Mostrando entradas con la etiqueta Mis poemas de Amor. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Mis poemas de Amor. Mostrar todas las entradas

miércoles, 18 de abril de 2018

Diálogo sobre el amor (II)

Dos sonetos que dialogan (o discuten) sobre el amor y sobre si debe regirlo la pasión o la razón. Un tema tópico que ya traté en un anterior Diálogo sobre el amor y que busca vuestra opinión, sea poética o no.




DIÁLOGO SOBRE EL AMOR (II)

—No intentes venderme manidas leyendas.
Jamás el amor atendió a la razón,               
y a ver si consigo, por fin, que me entiendas                  
porque ese es tu error, ensalzar la pasión.    

Te lleva al averno la equívoca senda            
que marca el arquero falaz y ladrón.            
Harás de tu vida la absurda contienda                  
que siempre perdiste por el corazón. 
        
Con esto te intento explicar que se trata     
de hallar en el alma profundos cimientos              
que ahoguen las vanas y arteras pasiones.    

Encierra al amor en la cárcel sensata           
(hogar en que mueren de viejos los cuentos),        
y ensalza la vida con otras razones.             

 (.../...)

—Seguiré esa pasión que me inspira Cupido,       
no me importa que digas que es perverso y falaz;
sigue tú a la razón, ya que buscas marido,           
y a mí déjame ser el amante, el audaz.

Siempre voy a escoger un instante en la cima                  
del disfrute sin límite, que el gozar del eterno                           
aburrirse en el cielo. No da miedo, ni grima,                  
envidar con un órdago, frente a frente, al infierno.

Ese ha sido mi sino, mi desgracia y mi suerte,
el buscar el amor rechazando morada.
No me temas, soy vida, aunque ronde la muerte,
juega al riesgo conmigo, por ganar todo o nada.

¡Basta ya! de diálogo, deberás decidir:
emoción o razón…, el vivir o el fingir…

Ricardo Fernández Esteban ©


Un poema es la suma de contenido y continente (tema y formato). Creo que el contenido ya queda claro (y si no es así me lo preguntáis), quizás tan sólo recordar que el "arquero" es Cupido, y que "envidar con un órdago" es hacer la apuesta máxima del mus en la que se juega a todo o nada la partida sin importar el tanteo anterior. 

Respecto al continente os añado unos cuantos detalles técnicos, por si os interesa profundizar en la métrica y el ritmo del poema.

El primer soneto se inicia con dos serventesios (cuartetos de rima consonante alternada ABAB), con una de las rimas de la primera estrofa (-endas) en plural, mientras que la segunda están en singular(-enda). Los tercetos finales son de rima escalonada CDE y dos de las rimas arrastran una vocal átona diptongada (ci-mien-tos /pa-sio-nes).


Los versos de este soneto son dodecasílabos de corrido (sin hemistiquios) apoyados en una rígida estructura silábica de pies ternarios afíbracos (atona - tónica - atona). Esto da al soneto un ritmo muy marcado con las tonicidades básicas del verso en las sílabas 2ª, 5ª, 8ª y 11ª.

El segundo soneto tiene una estructura inglesa con tres serventesios de rima independiente alternada y un pareado final. Como en el caso anterior, hay una rima que arrastra una vocal átona diptongada (in-vier-no)

Los versos son alejandrinos con dos hemistiquios de 7 sílabas y estructura "melódica", o sea basada en tonicidades en 3ª y 6ª sílaba.

Si estáis interesados en temas métricos, recordad que en este blog tengo un apartado con 20 artículos titulado "Vamos a hablar de métrica". Escribamos con más o menos criterios métricos (alguno hay que tener se quiere que el poema tenga ritmo poético) el conocimiento de los principios métricos es muy importante, porque hasta para saltarse las normas hay que conocerlas previamente sino se quiere que el salto sea al vacío. 

sábado, 23 de enero de 2016

Declaración de pleitesia

Esta pleitesía es un juego de rimas que escribí hace mucho tiempo, rimando por derecho y por revés, por hacer mano o por retar en un quiebro a tanto ripio que corre por el mundo. Aunque quizá, buceando entre la niebla del olvido y el deseo de lo que pudo ser y no fue, tuvo otro origen y quiso recuperar lo ya perdido con palabras en vez de con hechos. Pero, ¡qué importa ya!, aquí está y que cada uno lo juzgue o critique como le parezca. 



