lunes, 23 de agosto de 2021

Raquel Vázquez

Raquel Vázquez (Lugo, 1990) ha publicado ya ocho libros de poemas y el último de ellos "Aunque los mapas" recibió el premio Loewe a la Creación Joven. Como veréis por sus textos, es una poeta de lenguaje actual, pero que sabe distinguir lo que son versos de lo que es prosa recortada. En mi opinión, este es el camino por el que la poesía consigue expresarse a través de buenos poemas, independienteme de épocas y generaciones.  


SÍNTOMA DE AGOSTO

El invierno a sí mismo se adelanta.
En agosto. Cuando aún los calendarios
proclaman días largos y remansos de solsticio.
Pero el invierno, en sigilo, madruga.
Se levanta temprano, con el verano a medias,
y asoma una migaja de noche tierra adentro.
La mañana bosteza, se despoja
— sólo con lentitud — de la neblina.
Comienza, un día, el día por cuestionar el sol
y ya un rayo no llega: apenas la promesa
de una sombra más larga.
Tantas veces el frío nació en forma de duda.
Poco a poco los pájaros ahogan sus melodías.
La luz, aunque amanece, se bate en retirada.

Raquel Vázquez (de Lenguaje ensamblador, 2019)


En el proceso de trasmisión entre autor y lector se pierden y se ganan interpretaciones y matices del contenido. El lector hace suyo el poema y lo asimila a través de su experiencia. De cualquier forma, después de leerlo, siempre es bueno conocer lo que indica el autor sobre la génesis del texto.


EN CASO DE EMERGENCIA

Rompimos el lenguaje.
Vamos, dijiste; o yo traduje, eso no importa:

sólo importó aquel mirlo
que aguardaba en tu mano con las alas plegadas.

Pusiste esa sonrisa
boba que tanto me ha atraído siempre.

Ahora pude decírtelo.

La eternidad se demostró pequeña,
manejable: cabía
dentro de una modesta habitación de hotel.

Y estábamos allí para tocarla.

Raquel Vázquez (de Donde los mapas, 2020)


En este vídeo la autora recita numerosos poemas de este poemario "Aunque los mapas" y da algunas explicaciones de su gestación. La visión de este vídeo permite una lectura más profunda de este poemario. Aquí la tenéis recitando "En caso de emergencia"

Respecto a este último poemario "Aunque los mapas", acabo de publicar un artículo en la web cultural "Las nueve musas" donde comento con detalle cuatro poemas del libro.

Y para acabar, dos poemas de los que la autora denomina "Poemas mínimos" pero que aunque cortos en extensión son profundos en intensidad. El segundo es un mágnífico haiku.

PROMESA PARA HORAS OSCURAS

Desplegaré los brazos,
rezumaré un par de alas tratando de salvarte,
y si esto fuera imposible,
tan sólo
tendería mi mano para caer contigo.

ARMONÍA NATURAL

Lloran los árboles
cuando se ven desnudos
frente al invierno.

Raquel Vázquez.


Si queréis proseguir, esta es la lista de sus libros de poemas:

Aunque los mapas (2020, Visor de Poesía; Premio Loewe a la Creación Joven)
Lenguaje ensamblador (2019, Editorial Renacimiento)
El hilo del invierno (2016, Hiperión; Premio "València Nova")
Si el neón no basta (2015, La Isla de Siltolá)
Lied de lluvia para una piel ausente (2014, Alhulia; Premio Granajoven)
Luna turbia (2013, Torremozas; Premio de Poesía Joven Gloria Fuertes)
Pinacoteca de los sueños rotos (2012, Islavaria)
Por el envés del tiempo (2011, Cardeñoso; Premio Poeta Juan Calderón Matador)



Adenda de IX-2021: Pocos días después de esta entrada he publicado en "Las nueve musas" un artículo sobre el último libro de Raquel Vázquez: Aunque los mapas" donde amplio lo dicho aquí y comento cuatro de sus poemas.

lunes, 9 de agosto de 2021

¿Hay buen poeta sin un buen soneto?

Se dice que un buen poeta debe tener algún buen soneto, aunque su poética haya derivado hacia formas más libres, y me parece que eso tiene bastante de verdad. La práctica de la poesía con metro y rima da un sentido del ritmo que subyace en el verso más libre y lo diferencia de la prosa. Aquí tenéis un ejemplo, no de buen soneto, sino de metasoneto sobre el tema.


¿HAY BUEN POETA SIN UN BUEN SONETO?

¿Se puede ser poeta sin soneto,
sin haberte obligado a metro y rima,
y de esa forma conseguir que el reto
de los catorce versos te redima?

Mi respuesta es que no, que el versolibre
precisa de una escuela, que las normas
se deben conocer para ser libre
de abandonarlas por distintas formas.

Quien se salta las reglas sin saberlas,
hace un salto al vacío; la ignorancia
es creer que las ostras crean perlas
sin el núcleo que inspira la sustancia.

Al menos un soneto cada año,
te hace versar mejor y no hace daño.

Ricardo Fernández Esteban © 2021


Este metasoneto querría poner el dedo en la llaga sobre la actitud de muchos poetas que desprecian al soneto o a otras composiciones métricas, en aras de una supuesta libertad que no es más que imposibilidad de enfrentarse a esos formatos. No niego que hayan excepciones, que las hay, pero en general la libertad artística precisa superar una época de formación previa. Como digo en el soneto, "para saltarse las normas hay que conocerlas, porque si no, el salto es al vacío".

Por cierto, este soneto es de estructura inglesa, que está formada por tres serventesios (cuartetos con rima alternada) y un pareado final.

En este blog hay muchos ejemplos de poetas clásicos y modernos que han escrito muy buenos sonetos, aunque también tengan composiciones mucho más libres. En el poster os he puesto unos cuantos que podéis buscar en el índice de poesía ajena. También tengo en el blog bastantes sonetos o poemas rimados míos

Ahora ya solo queda saber qué pensáis vosotros.