lunes, 30 de enero de 2023

Ráfael Ávila

Rafael Ávila Cañizares (Melilla, 1962) es otro de los poetas que he descubierto surfeando por las redes. Rafael es filólogo, reside en Málaga y ha publicado ocho libros de poemas desde 1994, más algunos pliegos y cuadernos. Os recomiendo esos paseos por las redes porque, con suerte, se pueden descubrir buenos poetas.


ISLA EN EL PÁRAMO

¿Qué conocemos de otros sino gestos
o palabras que engañan con su brillo?
A veces el espacio no es un pozo
pero siempre dibuja laberintos.
Cada hombre, una torre solitaria
rodeada de bosques sin caminos.
Una isla remota indescifrable
oculta por los mares infinitos.
Se nos cansa la vida dando vueltas
al misterio que es uno y compartido.
¿Llegarán nuestros sueños tan callados,
tras el frágil viaje de los hilos,
a encontrarse desnudos, frente a frente,
ya rotas las distancias, los abismos?
¿O seremos en medio de los campos
ese árbol perdido entre los trigos,
el pájaro ausente de memoria
que olvida las señas de su nido?
Condenados nacemos a este juego
de hallar en los espejos el destino.
Cristales que jamás traspasaremos,
prisión tejida por nosotros mismos.

Dardos en la pared (2000) Rafael Ávila Cañizares. 

A Rafael le gustan los versos de rima arromanzada, como estos endecasílabos, ya que he descubierto unos cuantos entre sus poemas. De otro libro más reciente:

CORRIENTES ASCENDENTES

Me diste un empujón
cuando parado estaba en la rutina
más siniestra de todos los desiertos,
un empujón me diste
y aparecí en el aire
en un campo de nubes,
lugar que he marcado en mi memoria
con la cruz que señala los tesoros,
junto a mi pecho
guardo también el mapa que contiene
sus breves coordenadas:
si me voy o me echan
podré volver deprisa,
tal vez porque requieras mi presencia,
acaso en la esperanza
de que me des otro empujón y arriba
hallemos otro campo inexplorado,
que en las alturas siderales
sea más pura la dicha,
                        aún,
                        por encontrarnos.

La trama de los días (2020). Rafael Ávila Cañizares 

Rafael Ávila tiene una web, aunque no demasiado actualizada, en la que podéis encontar una antología de sus poemas e información sobre sus libros. En Fonoteca de poesía podéis encontar dos poemas de "La trama de los días" recitados por él, y otros dos de "Con terquedad de astro" en que para mi gusto amplía demasiado las pausas versales.



Para acabar os dejo otro poema suyo "Incógnitas" en que yo escandaría cinco versos de otra forma. Ya sabéis por otras entradas de este blog que para mí es muy importante la oralidad en un poema y que creo que las pausas versales deben ser acordes con las sintácticas, excepto en algunos poemas rimados con encabalgamientos. Si queréis profundizar en este aspecto os dirijo a mi tratado de métrica "Métrica poética del español". Leamos ese poema tal como lo divide versalmente el autor y cómo lo haría yo.

INCOGNITAS

Antes era un enigma irresoluble,            11(3,6,10)
una torpe ecuación condicionada,           11(3,6,10)
pero cuando viniste,                              7
me despejaste en pleno                         7
con tu sabiduría,                                   7
se ha vuelto una constante                    7
mi esperanza, una variable aleatoria      12(3,7,11) (*)
esta alegría. A falta de dudas                11(4,7,10)
que ofrecerte, ando                              6
buscando entre mis versos                    7
un axioma capaz de interesarte,            11(3,6,10)
los valores exactos de mi vida.              11(3,6,10)

Luz de mediodía (2021). Rafael Ávila Cañizares 

(*) También podría ser, haciendo hiato en la coma: 13(3,8,12)

Los versos en que yo cambiaría los cortes versales y las pausas son:

se ha vuelto una constante mi esperanza,   11(2,6,10)
una variable aleatoria esta alegría.             13(4,8,12)
A falta de dudas que ofrecerte,                  10(2,5,9) 
ando buscando entre mis versos                9(1,4,8)

Ya que de esta forma las pausas versales se corresponden mejor con las sintácticas y resultan unos versos más armónicos que los originales. Un endecasílabo, un tridecasílabo cuaternario que armoniza bien, un decasílabo (que también armoniza ya que su "periodo rítmico interior" (1,4,8) es binario y similar a los de los otros versos) y un eneasílabo tambien armónico y cuyo "periodo rítmico interior" coincide con el anterior. Esto os pueden parecer cuestiones técnicas, pero es lo que da un buen ritmo sonoro al poema y lo distingue del verso libre o de la prosa.