DECLARACIÓN DE PLEITESÍA


Me pides poesía y yo, tu servidor,
te rindo pleitesía y empiezo la labor,
¡ojalá que mis ripios se conviertan en versos! 
Después de tantos sitios que me fueron adversos, 
me refugio en tus ojos, en toda tu hermosura, 
y acato tus antojos, tu paz y tu locura.


 Me pides poesía, dices que no te escribo,
que ya no es como antes cuando tanto lo hacía;
y yo, que cada día soy de ti más cautivo,
con palabras galantes te hago una pleitesía

que a mí me encantaría que fuese de recibo:
Hay poemas brillantes de estructura vacía,
pero que ganaría si escribiese a lo divo
mil versos arrogantes, si con ello —alma mía—

con premios te perdiera y aunque me dieran fama
tú —mi amor— me olvidaras, tú que eres la primera,
mi luz, mi primavera, la reina de mi cama.

Si tú ya no me amaras, tan sólo te pidiera
que me fueras sincera. ¡Siempre serás mi dama,
y en oscuras o claras, la mejor compañera!


Ya ves, harto de rima, te pido ser querido
luchando por tu estima, temiendo por tu olvido.


Ricardo Fernández Esteban ©


Estas rimas pertenecen a mi poemario Pensando en vosotras publicado hace ya cinco años. Aquí tenéis más información del libro y una serie de poemas publicados en el blog.

Respecto al poema, se aceptan y piden comentarios, tanto de las fronteras entre el ripio y la rima, como lo que cito de "hacer mano rimando", de la vigencia de los poemas rimados en el siglo XXI, de la realidad o ficción en los contenidos poéticos, etc.

sábado, 14 de noviembre de 2015

Dialogo sobre el amor (I)

Bomba de amor. Renato Oliveira
Son difíciles los poemas de amor. Se han escrito muchos, todo parece manido, y se puede caer en la cursilería. Además, me he impuesto unas compleja estructura métrica como ejercicio de estilo o quizá como red que proteja la expresión de mi propia sensibilidad. 

Ya he repetido en muchas ocasiones que considero la poesía un género literario, como la novela, en el que el autor puede distanciarse del narrador y no tiene por que expresar sus propios sentimientos.

Estos sonetos dialogan o discuten sobre el amor y admiten opiniones. 


DIÁLOGO (O DISCUSIÓN) SOBRE EL AMOR

—Cuando el amor es más que una palabra,
cuando es forma de vida
en esa sinrazón que descalabra
y a compartir las ilusiones nos convida;

de tanto ardor el juicio se perturba,
y es el momento en que
la calma se convierte en una turba
en la que lucha la emoción con su porqué.

Como en toda batalla nadie vence,
ya que quien gana deja
muertos en propio campo y no convence
por mucha plata que recoja en su bandeja.

¿Por qué no desterramos ese error,
teniéndonos cariño en vez de amor?


.../...

—Me niego a renunciar, porque el amor
es la sublimación que encumbra al sentimiento,
ya que aunque todo lo sublime tenga el riesgo
de perder la razón,

quien no arriesga no gana ni en farol
y -para no sentir- es mejor el destierro,
si de la guerra derrotados nos volvemos
sin siquiera un adiós.

Por eso, no lo dudes, pienso seguir hablándote
del enamoramiento que me embarga
y no renunciaré a presentar batalla.

Tú tienes que escoger, o victoria o catástrofe,
o te rindes a quien te reta en diástole,
o exíliate al cariño. ¡En mi mundo se ama!


Ricardo Fernández Esteban ©












Como os he comentado la compleja estructura técnica de estos sonetos dificulta el desarrollo del contenido, pero me apetecía este reto y vosotros tenéis que juzgar si se mantiene la musicalidad y armonía del texto, y si he conseguido transmitir la opinión de los dos personajes. Para los interesados en la técnica os desarrollo un poco esa estructura métrica.

