Mostrando entradas con la etiqueta Mis Palabras mágicas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Mis Palabras mágicas. Mostrar todas las entradas

miércoles, 13 de noviembre de 2019

Gin Tónic poético

Los versos sirven para muchos menesteres, unos de más altura poética y otros más terrenales, y no hay que menospreciar ninguno. Estas sencillas coplillas tenían el alto reto de plasmar una receta y seducir, no de paso sino como principal objetivo, a quien las pidió. Como veréis, dada la nulidad del bardo en la cocina, relatan cómo preparar un buen "gin tónic" y lo demás queda entre la peticionaria y su rendido servidor.


MI MUSA ME PIDE UNA RECETA EN VERSO

¿Versos que sean receta?,
¡“Voto a Dios” que compromiso!,
uno ejerce de poeta,
mas de cocinar, ni un guiso.

Pues me travisto de “barman”,
oficio en que estoy más ducho
con cócteles que desarman
y para muestra un cartucho.

Un buen “Gin Tónic” precisa
primero copa decente
grande y cónica, sin prisa
y con hielo transparente.

Del limón sólo corteza
abundante y apretada,
la ginebra con pureza
en cantidad mesurada,

y la tónica amargante
y de burbuja pequeña.
Por último, está el talante,
que es algo que no se enseña.

Ya está lista la bebida,
ahora queda de mi parte
que con persona querida
disfrute de este, mi arte,

pues la copa es una excusa,
que usaré, cual caballero,
para que esa esquiva musa
me acepte por compañero.

Ricardo Fernández Esteban


Como veis esto del "Gin Tónic" es sencillo, aunque no banal. No hay complicarse demasiado la vida con ingredientes extraños, pero lo que se ponga ha de ser bueno, mesurado y la copa la adecuada. Lo mismo pasa muchas veces con los poemas, que por quererlos complicar y sofisticar no hay quien entienda el contenido; o la copa es muy estética, pero no hay quien beba en ella. Contenido y continente, sea un gin tónic o un poema, han de poderse beber y leer con facilidad y disfrutando de ellos.

Estos versos surgieron del reto de plasmar una receta en un poema, pero quien escribe siempre puede intentar llevar al agua a su costal, sea poético o terrenal.

miércoles, 20 de febrero de 2019

"Niké", la diosa de la Victoria

La estatua de la "Victoria", la diosa "Niké" griega, se encontró excavando en el templo de los "Grandes Dioses" situado en la isla de Samotracia al norte del Egeo; pero como otras muchas obras de arte fue sacada de Grecia de forma irregular y ha acabado expuesta en el Louvre. Cuando visité ese templo me la imaginé de vuelta a casa y le he dedicado este romance.


NIKÉ (la diosa de la Victoria)

Mi diosa preferida, mi Niké,
del último al primer guerrero heleno
conseguirte en la lid, gritar ¡victoria!,
era ensalzar tu nombre y tu recuerdo.
Cuando te vi en el Louvre, aprisionada,
tan lejos de tu mar, del mar Egeo,
tan lejos de tu monte, el de la Luna,
tan lejos de tu hogar y compañeros,
me prometí robarte y devolverte
a Samotracia, al venerable templo
que habitaban los “Kábiri”, los dioses
extraños al Olimpo, los “Secretos”.
En ese antiguo panteón morabas
antes de tu captura en el museo,
donde te observa gente en zapatillas
orladas de ese logo de diseño,
que unos pronuncian “naik” y otros “naikí”,
y surgió de tus alas, mito griego.


Ricardo Fernández Esteban ©


Se dice que Filípides corrió 42 kilómetros desde Maratón hasta Atenas para gritar "Victoria" antes de morir extenuado, de ahí la denominación de carrera del Maratón a dicha prueba atlética.

"Los kábiri" o "Grandes Dioses" eran unas deidades griegas, la mayoría ajenas a los dioses olímpicos, cuyo culto era muy antiguo y de características secretas e iniciáticas. El santuario (aquí tenéis más información) está situado en el norte de la isla de Samotracia, cerca del mar y en la falda del monte Fengari (luna en griego) que es el más alto de las islas griegas, si se exceptúa a Creta. 

