domingo, 8 de octubre de 2017

Yo no quiero vencer, yo quiero convencer

Escribí este poema anoche. Hoy después de asistir a la manifestación "¡Basta! Recuperemos la cordura" creo que puedo y debo colgarlo. Tan sólo he añadido una frase de Jean Monet, que ha citado Josep Borrell, porque encaja perfectamente en lo que yo querría decir, las fronteras separan y provienen de las guerras. Este pueblo tiene que seguir conviviendo, y yo aunque defienda mis ideas "no quiero vencer, quiero convencer", porque las guerras las perdemos todos, hasta los que las ganamos.


YO NO QUIERO VENCER, YO QUIERO CONVENCER

“Las fronteras son las cicatrices de la historia” (Jean Monet)

¡Cómo puedo ponerme delante del teclado
e intentar enviaros un poema
si este pueblo está roto!
Y cuando digo “pueblo” me refiero
a los que compartimos territorio,
porque pueblos no hay
en el sentido de exclusión que pretenden algunos.

¿Cómo puedo escribir en este maremágnum,
con cientos de WhatsApp’s,
debates en las teles y en las radios,
caceroladas y manifestaciones?
Puedo y debo para vencer al odio,
ese cáncer del alma que separa,
que nos radicaliza,
que nubla la razón y ensalza fes.

Si se sabe y se quiere,
al transformar los  sentimientos en palabras escritas,
se moderan los gritos, se templan opiniones,
y se buscan concordias.
Y eso no es ser equidistante,
es defender lo que creemos justo,
pero sabiendo que el contrario
no ha de ser tu enemigo,
porque si hay enemigos es que hay guerras
y supongo que nadie quiere guerras,
ya tuvimos bastantes en la historia.

Lo que me asusta más, lo que da miedo,
no es el coste económico de esta confrontación,
eso tiene remedio en unos años
y, además, el dinero
no hace al mundo feliz, sino su buen reparto.
Lo que me asusta más es que rompa el pueblo,
ya que esa cicatriz no se sutura fácilmente,
los amigos se enfrentan, las familias no hablan,
los vecinos se ignoran, la razón ya no importa…
sino hundir al contrario, porque no es de los “nuestros”;
y eso no tiene arreglo,
es derrota o victoria, es una guerra.

Por eso, aunque defienda lo que yo creo justo,
yo no quiero vencer, yo quiero convencer.

Ricardo Fernández Esteban ©



En mi opinión, esta manifestación multitudinaria ha sido la más transversal (aparte de las de rechazos de golpes de estado, atentados y muertos por el terrorismo) en Barcelona desde la "diada" de septiembre del 77. La "mayoría silenciada" ha salido a la calle en defensa de Cataluña y España, y quienes han hablado han pedido firmeza en el cumplimiento de la ley (como debe ser en toda democracia), pero también diálogo, porque hemos de seguir conviviendo juntos y hay que detener la ruptura a la que nos llevan los políticos golpistas y los ineptos.

Asistí a otra gran manifestación en Barcelona el 26 de agosto con el lema de "No tinc por (No tenngo miedo)". Era contra el terrorismo, pero por desgracia muchos manifestantes la aprovecharon para sus intereses particulares e insultar a quienes hemos elegido democráticamente. Hoy, por suerte, no ha sido así.

Un mucho de amor...
...y un poco de humor



 


6 comentarios:

CRISTI Vll F dijo...

Mis aplausos, Ricardo.
Como bien dices, y esta madrileña repite, las fronteras separan y provienen de las guerras... y en ellas ni el que vence gana.
Todo mi apoyo a tu pueblo, es muy triste todo esto y ambos lados lo han provocado (golpistas e ineptos). Mis abrazos y besos.

Yhedra Yhomisma dijo...

