viernes, 26 de febrero de 2016

Mundo, demonio y carne

El mundo, el demonio y la carne, los enemigos del alma que la quieren llevar a la condena eterna según las doctrinas del dios del miedo, han sido el motivo de una obra coral en la red del portal literario Ultraversal. 27 poemas, 27 estilos y 27 enfoques unidos en un proyecto común. Éste es el mío:


MUNDO, DEMONIO Y CARNE (*)

Mundo, demonio y carne, enemigos del alma
en el lejano tiempo colegial
donde todo lo bueno era pecado.
¡Cuánto nos engañaron, compañeros!,
porque es el mundo lo que nos rodea,
y sin mundo no hay nada,
y lo bueno o malo, tu elección.

¿Y al demonio, a Satán?
¿Quién le dio ese papel de malo en la película?
Pues debió ser el “bueno” entre comillas,
ese por el que matan los fieles al infiel;
para mí que intentó salirse del guión,
y eso no se permite ni en el cielo.

Y de carne, carnívoro, por suerte,
por mucho que lascivos con sotana
negasen la mayor, y el sano disfrutar
llevase a la condena, al fuego eterno.
Como dice el refrán:
Nadie podrá quitarme lo bailao
y que toque la orquesta otra bachata.

Mundo, demonio y carne, tres amigos
para correrse farras cada noche,
a mi alma no le importa pagar rondas
y mi cuerpo disfruta de lo lindo.


Ricardo Fernández Esteban ©

(*) Del catecismo católico: Los tres enemigos del alma que nos inducen a desobedecer a Dios


Aquí tenéis acceso a la revista Ultraversal para leer on line o en PDF en la que 27 poetas tratan el tema de El mundo, el demonio y la carne, cada uno con su estilo y punto de vista, pero todos unidos en el amor y defensa de la poesía. Ya que hablo de Ultraversal, tengo que volver a recomendaros ese portal poético-literario que es mucho más que un portal, es un foro en el que se comparte y mejora conjuntamente, algo único en las redes sociales proclives al autobombo, al halago fácil y a la ausencia de crítica rigurosa.

Este es mi poema Mundo, demonio y carne incluido en la revista. Veréis que después he efectuado unos pequeños cambios en la última estrofa, porque es difícil dar por cerrado un poema en este mundo dígital que permite la evolución de lo escrito.

Por último, ya que he pedido a la orquesta que toque una bachata, os dejo una para que nos acompañe de farra con el mundo, el demonio y la carne: Darte un beso.


1 comentario:

Angel de San Martin dijo...

Esos que tú llamas enemigos del alma solo son normas de higiene. Son como la madre que, al ir a comer, le dice a su hijo: lávate las manos.
Porque el mundo no es lo que aparece ante los ojos enrojecidos por el güisqui, el demonio no es ese ser extraño que te incita al mal, sino tus propios pensamientos que te llevan a ambicionar sin medida; y lo de la carne es higiene, un día a la semana, ayuno y abstinencia, es muy sano. Lo de la carne de las Afroditas que pasan por delante de tus ojos, es también higiene. ¿Ande vas, viejo verde, con ese ansia loca? A ver, higiene pura. No es el Dios del miedo, es el sabio que te dice: esto no, que no sabes dónde te metes.
Un abrazo.