viernes, 6 de febrero de 2015

Lunático

Este poema quería tratar de la luna y sus relaciones etimológicas (por ejemplo con lunático), pero fue derivando por otros derroteros acerca de las relaciones humanas, el amor y el desamor. Lo que no es nada extraño pues muchas veces, como dice el buen poeta y amigo Enrique Badosa: uno no escribe un poema, sino que el poema le escribe a uno.


LUNÁTICO QUE FUI

¿Por qué viene lunático de luna?
¿cuánto hay de cierto que si luce llena
te puede transformar en un licántropo
que aflore en ti la fiera que hay dormida?

Lunático por ti, fui hombre lobo
o cordero pascual, si lo pedías,
mas constato que tú, como la luna,
te creces y descreces en pasiones.

Hoy toca que estés llena y todo vale,
hasta que pronto mengües y los celos
te lleven a la nueva discusión
que olvidarás, voluble, cuando crezcas.

Este fiel selenita, mi lunática,
deja de ser satélite de ti
cansado de tus fases, el licántropo
echa el diente a las otras del astral.

Llevas razón, la fiera ha despertado
y abandona tu cárcel. De luneo
salgo de caza en busca de una estrella
y en vez de tibia luz encuentro un sol:

Tierno cobijo en cada amanecer
que me da rienda suelta por las noches.
"¿Lo entiendes, cielo? ¡Cómo no escoger
pasión con libertad y sin reproches!"

Ricardo Fernández Esteban ©


Pues ya veis a lo que puede llevar un poema que simplemente quería tratar de la luna, satélite con el que se relacionan muchas palabras, bastantes de ellas con sentido peyorativo. Aquí he citado: Lunático (del latín lunatĭcus): que padece locura, no continua, sino por intervalos, y Licántropo (hombre lobo): el que, según la tradición popular, se convierte en lobo las noches de plenilunio

En cambio Lunear: (en Méjico) salir de caza, pesca o paseo cuando hay luna, ya me parece mucho más atractiva, sobre todo cuando se caza a un sol que te da rienda suelta por las noches. Ya lo dijo Sabina: Peor para el sol que se mete a las siete / en la cuna del mar a roncar, / mientras un servidor / le levanta la falda a la luna. ¿Por qué será que ese círculo vicioso vuelve a llevarnos a la luna?

Foto: Deri Cátedra


Foto: Marcos Laguna


4 comentarios:

Maica Duaigües dijo...

Querido Ricardo: Me has puesto el dedo en la LUNA, así que no tengo más remedio que llevarme tu poema a mi blog. Me lo permites, verdad?

POEMES AL NAS DE LA LLUNA
nasdelalluna.blogspot.com.es

Ricardo Fernández dijo...

Claro que sí, Maica, escribimos para compartir. Un abrazo

Anónimo dijo...

no será por círculo, sino por vicioso

Ricardo Fernández dijo...

Ángel Guinda me deja este comentario que agradezco, y más viniendo de un gran poeta como es él:

Convivido y disfrutado tu poema "Lunático que fui". Salud y abrazo, querido Ricardo.