Pero como siempre lo mejor es ir a las fuentes, a los poemas del autor, y aquí os dejo dónde podéis conseguir dos de sus últimos libros "La trama de los días" y "Memoria de la herida"




jueves, 12 de enero de 2023

De museos por Madrid

Acabo de republicar en Amazon, revisado y ampliado, mi libro "De museos por Madrid" cuyos poemas estan sugeridos por las obras de arte que he ido viendo en los últimos veinte años. El libro es digital y permite, mediante enlaces a las webs de los museos, contemplar la obras en que se inspira cada poema. Tengo por costumbre dedicar un poema a cada uno de mis libros y aquí tenéis el dedicado a este.


DE MUSEOS POR MADRID

Acudes al museo como un explorador
que, sediento de anhelo, encuentra en un oasis
un cementerio vivo donde el arte se muestra,
ambrosía divina en boca de los hombres.

A veces te sorprenden con una “temporal”,
en que otros campos santos han prestado sus obras,
y nuevos feligreses se suman a los fieles
de esos nichos de gozo, que alimentan espíritus.

El autor es mortal, el arte no lo es,
y aquí yacen intactas, salvo alguna limpieza,
obras de muchas épocas y estilos diferentes,
expuestas al tuntún o como colección.

Yo prefiero un criterio, el gusto de un mecenas
o de un buen director, más que el libre albedrío
del almacén artístico sin orden ni concierto,
pero hasta en lo caótico aparece un tesoro.

Escribo en mi cuaderno cuando me hablan las obras,
de esa semilla brotan los versos de este libro,
si el fruto es excelente dad gracias al autor
y si se ha malogrado culpad al escritor.

Ricardo Fernández Esteban ©


Este libro ha tenido una larga elaboración, que no ha sido penosa sino gozosa, a través de mis visitas cuaderno en mano a los museos de Madrid. Como os he dicho se edita solo en digital para que, a través de enlaces, se puedan ver las obras de arte.

Este libro digital está disponible clicando en Amazon. Os recomiendo leerlo en una tableta o un ordenador, en vez de un en un lector de libros electrónicos, porque las imágenes a las que podréis acceder se ven mejor en una pantalla de calidad y a color. Todos los poemas tienen un enlace a las web de los museos correspondientes que permite ver los cuadros o esculturas en que se inspiran. El pareado con el que acaba mi poema lo resume muy claro: Lo importante es que el poema nos acerque a la obra y si no lo ha conseguido la culpa es de este escritor.

Os dejo un vídeo donde recito tres de los poemas de este libro: "Móviles" de Alexander Cálder, "Hombre y mujer" de Antonio López y "Autorretrato, 1972" de Pablo Picasso.


Ahora solo falta vuestra opinión acerca de este poemario, porque el lector siempre tiene la última palabra.


lunes, 2 de enero de 2023

Vanesa Pérez-Sauquillo

Vanesa Pérez-Sauquillo (Madrid, 1978) es poeta, autora de literatura infantil y juvenil, y traductora. Como poeta ha publicado ocho libros desde 2001 a 2019, más una antología "El sueño intacto" en 2017. Su primer libro, del que os copio un poema ganó el premio Antonio Carvajal de Poesía Joven.


ESTA MAÑANA...

Esta mañana supe
mi extraña rendición a tus palabras,
mi irrevocable voluntad de náufrago
de sílabas,
de filóloga ahorcada en complementos
directos o indirectos
pero tuyos.

