martes, 14 de febrero de 2017

"La cantante" de Juan Gris

La chanteuse. Juan Gris (1926)
La chanteuse (la cantante) es una pintura de Juan Gris que sólo he visto una vez al natural en el Reina Sofía. El cuadro es distinto por su color y composición al resto de la obra que conozco de ese pintor.

Gris (1887-1927) fue uno de los grandes cubistas y se mantuvo fiel a ese estilo; no obstante, la fama le llegó tarde y su obra es escasa. Dice de él Antonio Muñóz Molina en un artículo: Quién va a fijarse en Gris existiendo Picasso, existiendo Braque. Pero en él hay algo que los otros dos no tienen, y cita a Kierkegaard “La pureza de corazón de desear una sola cosa”


LA CHANTEUSE

Juan Gris,
cubismo estricto,
obra escasa e inmensa, austera y contenida,
querencia por el gris, más que un pseudónimo
en esa arquitectura plana de sus cuadros.
Pero siempre que vuelvo a este museo
añoro “La cantante”,
la llamarada en rojo,
que sólo vi una vez al natural,
cuando me pregunté
si fue una prueba en la paleta del pintor
o surgió la pasión al final de su vida.
La respuesta fue rápida
porque un color en Gris no ha sido nunca
un pigmento al azar.


De museos por Madrid. Ricardo Fernández Esteban ©


Esta obra de Juan Gris (José Victoriano González Pérez) pertenece a la Fundación Teléfonica y ha sido cedida al Museo Reina Sofía, aunque como he dicho yo sólo la he visto colgada en sus salas una vez hace años. Aquí podéis acceder a las obras de Gris en la Colección del Museo 

Al colgaros este poema he recordado que tengo pendiente la actualización de mi poemario digital De museos por Madrid. Este libro recoge poemas inspirados en algunos de los cuadros que he ido contemplando en mis visitas a esos museos y permite acceder a esas obras de arte. Me pongo por la labor porque lo prometido es deuda. 

miércoles, 1 de febrero de 2017

Leopoldo Alas Mínguez

Leopoldo Alas Mínguez (Arnedo, Logroño 1962 - Madrid 2008) escritor y poeta desaparecido prematuramente. Vicente Molina Foix reprodujo en un obituario en El País un fragmento de Los Andenes, que escribió a los 18 años, como muestra de su temprana lucidez poética.

Los trenes sólo pasan / cuando no se los espera, y nos sorprenden: / hay que agarrarse a los trenes con las uñas / cuando pasan por delante, / aunque te den la espalda, / hay que montarse en marcha / porque los trenes no paran, / eres tú el que estás parado / con la maleta cerrada


Os copio dos de sus poemas de amor de su poemario La posesión del miedo.  para que comprobéis que un poema de amor no tiene por qué ser cursi y puede utilizar un lenguaje simple a la vez que potente.


RAZÓN DE AMOR

No es sólo la pasión de los abrazos,
la saliva, el aroma, el vértigo, los besos
o el plácido desvelo de la ausencia.

Mi amor es la fábula y la trama,
el relato interior que sigue a cada encuentro,
la glosa que acompaña los adioses,
el minucioso examen de las frases
y el eco que tu voz le pone a mi silencio.

Mi amor es ser feliz y no engañarme
anticipando el daño del negro desengaño,
cuando el sexo se esfume en el recuerdo
remoto y resentido de un orgasmo.
El consentir la calma en las mareas
y atesorar las horas y los días
de la fiesta de luz que celebramos,
del banquete voraz de los sentidos.

Y abolir la frontera de los cuerpos,
detenernos, subiendo la escalera,
a besarnos en todos los peldaños.

Leopoldo Alas (La posesión del miedo) 1996


PASIÓN DE AFECTO

En el amor fatal no brilla el pensamiento.
La mente se coagula cuando la sangre estalla.
Vuelve sombrío el ingenio y sin gracia
la fatuidad fanática del fuego.
Yo creo en un amor clarividente,
una efusión borracha de prudencia,
el fruto que se alcanza, las fuentes del desierto.

El riesgo y la pasión están en el afecto,
en un miedo común al abrazarse.
Dormidos, compartir el mismo sueño.
Despiertos, afilar las diferencias.
Amor que no se abisma ni se engaña,
amor que se resuelve en transparencia.

Leopoldo Alas (La posesión del miedo) 1996


En este enlace podréis acceder a una antología de sus poemas publicada en A media voz. Y, por si os animáis a leerlo más, aquí tenéis las portadas de algunos de  sus libros de poemas.