jueves, 7 de febrero de 2019

José Iglesias de la Casa

José Iglesias de la Casa (Salamanca, 1748 - 1791) sacerdote y poeta que fue conocido con el sobrenombre de "Arcadio". Destaca por su poesía bucólica y amorosa, pero también por sus sátiras como esta letrilla suya en que elogia la vida alegre. Al final indico el significado de algunas palabras actualmente en desuso.


LETRILLA

En eso de que por tema
de no ceder a ninguno,
sin esperar premio alguno,
me ponga con mucha flema
a escribir un gran poema,
como el pobretón del Tasso, (*)
paso.

Mas en que por diversión
se suelte mi tarabilla (*)
en cantar una letrilla
donde saque a colación
tanto esposo chivatón
como a cada paso encuentro,
entro.

Que yo, cual camaleón,
esté a un gran sofí adulando, (*)
mil sobardadas pasando (*)
por lograr mi pretensión,
cautivo de ambición
de sueño y de gusto escaso,
paso.

Mas en que mis gustos ame
donde hallo fortuna cierta,
y cuando más me divierta,
ningún cuidado me llame,
pues buey suelto bien se lame
por defuera y por dedentro,
entro.

Que quieran que a una función
vaya yo en diciembre helado,
a beber, de convidado,
aguas de agraz y limón (*)
que dejen mi corazón
tan helado como el vaso,
paso.

Pero que con mi vecino
y otras amigos, de broma,
sentado en un corro coma
buenas lonjas de tocino,
y un gran pellejo de vino
haya por copa en el centro,
entro.

En que vestido de gala
dance yo en serio un amable, (*)
sin que toque y sin que hable
a las damas de la sala,
pues me echarán noramala (*)
si a algo de esto me propaso,
paso.

Mas en el ir a enredar
a los bailes de candil,
donde pueda yo entre mil
con las chicas retozar,
apagar la luz, y andar
a esta cojo, a la otra encuentro,
entro.

José Iglesias de la Casa


Torcuato Tasso compuso un extensísimo poema sobre la conquista de Jerusalén.
Tarabilla: hablar mucho sin orden ni concierto
Sofí: majestad persa antigua.
Sobarbadas: Reprensión a alguien con palabras ásperas.
Agraz: zumo de uva no madura.
Amable: baile cortesano del siglo XVIII.
Noramala: en hora mala.



En el siglo XVIII no abundan los buenos poetas, pero tampoco hay que olvidarlo y José Iglesias de las Casas es una muestra de que la poesía pervivió en esa época. En la Real Academía de la Historia hay una biografía del autor. En la Biblioteca virtual Cervantes se pueden encontrar unas cuantas letrillas más y en A media voz unos cuantos poemas bucólico amorosos

5 comentarios:

Siloe Sombra dijo...

Todo un descubrimiento... me encantó.
Volveré.
Saludos...
Reme Gras.

Margarita Cansino dijo...

Me encanta que este blog no tenga control previo de comentarios, y es que la poesía es incompatible con la censura. Si a alguien no le gusta su estilo debe poder decírselo, lo cual permite usted con libertad, como es propio de un poeta. Y es que la poesía no es sólo exaltación de la belleza sino también un modo de crítica social, y usted ahí lo borda. Su escritura es superior a Quevedo y Góngora juntos, y si no vende libros ni vive de la poesía es porque el resto del mundo es inculto e ignorante y no sabe valorar los buenos versos. Y encima es tan humilde que nos trae a otros poetas para que los conozcamos, ninguno malo, todos excelentes,es usted ¡un mecenas! Sólo decirle que está a la altura del coach del chiringuito. Con toda mi fascinación, un abrazo.

Ricardo Fernández dijo...

Margarita, aquí se publican todos los comentarios, los favorables los desfavorables y los que como el tuyo no se sabe si bordan la ironía, la adulación, la admiración o la crítica.
En cualquier caso, sí que hay control previo para impedir los insultos o las afirmaciones no razonadas.
Saludos

Margarita Cansino dijo...

Publiqué aquí dos comentarios blancos, uno en esta entrada diciendo que no hay comentarios por lo bueno del poema y otro sobre la longitud de un endecasílabo, y no tuvo a bien ponerlos, y a su vez apareció otro laudatorio y me enfadé. Al leer lo que escribí me arrepiento porque creo que me he pasado y he sido injusto y le pido disculpas. Le he compuesto una décima en su honor para compensar el agravio, algún día la publicaré si Dios quiere y podrá leerla y darme su opinión. En ella digo que es usted un poeta respetable, y que hace una gran labor en la difusión de la poesía, la cual nos une a todos sin distinción. Mis disculpas, y hasta siempre.

Ricardo Fernández dijo...

Margarita, y digo Margarita porque no sé tu nombre y no creo que seas mi admirada Rita Hayworth desde la ultratumba, aquí como te dije se publican todos los comentarios salvo los insultantes o fuera de lugar, o sea que no sé qué pasó con los que citas.

No todos estamos de acuerdo en lo referente a la poesía, pero sí que los que deseamos su difusión deberíamos estar de acuerdo en que el diálogo constructivo es el mejor camino para el conocimiento y la mejora poética.

Saludos