Esta mañana supe
que me visto en tus verbos,
desayuno tu nombre
y me quedo perdida, como tonta,
si me encuentro algún “no”
camino de la tarde,
camino de la noche.

Esta mañana supe
que muy frecuentemente
me vuelvo monosílabo
de sombra
agarrado al tobillo de tus frases,
que muy frecuentemente
quisiera ser prendida en tu nevera
como “nota importante”.

Esta mañana comprendí, aturdida.
Esta mañana supe, por fin vi
que me confundo en viento
cuando gritas mi nombre
y que basta un susurro,
un susurro de nada,
para dormirme en ti.

Vanesa Pérez-Sauquillo. Estrellas por la alfombra (2001)


Y ahora os dejo otro poema de su último libro, que espero no lo sea por mucho tiempo.

LA VIRGEN DE MODIGLIANI

para Amalia Álvarez Guerrero

La Virgen de Modigliani.
Esa fui yo, una vez.
Convertía a los pintores cubistas en niñas de Renoir
y las oía maldecir toda la madrugada.
A los borrachos de París, en poetas místicos.
A poetas místicos, en cabras de Picasso.
En las noches de sangre y vidrios rotos
consolaba pinceles ateridos, niños del arrabal.
Para hacer sonreír a las modelos
desnudaba maestros,
y a los maestros de la academia de pobreza
les regalaba algún milagro de alcoba.
En mi época azul, me estuve apareciendo por los charcos.
Perdonaba pecados a los que no lloraban
al comprar cisne en la carnicería.
Salvaba a los perdidos de la mirada blanca,
a las cabareteras de mirada perdida
y a los que contemplaban su retrato hacia dentro,
canto de maldoror,
y le rezaban a Amedeo Modigliani,
a Amedeo Modigliani y a su Virgen,
a Amedeo Modigliani, que no pintaba vírgenes
y nunca me pintó.

Vanesa Pérez-Sauquillo. Combustión espontánea (2019)


Os recomiendo consultar su web donde encontraréis amplia información sobre su producción literaria. En la solapa de Poesía podréis ver todos sus libros y ller algunos de los poemas de cada uno. En la fonoteca de Poesía recitada, podréis escucharla recitando el primer poema que os he copiado y otro de su primer libro.


Aquí podéis conseguir su último libro "Combustión espontánea" y la antología de los anteriores "El sueño intacto".



Abro esta antología suya y no me resisto a incluir otro poema:

Atrévete conmigo.
Soy joven.
Tengo mucho deseo que perder.
   .  .  .

Y fue cuando pusiste
definitivamente
mi mano en tu silencio.

Pero no me asusté.
Y arañé.
Y hallé tacto.

Te vas.
Ahora que estoy
con los dedos en flor.

Vanesa Pérez-Sauquillo de "Bajo la lluvia equivocada" (2006)

viernes, 16 de diciembre de 2022

Ángel de San Martín y sus poemas de Navidad

Unos cuantos de los poemas de Navidad que me envía cada año Angel de San Martín Tudela (Cartagena, 1940). Buen poeta, filólogo y amigo al que por desgracia no veo desde hace tiempo.

La Virgen y el Niño. Botticelli

POEMA DE NAVIDAD 2022

Es otra navidad. Es la esperanza,
infundada esperanza del cambio necesario.
Es un ínfimo planeta que nos parece grande;
tan pequeños somos que todo nos parece grande,
y llega navidad.
Otra vez vuelve, llega con un Jesús indefenso.
Como todos nosotros, como algún pajarillo,
como el hijo, la hija o la nieta inocente.
Y volverá otra vez, un año y otro año,
para hacer nuevos planes,
para traer tal vez los sueños de la infancia que nunca se olvidaron:
Las manos de mi padre montando un gran belén con su río y su estrella.
Los sabrosos cordiales de mi madre y la misa del gallo, y villancicos.
Las canciones de la niñez perdida.
Entre este punto ínfimo y el universo que nos rodea está Dios.
Dios inconcreto, amoroso y eterno.
Buscarlo, un imposible si Él no toca tu mano,
pero Él va siempre con las manos abiertas,
por si yo, pasando por su lado, me decido a cogerlas.
Jesús se está ofreciendo
y nos invade un silencio imperturbable,
el silencio imposible que nos lleva hasta Él:
el gran silencio en lo infinito.
Y pregunto: ¿Estás ahí, Jesús? ¿Estás ahí?
Y rompo en llanto de tanta soledad.
    ¿Estás ahí? ¡Silencio! ¡Y solo silencio!
¡Únicamente silencio!
    ¿Estás ahí, Jesús? ¿Estás ahí?

