de disparates,
más nueces y menos ruido.
Quiero votar a un partido
que excluya la corrupción,
que no le importe el sillón,
y defienda lo veraz.
Espero que sea capaz,
y alguno pase el listón.

Ricardo Fernández Esteban ©

Yo ya he cumplido con mi parte, porque sigo pensando que la poesía también puede ser una herramienta de denuncia; no sólo de lírica vive el soneto y mucho menos la espinela. Ahora os toca a vosotros, votad en conciencia pero también en razón y no os dejéis llevar por mensajes populistas trufados de posverdades.

Aquí os dejo un enlace a otros poemas míos acerca de ética y política y a estos otros que tocan el tema en clave más satírica. De todas formas, con la que está cayendo, la ética y la política cada vez se distancian más, y la satírica lo impregna todo.

Y ya he que tomado el primer verso de la canción de un grupo pop de los 80's, Golpes bajos, aquí la tenéis.


miércoles, 20 de febrero de 2019

"Niké", la diosa de la Victoria

La estatua de la "Victoria", la diosa "Niké" griega, se encontró excavando en el templo de los "Grandes Dioses" situado en la isla de Samotracia al norte del Egeo; pero como otras muchas obras de arte fue sacada de Grecia de forma irregular y ha acabado expuesta en el Louvre. Cuando visité ese templo me la imaginé de vuelta a casa y le he dedicado este romance.


NIKÉ (la diosa de la Victoria)

Mi diosa preferida, mi Niké,
del último al primer guerrero heleno
conseguirte en la lid, gritar ¡victoria!,
era ensalzar tu nombre y tu recuerdo.
Cuando te vi en el Louvre, aprisionada,
tan lejos de tu mar, del mar Egeo,
tan lejos de tu monte, el de la Luna,
tan lejos de tu hogar y compañeros,
me prometí robarte y devolverte
a Samotracia, al venerable templo
que habitaban los “Kábiri”, los dioses
extraños al Olimpo, los “Secretos”.
En ese antiguo panteón morabas
antes de tu captura en el museo,
donde te observa gente en zapatillas
orladas de ese logo de diseño,
que unos pronuncian “naik” y otros “naikí”,
y surgió de tus alas, mito griego.


Ricardo Fernández Esteban ©


Se dice que Filípides corrió 42 kilómetros desde Maratón hasta Atenas para gritar "Victoria" antes de morir extenuado, de ahí la denominación de carrera del Maratón a dicha prueba atlética.

"Los kábiri" o "Grandes Dioses" eran unas deidades griegas, la mayoría ajenas a los dioses olímpicos, cuyo culto era muy antiguo y de características secretas e iniciáticas. El santuario (aquí tenéis más información) está situado en el norte de la isla de Samotracia, cerca del mar y en la falda del monte Fengari (luna en griego) que es el más alto de las islas griegas, si se exceptúa a Creta. 

El poema se estructura como un romance de versos endecasílabos, en que riman los pares en asonante, y busca denunciar ese expolio que han sufrido las antigüedades griegas y la conveniencia de que regresen a su lugar de origen. Además, recuerda que, aunque mucha gente no lo sepa, esta diosa ha dado nombre a la conocida marca deportiva "Nike" y a su logo que es una estilización de las alas de la estatua.




Imitando a la estatua en el lugar donde se encontró