Rincón de la Espinela y de la Décima

Vicente Espinel,
poeta que dio nombre
a las Espinelas
Esta página nace con la vocación de recoger  Espinelas. Esta estrofa de 10 versos (también conocida como Décima) suele ser de octosílabos con tono humorístico, y es habitual en las réplicas entre poetas. Esto no quiere decir que sean malos versos sino todo lo contrario; los malos siempre somos los autores cuando no conseguimos interesar a los lectores. Además, ¿por qué no elevar la décima a la estructura endecasílaba, para que compita con otras estrofas de arte mayor?

La estructura de la espinela, tiene rima a-b-b-a-a-c-c-d-d-c , y se recomienda poner un punto después del 4º verso.

Ante todo veamos una entrada que le dedique a Vicente Espinel que incluye dos suyas. 

Comencemos por una de las más conocidas:

Cuentan de un sabio que un día
tan pobre y mísero estaba
que sólo se sustentaba
de unas yerbas que cogía.
¿Habrá otro -entre sí decía-
más pobre y triste que yo?
Y cuando el rostro volvió
halló la respuesta, viendo
que iba otro sabio cogiendo
las hojas que él arrojó.
La vida es sueño. Pedro Calderón de la Barca


La siguiente, en endecasílabos, es mía. En ella se la defiende y he tenido la suerte de encadenarla con unos amigos:

Dejadme defender a la espinela:
Un sencillo octosílabo de humor
no merece sintaxis con error,
ni rima a martillazos que desvela.
¡Hazla más larga!, con "endecas" vuela
como águila poética al Parnaso,
donde compite sin temer fracaso
con las regias estrofas del soneto.
En quién gane la lid ya no me meto,
pero hice mis apuestas por si acaso.
Ricardo Fernández Esteban

Bella y radiante luce tu espinela
porque las normas cumples sin error,
con tu pluma te vuelves escultor
dando forma a sus versos con cautela.
Ricardo, dices que en “endecas” vuela
como águila poética al Parnaso;
quizás tengas razón y en todo acaso
coja nota y, como hice en el soneto
me aventure,  lo tome como un reto,
pero antes me hace falta un buen repaso.
Luisa Gómez Borrell


Luisa no te hace falta que repases,
dominas esta estrofa, la has bordado
de tal forma que me has emocionado
y no hay necesidad que tomes clases.
En tus poemas lucen bellos ases
y ya es momento de lanzarse al ruedo,
busca profundidad ,no tengas miedo
a la crítica, que el halago fácil
no ayuda a mejorar, porque lo grácil
para el poeta nunca fue buen credo.
Ricardo Fernández Esteban

Pero hice mis apuestas por si acaso
y no llegué a ninguna conclusión,
me quedo sentadita en mi sillón
mientras me dan la nota del Parnaso.
El número de vuelas es escaso,
el vuelapluma pide mucha entrega
y todo el mundo a su balcón no llega;
por más que quiera entrar en este juego
su musa cuando empieza pierde el ego
y parte hacia el Olimpo porque es griega.
Ana (Arteasana La Web) 


Y parte hacia el Olimpo porque es griega

y allí tienen las musas su morada;
ojalá me franquee pronta entrada,
pues mi alma en esa dirección navega.
La pasión que además de loca es ciega
me impide ver los riesgos del camino,
mi único pensamiento es el destino
compartiendo con ella poesía.
Otras intimidades, todavía,
no he logrado que giren mi molino.
Ricardo Fernández Esteban 

No he logrado que giren mi molino
las aguas de la fuente de la musa
y sé que es culpa mía, no hay excusa,
pues mía es la abstención de lo divino.
Mi voto fue al humano desatino
que centra su confianza en el trabajo
sin nada, por arriba o por debajo,
que ofrezca ciencia infusa en el lirismo.
Me río, por lo tanto… de mí mismo,
mis ripios, mi falacia y desparpajo
Manolo González 


Mis ripios, mi falacia y desparpajo
no supieron la musa conquistar,
lo más que conseguí fue molestar
y que me despidieran del trabajo.
Ahora, tristón y cabizbajo,
recito como un bardo sin futuro
poemas de dolor, junto a ese muro
que protege el Olimpo celestial.
Peno aquí mi pecado original,
perder la inspiración, y sin un duro.

Ricardo Fernández

Continuará...

Y continúa con unas de Agustín Sánchez que reclaman esa sencillez tan acorde con las espinelas

LOS METAFOREROS

Hay quien los versos que inventa
-para intentar epatar-
los quiere tanto forzar
que se pasa de la cuenta.
En su jerga fraudulenta
usa metáforas tales,
tan malas y artificiales
que a aquél que a leerlas osa
le puede dar una cosa
de consecuencias fatales.

La palabra más compleja,
el adjetivo más raro,
te lo aplican con descaro
para enredar la madeja.
Con humildad se aconseja
a tan insignes autores,
que para versos mejores
que haya de entender la gente,
escriban más claramente
y se dejen de primores.

Si es poética y lograda
la metáfora es correcta,
pero no si se detecta
que es tan sólo una gansada
que ha sido seleccionada
por la exclusiva razón
de presumir un montón,
aunque sea necesario
consultar el diccionario
para hallar su explicación.