El poema se estructura como un romance de versos endecasílabos, en que riman los pares en asonante, y busca denunciar ese expolio que han sufrido las antigüedades griegas y la conveniencia de que regresen a su lugar de origen. Además, recuerda que, aunque mucha gente no lo sepa, esta diosa ha dado nombre a la conocida marca deportiva "Nike" y a su logo que es una estilización de las alas de la estatua.




Imitando a la estatua en el lugar donde se encontró

domingo, 2 de septiembre de 2018

Lo escrito, escrito está

Verba volant, scripta manent (las palabras vuelan, lo escrito queda) es una cita tomada de un discurso de Cayo Tito en el senado romano que fue la inspiración de este poema, "Lo escrito, escrito está", surgido en un trabajo conjunto de poetas a partir de tercetos encadenados sobre la escritura.



LO ESCRITO, ESCRITO ESTÁ

Para mí la escritura es como un dique 
que guarda del olvido a la memoria 
y permite que un texto certifique 
si fue verdad, o no, aquella historia. 
“Lo dicho, dicho está”, pero es muy breve 
el recuerdo que deja la oratoria. 

En cambio, lo que escribo nunca es leve, 
el negro sobre blanco es duradero, 
es comparar la piedra con la nieve 
o el flácido cartón con el acero. 
Por eso, yo prefiero la escritura; 
“lo escrito, escrito está”, os lo asevero, 
y compite por ser literatura.

Ricardo Fernández Esteban ©



Un breve poema, de un trabajo conjunto encadenando tercetos, que aquí he variado ligeramente para darle cierre a las rimas y por la mayor libertad individual, al no tener que eliminar palabras ya utilizadas anteriormente.



Dos, también, breves reflexiones: La palabra oral vuela alto y transmite sentimientos, pero la palabra escrita (al menos hasta la época de la falaz posverdad) permanece inmutable y da fe, o mejor razón, de lo escrito. Por otra parte, los trabajos conjuntos poéticos nos ayudan a todos los participantes y demuestran que las denostadas redes sociales también tienen cosas positivas, si se sabe buscar y trabajar en equipo.

jueves, 2 de agosto de 2018

Posverdad versus mentira

A veces, esto de las nuevas palabras es como querer vestir con otro ropaje más moderno a lo que ya tiene nombre y, como dice el refrán, "aunque la mona se vista de seda, mona se queda". Pues de eso va el poema, de la "posverdad" tan de moda y de lo que siempre se ha llamado la "mentira".



POSVERDAD VERSUS MENTIRA

En época presente, se llama “posverdad”
a la antigua "mentira pura y dura”
¿Cuál es la diferencia?
Échale “márketing viral”:
Expándelo en las redes, reenvía,
haz que los necios lo compartan,
sin molestarse en comprobar las fuentes,
y el virus se hace músculo en la mente ignorante
que precisa de fe y que nunca razona.
Y si hace falta antídoto, lanzas un contravirus;
pues la memoria débil hace a la posverdad flexible,
y el “donde dije digo, digo Diego”
olvida lo que dijo y “Diego” afirma,
porque la nueva posverdad borra la vieja.

No es esto nada nuevo, pero antes
la difusión de la mentira era más tarda,
era un simple rumor de boca-oreja
de lento y limitado alcance,
o la falaz noticia de periódicos,
que se han leído siempre poco y ahora menos.
Lo nuevo es lo viral y son las redes,
es esa inmediatez
y el descontrol de lo que no es veraz,
pero reluce inverosímil para ciegos de espíritu
a los que nutre el pasto de sus tribus mediáticas.

¿Hay solución, o hay que tirar la toalla
ante la magnitud de la tragedia?
Difícil dar consejos, pero peor callar;
la vida es resistencia y frente al virus
hay que buscar vacuna. Contraataca,
usa sus propias armas en la lucha
y siémbrales la duda en sus falsas certezas,
a través de esas grietas, lo veraz
puede abrirse camino como buena cizaña.
No se gana una guerra en cuatro tuits,
pero seguro que se pierde si abandonas.
Para empezar, olvida la palabra “posverdad”
y, simplemente, llámale “mentira”.

