sábado, 13 de julio de 2013

El amor...

Este es un soneto polimétrico (con distintas longitudes de sus versos) que trata de la muerte y de la resurrección del amor, de su final, de su rechazo, de su negación y de la rendición del desamor. 

Muchas cosas en sólo catorce versos y sobre un sentimiento del que tanto se habla y tan poco se concreta. Dice el DRAE: Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser. Y nos deja con la duda de lo que habrá querido decir con propia insuficiencia. ¿Qué opináis?


EL AMOR...

El amor tiene límite. Se agota
cuando mucho se ha dado y de recibo
tan sólo alguna mota
de comprado cariño en momento furtivo.
 
El amor es recuerdo, la derrota
del juvenil empeño. Sobrevivo
a la pena que azota
con la misma actitud y amarte me prohíbo.

El amor es mentira. La frontera
que convierte en cruel al exiliado,
guerrillero sin rey, de su patria expulsado.

El amor es eterno. Si pudiera
romper este poema en tanto trozo
que ya no fuera ley… ni tú, mi calabozo.

Ricardo Fernández Esteban ©

Buscando alguna foto para ilustrar el poema, navego por la red a través de mares de cursilería y rescato del naufragio está, que tiene cierta gracia.

















Ya que en ese soneto he tratado del amor pasional os enlazo a otro donde trato de otro tipo de amor, en Cuando el día ya sea casi noche...

7 comentarios:

Tramos Romero dijo...

Genial entrada de conocimiento y que invita a la reflexión.

INSUFICIENCIA, bien abajo te dejo la respuesta que tu mismo me has dado.

De tu poema esto me ha llegado muy hondo
"...de comprado cariño en momento furtivo..."

Besos muchos♥♥♥

CARO dijo...

A ver Ricardo: quien tiene claro todo eso, como tú parece que lo tienes, no tiene porqué sufrir los dolores de comprobar que es así.

Creo que lo expresarías mejor si no tuvieras que encorsetarlo en un soneto. Bueno, es que admiro la facilidad tienes para hacer sonetos. De las fotos, que gusta más la del avión, pero la cabeza del de abajo debería ser la de un varón.
salut,
pepa

Ricardo Fernández dijo...

Pepa, claro no lo tiene nadie y menos yo. Por otra parte, es un poema no una biografía, y ya sabes que yo estoy en contra de que la poesía deba ser veraz, basta con que sea verosímil.

Es cierto que el soneto, como todas las estrofas métricas, encorseta algo los temas, pero también obliga a concretar. En cierta forma es como navegar a vela o a motor, con el motor tienes más libertad, pero la vela aunque tenga que someterse al viento es otra cosa...
Un abrazo

Karina dijo...

El amor se vuelve terreno árido y áspero, claro y transparente. Es estar en el cielo con las estrellas, así como estar en la tierra saboreando las gotas que caen de tus ojos. Este sentimiento, de la misma manera que tantos otros, es ambivalente, contradictorio, paradójico en su accionar. Pensar el amor de esta manera es aceptar todos los matices que se exploran a lo largo de experiencias que recorren el interior del ser humano en relación con otros.

sofia dijo...

EL AMOR, RICARDO,...TANTAS VECES SAQUEADA LA PALABRA PARA DEFINIR LO INEXPRESABLE....ME ENCANTA EL ÚLTIMO VERSO:"EL AMOR ES ETERNO"...y añado ..Y TAMBIEN ES COMPARTIDO CUANDO ES VERDADERO..y no tantos sinónimos que dicen ser AMOR.
GRACIAS por escribir tan bonito!!

CARO dijo...

Ya, ya, pero no digo que tenga que ser veraz para tenerlo claro. Cuando lo escribes, al menos cuando lo escribes, lo tienes claro. Otra cosa es que estés en lo cierto o no. Y sí, no es tan complicado, esos temas, llegada una cierta edad (me refiero a la mía)se pueden tener muy claros.
Por ejemplo, yo tengo muy claro que no hay amor eterno, que no hay amor verdadero o falso. Es decir, que no es ni verdadero ni falso, si hay amor siempre es verdadero.
Otra cosa es el enamoramiento, que desde el momento en que nace tiene los días contados.

CARO dijo...

Ah!, lo que dice el diccionario de "la propia insuficiencia". Pues creo yo que todos tenemos esa insuficiencia y, tomemos conciencia o no, nos pasamos la vida intentando colmarla. Y a veces (casi siempre) nos parece que otro la puede colmar, pero !NO!, ya sabemos que no.
A ese saber me refería cuando decía que "tu lo tienes claro".
Si ya sabemos que nadie puede colmar esa insuficiencia ¿Por qué sufrir cuando compramos que es así?