Ángel San Martín Tudela. (Diciembre de 2022)


POEMA DE NAVIDAD 2020


Fue en el invierno. El frío fue muy duro
Y en este mundo todo era ya frío.
El frío. Sin amor. Por todas partes,
en todas partes frío.

Tenías tanto amor por entregar,
pero no hallaste nadie en tu camino.
Sembrarás tu verdad inconcebible
¡y solo hallarás frío!

El filo del lucero se hizo carne.
La noche, aquella noche, fue un suspiro:
nieve y frío, mucho, mucho frío.
¡Estabas aterido!

Te espera lo peor: el frío, la muerte.
Seguiste en el empeño, era de noche,
“no importa, es necesario –te decías–
solo serás un niño...”

Y llegó el día, nada luminoso.
Solo una duda: “Si es posible…”
Ya ciertos serafines entonaban
¡Gloria!, ¡Gloria! Y ciertos pastorcillos
se vieron sorprendidos.

Te esperará la muerte. Dios no escucha
tu plegaria y has de apurar el cáliz.
“No importa el frío. Mi amor hará cambiar
el frío en fuego y el dolor en gozo”.

¡Comience esta locura: fuego y frío!
Dos mil años después todo ha pasado,
todo, todo… y aún sigue haciendo frío

Ángel San Martín Tudela. (Diciembre de 2020)


NAVIDAD 2017

¡Qué conjunción en la noche
más agraciada del año:
un Astro sin precedentes
besa la Tierra! En lo alto
un coro de serafines
rompe el silencio estrellado:
“¡Gloria a Dios en las alturas!
¡Paz en la tierra a los santos!”
. . .
¡Se ha vuelto loca esa Niña!
¡Aún Virgen y es un Sagrario,
patena y cáliz a un tiempo!
¡Santo!, ¡Santo!, ¡Santo!, ¡Santo!
Si se enterase la esfera
Quién se alberga en el establo...
¡Qué locura entre las bestias!
¡Qué algarabía en lo alto!
¡Qué sinrazón de comedia!
¡La Gloria se ha vuelto barro
y ha traído la esperanza
donde sólo había llanto!
¡La demencia invade al mundo!
¡Es Dios que se ha enamorado!
. . .
Nadie sospecha. María
ya va tejiendo un sudario:
la Flor de la carne humana,
la Gloria de lo creado,
el Verbo hecho carne y sangre
juega a ser sacrificado.
Enaltecido, el dolor
se hace moneda de cambio.
. . .
La historia empezó en Belén
hace ya unos dos mil años.

Ángel San Martín Tudela. (Diciembre de 2017)


NANA DE NAVIDAD 2015


Su carita sonriente,
sus ojitos una fuente
de cristal
y su boquita encarnada
es una flor arrancada
de un rosal.

En sus ojitos con sueño
su Madre contempla el leño
destructor,
ve los clavos y el martillo
que atraviesan al chiquillo
de su amor.

Ve aquella frente tan pura
de espinas y de amargura
coronada,
ve el pecho caliente y tierno
por dura lanza de hierro
traspasada.

La Niña, que es toda bella,
que más que mujer estrella
parecía,
rompe a cantar dulcemente
borrándose de su frente
la agonía:

Duerme, Niño mío,
se ha callado el viento
para que Tú duermas
y no tengas miedo,
duerme que en mis brazos
te daré de besos
cuando estés dormido.
Duerme, Niño bueno.

El Niño ya se ha dormido
porque estaba muy rendido
de llorar.
La Virgen lo besa quedo
porque tiene mucho miedo
de que pueda despertar.


