domingo, 16 de agosto de 2020

Príncipe, Rey, Emérito y Demérito

Juan Carlos I, el rey emérito, se ha ido de España en un pseudo exilio del que no sabemos ni a dónde ha ido, ni si volverá, ni si será procesado. Yo, como republicano que aceptó la monarquía por sus buenos inicios, me siento decepcionado y, respetando todas las opiniones razonadas, ante este "vodevilesco" final de exreinado, no puedo más que dedicarle unas satíricas décimas con fondo ético.



PRÍNCIPE, REY, EMÉRITO Y DEMÉRITO 

Hubo una vez un príncipe de cuento
cuyo padre era un conde desterrado.
Su abuelo sí fue rey, mas fue expulsado
al traer la república otros vientos.
Un dictador se imaginó el invento
de un sucesor de pega con corona,
y pactó con el conde. La persona
debía de ser adicta y no incordiar,
y así llegó ese príncipe a reinar,
pero nadie apostó por su poltrona.

Empezamos a verle las maneras
cuando cesa a Navarro y Suarez insta
a hacerse el harakiri a los franquistas,
gran jugada de buenas a primeras.
La cosa mejoró cuando, de veras,
convocó a democrática elección
para otra vez tener Constitución
cediendo este monarca sus poderes;
de momento, hacía los deberes
y el pueblo lo acogió con ilusión.

Lo que le hizo ser un rey de mérito,
superando el epíteto de “El breve”,
fue comportarse tal como se debe
la noche del golpismo hacia el pretérito.
Pero cavó su tumba como “emérito”
por ese yerno que acabó en prisiones,
por excederse en cuanto a comisiones,
y por no escoger bien las cortesanas.
Al exilio se va, y aquí hay jaranas
y he de reconocer que con razones.

Y hablando de su exilio, ¿dónde está?,
toda España pendiente de su ex rey;
quien sigue siendo “emérito” por ley
ha demostrado poca majestad.
Se despidió por carta y, de verdad,
nos suena a despedida a la francesa,
huyendo por si alguien le procesa,
o le montan escraches las amantes
en busca de pastones semejantes
al que dio a la que dice ser princesa.

Este final parece un “vodevil”,
dijo “me equivoqué no lo haré más”,
abdicó, y por la puerta de detrás
se desapareció de forma vil.
Pobre Felipe, a cargo del redil,
intentando salvar la monarquía:
le quita el sueldo al padre, no se fía,
se deshereda, y echa de su casa
a Juan Carlos Primero “El balarrasa”,
triste final para su señoría. 

Y aquí seguimos todos discutiendo 
que si la monarquía o la república
en vez de defender la cosa pública
de ineptos y ladrones “in crescendo”.
¿Un presidente, un rey? Pues, resumiendo,
eso no es lo que importa; lo importante
es que cuando nos toque ser votantes
dejemos que nos guíe la razón,
los cantos de sirena y la pasión
son discursos muy poco edificantes.

No quiero un presidente bananero
ni un rey comisionista y con harén,
de momento Felipe me va bien
pero nunca creí en los herederos.
¿Monarquía electiva en nuestros fueros
o una república no partidista?
El tiempo lo dirá, pero en la lista
de los buenos monarcas, el penúltimo
se lo ha puesto difícil a este último:
¡conflictos familiares a la vista!

No hace falta que vuelvas “Campechano”
pero si se confirma que cobraste,
devuelve, paga impuestos, suelta lastre,
como cualquier vecino, ex-soberano.
Yo te acepté, siendo republicano,
y, por desgracia, me has salido rana;
ten al menos, pensando en el mañana,
la realeza de limpiar tu nombre,
porque hasta un rey debe saber ser hombre
si no quiere tener su historia vana.

Ricardo Fernández Esteban ©


Un poema no tiene por qué ser lírico y puede ser crítico o satírico, y también puede poner su granito de arena, para que regeneremos la política y las instituciones del Estado. Hay repúblicas y monarquías bananeras y lo que nos interesa es todo lo contrario, las inviolabilidades por motivos económicos no tienen razón de ser ni para un presidente ni para un rey.

Todas las opiniones concordantes o discordantes serán bien recibidas mientras sean razonadas y evitemos los insultos.

En este blog he dedicado sátiras y reflexiones éticas a partidos de todos los colores e ideologías, hasta los más próximos a la mía. Aquí tenéis la página de Mis poemas y sátiras ético políticas , estos son los etiquetados como Mis sátiras ético políticas y estos como Mis poemas ético políticos. Que cada palo aguante su vela, aunque sea la que nos ilumina.


Posdata de 17 de agosto:
Este mediodía se acaba de conocer que "El emérito" está en los Emiratos Árabes. Esperemos que pronto se conozca más de sus intenciones y de sus supuestas incorrecciones. Un rey, aunque ya sea ex, no debe tener vida privada en asuntos de interés público y las graves acusaciones que se han vertido deben desmentirse o asumirse. 

3 comentarios:

Fernando Rodríguez dijo...

Excelente crónica poética, Ricardo.
Espero que Felipe VI no te dé ocasión de componer un ejercicio similar.

jesus royo dijo...

Dulce y punzante a la vez.
Enhorabuena, Ricardo!

Unknown dijo...

Muy buena la del rey emerito, totalmente de acuerdo! Has leído el artículo de Perez Reverte, sobre esto? Muy en linea!