domingo, 25 de octubre de 2020

José María Micó

José María Micó (Barcelona, 1961) es poeta, filólogo, traductor, catedrático de literatura y músico. Su obra es poliédrica y amplia, su última aportación poética a sido la traducción de "La Comedia" de Dante en magníficos versos endecasílabos blancos, sin duda la mejor traducción de esta obra junto con la que efectuó hace 40 años Ángel Crespo en tercetos rimados. Pero vamos a centrarnos en la poesía original de José Mª Micó:


MUCHACHA VIEJA

Muchacha, ven aquí. Voy a decirte
lo que nunca te han dicho, voy a hacerte
lo que jamás te han hecho, lo que nadie
sino yo puede hacerte,
porque yo estuve el dieciséis de enero
abrazado a otros ojos
y eran los tuyos los que merecía.
Los ojos que tenías
cuando solo eras tú,
larva a la espera de animosas alas,
ansiosa por cambiar los libros de aritmética
por la ciencia aplicada de la vida.
Fíjate,
es hoy el primer día,
parece que habrá tiempo para todo
y tus padres te ponen
alambres en la boca
y un profesor de inglés para el futuro.

Y yo me aproveché de tu inocencia.
Mejor que tú sabía
lo que inventan las piernas
cuando las bocas queman
y mueren de deseo como peces sin aire,
como aquel pez sin sombra que en los sueños
brilla como una llama,
arde como en los sueños arde el agua.
Mejor que tú sabía
las posibilidades de una alcoba,
las consecuencias de una noche en vela,
la maldición de una promesa en falso...

Y estoy mirando ahora
tu cabeza perfecta.
Al tocarla percibo
que el pez de la ilusión sigue brillando
y de puro brillar ya se consume,
dejando en la penumbra
los desperfectos de mi anatomía.
Tú también has crecido,
muchacha vieja,
y hoy te he citado para confesarte
que me vales así,
deteriorada y todo,
porque así te tomé, porque sabía
que tu esplendor de las primeras noches
iba cargado con tu podredumbre.

Y he de volver al baile
una noche más negra,
cogerte una vez más por la cintura,
ecuador de otro mundo,
mundo creado y brote de otro mundo,
descerrajado vientre del que salen
otros viejos más viejos que nosotros
y acuden a la luz como polillas.
A la luz engañosa que nos pide:
salid a respirar,
venid y respirad con otros seres,
que es vida lo que veis.

Vieja muchacha, ven, no tengo nada
que tú no tengas, salvo el modo extraño
con el que digo y hago este poema.

José Mª Micó (de La sangre de los fósiles. 2005)


Como suelo repetir, indagando en la obra de un buen poeta siempre aparece algún buen soneto. Este está dedicado a Joaquín Sabina por su libro de sonetos "Ciento volando"

PÁJARO EN MANO

Tras el naufragio de mis soledades,
cuando el tiempo nos da los malos días
y se acaba el alcohol en las ciudades,
lleno el vaso de roncas melodías

y escucho sin parar a aquel andoba
que algunas veces vive y otras veces
nos invita a deshoras a su alcoba
y apura el corazón hasta las heces;

que antes de hacerse al mar quema las naves,
que huele las espinas de las rosas
y se ilusiona con las ilusiones;

porque quiero una copia de esas llaves
que encierran las mentiras más hermosas
en la pura verdad de sus canciones.

José Mª Micó (de Verdades y milongas. 2002)


Micó tiene una web bien ordenada donde nos muestra su obra poética , así como sus traducciones y ensayos, pero quiero detenerme un momento en su música donde podemos descubrirlo como compositor e intérprete de tangos junto con su mujer Marta. He tenido la suerte de verlos actuar en directo y os lo recomiendo.

En poesía siempre es importante la realización oral del poema, su recitado. En este enlace podéis acceder al archivo audiovisual de poetas de la Asociación Colegial de Escritores de Cataluña (ACEC). Este es el apartado dedicado a José Mª Micó y podéis encontrar una entrevista y al autor recitando quince de sus poemas. Como muestra aquí tenéis uno de ellos, Muchacha vieja, cuyo texto os he copiado al inicio:



Pero además tenemos la suerte de que José Mª Micó haya musicado este poema y lo cante su mujer Marta Boldú mientras él la acompaña a la guitarra. Una vez más, poesía y canción caminan juntas. 


Pero a los poetas hay que leerlos en su contexto. Aquí tenéis sus libros a un golpe de clic. ¡Qué los disfrutéis!