Ángel de San Martín Tudela


Ángel de San Martín, doctor en filología, maestro, novelista, ensayista y sobre todo una magnífica persona, no se prodiga públicamente en su labor poética y sólo los amigos tenemos la suerte de recibir algunos de sus poemas. 



Este soneto nos lo envió hace unos años en Semana Santa
.


GETSEMANÍ


¡Cuánta angustia, Señor! ¡Qué desconsuelo
en tu boca entreabierta! En tu frente
goterones de sangre y, obediente,
ruegas un "si es posible" desde el cielo.

Abrazado al olivo, corderuelo
manso al suplicio, mártir consecuente,
postrado y solo, víctima inocente,
desgarrada tu entraña por mi hielo.

El hielo que te di, Jesús, el hielo
que brota de mi alma tantos años,
tantas veces, Jesús, en mi locura.

Tú eres mi ideal y mi modelo.
Y, a pesar de mi vida, es el instante
de unirme –aun sin saber–, a tu amargura.


Ángel de San Martín Tudela 

Hay muy pocos datos literarios de Ángel de San Martín en las redes. Aquí tenéis información de algunos de sus libros y aquí otros más. Recientemente acaba de publicar un nuevo libro de poemas, Apuntes de náufrago, y en ese enlace lo podréis conseguir.

A los 40 años
En su doctorado




















Angel San Martín 



lunes, 12 de diciembre de 2022

Poema de Navidad de 2022

Vuelven los tiempos navideños y con ellos el poema que cada año dedico a mis amigos y conocidos. Como siempre, no quiero que sea un poema al uso, e intento ser crítico y aprovechar estas fechas para hacer unas reflexiones en busca de un utópico mundo mejor. Ojalá que así sea, o así me gustaría.


POEMA DE NAVIDAD 2022

Un año más se acerca Navidad
y, en vez de hablar de fiestas y belenes,
me interesa tratar en el poema
lo que no me ha gustado de este año
y cuál es mi deseo para el próximo.
Ya sé que mis palabras pueden ser
como el agua que filtra por la arena
y sin saciar la sed ni dejar rastro,
pero si todos afilamos lápices
quizás la voz se multiplique y llegue
a conseguir cambiar un poco el mundo.

Primero los políticos: vergüenza
es lo más suave que decir de ellos;
unos gritan e insultan al contrario;
otros niegan lo que es más evidente,
y pactan por seguir en el poder,
sin importar ideas ni programas.
Y el resto de la tropa, unos borregos
que asienten por su sueldo o sus prebendas
olvidando el compromiso con la gente
que un día los votó por sus palabras
y ensalzan a ese líder que es mendaz.
Difícil lo tenemos, compañeros.

¡Qué decir del reparto de riqueza,
si hay un uno por ciento que posee
la mitad de los bienes de este mundo!
¿Quién se atrevió a llamar humanidad
a esta desigualdad?; y si eso existe
es porque algunos piensan que el sistema
permite acumular impunemente
mientras muchos malviven sin futuro.
Esto es un polvorín y candidatos
no faltarán para encender la mecha,
pues nada tienen que perder.

En cuanto a religiones, lo que pienso
es que en vez de en los dioses celestiales
debes creer en hombres terrenales,
cambiar “el más allá” por “el acá”,
y en el nombre de dios nunca imponer
barreras a la libertad humana.
Si la fe es para algunos el placebo
que por piedad o miedo les conduce
a obrar el bien, pues bienvenida sea;
pero si incita al odio al disidente
los condeno a su inferno sin perdón.

¿Y del nacionalismo exacerbado?
Reconozco que es algo que me afecta,
porque he nacido en zona de combate,
donde algunos se creen que son mejores,
que quienes no comulgan con fronteras
basadas en la lengua. Los idiomas
son siempre para unir, no separar.
Los pueblos no han de ser supremacistas,
y cuando digo esto apunto alto
y rechazo también los patriotismos
en que unir significa unificar.