El primer soneto es del tipo inglés con tres serventesios (cuartetos de rima alterna) y un pareado final. La rima es consonante e intensa (incluye la consonante anterior a la vocal tónica: pa/labra - desca/labra). Los serventesios son polimétricos y están formados por un endecasílabo a maiori (tónica en 6ª sílaba), un heptasílabo, otro endeca a maiori y un tridecasílabo ternario (tónicas en 4ª, 8ª y 12ª). Y el pareado por dos endecas a maiori.

El segundo soneto, también polimétrico, se compone de dos cuartetos de rima abrazada asonante con un endeca a maiori, un alejandrino, un trideca ternario y un heptasílabo. Los tercetos por un alejandrino, un endeca a maiori y otro alejandrino, y con rima asonante CDDCCD pero que en las esdrújulas (D) es perfecta (de las tres vocales a-o-e y no sólo de a-e).

En fin, ya veis que la estructura es un poco compleja, pero lo que vale aquí es como lo sentís vosotros, y si os parece musical y armónica esta combinación o no. Para ello, es bueno recitarlo en voz alta o incluso mejor grabarlo y escucharlo después. La poesía es ante todo oral y en esa expresión es como se manifiesta mejor y se distingue de la prosa.



Adenda de abril de 2018: He añadido al blog un segundo diálogo sobre el amor, también formado por dos sonetos que se responden en contrapunto.

sábado, 31 de agosto de 2013

Cuando el día ya sea casi noche...

Mis versos no suelen tratar temas tristes, pero éste salió así con la dura pregunta de si tenemos que tomar las decisiones difíciles cuando aún podemos, no sea que luego ya no podamos. 

Este poema es un soneto polimétrico con versos de 7, 11 y 14 sílabas de estructura inglesa, o sea tres cuartetos de rima independiente y un pareado final. Pero aquí lo importante no es la forma, sino si consigue transmitir el fondo.


CUANDO EL DÍA YA SEA CASI NOCHE…

Cuando ya no recuerde ni el sabor de tus besos
ni el tacto de tu piel, amada mía,
cuando llegue ese día
de pensamiento fútil  y quebradizos huesos,

en que ya casi es noche y el futuro es presente,
si observas que te miro y mi mirada
se pierde por la nada
y mi rostro denota una expresión ausente,
 
te pido que te vayas, no quiero preguntarme
cómo se llama el ángel que me cuida
en lo que ya no es vida.
No me digas que no, déjame que me alarme

cuando puedo sufrir pensando lo que quiero,
que luego no sabré ni ser sincero.

Ricardo Fernández Esteban ©


Aquí me tenéis recitando este poema, que trata de esa fase del amor a la que nunca querríamos llegar, a partir de 0':42'' de este vídeo.

sábado, 13 de julio de 2013

Las fases del amor...

Este es un soneto polimétrico (con distintas longitudes de sus versos) que trata de la muerte y de la resurrección del amor, de su final, de su rechazo, de su negación y de la rendición del desamor. 

Muchas cosas en sólo catorce versos y sobre un sentimiento del que tanto se habla y tan poco se concreta. Dice el DRAE: Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser. Y nos deja con la duda de lo que habrá querido decir con propia insuficiencia. ¿Qué opináis?


EL AMOR...

El amor tiene límite. Se agota
cuando mucho se ha dado y de recibo
tan sólo alguna mota
de comprado cariño en momento furtivo.
 
El amor es recuerdo, la derrota
del juvenil empeño. Sobrevivo
a la pena que azota
con la misma actitud y amarte me prohíbo.

El amor es mentira. La frontera
que convierte en cruel al exiliado,
guerrillero sin rey, de su patria expulsado.

El amor es eterno. Si pudiera
romper este poema en tanto trozo
que ya no fuera ley… ni tú, mi calabozo.

Ricardo Fernández Esteban ©


Buscando alguna foto para ilustrar el poema, navego por la red a través de mares de cursilería y rescato del naufragio esta, que tiene cierta gracia.

















Y aquí me tenéis recitando este soneto y otros dos más:



Ya que en este soneto he tratado del amor pasional os enlazo a otro donde trato de otro tipo de amor, en Cuando el día ya sea casi noche...

sábado, 18 de mayo de 2013

Cuanto más te quiero...