Y recordad que en este enlace de ayuda para navegantes están los distintos apartados del blog con una pequeña explicación

lunes, 12 de octubre de 2020

Miguel Sánchez Robles

Miguel Sánchez Robles (Caravaca de la Cruz, Murcia, 1957) es catedrático de historia, escritor y poeta. Lo he conocido en la entrega de los premios de poesía de la "Fundación Jesús Serra" en los que ha sido ganador con el poema que os copio. Uno de los objetivos de este blog es difundir a los buenos poetas actuales, como sucede especialmente en este caso. Aprovecho para agradecer a la Fundación Jesús Serra el gran trabajo que está haciendo para difundir la poesía especialmente entre los jóvenes con recitales en los colegios, y categoría infantil y juvenil en sus premios.



A VECES VEO BRILLAR LOS OJOS DE MI MADRE

I

Mamá, un instante en la sed fue tu existencia
y ahora huele mucho
a incendios que se comen el monte por la noche.

Me acuerdo, mamá,
del día en que viniste del mercado
con una bolsa llena de peces tranquilos.

Si estuvieras aquí, si vivieras, mamá,
me acostaría a tu lado
como se acuesta un perro para verte vivir
y me estaría así siempre:
como en los terremotos los móviles de los muertos
siguen sonando bajo las ruinas eternas.

II

Mamá, todas las cosas tristes vinieron tras tu muerte
y las locas palabras del dolor y la nada
vinieron tras tu muerte
y el sentido de mi vida suda ahora de miedo
en la oscuridad de las habitaciones vacías,
pero no siento lástima, yo ya no siento lástima
porque fui entrenado para correr hacia un cable de alta tensión,
para decirle al viento:
¡Venga, vamos a olvidar que la vida es muy triste!
¡Venga, vamos a rescatar cadáveres de pan en los aljibes!
¡Venga, vamos a imitar todos a esos jóvenes rubios
que se van a los parques por la noche
y vomitan debajo de los árboles
y le rompen el sueño a los gorriones,
a esos muchachos núbiles que están en todos partes
y no creen en la muerte, y no creen en la muerte!

III 

Mi madre me enseñó a acariciar el pelo,
saber besar el pan y a persignarme
con las manos enteras manchadas de merienda.
Te recuerdo, mamá, toser ceniza púrpura
y recuerdo también las semillas sin peso que vuelan en la luz
y cómo las mirábamos sentados en el porche
surcando por el aire de los bellos veranos de mi infancia.
Y recuerdo a una monja tejer sudarios grises
y en su rostro una leve sospecha ensimismada
de que la vida ocurre inútilmente.

IV

A veces veo brillar los ojos mi madre.
Mi madre tan enferma que se murió muy joven,
mi madre junto al mar, mi madre en los quirófanos,
tan frágil y sublime como un mirlo temblando entre la nieve,
mi madre y el perfume de los ángeles.

Así es como la vida se llena de tristeza.
Mi madre amortajada. Los ojos de mi madre.
Mi madre y esa manía que tienen las cosas de agarrar siempre polvo.
Mi madre y esa serenidad que hay en los ojos de las reses.

El dolor y el recuerdo son una misma llaga
que tiembla en mi garganta.

Si vieras, mamá, se curaría
toda esa sed de Dios que hay en las cosas.

Miguel Sánchez Robles


Aquí tenéis al autor recibiendo el premio del concurso de la Fundación Jesús Serra y recitando el anterior poema que, como os he dicho, ha sido el ganador de la edición de este año.

Esta es una bio y bibliografía del autor , en el siguiente enlace tenéis una pequeña antología de poemas suyos, este es su blog Escenas de la especie y aquí tenéis algunos de sus libros.

En este vídeo el autor y actores del grupo "Entrementes", recitan sus poemas.


Os dejo con las portadas de algunos de sus libros




 

domingo, 27 de septiembre de 2020

Julia Uceda

Julia Uceda (Sevilla, 1925) es una gran poeta con más de sesenta años de fructífera trayectoria, ganadora en 2004 del Premio Nacional de Poesía y en 2019 del Premio Lorca de Poesía Ciudad de Granada. Vamos a leer varios de sus poemas y la podremos escuchar recitando algunos.


Este poema es de su primer libro publicado en 1959:

LA EXTRAÑA

Siempre fui una extraña.
A veces me creía de la mano de todos,
entre luces y sombras,
mi voz entre las voces.
Una amistad de corazón de pájaro
empapaba mis manos.
 