Siguiendo con las lenguas, aunque pise
las zonas delicadas de un jardín
—lo políticamente no correcto—
debo decir, y digo, que el discurso
no debe repetir cada palabra
ajustando terminación a género,
pues puestos a cambiar seré “poeto”,
“lingüisto”, “atleto” y si es preciso, juro,
los votos tomaré para ser “curo”;
lo que importa es tratarnos con respeto
en una sociedad más democrática,
y decir soy “vocala” o soy “poeto”
constituye violencia de gramática.
Disculpad esta broma y estos ripios,
pero es que la “papanatez” me indigna.

Por fin, después de criticar bastante,
me toca que me aplique a mí lo dicho
y esto no quede en versos de un poema,
sino en declaración de mi intención,
de la que os pase cuentas en un año.
Quedo emplazado y en el blog me cito
a responderos con hechos, no palabras,
cuando sea de nuevo Navidad.

Ricardo Fernández Esteban (XII-2022) ©

Aunque como habréis leído este poema no es un poema al uso sobre fiestas y nacimientos divinos, y yo piense que la Navidad ha perdido su espíritu de paz y de busca de mejora de la humanidad (si es que los tuvo alguna vez), reconozco que estas días permiten compartir buenos momentos y deseos con familia y amigos. Por eso, como cada año, os propongo este brindis:



Brindemos por nosotros, por la gente querida,
por familia y amigos, por los que ya no están,
por los desconocidos, por los que no vendrán
y porque la utopía haga mejor la vida.



Si queréis leer los poemas de las últimas trece Navidades, aquí los tenéis. Podréis comprobar que me repito bastante, al menos soy persistente en mis ideas, pero pasar de las palabras a los hechos siempre ha sido más difícil. 

miércoles, 30 de noviembre de 2022

De "vocalas" y "poetos"

Quizás "me meto en un jardín" al tratar de si los genéros gramaticales deben corresponderse con los biológicos, o sea que una palabra acabe en "o" o "a" para ser políticamente correcta, o tener que duplicarla para que todos y todas se sientan citados; pero escuchar "vocala" para referirse a una mujer que es vocal de una institución ha sido demasiado. A mí me gustaría opinar como lingüista (o lingüisto) que soy, pero me contento en hacerlo como poeta (o poeto) con la licencia poética y el recurso al humor que siempre es bueno en estos casos. Por favor, que nadie se sienta ofendido u ofendida.

DE VOCALAS Y POETOS

Oigo decir “vocala”, ¡qué palabro!
Por respuesta reclamo ser “poeto”,
y no me adviertas que me descalabro,
que entro en un mal jardín y me entrometo;

a estas alturas de la vida, el menda
debe decir lo que se piensa, ¡leñe!,
aunque eso signifique una contienda,
y si a alguien no le gusta, que se empreñe.

Seré “atleto”, “lingüisto” y si es preciso
los votos tomaré para ser “curo”,
ya ves que no rechazo el compromiso,
y que defiendo la igualdad, lo juro.

Pero dicho lo dicho es de vergüenza
jugar con las palabras por política,
hay que impedir que lo insensato venza
y nuestra voz, sin duda, ha de ser crítica.

Lo que importa es tratarnos con respeto
en una sociedad más democrática,
y decir soy “vocala” o soy “poeto”
constituye violencia de gramática.

Ricardo Fernández Esteban (noviembre de 2022) ©


Como siempre lo que dice el poeta, que no sabe si acabará siendo denominado "poeto", está sujeto a crítica. Os he dado mi opinión ante ese intento de forzar la grámatica con excusa democrática, aunque solo sea por economía lingüística y por evitar el innecesario alargamiento de los discursos. 

Respecto al formato poético, porque aunque este sea un poema satírico es bueno guardar las formas, el poema está formado por serventesios endecasílabos (estrofas de 4 versos de once sílabas que riman alternados). Este poema lo escribí hace varios meses con algunas incorrecciones métricas, que un lector me indicó, por ello y para guardar las formas lo he rectificado. Aquí tenéis la primera versión y podéis opinar, si segundas partes son mejores o es preferible dejar las cosas como están amparándose en las licencias poéticas de la poesía sarcástica.

