sábado, 7 de julio de 2018

Adrià Ibáñez Pelegrí

Adrià Ibáñez Pelegrí (Tremp, Lleida, 2000) es un joven polifacético que escribe poesía y prosa (en castellano y catalán), compone e interpreta sus obras al piano y las ilustra.

A pesar de su juventud tiene numerosos premios literarios. Lo he conocido porque acaba de ganar el XI Concurso de poesía Fundación Jesús Serra con Calendario en la categoría de hasta 18 años. Esta obra constituye un fragmento de un poema en elaboración mucho más largo inspirado en las vivencias de un año.

Habrá que seguir la obra de este artista que demuestra mucha más madurez que la que cabría esperar por su edad.



CALENDARIO

MARZO

La familia bien.
Los amigos muy bien.
Bien también los compañeros y los profesores.
Los enemigos mal, lo cual está bien.
De los amores diremos que progresan adecuadamente.
Los versos, ya lo ves, se cuelgan de donde quieren
y, cuando quieren, brotan, bien según la hora.
El tiempo mal: se engorda y adelgaza con desprecio,
y, cuando menos me lo espero, se me come.
Mal también el sueño: lo poco que duermo es un infierno;
Incluso allí lo malo insiste en perseguirme.
La salud bien. No tengo nada malo dentro,
al menos nada que se pueda ver con aparato.
Nada bien los años. A mis espaldas, recién empezada,
una última oportunidad de juventud amenaza suicidio.
Nada mal Dios. A veces le pido cosas, así por probar.
Le pido que me cambie los males por los bienes
sólo para verme igual de triste, pero al revés.
Llevo bien lo de aceptar lo que está mal,
aunque lo bueno siempre me sabe a poco.
La soledad, mira, no sé. Viene cuando me viene bien
y cuando me viene mal también.
De la muerte ni me hables. Sigue allí, no se ha movido.
Parece que le está bien eso de hacer siempre el mal.
Y la vida, como ves, se me las arregla.
La maldigo y la bendigo a tiempo completo.
De todo, lo mejor que tengo es un lugar donde caerme muerto
y amigos y padres que me lloren.
Lo peor es no tener nada mejor que eso.
[…]

El agua parece ahogarse en ella misma.
Paseo junto al río siguiendo el camino de los juncos.
En la orilla dos amantes se besan entre risas
y juegan con los pies a entrelazarse con la hierba
manchándose los dedos desnudos de verde.
Cada mañana lo mismo, sólo cambian los amantes.
Me cansa verte, amor, con tantas caras diferentes.
[…]

ABRIL

Abril sigue siendo el mes más cruel
aunque ya no engendre ni despierte
lilas y raíces de la tierra muerta.
A la nieve olvidadiza se le antoja recordar
y el invierno ya no abriga, nos entierra
bajo el frío que produce la distancia entre dos cuerpos.
Bajo la lluvia a mediodía te sentía tan mío...
pero las gotas se escurren entre mis manos y el suelo.
No crecerán las ramas de entre estos pétreos desperdicios
pero sí haremos nacer algo entre estos dos cuerpos baldíos. 


Bailar hasta la muerte en la Rusia más antigua
no es la única manera de consagrar la primavera.
Como una bailarina primitiva ante la hoguera
me entrego al sacrosanto rapto cruel y sacrificio
troglodítico suicidio del salvaje en la botella.
Stravinski nunca supo que estaría en mi poema
yo no paro de encontrarme en su festín de viento y cuerda.
En el último redoble del tambor entre la orquesta
consagraremos la locura sobre el reino de esta tierra.
[…]

MAYO

Mayo amanece con una muerte en la familia;
Los que nos quedamos caminamos en silencio
alrededor del cuerpo inerte de la fallecida tía.
Nos toca recoger los momentos que nos deja
y hacer de ellos una fuente en el jardín de la memoria.
Esconderemos su figura entre los pétreos pasadizos
de esta isla atemporal de cipreses y gaviotas
y la cubriremos con cemento, rosas blancas y recuerdos,
no vaya a ser que la descubran, tan llena de vida
entre tanto muerto.
Nos queda su ternura, su elegante forma
de no tener que despedirse, nunca.
[...]

Adrià Ibañez Pelegrí 
©


De momento, Adrià no dispone de un blog o una web donde se muestre el conjunto de su obra artística, ni hay antologías de sus poemas en las redes, pero si tiene unos archivos de sonido en YouTube donde adelanta algo se su obra musical Frente al acantilado, como éste que denomina "El observatorio"



Creo que Adrià tiene un prometedor futuro artístico que habrá que ir siguiendo para ver por qué caminos concretos se desarrolla, pero sea por los que sea tiene calidad y madurez suficientes para desarrollar una consistente obra artística.

3 comentarios:

Angel de San Martin dijo...

Marzo, abril y mayo. Preciosos. Íntimos, sugerentes, catárticos los tres. Muy bueno. Habrá que seguirlo.

J. R. Infante dijo...

Gracias por presentarnos a esta joven promesa de las letras.- Un abrazo

Yhedra Yhomisma dijo...

Pues sí... sorprendente para esa edad... Habrá que seguirlo con atención. Graciaas por divulgar.