Y de pronto las cosas me volvieron la espalda,
dejándome en el centro de una luz
tan pálida, tan fría…
como de huesos.
Como peces recién muertos.
Temblaba allí. Miraba
el detrás de las cosas, las nucas, las espaldas,
los talones extraños,
el confuso revés de las sonrisas,
el secreto más triste y polvoriento
que nadie se confiesa. No podía
salir de aquella luz en la que nada
parecía – ni era – como antes.
¿Por qué yo?
Se me helaban
los labios de tristeza.
¡Si existiera
sin mirarme existir!
Tal vez para tan poco…
 
Cuando de nuevo la luz se hacía
y mi cuerpo giraba de la mano de todos,
entre luces y sombras,
mi voz entre las voces,
un lejano recuerdo me oprimía.
Sigo siendo una extraña.

Julia Uceda. Mariposa en ceniza (1959)

En este vídeo la autora nos recita este poema y, antes, nos cuenta como fueron su juventud y sus inicios poéticos.

El siguiente poema que he escogido no pertenece a ninguno de sus poemarios y está recogido en "El viento hacia el mar" una antología publicada en 2002 por la que recibió en Premio Nacional de Poesía 

DRIVING  

Me pregunto si alguien, alguna vez,
podrá imaginarme, como yo no puedo,
formando parte de estos bosques, en los que no pienso,
de este mar, que a veces ignoro y del que huyo, a veces
-driving and driving and driving alone-: necesito
en otra lengua porque su sonido
pone el punto de soledad, de aislamiento, mejor,
a las tres partes: mujer en un coche, bosques, mar.

Siempre creo estar en otra escena
Y encuentro mi lugar en la que ya he perdido. Y eso significa
tal vez, que nunca estoy en parte alguna.

                                                               Pero alguien,
alguna vez, supongo con excesivo optimismo
sobre el valor posible de unos cuantos poemas, tendrá curiosidad
por saber cómo fui. Y pintara un atractivo cuadro si contempla
los hermosos paisajes que me acogieron
y que tan fielmente, aunque ya perdidos,
se pueden entrever en toda mi escritura.

Puede que el conjunto resulte hermoso.
Me gustaría verlo, pero será imposible.
De todos modos, quiero hacerle un favor al curioso futuro:
nada estará completo si se olvida
-driving and driving and driving alone-
de este verso extranjero.

Julia Uceda. 
En el viento hacia el mar. (2002)

Lo escuchamos en la voz de su autora con una pequeña explicación previa.


Como suelo decir, en la obra de un gran poeta, derive por donde haya derivado su estilo, suele haber en alguna época como mínimo un buen soneto. En este caso he encontrado este:

RAÍCES

Si ya soy una vela estremecida
colmada por tu viento. Si has llegado
al último escalón. Si me has tomado
por la raíz más honda y más henchida.

Si yo soy ya tu colmo y tu medida
y estás dentro de mí, secreto, hallado.
Si ya sobre la frente me has soplado
para hacerme vivir, ciega y ardida,

antes de irte rompe mis raíces.
Quiero que las arranques, que las trices
al alba con tu mano firme y fuerte.

De no hincarse en tu tierra poderosa
no quiere mi raíz ninguna cosa
si no es andar y andar hacia la muerte.

Julia Uceda

Para ampliar la visión de la obra de Julia Uceda os dejo unos enlaces:

Un completo artículo de Daniel J. Rodríguez en Zenda: Julia Uceda: La libertad está dentro

Un recorrido por su vida y obra de Marta Reig en "Los ojos de Hipatia": La poeta y su poema: Julia Uceda.

Una entrevista de de cuando gano el Premio Lorca en 2019: "No hay que ser obediente; yo nunca lo fui".

Un artículo de Jacobo Cortines en Ínsula: La mirada interior de Julia Uceda.

Y en el portal "A media voz" podréis leer una selección de sus poemas.

Pero sigo pensando que la voz y la explicación del autor es muy importante para la recepción de su obra. En este caso, tenemos los vídeos que grabó la ACEC (Asociación Colegial de Escritores de Cataluña) en 2005, donde responde a una entrevista y recita y comenta once de sus poemas de sus distintos libros.

En el Archivo Audiovisual de la ACEC se conservan más de mil videos de más de cien poetas españoles, grabados en el último cuarto de siglo, y os recomiendo encarecidamente su visión ya que hay auténticas joyas poéticas.


lunes, 14 de septiembre de 2020

¿Qué fue lo que me atrajo de Folégandros?

Volver a Folégandros siempre es una fiesta. La pequeña isla en medio del Egeo mantiene un encanto especial, a pesar de que el turismo la cerca y la convierte en demasiado multitudinaria. Este año, a causa de la pandemia, la isla está inusualmente vacía sín las aglomeraciones de los últimos tiempos. Pero no creo que eso nos deba alegrar, porque el motivo es nefasto; hay cosas que no tienen vuelta atrás, y la prefiero más llena y sin pandemias.