DE VOCALAS Y POETOS (primera versión)

Ante “vocalas”, “miembras”, ¡qué palabros!,
este menda reclama ser “poeto”.
Y no me adviertas que me descalabro,
que entro en un mal jardín y me entrometo;

a estas alturas de la vida, creo
que hay que decir lo que se piensa, ¡leñe!
y si eso implica pelear, peleo,
y si a alguien no le gusta, que se empreñe.

Seré “atleto”, “lingüisto” y si es preciso
los votos tomaré para ser “curo”,
ya ves que no rechazo el compromiso,
y que defiendo la igualdad, lo juro.

Pero a mí, no me importa la palabra,
ni la “o”, o la “a”, en que termina,
cambiarla no será un abracadabra
y acabará olvidado en la rutina.

Lo que importa es tratarnos con respeto
en una sociedad más democrática,
y decir soy “vocala” o soy “poeto”
constituye violencia de gramática.

Ricardo Fernández Esteban (marzo de 2022) ©


Un agudo lector del blog me indicó que había cometido algún desliz métrico. Es verdad y era consciente de ello, y más siendo autor de un tratado de métrica, pero la poesía satírica soporta algunas licencias por aquello de que el humor nos da un cierto margen. Concretamente, en la 1ª estrofa rima "palabros" con "descalabro" que es solo una cuasiconsonancia por la falta de una "s"; y entre la 1ª y 2ª estrofa hay una asonancia entre las rimas "-eto" y "-eo", lo que tampoco es digno de un poema clásico (por más que Garcilaso y otros poetas del siglo de oro lo hicieran alguna vez). En este último caso, la asonancia no es muy fuerte por la ausencia de consonante intermedia en la 2ª, pero es cierto que asuenan y que es mejor evitar las asonancias. Hablando de asonancias, también hay otra leve entre la 4ª y 5ª estrofa, ya que "-abra" y "-ática" comparten las "a" y en el caso de las esdrújulas la vocal intermedia se desprecia para las rimas asonantes.

Que quede constancia del apunte del lector y reproduciré sus observaciones en comentarios, ya que además ha tenido la delicadeza de enviarme una espinela sobre el asunto. Además, como habéis visto, he acabado haciendo una nueva versión del poema más canónica.

En esta página del blog recojo poemas míos de talante satírico ético o político, y en este enlace se accede a los que tienen entrada propia en el blog.


martes, 22 de noviembre de 2022

Pablo Milanés. La vida no vale nada: ¿un poema, una canción?

Pablo Milanés (Bayamo, Cuba, 1943 - Madrid, 2022) acaba de morir. Fue compositor, guitarrista y cantante, lo que conocemos por un cantautor, pero por qué no llamarlo también poeta. ¿Cuál es la diferencia entre una buena letra de canción y un buen poema?, ¿enriquece la música al texto? Sobre esto hay distintos pareceres y el Nobel a Dylan amplió la polémica. Para mí, si la letra es buena, la música la acompaña y se canta bien, todo suma, porque la poesía es generosa y ampara diferentes estilos e interpretaciones. Seguiremos recordando a Milanés cuando lo leyamos o lo escuchemos. 



LA VIDA NO VALE NADA

La vida no vale nada
si no es para perecer
porque otros puedan tener
lo que uno disfruta y ama.

La vida no vale nada

si yo me quedo sentado
después que he visto y soñado
que en todas partes me llaman.

La vida no vale nada
cuando otros se están matando
y yo sigo aquí cantando
cual si no pasara nada.

La vida no vale nada
si escucho un grito mortal
y no es capaz de tocar
mi corazón que se apaga.

La vida no vale nada
si ignoro que el asesino
cogió por otro camino
y prepara otra celada.

La vida no vale nada
si se sorprende a otro hermano
cuando supe de antemano
lo que se le preparaba.

La vida no vale nada
si cuatro caen por minuto
y al final por el abuso
se decide la jornada.

La vida no vale nada
si tengo que posponer
otro minuto de ser
y morirme en una cama.

La vida no vale nada
si en fin lo que me rodea
no puedo cambiar cual fuera
lo que tengo y que me ampara.

Y por eso para mí
la vida no vale nada.