Ricardo Fernández Esteban ©

del D.R.A.E: Posverdad: Distorsión deliberada de una realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales. Mentira: Cosa que no es verdad.


Pues aquí tenéis el poema y, si os gusta, difundidlo y practicadlo, que no se gana la guerra en cuatro tuits, pero con unos cuantos más se empieza a incordiar a todos los que utilizan las redes para desinformar, sea por mala intención —lo que es imperdonable—, sea por creer que es verdad —lo que es educable—, o sea porque simplemente reenvían todo lo que les llega y es de su cuerda —lo que demuestra de qué cuerda son—. Ánimo, que el camino es duro, pero si caminamos es que hay vida y si hay vida es que hay esperanza (como veis, hoy voy un poco de refranes).







Este poema lo he etiquetado en dos categorías y aquí podréis ver los otros que he ido publicando en ellas: Poemas ético-políticos, en que queda clara la intención, y Palabras mágicas que tratan de las palabras (con su definición), su significado y su relación con las personas.

miércoles, 16 de mayo de 2018

A la muerte. Poemas para hacer mano.

¿Hay que hacer mano para escribir poesía? ¿Es preciso practicar con retos en un formato determinado, para luego volar con más libertad por los cielos e infiernos poéticos? ¿Todas las artes precisan de un periodo de escuela antes de intentar formas más libres?

De eso va este soneto perteneciente a una corona colectiva de 15 sonetos endecasílabos blancos. A partir del soneto madre los participantes debían empezar y acabar con unos versos de ese soneto y completarlo sin ninguna asonancia. 

A mí me tocó:  Cuando la muerte bese mi alma negra / vestida de sepelio, de repente; y el tema de la corona era "La muerte" 


A LA MUERTE (*)

Cuando la muerte bese mi alma negra
y me entregue a los remos de Caronte,
no pienso darle el óbolo al barquero
pues no he pedido vela en este Hades.

No hay vida tras la vida, y si la hay
a mí me cogerá desconfesado,
sin ánimo de enmienda y descontrito.
Por ello, ¡qué más da si pago o no!

El hombre creó a dios y a satanás
para cubrir las dudas del futuro,
sembrándolo de miedos y esperanzas.

Yo voy de descreído, soy un golfo
y pido que la Parca se me ligue
vestida de sepelio, de repente. 


Ricardo Fernández Esteban ©

(*) de distintas mitologías: La Parca, figura femenina con capa, capucha y guadaña, causa la muerte de la víctima y la conduce al Hades, inframundo griego, por medio de la barca de Caronte, que exige el pago de una moneda. Se dice que en algunos casos se la puede sobornar o engañar.

Como veis, son endecasílabos sin ninguna asonancia entre los 14 versos, lo que condiciona bastante ya que sólo hay 25 posibilidades de combinación vocálica y algunas bastante infrecuentes. Respecto al final hubiera preferido otro, por ejemplo: desvestida de duelos, con lujuria, que me habría permitido un epifonema más de mi gusto, como este terceto. 

Yo voy de descreído, soy un golfo
y pido que la Parca se me ligue
desvestida de duelos, con lujuria.


Pero hay lo que hay y, en este caso, hay que hacer mano y cumplir las normas. Se dice, y eso viene a cuenta de la métrica, que "para saltarse las normas hay que conocerlas previamente, porque si no, el salto es al vacío". Eso significa la necesidad de saber los principios métricos hasta para hacer verso libre, porque un ritmo subyacente siembre debe existir para distinguir la poesía de la prosa.

Y ya que he hablado de hacer mano, os dejo esta "espinela y media":


POEMA PARA HACER MANO

La poesía es un oficio
que precisa practicar
y no vale improvisar
como hace más de un novicio.
Quien está en su sano juicio
escribe muchos renglones
para estar en condiciones
de parir un primer verso
que no le salga perverso,
tenga ritmo y emociones.