¿QUÉ FUE LO QUE ME ATRAJO DE FOLÉGANDROS?

¿Qué fue lo que me atrajo de Folégandros?

¿El recorrer la Jora que no tiene peldaños,
la de las siete plazas entre viejas capillas
donde cenas y compartes las copas
con las flores y estrellas?

¿O fue el Kastro, el castillo habitado,
el de la calle-patio y estrechos pasadizos
del tiempo detenido e historias de piratas,
que tiene por muralla la roca vertical?

¿O esa bahía a la que llaman
“la estación de los barcos”,
donde conviven veleros, ferrys y bañistas
frente a la casa blanca que está rozando el agua
y la luna que crece con su estela en el mar?

¿O el blanco monasterio que preside la Jora
en la colina, junto al acantilado, 
con su largo camino de zigzags y escalones 
desde donde contemplo como se oculta el sol?

¿O el resto de la isla cuajada de bancales
en la que ves azul a babor y a estribor,
y donde todavía encuentras “kalderimia”
con burros que transportan la vida en sus alforjas?

Supongo que sumé algo de cada cosa 
en los lejanos tiempos de ser bisoño en islas,
de descubrirlo todo porque sabía muy poco.
Luego “Fole” se fue turistizando, yo repetí visitas
y comencé a sentirla de forma diferente,
aunque tengo por ella un enganche especial
que siempre la sitúa en mi póker de ases.

Este año es distinto, el miedo y la pandemia
han dejado a la isla con mucho menos público
y vuelve la visión de los tiempos pretéritos,
sin aglomeraciones ni en su calles ni playas.
Por una vez, quizá deba ser cierto
que “del mal surge el bien”, 
pero no, eso no es cierto, la prefiero normal 
y me sería muy triste dar por buena
esta imagen antigua que nos muestra Folégandros.

Ricardo Fernández Esteban ©

Las Joras (χώρες) son las pequeñas capitales de las islas, de calles y casas blancas, normalmente escalonadas (excepto la de Folégandros) y situadas sobre alguna colina para defenderlas de los antiguos piratas.
Los Kastros son los castillos o zonas amuralladas que presiden las Joras y que han sido reconvertidos en viviendas.
El puerto de Folégandros σe denomina Karavostasis (Καραβοστάσης) que en griego significa "estación de barcos".
Se denomina kalderimia (καλδερίμια) α los antiguos caminos de herradura empedrados que recorren las islas.

Este poema es mi pequeño homenaje a esta isla a la que he vuelto muchas veces desde la primera vez que la visité hace dieciséis años. En esa primera visita ya le dediqué un poema  a "Folégandros" y otro unos años más tarde "A pesar de mis quejas, no se está nada mal aquí en Folégandros" . Los años pasan y se va aumentando el inventario de islas, pero algunas dejan un poso especial en nuestros recuerdos y en los deseos de repetir. Aquí tenéis unas cuantas fotos para abrir boca


La Panagia que preside la Jora
La Panagía que preside la Jora

La calle-patio del Kastro

Karavostasis

Una de las 7 plazas de la Jora

Unas capillas en Galifos

Aghios Nikolaos

Vista general de la Jora

lunes, 31 de agosto de 2020

Mi Blog "La palabra es mágica" cumple 10 años

Mi blog "La palabra es mágica" acaba de cumplir 10 años y no me puedo quejar del éxito, ya que contabilizo casi 900 mil visitas. Pero una cosa es la queja y otra la reflexión crítica, imprescindible para que el viaje continúe y patrón, artistas invitados y visitantes compartamos bien las singladuras de esta nave poética. Y como no puede ser menos, le dedico un poema al blog tomando como referencia el que le escribí cuando cumplió su primer lustro.



MI BLOG CUMPLE 10 AÑOS

En este mes el blog celebra cumpleaños;
diez he dejado por la popa
y por proa nos quedan los que el viento,
que vosotros sopláis, vaya impulsando al barco.
Complejos son los mares, pues las redes
nos dan la subsistencia y a la vez
pueden trabar el rumbo del timón.
Se impone el valorar riesgos y beneficios:
impedir dependencias, pero no renunciar
a que los versos crucen el mundo en un segundo.

Sigo mi travesía y voy levando anclas
al ritmo que me impongo, algo más lento,
y una vez por quincena, como mínimo,
dejo una nueva entrega, sea propia o ajena.
Ya son casi quinientas singladuras
y he tenido la suerte de compartir la caña
con muchos que admiraba, mis maestros,
y otros que descubrí
navegando los mares que nunca había surcado.
Espero que esos bordos, traveses y empopadas
en buena compañía me contagien el ritmo
que tensa bien las velas de las palabras mágicas
y transmuta la prosa en poesía.

No todo han sido “flores y violines”,
hay pocos comentarios, es difícil
que las visitas participen
enriqueciendo el viaje con sus críticas;
son tiempos de otras redes en que mola lo fácil
y la respuesta rápida.
En cambio, conversar en la bitácora
requiere calma, reflexión y razonar respuestas.
Pero eso es lo que hay y nunca sabes
a quienes no interesas, por más que reiteres
que el undécimo dicta el nunca molestar.

Rozar las novecientas mil visitas,
aunque me enorgullece, tiene su lado oscuro,
el de quienes pensaron: ¡vaya plomo,
ya está otra vez mandando poesías!,
pero por no posicionarse se callaron.
Ante la disyuntiva, corro el riesgo:
no hay viaje sin borrasca, ni pesca sin escollos,
y no divisas Ítaca si no sales de casa;
que quien quiera bajarse de esta nave 
puede hacerlo tranquilo y tan amigos.

Si habéis llegado aquí, al final de estos versos,
sois mis lectores fieles, mi soporte,
y a todos os abrazo en nombre de mi blog,
que busca seduciros con el lema:
"la palabra poética es el arte de magia
que logra transformar sonido en sentimiento".

Ricardo Fernández Esteban ©


En un blog los contenidos son importantes, pero también lo es cómo y dónde se exponen. He intentado ser ordenado y facilitar la consulta de todas las entradas de estos años, por ello el blog dispone de índices y en esta página de Ayuda para navegantes os explica con detalle sus diferentes apartados. Unas 250 entradas de poetas, 200 poemas míos y 20 páginas temáticas requieren un poco de orden en la búsqueda.

Gracias a todos los que me habéis acompañado, porque esta viaje sin vosotros no habría tenido sentido.

Un fuerte abrazo




domingo, 16 de agosto de 2020

Príncipe, Rey, Emérito y Demérito

Juan Carlos I, el rey emérito, se ha ido de España en un pseudo exilio del que no sabemos ni a dónde ha ido, ni si volverá, ni si será procesado. Yo, como republicano que aceptó la monarquía por sus buenos inicios, me siento decepcionado y, respetando todas las opiniones razonadas, ante este "vodevilesco" final de exreinado, no puedo más que dedicarle unas satíricas décimas con fondo ético.



PRÍNCIPE, REY, EMÉRITO Y DEMÉRITO 

Hubo una vez un príncipe de cuento
cuyo padre era un conde desterrado.
Su abuelo sí fue rey, mas fue expulsado
al traer la república otros vientos.
Un dictador se imaginó el invento
de un sucesor de pega con corona,
y pactó con el conde. La persona
debía de ser adicta y no incordiar,
y así llegó ese príncipe a reinar,
pero nadie apostó por su poltrona.

Empezamos a verle las maneras
cuando cesa a Navarro y Suarez insta
a hacerse el harakiri a los franquistas,
gran jugada de buenas a primeras.
La cosa mejoró cuando, de veras,
convocó a democrática elección
para otra vez tener Constitución
cediendo este monarca sus poderes;
de momento, hacía los deberes
y el pueblo lo acogió con ilusión.

Lo que le hizo ser un rey de mérito,
superando el epíteto de “El breve”,
fue comportarse tal como se debe
la noche del golpismo hacia el pretérito.
Pero cavó su tumba como “emérito”
por ese yerno que acabó en prisiones,
por excederse en cuanto a comisiones,
y por no escoger bien las cortesanas.
Al exilio se va, y aquí hay jaranas
y he de reconocer que con razones.

Y hablando de su exilio, ¿dónde está?,
toda España pendiente de su ex rey;
quien sigue siendo “emérito” por ley
ha demostrado poca majestad.
Se despidió por carta y, de verdad,
nos suena a despedida a la francesa,
huyendo por si alguien le procesa,
o le montan escraches las amantes
en busca de pastones semejantes
al que dio a la que dice ser princesa.

Este final parece un “vodevil”,
dijo “me equivoqué no lo haré más”,
abdicó, y por la puerta de detrás
se desapareció de forma vil.
Pobre Felipe, a cargo del redil,
intentando salvar la monarquía:
le quita el sueldo al padre, no se fía,
se deshereda, y echa de su casa
a Juan Carlos Primero “El balarrasa”,
triste final para su señoría. 

Y aquí seguimos todos discutiendo 
que si la monarquía o la república
en vez de defender la cosa pública
de ineptos y ladrones “in crescendo”.
¿Un presidente, un rey? Pues, resumiendo,
eso no es lo que importa; lo importante
es que cuando nos toque ser votantes
dejemos que nos guíe la razón,
los cantos de sirena y la pasión
son discursos muy poco edificantes.

No quiero un presidente bananero
ni un rey comisionista y con harén,
de momento Felipe me va bien
pero nunca creí en los herederos.
¿Monarquía electiva en nuestros fueros
o una república no partidista?
El tiempo lo dirá, pero en la lista
de los buenos monarcas, el penúltimo
se lo ha puesto difícil a este último:
¡conflictos familiares a la vista!

No hace falta que vuelvas “Campechano”
pero si se confirma que cobraste,
devuelve, paga impuestos, suelta lastre,
como cualquier vecino, ex-soberano.
Yo te acepté, siendo republicano,
y, por desgracia, me has salido rana;
ten al menos, pensando en el mañana,
la realeza de limpiar tu nombre,
porque hasta un rey debe saber ser hombre
si no quiere tener su historia vana.

Ricardo Fernández Esteban ©


Un poema no tiene por qué ser lírico y puede ser crítico o satírico, y también puede poner su granito de arena, para que regeneremos la política y las instituciones del Estado. Hay repúblicas y monarquías bananeras y lo que nos interesa es todo lo contrario, las inviolabilidades por motivos económicos no tienen razón de ser ni para un presidente ni para un rey.

Todas las opiniones concordantes o discordantes serán bien recibidas mientras sean razonadas y evitemos los insultos.

En este blog he dedicado sátiras y reflexiones éticas a partidos de todos los colores e ideologías, hasta los más próximos a la mía. Aquí tenéis la página de Mis poemas y sátiras ético políticas , estos son los etiquetados como Mis sátiras ético políticas y estos como Mis poemas ético políticos. Que cada palo aguante su vela, aunque sea la que nos ilumina.


Posdata de 17 de agosto:
Este mediodía se acaba de conocer que "El emérito" está en los Emiratos Árabes. Esperemos que pronto se conozca más de sus intenciones y de sus supuestas incorrecciones. Un rey, aunque ya sea ex, no debe tener vida privada en asuntos de interés público y las graves acusaciones que se han vertido deben desmentirse o asumirse. 

domingo, 2 de agosto de 2020

Ángel González

Ángel González (Oviedo, 1925 - Madrid, 2008) es uno los grandes poetas de la segunda mitad del siglo XX. Dice Almudena Grandes "su poesía es pura y desnuda, desprovista de retórica, de retruécanos, de efectismos intelectuales y que es la voz de un hombre que supo vencer a la derrota (...) unos versos que supieron encontrar el camino de la dignidad, un perfecto equilibrio entre la denuncia de una realidad odiosa y una irreprochable calidad estética (...)" Comprobémoslo dejando hablar al poeta en sus versos. 


SIEMPRE LO QUE QUIERAS 

Cuando tengas dinero regálame un anillo,
cuando no tengas nada dame una esquina de tu boca,
cuando no sepas qué hacer vente conmigo
-pero luego no digas que no sabes lo que haces.

Haces haces de leña en las mañanas
y se te vuelven flores en los brazos.
Yo te sostengo asida por los pétalos,
como te muevas te arrancaré el aroma.

Pero ya te lo dije:
cuando quieras marcharte ésta es la puerta:
se llama Ángel y conduce al llanto.

Ángel González. Breves acotaciones para una bibliografía (1971)


YA NADA AHORA 

Largo es el arte; la vida en cambio corta
como un cuchillo
Pero nada ya ahora
-ni siquiera la muerte, por su parte
inmensa-

podrá evitarlo:
exento, libre,

como la niebla que al romper el día
los hondos valles del invierno exhalan,

creciente en un espacio sin fronteras,

ese amor ya sin ti me amará siempre.

Ángel González. (Deixis en fantasma) (1992)


Por último, copio uno de sus sonetos, porque como siempre digo en el cajón poético de un buen poeta, sea su verso más o menos libre, siempre suele haber un buen soneto.

ALGA QUISIERA SER...

Alga quisiera ser, alga enredada,
en lo más suave de tu pantorrilla.
Soplo de brisa contra tu mejilla.
Arena leve bajo tu pisada.

Agua quisiera ser, agua salada
cuando corres desnuda hacia la orilla.
Sol recortando en sombra tu sencilla
silueta virgen de recién bañada.

Todo quisiera ser, indefinido,
en torno a ti: paisaje, luz, ambiente,
gaviota, cielo, nave, vela, viento…

Caracola que acercas a tu oído,
para poder reunir, tímidamente,
con el rumor del mar, mi sentimiento.

Ángel González. Áspero mundo (1956)


En la biblioteca virtual Miguel de Cervantes encontraréis amplia información sobre su obra y grabaciones de sus poemas. Para profundizar os recomiendo el completo análisis de Antonio Moreno: "La poesía de Ángel González, una historia vivida"Y en A media voz hay una amplia antología de sus poemas. 

Pero os recomiendo especialmente el Archivo audiovisual de poetas de la ACEC , archivo que recoge más de 1500 vídeos donde 108 poetas españoles son entrevistados y recitan sus poemas. En este archivo encontraréis un vídeo entrevista de 2005 donde Ángel González habla de su poesía y de sus influencias, y otros donde recita once de sus poemas que comenta brevemente.

Aquí lo tenéis recitando el poema Ya nada ahora, cuyo texto he colgado antes.

 
Y aquí su conocido Para que yo me llame Ángel González...




domingo, 19 de julio de 2020

Pedro Salinas

Ya dediqué hace años una entrada a Pedro Salinas (Madrid, 1891 - Boston, 1951) uno de los mejores poetas de la generación del 27, que nos ha dejado magníficos libros de poesía. Para mí el mejor "La voz a ti debida" (1933) de la trilogía amorosa dedicada a Katherine Withmore, que se completó con "Razón de amor" (1936) y "Largo lamento" (1939) en que se describe el nacimiento y plenitud de la relación, la ruptura y el recuerdo del ser querido.

Hoy quiero colgar y comentar un poema más antiguo de su libro "Presagios" (1923). Para mí, la diferencia entre estos buenos versos y los de "La voz a ti debida" es que en esos últimos se vive en directo esa relación amorosa real que desborda el poema. Pero lo uno lleva a lo otro, porque el oficio artístico se convierte en arte cuando la inspiración participa en la vida del autor.


CORAZA Y PECHO ABIERTO

Coraza y pecho abierto.

Coraza hecha con el acero de lo eterno
para el dardo que lanza el arco, desde abajo,
cada día certero,
para el dardo sutil del cuidado pequeño.
Y los días pasados sin bajeza ni altura,               
montón de muertas flechas rebotadas
al pie nuestro.

Y a lo otro pecho abierto: para la herida
grande del gran dolor eterno,
para el puñal del bien y el mal
que nosotros nos hemos de clavar en el pecho
por voluntad y por mandato interno,
mientras resbala en la coraza cada día
el dardo leve de los destinos ciegos.

Pedro Salinas. Presagios (1923)


Este poema me da pie a algunos comentarios sobre su contenido y continente. 

El texto se basa en dos conceptos contradictorios o quizá complementarios: La "coraza" y el "pecho abierto". La coraza como signo de la resistencia del "cuidado pequeño" y el pecho abierto como reflejo de la entrega ante "el dolor eterno". Cada lector hará suyo el poema y las interpretaciones pueden variar de unos a otros en función de las experiencias previas de cada uno, de su estado de ánimo, de sus lecturas... En fin, esa es la grandeza de la poesía, que penetre en el lector y que dicho lector pueda aportar significado sobre lo dicho por el autor.

En cuanto al continente, o sea al formato del poema, ya se puede ser algo más objetivo, porque aquí hablamos de ritmos de los versos, de su estructura, de su relación con la sintaxis y de sus repeticiones rimáticas.

Se trata de un poema polimétrico, de metros impares, bastantes rimas asonantes en (e-o) y algunos encabalgamientos versales. Lo veremos en un análisis de los versos, en los que indico asonancias, metro y acentos básicos.

Coraza hecha con el acero de lo eterno           (e-o) 14=5+9(4.8)

para el dardo que lanza el arco, desde abajo,   14=7+7

cada día certero,                                            (e-o) 7

para el dardo sutil del cuidado pequeño.           (e-o) 14=7+7

Y los días pasados sin bajeza ni altura,             14=7+7

montón de muertas flechas rebotadas               11(2.4.6.10)

al pie nuestro.                                                 (e-o) 4

 

Y a lo otro pecho abierto: para la herida           ((e-o)/-)12=7+5

grande del gran dolor eterno,                           (e-o) 9(1.4.6.8)

para el puñal del bien y el mal                           9(4.6.8)

que nosotros nos hemos de clavar en el pecho   (e-o /e-o) 14=7+7

por voluntad y por mandato interno,                  (e-o) 11(4.8.10)

mientras resbala en la coraza cada día               13(4.8.12)

el dardo leve de los destinos ciegos.                   (e-o) 12=5+7

----

Como versos más conflictivos por la tensión recitativa destaco:

Y a lo otro pecho abierto: para la herida

grande del gran dolor eterno,

Yo preferiría recitarlo así:

Y a lo otro pecho abierto                                    7      
para la herida grande del gran dolor eterno         14(7+7)

De esa forma el recitado, fundamental en un poema, puede adaptarse a las pausas versales finales eliminando el encabalgamiento versal "herida /grande". Pero solo es una opinión y el autor tendría sus motivos para cortar los versos de otra manera.