Pablo Milanés


Y en este vídeo  canta este poema en Cartagena (Colombia)


Por si queréis saber más sobre el autor, os dirijo la web de Pablo Milanés donde encontraréis letras y vídeos de sus canciones, junto con mucha más información.

Victor Villoria me recuerda el disco de Milanés en que canta poemas de José Martí como un ejemplo se esa simbiosis de letra y música bien interpretada. Os dejo acceso a una "Yo soy un hombre sincero" y a las letras de los poemas de Martí que canta Milanés.




lunes, 21 de noviembre de 2022

Rafael Morales

Rafael Morales Casas (Talavera de la Reina, 1919 - Madrid, 2005) fue un poeta de formatos clásicos. Sus temas iniciales versaron sobre el amor y el paso del tiempo, luego trató temas sociales, del desarraigo y de las pequeñas cosas. Su ideal poético fue intentar cumplir la "tríada divina" de la poesía del Siglo de Oro español: «Decir con la belleza de Góngora, pensar con la hondura de Quevedo, sentir con la sensibilidad de Lope».



ADOLESCENCIA

Allí donde la niebla emerge desde el río
y puebla la afligida soledad del invierno,
allí qué hermoso era,
en la orfandad silente de mi calle,
ir viendo poco a poco
la perezosa desnudez del alba,
ir viendo poco a poco
sus pétalos mojados
que abrían temerosos en el aire
su pálida esperanza
entre las altas torres teologales
de mi vieja ciudad.

Y era de pronto la mañana
igual que una muchacha desnuda en los balcones,
y empezaba la vida a poblarme los ojos.

Rafael Morales (de Prado de serpientes, 1982)


APASIONADA ESPERANZA

Para ti tuve sueños. Yo quería
darlos forma, color, límite exacto,
realidad absoluta, línea, tacto,
felicidad para entregarte un día.

Puse toda mi fe, la vida mía
en cada pensamiento, en cada acto,
y sin cejar y sin ningún retracto
firme seguí por si lo conseguía.

Y ya lo ves, mintió mi pensamiento
porque burla el destino a quien se empeña
en doblegar su mar, su rudo viento,
su pecho helado, su maciza peña.
Mas el amante corazón violento
aún sigue, esposa, firme en lo que sueña.

Rafael Morales (de Cancionero del asfalto,1954)

Este es otro soneto suyo "Cántico doloroso al cubo de basura" declamado por Arsenio Escolar.


Aquí tenéis una antología de sus poemas en "A media voz" y aquí cinco recopilados por Zenda. En este enlace podéis conseguir su "Obra completa"



jueves, 17 de noviembre de 2022

Julián Viñuales Solé, in memoriam

Nos ha dejado Julián Viñuales Solé (Barcelona, 1939-2022), editor, persona amena, divertida y con un "savoir faire" ya por desgracia poco usual. En estos últimos años un grupo de amigos hemos compartido cenas semales y nos va a ser difícil no recordar sus chistes, ni sus anéctodas vividas de esas memorias que nunca quiso publicar. Su familia tuvo el acierto de organizar un acto en el bar jardín de la librería "La Central del Raval" y allí entre recuerdos compartidos, arias y palabras de sus allegados, nos despedimos de él en ese ambiente de libros y de copas que tanto le gustaba. Poco más podemos hacer que desearle, esté donde esté, que la alegría le acompañe.


A JULIÁN VIÑUALES, IN MEMORIAM

Cuando un amigo se va, queda un espacio vacio... (Alberto Cortez)

Despedir a un amigo siempre cuesta,
nunca fue un buen lugar un tanatorio,
es mejor recordarlo en una fiesta
que en un desconsolado velatorio.

Por eso, la otra tarde en “La Central”
brindamos en tu honor. Tu trayectoria,
sea la editorial o personal,
quedará para siempre en la memoria.

Pero nos has dejado y nuestras cenas
ya no serán lo mismo sin tus chistes,
ni tus anécdotas de vida plena.
Amigo, aún sin querer, estamos tristes.

Querríamos pensar, Julián, que la alegria,
estés en donde estés, será tu compañía.

Ricardo Fernández Esteban ©





El bar jardín de La Central
El bar jardín de La Central