Ten esa frase por lema:
“De instantes de inspiración
y mucha sudoración
se consigue un buen poema”

Ricardo Fernández Esteban ©

miércoles, 18 de abril de 2018

Diálogo sobre el amor (II)

Dos sonetos que dialogan (o discuten) sobre el amor y sobre si debe regirlo la pasión o la razón. Un tema tópico que ya traté en un anterior Diálogo sobre el amor y que busca vuestra opinión, sea poética o no.




DIÁLOGO SOBRE EL AMOR (II)

—No intentes venderme manidas leyendas.
Jamás el amor atendió a la razón,               
y a ver si consigo, por fin, que me entiendas                  
porque ese es tu error, ensalzar la pasión.    

Te lleva al averno la equívoca senda            
que marca el arquero falaz y ladrón.            
Harás de tu vida la absurda contienda                  
que siempre perdiste por el corazón. 
        
Con esto te intento explicar que se trata     
de hallar en el alma profundos cimientos              
que ahoguen las vanas y arteras pasiones.    

Encierra al amor en la cárcel sensata           
(hogar en que mueren de viejos los cuentos),        
y ensalza la vida con otras razones.             

 (.../...)

—Seguiré esa pasión que me inspira Cupido,       
no me importa que digas que es perverso y falaz;
sigue tú a la razón, ya que buscas marido,           
y a mí déjame ser el amante, el audaz.

Siempre voy a escoger un instante en la cima                  
del disfrute sin límite, que el gozar del eterno                           
aburrirse en el cielo. No da miedo, ni grima,                  
envidar con un órdago, frente a frente, al infierno.

Ese ha sido mi sino, mi desgracia y mi suerte,
el buscar el amor rechazando morada.
No me temas, soy vida, aunque ronde la muerte,
juega al riesgo conmigo, por ganar todo o nada.

¡Basta ya! de diálogo, deberás decidir:
emoción o razón…, el vivir o el fingir…

Ricardo Fernández Esteban ©


Un poema es la suma de contenido y continente (tema y formato). Creo que el contenido ya queda claro (y si no es así me lo preguntáis), quizás tan sólo recordar que el "arquero" es Cupido, y que "envidar con un órdago" es hacer la apuesta máxima del mus en la que se juega a todo o nada la partida sin importar el tanteo anterior. 

Respecto al continente os añado unos cuantos detalles técnicos, por si os interesa profundizar en la métrica y el ritmo del poema.

El primer soneto se inicia con dos serventesios (cuartetos de rima consonante alternada ABAB), con una de las rimas de la primera estrofa (-endas) en plural, mientras que la segunda están en singular(-enda). Los tercetos finales son de rima escalonada CDE y dos de las rimas arrastran una vocal átona diptongada (ci-mien-tos /pa-sio-nes).


Los versos de este soneto son dodecasílabos de corrido (sin hemistiquios) apoyados en una rígida estructura silábica de pies ternarios afíbracos (atona - tónica - atona). Esto da al soneto un ritmo muy marcado con las tonicidades básicas del verso en las sílabas 2ª, 5ª, 8ª y 11ª.

El segundo soneto tiene una estructura inglesa con tres serventesios de rima independiente alternada y un pareado final. Como en el caso anterior, hay una rima que arrastra una vocal átona diptongada (in-vier-no)

Los versos son alejandrinos con dos hemistiquios de 7 sílabas y estructura "melódica", o sea basada en tonicidades en 3ª y 6ª sílaba.

Si estáis interesados en temas métricos, recordad que en este blog tengo un apartado con 20 artículos titulado "Vamos a hablar de métrica". Escribamos con más o menos criterios métricos (alguno hay que tener se quiere que el poema tenga ritmo poético) el conocimiento de los principios métricos es muy importante, porque hasta para saltarse las normas hay que conocerlas previamente sino se quiere que el salto sea al vacío. 

viernes, 26 de febrero de 2016

Mundo, demonio y carne

El mundo, el demonio y la carne, los enemigos del alma que la quieren llevar a la condena eterna según las doctrinas del dios del miedo, han sido el motivo de una obra coral en la red del portal literario Ultraversal. 27 poemas, 27 estilos y 27 enfoques unidos en un proyecto común. Éste es el mío:


MUNDO, DEMONIO Y CARNE (*)

Mundo, demonio y carne, enemigos del alma
en el lejano tiempo colegial
donde todo lo bueno era pecado.
¡Cuánto nos engañaron, compañeros!,
porque es el mundo lo que nos rodea,
y sin mundo no hay nada,
y lo bueno o malo, tu elección.

