martes, 19 de marzo de 2019

De líricas, críticas y populismos electorales

Se acercan las elecciones y "no son tiempos para la lírica", sino para la crítica y para cuestionar tanta posverdad servida como pasto electoral. Se dice que el populismo es: proclamar falsedades, sabiendo que lo son, porque es lo que quieren escuchar los seguidores, quienes no se cuestionan la verdad o mentira del discurso. Otra frase en esta línea, y más cínica, es la que pronunció Jean Claude Junker: Sabemos exactamente lo que debemos hacer; lo que no sabemos es cómo salir reelegidos si lo hacemos.


Pues ya que son "malos tiempos para la lírica", os dejo este soneto, que se resiste a rimar en consonante y defiende otro tipo de armonía.

LÍRICAS, CRITICAS Y POPULISMOS 

“Malos tiempos para la lírica”.
Con la que está cayendo, quién se pone
a indagar sobre íntimas pulsiones
si lo que brota es escribir proclamas críticas.

En estos tiempos de actitudes cínicas,
me niego a ser el cicerone
de posverdades que enmascaran el desplome
de lo que debería ser veraz política.

Se miente sin descaro a nuestros prójimos
que adoran el engaño y nunca lo cuestionan,
porque escuchar lo falso es lo que mola.

Eso es el “populismo”, el falaz tópico
de que mentir es más rentable y la verdad una broma,
¡qué triste que esto acabe en plan irónico!


Ricardo Fernández Esteban ©


Queda poco más de un mes para las elecciones. Luego no os quejéis si no os cuestionáis el voto seriamente y escogéis lo que aparentemente más os conviene, o sea lo que gusta escuchar en vez de lo que conviene escuchar. Nos acechan los populismos sean de derecha o de izquierda, centralistas o independentistas. Qué no nos tengamos que escuchar aquello de que "los pueblos tienen los gobiernos que se merecen"



Para rematar os dejo, como torna del soneto, dos espinelas en esta línea:

REFLEXIÓN ANTE ELECCIÓN

No te quejes, reflexiona,
pronto vienen elecciones,
y antes de las votaciones,
busca, compara y razona.
No digas que no funciona
la democracia. Tu escoges
y el voto nunca lo arrojes
a quien con maña te engaña.
A la posverdad da caña
y con la razón no aflojes.

Pues por mí ya está advertido:
en los próximos debates
basta ya de disparates,
más nueces y menos ruido.
Quiero votar a un partido
que excluya la corrupción,
que no le importe el sillón,
y defienda lo veraz.
Espero que sea capaz,
y alguno pase el listón.

Ricardo Fernández Esteban ©

Yo ya he cumplido con mi parte, porque sigo pensando que la poesía también puede ser una herramienta de denuncia; no sólo de lírica vive el soneto y mucho menos la espinela. Ahora os toca a vosotros, votad en conciencia pero también en razón y no os dejéis llevar por mensajes populistas trufados de posverdades.

Aquí os dejo un enlace a otros poemas míos acerca de ética y política y a estos otros que tocan el tema en clave más satírica. De todas formas, con la que está cayendo, la ética y la política cada vez se distancian más, y la satírica lo impregna todo.

Y ya he que tomado el primer verso de la canción de un grupo pop de los 80's, Golpes bajos, aquí la tenéis.


1 comentario:

Angel de San Martin dijo...

Vayámonos hasta donde se pueda
bajo un paraguas rojo muy añoso,
que el líder que nos guía es muy honroso
y es zote de corruptos. Su bandera
se llama honestidad, y es verdadera
su entrega en esta patrla desnortada,
vayámonos con él mientras se pueda.