          Soneto de ritmo difícil y cambiante, como lo era ella.


Cuanto más te quiero, más solo estoy.
Cuanto más te olvido, más te recuerdo.
Sé que no podré saber dónde voy,
pues, por más que busco, siempre te pierdo.

Cuando más te niego, más quiero verte.
Cuando digo no, suspiro en un sí;
y, por no aceptar que duele perderte,
es un “déjà vu” mentir sobre ti.

Intento consolar mi soledad
con un sinfín de historias sin futuro,
porque tengo por única verdad,

por lo más claro en este mundo oscuro,

saber que, por tu ausencia, soy un hombre
que sigue suspirando por tu nombre.


Misterios de dolor. Pensando en vosotras.
Ricardo Fernández Esteban ©


Éste es un soneto difícil, como le fue difícil la protagonista al narrador. Debo recordar que en este poemario, "Pensando en vosotras", el autor se distancia de su personaje, apelando a que la poesía puede ser de ficción y que todo parecido con la realidad es mera coincidencia. Pero nunca se sabe, porque los poetas suelen mentir aunque proclamen la verdad.

La dificultad del soneto (de estructura inglesa, con tres serventesios y un pareado final) proviene de que las dos primeras estrofas tienen un ritmo poco usual, basado en la tonicidad de la 5ª sílaba (en este caso apoyada por la 7ª), que se denomina de antigua gaita gallega, y que no puede entremezclarse con los endecasílabos normales sustentados en tonicidades en 4ª, 6ª u 8ª sílaba ya que entonces se pierde la musicalidad.

Algunos tratadistas tampoco aceptan este tipo de versos, aunque no se mezclen con otros y sean todos tónicos en 5ª, ya que dicen que no les suenan bien. En este soneto, además, el asunto se complica ya que el tercer serventesio y el pareado final tienen ritmos normales, y se produce un cambio de musicalidad entre la primera y segunda parte del poema.

En todo caso, para asuntos de técnica tengo la página "Vamos a hablar de métrica", y ahora lo que me interesa es vuestra opinión como lectores, ya que la poesía ha de estar hecha para el disfrute de quien la crea y quien la lee. Por eso, os pido vuestra opinión para salir de dudas de si escucháis o no un buen ritmo poético y una musicalidad coherente en estos versos. A mí me suena bien, ¿y a vosotros?

Pero volviendo al poema, y como la oralidad es algo básico en la poesía, en este vídeo lo recito.




lunes, 13 de febrero de 2012

¿Es ciego el amor...?

Este poema pertenece a los Misterios de dolor de mi poemario Pensando en vosotras. Está allí porque: si no queda dolor, es que antes no hubo amor. Y esa frase, más que una rima, es un lamento que refleja la derrota de la razón en su lucha con la pasión.



¿ES CIEGO EL AMOR...?

(Se dice que el amor es ciego y lleva de lazarillo a la locura. 
Debe de ser verdad porque, a pesar de todo, dejaría todo por ti.)


Cada vez que te veo soy consciente
de que te sigo amando, que soy tuyo,
que mi cuerpo palpita dependiente
y mi oído enloquece con tu arrullo.

En estas cosas del amor, la mente
no debe decidir; sólo el murmullo
que oye mi corazón es suficiente,
es sinfonía en medio del barullo.

Ya sé que fracasamos muchas veces
y si dejo que rija la razón,
el veredicto nos será contrario:

“Tanto dolor superará con creces
los escasos momentos de pasión.
Convertirás tu vida en un Calvario”

No importa, mi sagrario,

porque "el amor es ciego y no te extrañe
que la locura siempre lo acompañe
".

Misterios de dolor. "Pensando en vosotras"
Ricardo Fernández Esteban ©


Al autor siempre le gusta tener la opinión de sus lectores y os anima a ello, ya que es bueno que el camino poético es bueno sea en compañía. Un poema no tiene por qué reflejar la realidad, sino basta que se exprese con una cierta veracidad

Aquí tenéis otros poemas de "Pensando en vosotras" publicados en el blog y, por si sois adictos al género, el apartado donde se recogen los poemas de amor de esta bitácora.


domingo, 30 de octubre de 2011

Se me secó el amor


Este bolero cierra los recitales de El Deseo. Voz a voz de poeta y cantautor, en los que Jordi Albero y Ricardo Fernández entrecruzamos nuestras voces uniendo poemas y canciones sobre ese sentimiento. La letra es mía, y gana mucho con la música y la voz de Jordi.

