domingo, 5 de agosto de 2012

Vicente Espinel. Espinelas y un soneto.

Vicente Espinel (Ronda 1550, Madrid 1624), es conocido por hacer creado la décima octosílaba, llamada Espinela a raíz de una cita de Lope de Vega: Pues de Espinel es justo que se llamen / y que su nombre eternamente aclamen. Sólo se le conocen diez décimas y su obra principal es Diversas rimas en la que incluye las formas estróficas de la época.

Famoso músico, publicó novela picaresca, tradujo a Horacio, corrió mundo como soldado, tuvo tratos con Cervantes, Quevedo y Góngora, y Lope lo reconocía como su maestro. Todo un personaje:


No hay bien que del mal me guarde,
temeroso y encogido,
de sinrazón ofendido
y de ofendido cobarde.
Y aunque mi queja, ya es tarde,
y razón me la defiende,
más en mi daño se enciende,
que voy contra quien me agravia,
 
como el perro que con rabia
a su mismo dueño ofende.

Ya esta suerte, que empeora,
se vio tan en las estrellas,
que formó de mí querellas
de quien yo las formo ahora.
Y es tal la falta, señora,

de este bien, que de pensallo,
 confuso y triste me hallo,
que si por vos me preguntan
los que mi daño barruntan,
de pura vergüenza callo.


Diversas Rimas. Vicente Espinel.


Las décimas o espinelas, tanto las más populares en octosílabos como las de endecasílabos, se usan a menudo para poemizar sobre temas jocosos y los autores van contestándose iniciando la suya con el último verso de la anterior. Como me gusta esta poesía viva y divertida he incluido una página específica en el blog titulada "El rincón de la espinela" 

Si queréis más información sobre Espinel y su obra os dirijo a un enlace de Poetas Andaluces donde encontraréis su biografía y sus poemas . Os dejo con un soneto suyo.


No hay en mis males hora de descanso
ni algún alivio en mi dolor inmenso:
y si por descansar alguno pienso,
do lo pensé hallar menos descanso.

Si con imaginar mis fuerzas canso,
discurriendo en mis males por extenso,
vengo a quedar atónito, y suspenso,
mas no por eso mi tormento amanso.

Si la imaginación algo se esfuerza
por darme un bien fantástico, y esquivo,
huye ligero por diversos modos.

Mirad cuán flaca, y miserable fuerza,
y en cuán desesperado estado vivo,
pues que me falta lo que sobra a todos.


Vicente Espinel.

No hay comentarios: