miércoles, 31 de agosto de 2016

Elvira Sastre

He descubierto a Elvira Sastre (Segovia, 1992) por casualidad cuando en una librería abrí un libro y me encontré con el poema que os copio. Luego he leído su poemario y he descubierto una poeta de raza con fuerza en sus versos, de la que dice Benjamín Prado que ha enseñado a nuestra poesía el idioma de la juventud. 

Habrá que ir siguiéndola, porque ya es mucho y promete más.


REINA DE MI CASTILLO DE AIRE

Siento una urgencia extrema
de no decirte nada,
como si en mi pecho
cabalgaran ambulancias en silencio.

Debe ser que a veces
me da por pensar
que este olvido me queda algo grande:
se me cae de los dedos,
empapa mi pelo como una tormenta,
anuda mi estómago y ata mis manos.

Me sobra olvido
por los pies cuando paseo
y llego a tu casa
y observo tu buzón
que me grita todo lo que no nos contamos.

Me sobra olvido
por las manos
cuando se abren para cogerte
y vacío es lo único que encuentran:
nunca imaginé que las mismas alas
que abracé con ternura
te llevarían tan lejos de mí.

Me sobra olvido
cuando duermo
y no pasa nada,
y no suenan pájaros,
y arriba solo hay techo,
y no quedan rastros del huracán:
unas bragas en el suelo o tu pelo durmiendo o tu mano
a un centímetro de la mía
—como si me hubiera buscado en sueños—;
nada,
la sábana en una esquina o la almohada mojada
 o tu calor
dado la vuelta;
nada,
diez llamadas perdidas o una botella de agua vacía o
tu olor empapando mi suerte;
nada,
un disco terminado en el ordenador que aún parpadea,
como si fuera una alarma que avisara
de que hasta lo más bello termina.

Nada:
solo este orden justo y preciso,
este orden que ya es solo mío y no encuentra lugar en el que caerse,
este orden que no se va porque no vienes.
Este orden
que también me sobra.

Me sobra olvido
también
de las canciones que tengo prohibidas,
de esas palabras
que ya no sé pronunciar,
de todos los ángeles
que me abandonan,
de cada día que tropiezo
con la misma pregunta:
¿no es olvido y recuerdo la misma cosa?

Me sobra olvido,
ya ves qué tontería,
cómo puede sobrar algo que no se tiene.

Si pudiera llamarte amor
o si pudiera
tal vez
solo llamarte.

Amor.
Me sobra olvido.


Elvira Sastre



En su página web, podéis encontrar información sobre su biografía, libros publicados, vídeopoemas y una antología de sus poemas que publica en su blog "Relocos y recuerdos". 

Pero como siempre os recomiendo acudir a los libros, éste Ya nadie baila es una antología de sus dos poemarios publicados: 43 maneras de soltarse el pelo y Baluarte, más unos cuantos poemas que hasta ahora eran inéditos.



Aquí os dejo un vídeo donde recita "Quiero hacer contigo todo lo que la poesía aún no ha hecho".



lunes, 22 de agosto de 2016

Leandro Fernández de Moratín

Leandro Fernández de Moratín (Madrid, 1760 - París, 1828) fue el más relevante autor teatral de su época. También, aunque no sea tan conocido por ello, tiene una obra poética importante.

Sus poemas y su teatro, quedan algo lejos de nuestros gustos actuales, pero esta elegía que os copio está considerada lo mejor de su poesía y para Lázaro Carreter, cuya opinión siempre respeto, a la altura de las grandes obras de la lírica castellana.


ELEGÍA: A LAS MUSAS

Esta corona, adorno de mi frente,
esta sonante lira y flautas de oro
y máscaras alegres, que algún día
me disteis, sacras Musas, de mis manos
trémulas recibid, y el canto acabe,
que fuera osado intento repetirlo.
He visto ya cómo la edad ligera,
apresurando a no volver las horas,
robó con ellas su vigor al numen.
Sé que negáis vuestro favor divino
a la cansada senectud, y en vano
fuera implorarle; pero en tanto, bellas
ninfas, del verde Pindo (*) habitadoras,
no me neguéis que os agradezca humilde
los bienes que os debí. Si pude un día,
no indigno sucesor de nombre ilustre,
dilatarlo famoso, a vos fue dado
llevar al fin mi atrevimiento. Sólo
pudo bastar vuestro amoroso anhelo
a prestarme constancia en los afanes
que turbaron mi paz, cuando insolente,
vano saber, enconos y venganzas,
codicia y ambición, la patria mía
abandonaron a civil discordia.


Yo vi del polvo levantarse audaces,
a dominar y perecer tiranos,
atropellarse efímeras las leyes,
y llamarse virtudes los delitos.
Vi las fraternas armas nuestros muros
bañar en sangre nuestra, combatirse,
Vencido y vencedor, hijos de España,
y el trono desplomándose al vendido
ímpetu popular. De las arenas
que el mar sacude en la fenicia Gades,
a las que el Tajo lusitano envuelve
En oro y conchas, uno y otro imperio,
iras, desorden esparciendo y luto,
comunicarse el funeral estrago.
Así cuando en Sicilia el Etna ronco
revienta incendios, su bifronte cima
cubre el Vesubio en humo denso y llamas,
turba el Averno sus calladas ondas;
y allá del Tibre en la ribera etrusca
Se estremece la cúpula soberbia,
que da sepulcro al sucesor de Cristo.


¿Quién pudo en tanto horror mover el plectro?
¿Quién dar al verso acordes armonías,
oyendo resonar grito de muerte?
Tronó la tempestad; bramó iracundo
el huracán, y arrebató a los campos
sus frutos, su matiz; la rica pompa
destrozó de los árboles sombríos;
todas huyeron tímidas las aves
del blando nido, en el espanto mudas:
no más trinos de amor. Así agitaron
los tardos años mi existencia, y pudo
sólo en región extraña el oprimido
ánimo hallar dulce descanso y vida.


Breve será, que ya la tumba aguarda
y sus mármoles abre a recibirme;
ya los voy a ocupar... Si no es eterno
el rigor de los hados, y reservan
a mi patria infeliz mayor ventura,
dénsela presto, y mi postrer suspiro
será por ella... Prevenid en tanto
flébiles tonos, enlazad coronas
de ciprés funeral, musas celestes;
y donde a las del mar sus aguas mezcla
el Garona (**) opulento, en silencioso
bosque de lauros y menudos mirtos,
ocultad entre flores mis cenizas.


Leandro Fernández de Moratín

(*) Sierra de Grecia consagrada a Apolo y las Musas
(**) Moratín tomó partida por el bando francés en la guerra de la inpedendencia, por lo que tuvo que exiliarse y residió en Burdeos, donde desemboca el Garona, entre 1821 y 1827.



Para profundizar en su vida y obra os dirijo a su portal en Cervantes virtual. En este enlace podéis encontrar unos cuantos de sus poemas y en esta otra web bastantes más poemas. Por su temática y formas, se cataloga a este autor en el XVIII, aunque por ejemplo esta elegía se escribió en el XIX.

Si os interesa la poesía del XVIII, que aunque no está a la altura de la de los siglos de oro tiene poetas interesantes, os recomiendo la edición crítica de Rogelio Reyes "Poesía española del siglo XVIII" publicada por Cátedra.

viernes, 5 de agosto de 2016

Si lo veo no lo creo

Parece mentira pero seguimos igual y ya empieza a hablarse de terceras elecciones, a este paso un año sin gobierno. Ante esto creo que los votantes y miembros de los partidos hemos de decir basta y exigir una renovación total de los dirigentes que se presentan. Si estos no sirven para pactar habrá que buscar a otros.

De momento, lanzo una última advertencia con formato de espinela, que más que poema es un ¡basta ya de tanta tontería e insensatez! Espero equivocarme y que estos dirigentes no se atrevan a irse de vacaciones sin haber conseguido pactar un gobierno, y si no, que reconozcan su fracaso como negociadores y presenten su dimisión.




SI LO VEO NO LO CREO

Si lo veo no lo creo,
vamos hacia las terceras
y os advierto muy de veras
que esto es más que cachondeo.
Ya podéis cambiar de empleo
si no pactáis esta vez;
¡basta ya de rigidez
y de tanta tontería!,
a conseguir mayoría
y además con rapidez.

Ya hemos votado dos veces,
si desperdiciáis mandato
no va haber un tercer plato,
¡basta de ruido y más nueces!
Hartos ya de estupideces,
ante nuevas generales
cambiaremos comensales.
¡Al paro y sin prestación!,
que para la votación
queremos profesionales;

pero no de esta política
tonta, corrupta y vacía
que se enloda cada día
incapaz de la autocrítica.
Con finura jesuítica,
va la última advertencia,
si la desoís, sentencia:
¡Despido y renovación,
ante una nueva elección
se terminó la paciencia!

En resumen, dirigentes
de los partidos políticos,
los votantes somos críticos
como han de ser los clientes.
Sed de esto bien conscientes,
se acabó la sopa boba,
quien no ha cumplido me roba,
o pactáis este verano
un gobierno, yendo al grano,
o pasaremos la escoba. 

Ricardo Fernández Esteban ©


Este el 5º poema de una serie de espinelas que comenzó el pasado diciembre con Consejos para votar, luego Consejos para pactar, tres meses después cuando no se ponían de acuerdo Sólo ves tus intereses. En mayo cuando se convocaron escribí Ante nuevas elecciones y ahora me obligan a este último Si lo veo no lo creo, porque ya empieza a hablarse de las terceras elecciones ante la incapacidad de pactos de investidura. En fin, ya veis que me hacen poco caso, pero por denunciar y exigir que no quede.

En la página correspondiente del blog tenéis todas mis sátiras políticas y podréis ver todas estas referidas a estos últimos despropósitos.

Posdata: Acabo de ver que una plataforma ciudadana esta pidiendo también el cambio de dirigentes si hay nuevas elecciones. Os adjunto el enlace por si os queréis sumar a la propuesta.

jueves, 28 de julio de 2016

Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita

Juan Ruiz (Alcalá de Henares o Alcalá la Real, ¿1284 - 1351?), el Arcipreste de Hita, es el autor de la magnífica obra del mester de clerecía conocida como el Libro del buen amor. Os traigo unos fragmentos de los consejos que le da Don Amor sobre la elección de mujer y de alcahueta. 

Ocho siglos después sigue siendo una obra de interesante lectura que nos permite bucear en las costumbres de aquella sociedad. Dice Blecua, cuya edición he tomado como guía, que el autor insiste en que el lector debe efectuar un sutil ejercicio crítico y extraer el sentido profundo de sus palabras: muchos leen el libro e tiénenlo en poder, que non saben qué leen nin lo pueden entender.


AQUÍ FABLA DE LA RESPUESTA QUE DON AMOR DIO AL ARCIPRESTE

(.../...) 

Si quieres amar dueña o otra qualquier muger, (1)
muchas cosas avrás primero de aprender;
para que ella te quiera en amor acoger,
sabe primeramente la muger escoger.

(.../...)

Cata muger de talla, de cabeça pequeña, (2)
cabellos amarillos, non sean de alheña; (3)
las çejas apartadas, luengas, altas, en peña, (4)
angosta de cabellos: ésta es talla de dueña. (5)

Ojos grandes, someros, pintados, reluzientes,
e de largas pestañas, bien claras, paresçientes;
las orejas pequeñas, delgadas; parar mientes (6)
si ha el cuello alto: atal quieren las gentes. (7)

La nariz afilada, los dientes menudillos,
eguales, e bien blancos, un poco apartadillos;
las enzivas bermejas; los dientes agudillos; (8)
los lavros de la boca bermejos, angostillos.

La su boca pequeña, así de buena guisa;
la su faz sea blanca, sin pelos, clara e lisa.
Pugna de aver muger que la vea sin camisa, (9)
que la talla del cuerpo te dira: esto aguisa. (10)

(.../...)
Si parienta non tienes atal, toma unas viejas

que andan las iglesias e saben las callejas:
grandes cuentas al cuello, saben muchas consejas,
con lágrimas de Moisén encatan las orejas. (11)

Son grandes maestras aquestas pavïotas: (12)
andan por todo el mundo, por plaças e por cotas; (13)
a Dios alçan las cuentas, querellando sus coitas: (14)
¡ay, quanto mal saben esas viejas arlotas! (15)

Toma de unas viejas que se fazen erveras; (16)

andan de casa en casa e llámanse parteras;
con polvos e afeites e con alcoholeras (17)
echan la moça en ojo e ciegan bien de veras. (18)

E busca mensajera de unas negras patas, (19)
que usan mucho frailes e monjas e beatas

son mucho andariegas e merescen las çapatas; (20)
esas trotaconventos fazen muchas baratas. (21)

Do esas mugeres usan mucho se alegrar,
pocas mugeres pueden d'ellas se despagar;
porque a ti non mientan sábelas falagar,
ca tal escanto usan que saben bien çegar. (22)

De aquestas viejas todas, ésta es la mejor;
ruégal que te non mienta, muéstrale buen amor,
que mucha mala bestia vende buen corredor
e mucha mala ropa cubre buen cobertor.

(.../...) 

Juan Ruiz. Arcipreste de Hita


(1) Dueña: mujer de estatus social medio alto. (2) catar: mirar. de talla: esbelta (3) alheña: tinte natural rojizo. (4) en peña: arqueadas en ángulo. (5) angosta de cabellos: pelo recogido. (6) parar mientes: considerar, reflexionar. (7) atal: tal. (8) enzivas: encías. (9) pugna: esfuérzate. (10) esto aguisa: esto va bien. (11) lágrimas de Moisén: piedras para hacer encantos. (12) pavïotas: falsas. (13) cotas: lugares privados. (14) querellando sus coitas: quejándose de sus penalidades. (15) arlotas: bribonas. (16) erveras: vendedoras de plantas medicinales. (17) polvos , cremas y tintes de cosmética. (18) echan la moça en ojo: hacen quedar prendada. (19) patas: tocas o velos. (20) merescen las çapatas: se ganan el sueldo. (21) baratas: negocios. (22) escanto: encanto.


Y hacia el final del libro, el lamento del Arcipreste tras la muerte de Trotaconventos.

DE CÓMO MORIÓ TROTACONVENTOS E DE CÓMO EL ARCIPRESTE FACE SU PLANTO DENOSTANDO E MALDIZIENDO LA MUERTE

¡Ay Muerte! ¡Muerta seas, muerta e malandante! (1)
Mataste a mi vieja, ¡matasses a mí ante!

Enemiga del mundo, que non as semejante,
de tu memoria amarga non sé quien non se espante.

(.../...)

¡Ay mi Trotaconventos, mi leal verdadera!,

muchos te siguian biva, yazes señera. (2)
¿Adó te me han llevado? Non sé cosa çertera: (3)
nunca torna con nuevas quien anda esta carrera. (4)

(.../...)

Juan Ruiz. Arcipreste de Hita

(1) malandante: desgraciada, que acabes mal. (2) yaces señera: yaces sola. (3) certera: cierta. (4) carrera: camino


Si queréis leer el libro completo, está disponible en la biblioteca Virtual Cervantes. Además, hay mucha más información, por ejemplo las ponencias de los cuatro congresos sobre la obra celebrados en Alcalá la Real. Y si preferís el papel os recomiendo la edición crítica de Cátedra efectuada por Alberto Blecua, que es la que he utilizado para las notas al pie.

Por otra parte, si buscáis una aproximación más fácil a la obra hay un buen video de unos 45 minutos de una adaptación efectuada por Televisión Española en 1974 con guion de Manuel Criado del Val y Jesús Fernández Santos.

domingo, 17 de julio de 2016

Neus Aguado


Neus Aguado (Córdoba, Argentina, 1955) vive en Cataluña desde los diez años de edad. Periodista, escritora, dramaturga y muchas cosas más, viene a nuestro blog como poeta. 

Comenzamos con una obra de su último libro Tal vez el tigre del pasado año.


De acuerdo, fui la cazadora furtiva...

De acuerdo, fui la cazadora furtiva
y caíste como un tigre en las redes
pero después qué caro fue el precio,
acabamos como animales enjaulados en el zoo: tristes.
No sé si yo coloqué la red para que te atrapase,
creo que me pediste que fuese a capturarte.
Sí, así fue, eran las doce de la noche,
y me dijiste por teléfono que fuera a verte,
yo no era Cenicienta y fui a tu casa en taxi,
no encontré ningún príncipe, sólo un tigre disfrazado, en batín.
A mitad de mi luna de miel, que yo pensaba perpetuar,
y que no coincidió con tu luna, me dijiste que teníamos que ser razonables:
medir nuestras citas, pues te desconcentraban, no podías trabajar,
quedé tan perpleja que empecé a desenamorarme, jamás quisiste
                                                                                     entenderlo.
Hay ciertas cosas que no se le pueden decir a una cazadora de tigres.

de Tal vez el tigre (2015) Neus Aguado


Y de otro de sus libros, Aldebarán, publicado en el 2000, pero escrito fundamentalmente en 1988

Los naufragios de secano...

Los naufragios de secano son los más peligrosos,
no te ahogas, te asfixias, se te cubre la piel de limosna
y no hay nadie que pueda darte nada.
Entonces te convences de que nada querías,
de que los náufragos pocas veces pueden llevarse nada
a la inexistente isla de las figuraciones,
y recuerdas que sólo posees aquello que no podrás salvar
y el naufragio se agranda y es entonces cuando, por fin,
descubres que ahogarse o asfixiarse no es tan distinto
y no es tan diferente quién te ahoga o quién te asfixia
pues ¿cuántas veces has podido salvar lo que no poseíste?

de Aldebarán. Libro III (2000). Neus Aguado



Como siempre os recomiendo que leáis los libros completos. Los poemas son pequeños capítulos de libros que se disfrutan mucho más dentro de su poemario. De momento, aquí tenéis una reseña de su último libro Tal vez el tigre , un enlace para adquirir ese libro en Amazon y una pequeña antología de poemas suyos.


Para identificarnos más con la autora y su voz poética, porque la oralidad es fundamental en la poesía, en el Archivo de poetas de la ACEC hay una entrevista donde la poeta habla de su poética personal y otros vídeos donde recita 28 de sus poemas . Éste es uno de ellos, La flor azul:



Aquí os dejo un vídeo de esta misma semana donde María de Luis la entrevista y Neus Aguado lee dos poemas de Tal vez el tigre, libro que por su reciente fecha de publicación no está incluido en el Archivo de poemas. 



 Por último, unas portadas de sus libros.




Nota: Os recuerdo que en el Archivo de poetas de la ACEC (Asociación Colegial de Escritores de Cataluña) hay vídeos con entrevistas a 82 poetas y más de 1500 poemas recitados por sus autores. Un fondo documental poético imprescindible. 

miércoles, 6 de julio de 2016

Republicar un libro ha de ser un festín

Mi libro de minirrelatos Cuentas de Cuentos, ya está disponible en digital en cinco plataformas donde lo podéis adquirir con un toque de clic.

Cuando lo publiqué en papel hicimos una fiesta y le dediqué un poema, y no quiero ahora contentarme con menos. Por eso, aquí tenéis este bando en formato poético y la fiesta, al menos de momento, será digital.

En este vídeo tenéis unas pinceladas sobre de qué va el libro y aquí más información de Cuentas de Cuentos, dos de ellas y los enlaces a la compra digital y en papel. Ahora sólo falta que lo compréis y que os guste.


REPUBLICAR UN LIBRO HA DE SER UN FESTÍN

republicarlo es más, ha de ser un festín.
Y aquí me asaltan dudas de filólogo,
¿por qué termina en “-in”, que es un diminutivo,
Será que las palabras, por ser mágicas,
a veces se nos burlan de su origen.

Pero vuelvo al inicio de este bando
que anuncia que mi libro,
—breves minirrelatos con ligeras imágenes—
ya están en digital y allí os esperan
Los formatos conviven, las pantallas
no han de ser enemigas del papel,
todo tiene momento, todo tiene ocasión,
y lo importante es dar alternativas.

hicimos una fiesta literaria,
con palabras e imágenes, con la magia del baile,
y el tomarse una copa con un montón de amigos.
Tengo gratos recuerdos, pero también me duele
que con mucha otra gente no pudiese brindar,
problemas de distancias que en la red
tienen fácil remedio al alcance de un clic.

Este bando os convoca
a un festín digital, como lo es el formato,
y queremos que sea aumentativo
que sume lo que une, que rompa lo virtual,
que nos sintamos juntos los que vivimos lejos.
y colgaré más vídeos, y os invito
a dejar vuestros micros en mi página
en respuesta a los míos, contrapuntos
que mezclen nuestras voces.
El champán lo guardo en la nevera,
esperando que un día, no muy tarde,
la amistad de las redes la hagamos presencial
o la reafirmemos si ya nos conocemos.

Ricardo Fernández Esteban ©


El booktrailer del libro quiere resumir en un minuto lo que vais a encontrar y os permite adquirirlo a través de un clic.



Respecto a la fiesta, ya sé que no es lo mismo que sea digital que presencial. Pero hay que sumar y no restar, o sea en este caso potenciar las ventajas del formato. 

Por eso, iré colgando en la página de Cuentas de Cuentos los relatos que me enviéis como contrapunto o otra visión de los míos. Y ya que no podemos firmar los libros, a todos los compradores que nos lo solicitéis (enviando un mensaje a: litera.ricarfer@telefonica.net) Mª José y yo os enviaremos dedicado uno de sus dibujos.

Publicar un libro es mucho más que una tarea o un negocio, es la historia de una pasión y a los escritores nos gustaría que esa pasión fuese compartida. Ya lo sabéis, es muy fácil, el libro está sólo a un toque de clic. Os esperamos.



jueves, 30 de junio de 2016

Fernando de Orbaneja, in memoriam

Conocí a Fernando de Orbaneja en una firma de libros en Madrid, ya que compartíamos editor. Tenía ochenta y muchos años y las ideas muy claras sobre política, sociedad, religión y en general sobre cómo mejorar este mundo que no le gustaba y por el que seguía trabajando para cambiarlo. Conversamos largamente, y a partir de entonces nos intercambiamos escritos, libros y opiniones. Se podía estar de acuerdo con él (en la mayoría de las cosas lo estaba) o no, pero siempre se tenía que reconocer su fuerza e interés por dignificar la vida y la política.


El pasado domingo falleció en Madrid, justo después de depositar su voto a los 92 años. Seguro que estaba votando por el cambio y, aunque me apena mucho su desaparición, creo fue en un momento muy significativo y con todo el respeto podemos decir que "murió con el voto depositado" y con la esperanza de cambiar el mundo.

Hace dos años se le concedió el premio de pensamiento y ensayo "Aristóteles" y unos doscientos amigos nos reunimos en Madrid para homenajearle. Este es el soneto que le dedique:

para Fernando de Orbaneja

Hoy celebras noventa, compañero,
y te otorgan un premio literario,
no puede ser mejor el escenario
para ponerse al mundo por sombrero.

No hubo vejez más joven. Ingeniero
de profesión e ingenio, libertario,
maestro del agudo comentario,
y por siempre jamás un “gran cañero”.

Si fueras Don Quijote, tu escudero
pediría ser yo, que así a diario,
tendría tu saber. Te considero
mucho más que un amigo. Necesario
eres para este mundo; verdadero
este homenaje a un ser extraordinario.

Ricardo Fernández Esteban ©

Fernando, recibiendo el premio en 2014. Foto: Daniel de la Fuente

Descansa en paz, con la conciencia tranquila de haber luchado hasta el final. Este fue el último articulo que publicó hace unos días sobre el estado del bienestar  en el Magacín.com y en esta entrada, Fernando de Orbaneja nos ha dejado , esta web nos habla sobre Fernando, sus libros y los artículos que publicó.





miércoles, 22 de junio de 2016

Montserrat Doucet

La poeta Montserrat Doucet (Madrid, 1962) comenzó a publicar en este siglo ya que Culpable de Milagros (2001) fue su primer libro de poemas. En estos años nos ha entregado varios más que muestran la profundidad de su palabra poética.

Comencemos con uno de los poemas de ese primer libro:


JIRÓN DE NOCHE

Asomada en las tardes
al laberinto blanco
de la ciudad de arena,
mi dolor se deshace
en pequeñas estrellas sentenciadas
que harán aún más honda la noche.

Y me pregunto, hiriendo los silencios,
si cada estrella antigua
que persuade mis pasos
tan sólo es eso:
un jirón dolorido de Dios
asomado al espejo 
de arena de la noche.

Montserrat Doucet. Culpable de milagros (2001)


Este otro poema da título a otro libro que, además, contiene una antología de otros poemarios.

ARQUITECTURA ENTRE LOS CAMPOS

Traté de recordar
cómo era antes la lluvia,
cuando los besos eran sólo
una punta de humedad entre el tabaco,
cuando los parques eran un esbozo
de arquitectura entre los campos.

Trate de recordar el mundo,
nuestro mundo ajeno
al llanto de las selvas,
al sueño curvado del arco iris,
al lento laberinto de los caracoles,
al gozo de la muerte.

Y tan sólo encontré
esa larga humedad
en el viento y sus moldes
que vaticinan la noche y sus nieblas.

Montserrat Doucet. Arquitectura entre los campos (2008)

En su página de Escritores complutenses podéis descargaros en PDF este poemario, además de El Invierno de la Rosa y Culpable de milagros.

La generosidad de la poeta ofreciendo su obra merece que además de en digital la tengamos en papel. Aquí tenéis una reseña de otro libro suyo Serie Malevich sobre esa serie de cuadros de Julian Casado, y la posibilidad de adquirirlo en Ediciones Doce calles

Por último uno de sus haikus:

Rumor de hojas:
el miedo tiene voz
bajo la lluvia.










domingo, 12 de junio de 2016

Barcelona, "Ciudad canalla"

Este poema dedicado a la Barcelona preolímpica y preturística de los de los sesentas a los ochentas tiene muchos guiños, unos más fáciles y otros más difíciles de reconocer. Tienen ventaja quienes vivieron en esta ciudad y en esa época, por si acaso os perdéis os los desvelo al final.


Foto: Xavier Mirerachs


HUBO UNA VEZ UNA CIUDAD CANALLA

Hubo una vez una ciudad canalla
que mojaba la pluma en el alcohol
para escribir directamente en vena:
como todos los jóvenes yo vine
a llevarme la vida por delante;
una ciudad en la que el bardo
rechazaba el papel e improvisaba:
versos de amor nunca serán literatura
si no me dejas escribir sobre tu piel;
una ciudad en la que ella,
adivinad su nombre, unos años atrás:
abriéndose su blusa — Neno, no digas nada—
le ofreció los durísimos botones de sus pechos.

Hubo una vez una ciudad canalla
en que un tono del azul era más que un color
era un templo pagano celestial
donde un gato argentino
maullaba en clave de rumba catalana
y un cantautor galáctico
consiguió hacer salir el sol a medianoche.

Hubo una vez una ciudad canalla
donde la sexta flota, en vez de hacer la guerra,
hizo el amor en territorio chino;
izas, rabizas y colipoterras
en traje de faena les tiraban los tejos
mientras agujereaban mármoles a golpes de tacón.

Hubo una vez una ciudad canalla,
mucho antes del turismo y de los juegos,
donde la izquierda se divinizó
bebiéndose las noches en la “boite”
de rojos terciopelos, de copas infinitas,
de taburetes que aún dominan escenarios;
una ciudad que hacía equilibrios sobre sus propias luces,
mientras un pijoaparte montaba un viejo Cadillac.

Hubo una vez una ciudad canalla
con cabaret travesti como playa de río,
con Piaf y la Carme recordando a su hombre,
con los niños terribles, con molinos sin viento,
con local de voyeurs en tacita de plata,
con el baile del tigre entre chulos y arrugas,         
con el arco kiosco en que el anís ardía,                  
con aquella bodega donde el arte era eterno         
y una cava de jazz que por suerte aún resiste,
porque el otro el frontón, que era pista de baile,
ya pasó a mejor vida y es un sano gimnasio.

Hubo una vez una ciudad que hoy
merece nuevo nombre: Barcelolandia eres
pasto turístico de masas, puro producto Disney.
Perdiste tus raíces, te has vendido hasta el alma,
y de canalla nada, opositas a cursi.
¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?
No sé.. O es la ciudad, o es que nosotros
ya no podemos aguantar el canalleo.
Abierto queda el tema, se aceptan opiniones,

yo acabo con canción, como empecé,
y disculpad que desafine:
…jóvenes…, éramos tan jóvenes…

Ricardo Fernández Esteban ©



Aquí tenéis otro poema dedicado a la Barcelolandia actual, pasto turístico que nos alimenta, pero que muchos digerimos mal. 

Y respecto al poema canalla, para no desafinar al final , aquí está Jóvenes cantada por Los Mustangs y unas cuantas fotos de aquellos años.









Posdata: Pasados unos días, os aclaro los guiños que no hayáis sabido desvelar. Aunque algunos habéis desvelado bastantes.

1ª Estrofa: Unos versos de No volveré a ser joven de Jaime Gil de Biedma. Un fragmento de la canción de Joan Manuel Serrat Míramé y no me toques y otros versos de Conchita era su nombre del poemario Poeta en Barcelona de José Agustín Goytisolo. Los tres fueron piezas importantes de la canallesca literaria barcelonesa de esa época.

2ª Estrofa: Zeleste era la mítica discoteca de la calle Platería, donde actuaron muchos canallas entre ellos el Gato Pérez, argentino que renovó la rumba catalana y Jaume Sisa, también conocido como Ricardo Solfa, el galáctico cantautor de Qualsevol Nit Pot Sortir El Sol.

3ª Estrofa: Los buques de la 6ª flota norteamericana fondeaban en Barcelona y los marineros se solazaban en el "barrio chino" con las profesionales del sexo. Hay un libro de la época "Izas, rabizas y colipoterras" (título sacado de un soneto de Quevedo) con fotos de Joan Colom y textos de Camilo José Cela, sobre la actividad sexual del barrio. En el restaurante Amaya de las Ramblas se conservan los umbrales de mármol del portal del edificio, que tienen unos agujeros producidos por el taconeo de las prostitutas mientras esperaban clientes en la puerta de la "Casa de Habitaciones María". 

4ª Estrofa: La "Gauche divine" fue un grupo, denominado así por Joan de Segarra, de intelectuales y artistas de izquierdas, la mayoría pertenecientes a familias burguesas y un típico lugar donde se reunían era Bocaccio, la emblemática "boite" de ojos terciopelos, altas copas y característicos taburetes como el que sigue utilizando Serrat en sus conciertos.
    Más tarde se abrió otra disco Equilibrio, en la ladera del Tibidabo sobre las luces de la ciudad, frente a otro local emblemático, el Merbeyé donde sitúa Sabino Méndez, letrista de Loquillo su canción Cadillac solitario, cuyo protagonista podría ser otro pijoaparte venido a más en un guiño a las Últimas tardes con Teresa de Juan Marsé.

5ª Estrofa: El cabaret de travestis, extrañamente tolerado en la época, era el Copacabana.
    En el bar Pastís, Carme la propietaria ponía música de Piaf mientras recordaba a su marido Quimet al que Josep Maria Espinàs (uno de los fundadores de Els Setze Jutges) le dedicó una canción.
    Les enfants terribles era otra típica disco junto a la calle Conde del Asalto y el también emblemático bar London.
    El teatro cabaret El Molino, reinaba en el Paralelo con Johnson y Mary Mistral.
    El Cádiz era un local especial, bar en la planta baja, baile en el sótano y en el primer piso una cama rodeada de sillas donde se representaban espectáculos pornográficos.
    La Paloma en la calle del Tigre era un baile clásico con sillas alrededor de la pista y "macarras" que sacaban a bailar a profesionales ya entradas en años.
    El diminuto kiosco La Cazalla en el Arco del Teatro servía y sirve copas de ese licor de anís.
   La Bodega Bohemia, "donde el arte era eterno" porque quienes actuaban hacía ya mucho que habían pasado su buena época artística.
    La cava de jazz Jamboree aún resiste en la plaza Real los embates de turismo que ha hecho naufragar su sala contigua flamenca Los tarantos a pasto de masas.
    Cerca del final de las Ramblas el Jazz Colon (junto al frontón Colón) era él local con la mejor música disco de la época, frecuentada por "progres" de zona alta, marinos americanos y gente de toda ralea amante de la buena música para bailar.


Bueno, creo que ya os he desvelado los guiños del poema. Había muchos más lugares y personajes "canallas" en aquella Barcelona que se me han quedado en el tintero, mejor así para que si os apetece me los recordéis.