¿Y al demonio, a Satán?
¿Quién le dio ese papel de malo en la película?
Pues debió ser el “bueno” entre comillas,
ese por el que matan los fieles al infiel;
para mí que intentó salirse del guión,
y eso no se permite ni en el cielo.

Y de carne, carnívoro, por suerte,
por mucho que lascivos con sotana
negasen la mayor, y el sano disfrutar
llevase a la condena, al fuego eterno.
Como dice el refrán:
Nadie podrá quitarme lo bailao
y que toque la orquesta otra bachata.

Mundo, demonio y carne, tres amigos
para correrse farras cada noche,
a mi alma no le importa pagar rondas
y mi cuerpo disfruta de lo lindo.


Ricardo Fernández Esteban ©

(*) Del catecismo católico: Los tres enemigos del alma que nos inducen a desobedecer a Dios


Aquí tenéis acceso a la revista Ultraversal para leer on line o en PDF en la que 27 poetas tratan el tema de El mundo, el demonio y la carne, cada uno con su estilo y punto de vista, pero todos unidos en el amor y defensa de la poesía. Ya que hablo de Ultraversal, tengo que volver a recomendaros ese portal poético-literario que es mucho más que un portal, es un foro en el que se comparte y mejora conjuntamente, algo único en las redes sociales proclives al autobombo, al halago fácil y a la ausencia de crítica rigurosa.

Este es mi poema Mundo, demonio y carne incluido en la revista. Veréis que después he efectuado unos pequeños cambios en la última estrofa, porque es difícil dar por cerrado un poema en este mundo dígital que permite la evolución de lo escrito.

Por último, ya que he pedido a la orquesta que toque una bachata, os dejo una para que nos acompañe de farra con el mundo, el demonio y la carne: Darte un beso.


sábado, 14 de noviembre de 2015

Dialogo sobre el amor (I)

Bomba de amor. Renato Oliveira
Son difíciles los poemas de amor. Se han escrito muchos, todo parece manido, y se puede caer en la cursilería. Además, me he impuesto unas compleja estructura métrica como ejercicio de estilo o quizá como red que proteja la expresión de mi propia sensibilidad. 

Ya he repetido en muchas ocasiones que considero la poesía un género literario, como la novela, en el que el autor puede distanciarse del narrador y no tiene por que expresar sus propios sentimientos.

Estos sonetos dialogan o discuten sobre el amor y admiten opiniones. 


DIÁLOGO (O DISCUSIÓN) SOBRE EL AMOR

—Cuando el amor es más que una palabra,
cuando es forma de vida
en esa sinrazón que descalabra
y a compartir las ilusiones nos convida;

de tanto ardor el juicio se perturba,
y es el momento en que
la calma se convierte en una turba
en la que lucha la emoción con su porqué.

Como en toda batalla nadie vence,
ya que quien gana deja
muertos en propio campo y no convence
por mucha plata que recoja en su bandeja.

¿Por qué no desterramos ese error,
teniéndonos cariño en vez de amor?


.../...

—Me niego a renunciar, porque el amor
es la sublimación que encumbra al sentimiento,
ya que aunque todo lo sublime tenga el riesgo
de perder la razón,

quien no arriesga no gana ni en farol
y -para no sentir- es mejor el destierro,
si de la guerra derrotados nos volvemos
sin siquiera un adiós.

Por eso, no lo dudes, pienso seguir hablándote
del enamoramiento que me embarga
y no renunciaré a presentar batalla.

Tú tienes que escoger, o victoria o catástrofe,
o te rindes a quien te reta en diástole,
o exíliate al cariño. ¡En mi mundo se ama!