Agustín Sánchez


Aquí tenéis una décima endecasílaba de la poeta asturiana Isabel Reyes y mi diálogo con ella:

DES-VARIANDO
Mi piel contra tu piel es solo un sueño
que deja a tu conciencia desastrada;
la indócil melodía en mí grabada
es un réquiem teñido de beleño.
Libre soy y seré, no tengo dueño,
sólo una vida sin escapatoria
que sabe que la paz es transitoria
y prefiere gozar de lo que tiene
en sola soledad. No te conviene
mi plétora de paz. Es provisoria.
Isabel Reyes 

Y dices des-variando, ¡venga ya!,
tus décimas son pura poesía
que alimenta mi alma de alegría,
y convierte mi tedio en ojalá.
Tu palabra poética me va
royendo el interior. Siempre, Isabel ,
consigues aflorar hasta mi piel
palabras que te leo;  pensamientos
que ojalá consiguiera, sin lamentos,
saberlos transcribir en mi papel.
Ricardo Fernández

Es tan fácil mentir en un poema
como contarle al aire las verdades
y fácil exponerse en claridades
si ocultas una buena estratagema.
La letra lleva implícita el problema
de ver la realidad que se nos muestra
porque todo lo escrito no demuestra
que la luz sea luz cuando es de día
ni el espacio en la rosa geometría.
Para mentir soy única, ambidiestra.
Isabel Reyes

Si es tan fácil mentir en un poema,
si es des-vario lo que me respondes,
si pudiera encontrar lo que me escondes,
copiarte no sería ya un problema.
Pero no sirve como estratagema
imitar tu escritura, que a los Reyes
los coronan las letras, no las leyes,
cuando su reino mora en el Parnaso.
Me rindo y reconozco mi fracaso,
desde mi cielo admiro tus “estrelles”

Ricardo Fernández


El abate Sancho Baile (fullero y mujeriego antes que fraile), director de la página de este blog dedicada a la poesía erótica, nos incluyó una suya:

Lo que más quiero es vestirte,    
te digo y no te lo crees, 
pues créete lo que lees 
y que voy a repetirte. 
Porque si vestirte es irte, 
es que antes te he desnudado 
y por en medio he gozado 
de tu cuerpo lentamente, 
por eso precisamente 
te estoy vistiendo encantado.

"Abate" Sancho Baile  

Y yo le contesté, siguiéndole el juego:

Pues, como ya has aprendido,
puedes practicar con arte
el placer de desnudarte
con ánimo decidido.
No puedo exigir, mas pido
—ya que he sido profesor—
ser único espectador
de las representaciones:
lo que rimó con pasiones
se ha convertido en amor.

Ricardo Fernández Esteban


Llega la semana santa y quienes creen nos inundan con poesía religiosa. Quienes no, sólo pedimos que no nos invadan ya que las creencias son algo personal que no deberíamos imponer a los que no han tenido la suerte de recibir la fe.

Qué pena que yo no crea
pues en la semana santa
el pueblo a sus dioses canta
en la ciudad y en la aldea.
Quien esto escribe desea
que los que sentís la fe
evitéis el paripé
de creer que esa creencia
—que está en contra de la ciencia—
superioridad os dé.

Ricardo Fernández Esteban


Animaos e incluid en comentarios otras décimas que os gusten.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente blog,
como amante de la décima
he disfrutado las lecturas
Mi abrazo siempre
Ángela Desirée

Anónimo dijo...

¿Ricardo recuerdas esta de Núñez de Arce?

Cada vez que empuño la caña de mi embarcación, no puedo sustraerme a mascullarla

Guarneciendo de una ría
La entrada incierta y angosta
Sobre un peñón de la costa
Que bate el mar noche y día
Se alza gigante y sombría
Ancha torre secular
Que in rey mando edificar
A manera de atalaya
Para defender la playa
Contra los riesgos del mar.

Ricardo Fernández dijo...

Hay comentarios, que aunque anónimos, nos descubren los conocimientos enciclopédicos de quien los hace.
Un abrazo, Jesús.

Aunque anónimo el mensaje,
barrunto tras el la pluma
de un buen amigo que suma
las artes de un personaje.
Sirva pues como homenaje
al que en cualquier heterómino
-que es distinto de seudónimo-
de navegante, ingeniero,
escritor o financiero,
nunca podrá ser anónimo.

Enrique Gracia Trinidad (EGT) dijo...

Magnífico esto de las décimas, amigo Ricardo. Es una magnífica estrofa que a veces alcanza niveles poéticos excelentes y, en muchas ocasiones, sirve como divertimento. Son muy especiales cuando se usan para contestarse entre amigos poetas-
En una ocasión, merendando en una terraza de Madrid, Juan Ruiz de Torres nos dedicó una a mi esposa y a mí, y yo le contesté con otra a su esposa y a él. Fue en abril de 2004. Ahí van:


DE LA GAMBA
(Para Soledad y Enrique)

Aquí estoy, sobre una silla,
sentado en torno a la gamba,
que nos parece, caramba,
menos gamba que quisquilla.
Aunque el hambre no nos pilla,
mal place a nuestros ombligos
que trate como a enemigos
el tabernero de marras.
¡Nunca hormigas, sí cigarras,
somos con nuestros amigos!

(Juan Ruiz de Torres)


RESPUESTA A LA DÉCIMA DE LA GAMBA
(Para Ángela Reyes y Juan R. de Torres)

Cuando estás con un amigo,
la gamba es como un centollo,
la berza, tierno cogollo,
y el cuscurro, pan de trigo.
La verdad, me importa un higo
la comida, si a mi lado
tengo un amigo sentado.
¿Uno, digo? ¡Si son dos!
¡Esto es vida, vive Dios!
Y encima, me han invitado...

(Enrique Gracia Trinidad)

globos y mas dijo...

Escribir de manera atractiva atrae al lector.
Escribir para disfrute propio y de los demás es un placer que parte de la inspiración, donde fluyen las palabras amarradas a los sentimientos y cuelgan de la razón. Felicidades.