Es preocupante lo que está pasando, no solo por las implicaciones económicas, aunque también por ellas, sino por las repercusiones sociales de todo tipo , hasta llegar al ámbito de lo más personal que pueden acabar afectando al día a día de las personas , que de ello se derivan . Si los que lo contemplamos desde una cierta distancia física, ya lo vivimos con inquietud e impotencia, me imagino como puede llegar a ser para los que lo vivís de cerca .No hace presagiar nada bueno el que los políticos parezcan enrocados en sus posiciones encontradas y no parezcan dispuestos a hacer ningún gesto hacia el otro. Entre esos dos extremos, envueltos cada uno en su bandera y cargando con sus razones y su intrasingencia , por fortuna somos muchos los que defendemos el diálogo como único medio de encontrar puntos de encuentro , para hecer posible el seguir construyendo un estado, un mundo, en el que todos nos podamos encontrar cada vez más a gusto y conviviendo en armonía. No parece fácil, pero hay que seguir intentándolo . Siempre. Tu poema, naido de la emoción del momento, expresa muy bien el pensamiento de los que quiero pensar que somos mayoría. Besos.

Paradigma TV dijo...

Desde la Ciudad de México envío mis felicitaciones a Ricardo por su arte de informar y conmover. Aquí uno de nuestros periodistas ha publicado una versión del caso Cataluña que vale la pena considerar y es que a esa región del mundo salieron enormes capitales provenientes del narcotráfico desde México. Una vez blanqueado el dinero regresó como inversión de empresas como OHL que compraron a su vez al Partido Revolucionario Institucional para que una vez en el poder les adjudicara sin concurso obra publica. También asegura que Jordi Pujol ofreció comprar la independencia de Cataluña a Mariano Rajoy.

Ricardo Fernández dijo...

Paradigma, no creo en esa historia del narcotráfico a través de Cataluña, aquí tenemos muchos problemas, pero no aparentemente el del narcotráfico. Tampoco es creíble esa historia de que Pujol intentase compar a Rajoy Cataluña, España es una democracia y aunque no comparto nada con Pujol, y es una persona imputada por desvío de fondos al extranjero, es lo suficientemente listo para saber que en España ni se compran no se venden Autonomías.

Aquí en Cataluña tenemos muchos problemas, pero esos periodistas sería mejor que se dedicasen a la novela de ciencia ficción, o analizasen de verdad la corrupción que tenemos y las mentiras que se cuentan.

Saludos

Silvio Manuel Rodríguez Carrillo dijo...

"... pero sabiendo que el contrario
no ha de ser tu enemigo,"

Me parece que hace un par de años que posteé algo al respecto del primer referéndum, y entendí, en ese entonces, de qué iba la coyuntura econométrica. Pero hay una cosa que al parecer a mucha gente se le escapa, aquello tan básico de que "la unión hace la fuerza", y más todavía de si esa unión es, a todas luces histórico y no impuesta. Más todavía, cuando la desunión, no viene de abajo, sino orquestada y planificada desde arriba. Es de no creer.

Espero que, como dirían los chinos "de antes" la cosa vuelva a la senda de "seamos razonables", que como deja versos que remarco, en el contrario, en el opuesto, más bien siempre es posible encontrar un complemento.

Espléndido poema, papá.

Un abrazo y que estés bien, che.

Angel de San Martin dijo...

Desde Cartagena, un abrazo. Me siento catalán de extremo a extremo. Elegí, para mí y mi familia, vivir en Catalunya, y el siete de septiembre, me sentí mal. Me silenciaron. Unos cuantos, porque no son tantos como piensan, impusieron un rodillo a todas luces ilegal y me silenciaron. Desde Cartagena, donde bien sabes que no estoy por gusto, contemplo a mi Catalunya y la veo en manos rabiosas con tintes “patrioteros”, que a “Colp de falc” se apropian de 50 años de mi vida. Y yo sigo queriendo que mis cenizas las arrojen en el acantilado de Montgat, muy cerca de La Cartuja de Tiana. Un abrazo. Ángel.