Ricardo Fernández Esteban ©












Como os he comentado la compleja estructura técnica de estos sonetos dificulta el desarrollo del contenido, pero me apetecía este reto y vosotros tenéis que juzgar si se mantiene la musicalidad y armonía del texto, y si he conseguido transmitir la opinión de los dos personajes. Para los interesados en la técnica os desarrollo un poco esa estructura métrica.

El primer soneto es del tipo inglés con tres serventesios (cuartetos de rima alterna) y un pareado final. La rima es consonante e intensa (incluye la consonante anterior a la vocal tónica: pa/labra - desca/labra). Los serventesios son polimétricos y están formados por un endecasílabo a maiori (tónica en 6ª sílaba), un heptasílabo, otro endeca a maiori y un tridecasílabo ternario (tónicas en 4ª, 8ª y 12ª). Y el pareado por dos endecas a maiori.

El segundo soneto, también polimétrico, se compone de dos cuartetos de rima abrazada asonante con un endeca a maiori, un alejandrino, un trideca ternario y un heptasílabo. Los tercetos por un alejandrino, un endeca a maiori y otro alejandrino, y con rima asonante CDDCCD pero que en las esdrújulas (D) es perfecta (de las tres vocales a-o-e y no sólo de a-e).

En fin, ya veis que la estructura es un poco compleja, pero lo que vale aquí es como lo sentís vosotros, y si os parece musical y armónica esta combinación o no. Para ello, es bueno recitarlo en voz alta o incluso mejor grabarlo y escucharlo después. La poesía es ante todo oral y en esa expresión es como se manifiesta mejor y se distingue de la prosa.



Adenda de abril de 2018: He añadido al blog un segundo diálogo sobre el amor, también formado por dos sonetos que se responden en contrapunto.

viernes, 6 de febrero de 2015

Lunático

Este poema quería tratar de la luna y sus relaciones etimológicas (por ejemplo con lunático), pero derivó por otros derroteros sobre las relaciones humanas, el amor y el desamor.

Lo que no es nada extraño pues muchas veces, como dice el gran poeta Enrique Badosa: uno no escribe un poema, sino que el poema le escribe a uno.


LUNÁTICO QUE FUI
¿Por qué viene lunático de luna?
¿cuánto hay de cierto que si luce llena
te puede transformar en un licántropo
que aflore en ti la fiera que hay dormida?

Lunático por ti, fui hombre lobo
o cordero pascual, si lo pedías,
mas constato que tú, como la luna,
te creces y descreces en pasiones.

Hoy toca que estés llena y todo vale,
hasta que pronto mengües y los celos
te lleven a la nueva discusión
que olvidarás, voluble, cuando crezcas.

Este fiel selenita, mi lunática,
deja de ser satélite de ti
cansado de tus fases, el licántropo
echa el diente a las otras del astral.

Llevas razón, la fiera ha despertado
y abandona tu cárcel. De luneo
salgo de caza en busca de una estrella
y en vez de tibia luz encuentro un sol:

Tierno cobijo en cada amanecer
que me da rienda suelta por las noches.
"¿Lo entiendes, cielo? ¡Cómo no escoger
pasión con libertad y sin reproches!"

Ricardo Fernández Esteban ©


Pues ya veis a lo que puede llevar un poema que simplemente quería tratar de la luna, satélite con el que se relacionan muchas palabras, bastantes de ellas con sentido peyorativo. Aquí he citado: Lunático (del latín lunatĭcus): que padece locura, no continua, sino por intervalos, y Licántropo (hombre lobo): el que, según la tradición popular, se convierte en lobo las noches de plenilunio

En cambio Lunear: (en Méjico) salir de caza, pesca o paseo cuando hay luna, ya me parece mucho más atractiva, sobre todo cuando se caza a un sol que te da rienda suelta por las noches. Ya lo dijo Sabina: Peor para el sol que se mete a las siete / en la cuna del mar a roncar, / mientras un servidor / le levanta la falda a la luna. ¿Por qué será que ese círculo vicioso vuelve a llevarnos a la luna?

Respecto a la última estrofa con rima en este poema blanco de endecasílabos, salió así para rematarlo, ¿y por qué no dejarla?



Foto: Deri Cátedra


Foto: Marcos Laguna