Como veis, en el poema se combinan distintos metros impares (el tetrasílabo es una excepción aceptable por su brevedad) sean en verso simples o compuestos y muchos de los versos y algún hemistiquio riman en (e-o). Todos los versos largos son de ritmo binario y en la armonía del poema es buena. Es lo que se denomina técnicamente una silva de impares y es importante que el recitado respete esas divisiones versales y la sintaxis del texto, para poder trasmitir adecuadamente el contenido poético

Muchas veces no damos la importancia que se merecen los formatos de los poemas. Hay que recordar que un poema es la suma del texto y del formato, y esa armonía de los versos a consecuencia de su ritmo acentual es lo que distingue un poema de la prosa. Haciendo un poco de publicidad propia, si estáis interesados en esos conceptos métricos, os recomiendo mi libro "Métrica poética del español" disponible en papel a un clic en Amazon que os permitirá aclarar dudas y disfrutar más de las lecturas poéticas. 

Respecto a información general sobre Salinas, en este enlace del Instituto Cervantes se puede encontrar la biografía y bibliografía del autor. Y en este, un artículo de Carlos Marzal en El Mundo sobre la poesía amorosa de Salinas. Para los que quieran profundizar en el origen de los libros inspirados en Katherine Withmore les recomiendo el libro Cartas a Katherine Whitmore que recoge algunas de las cartas que le envió Salinas y del que trata este artículo de Ángel S. Harguindey en El País. Y en este enlace al portal A media voz encontraréis una antología de poemas de Salinas

Por otra parte, para indagar más en el personaje y el relación de sus poemas y su vida, acaba de aparecer la biografía de Salinas: Pedro Salinas, una vida de novela, escrita por Montserrat Escartín, aquí tenéis una reseña publicada por El País





domingo, 5 de julio de 2020

David Leo García

David Leo García (Málaga, 1988) fue el ganador más joven del premio Hiperión en 2006 por su libro "Urbi et orbi". Pero, como la poesía es minoritaria, es más conocido por haber ganado en 2016 el mayor bote del concurso televisivo "Pasapalabra". Además, ha publicado "Dime qué" en 2011 y "Nueve meses sin lenguaje" en 2018 y algunos cuadernos poéticos más. 


CORAZÓN DE NINGUNO

Desiertos en parcelas, acotados,
nos tienen en reserva. Cada jueves,
con la sangre dormida en un oficio,
se quebrará tu lápiz en la página
y añadirá más grava a la llanura
formada por las tizas, los cosméticos
que perdiste soplándolos,
la astilla lastimándote un tobillo
y las piedras lanzadas a balcones
de piedra, de ninguno, trituradas.

Y, ya que lo preguntas, te diré
que en la raíz de tu desierto
tienes el primer vaso y el siguiente
y todos los que al suelo, cuando niña,
arrojaste admirada de que todos
cayeran como tienen que caer
hasta mostrar sus interiores secos,
su fe caliente en el cristal molido.

 David Leo García

Por aquello que siempre digo de que todo buen poeta debe haber escrito un buen soneto, he encontrado en la antología "La inteligencia y el hacha" este suyo:

SIGNO

Cuando vence en dos cuerpos la tormenta
su destreza con sal, no la coraza,
y la corriente de ser uno abraza
los apellidos y la vestimenta;

cuando la luna se encamina, lenta,
si saber de sí misma, hacia una raza
de cazadoras presas en la caza
y cruza por la noche y la reinventa;

cuando dos nos besamos, lo más digno
es la vida, que deja de ser signo
para ser vida. Queda en cien verdades

lo aún no pronunciado por la boca,
la luna es luna y luce y llena edades,
la mano es mano y ama lo que toca.

David Leo García


Es difícil encontrar obra suya en las redes, pero en Poetas andaluces hay colgados siete poemas, para más deberéis ir a sus libros.

Aquí tenéis en Gibralfaro una reseña de cuando ganó el premio Hiperión, otra en El País de la publicación de "Nueve meses sin lenguaje" y aquí recita un poema de este último libro


Aquí un vídeo con una entrevista que le hizo Canal Sur en 2007


Como siempre os recomiendo acudir a las fuentes, a los libros del poeta, porque un poema es la parte de un todo, un poemario, donde se descubren muchos más matices y conexiones de la obra poética.