El próximo, os esperamos.


 SE ME SECÓ EL AMOR (Bolero de amor, desde el desamor)

Se me secó el amor de ofrecer tanto
y nada de tu parte recibir,
prefiero que dejemos ya de vernos
después de tantos años de sufrir.

Lo peor es que sé que me querías,
que tu actitud fue culpa de los celos,

¿por qué soñabas compartir mi vida
mientras herías mi alma con flagelos? 

Sigamos pues dos rumbos diferentes,
nos queda mucha vida por delante
para poder querer a quien nos quiera,
para dejar de ser un alma errante.

Por eso, sólo pido que recuerdes
los años que ofrecí por obtener
el cariño que siempre me negaste,
la pareja que no quisiste ser.

Yo, por mi parte, sólo guardaré
algún instante tuyo de ternura,
las escasas caricias que me diste
y aquel día abrazando tu cintura.

El resto, pues mejor que lo olvidemos,
tampoco es el momento de culpar,
lo que cuenta es que no nos entendimos
en nuestra loca lucha por amar.

"Pensando en Vosotras". Ricardo Fernández Esteban ©


En el 2011 navegamos por El Deseo en el Horiginal del Raval, el 2012 el en Habana-BCN de la Barceloneta, el 2013 en el Tastam en Sant Gervasi, y en el 2014 en el Sant Anastasi de Badalona. 

Os adjunto un video artesanal, donde yo recito un trozo del poema y Jordi estrena la canción en el Horiginal, para que veáis lo bien que suena su versión.

En este enlace podéis encontrar más información de estos recitales 

lunes, 29 de agosto de 2011

"Amor y poesía"

Éste fue el primer soneto que escribí, hace ya muchos años, y abre los Misterios de pasión de mi poemario Pensando en vosotras. Lo dediqué a un amor difícil, que no sé si lo fue o no. La realidad se mezcla con la ficción y las musas no sé a que lado quedan de esa difusa frontera.


Con el tiempo he revisado el poema (os dejo la versión original), y eso me sirve para plantearnos si hemos de dejar reposar en paz lo escrito o no.


AMOR Y POESÍA (soneto para un amor difícil). 
 
Amor y poesía: eres tú.

Son esos ojos de mirar profundo,
son tus palabras al rozar mi oído,
es sentirte quitándote el vestido,
es habitar tu cuerpo vagabundo.

No puedo imaginar en este mundo,
mayor placer, mi amor, que aquel vivido
las pocas noches nuestras que he podido
vivir la eternidad en un segundo.

Admirarte desnuda es adorarte,
acariciar tu piel, enloquecer,
y alcanzar lo divino es el besarte.

Hoy he tenido un sueño y no dormía,
compartía tu vida y tu querer,
uniendo en ti: "amor y poesía".



Versión inicial del poema

Amor y poesía eres tú;

es ver tus ojos de mirar profundo,
son tus palabras al rozar mi oído,
es sentirte quitándote el vestido,
es habitar tu cuerpo vagabundo.

No puedo imaginar, en este mundo,
mayor placer, mi amor, que aquel vivido
las pocas  noches nuestras, que he podido
despertarte con besos un segundo.

Verte es quererte, oírte es adorarte,
acariciar tu piel enloquecer,
nunca me canso, cielo, de besarte.

Hoy he tenido un sueño, y no dormía,
compartía tu vida y tu querer,
porque tú eres —mi amor— mi poesía.

Ricardo Fernández Esteban ©

En este enlace encontraréis más información sobre este libro de poemas Pensando en vosotras  , y en este otro una recopilación de poemas del libro publicados en el blog.

Pero como la oralidad es muy importante, aquí me tenéis recitando este poema a partir del minuto y 50 segundos de este vídeo