Mostrando entradas con la etiqueta Buscando la polémica. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Buscando la polémica. Mostrar todas las entradas

miércoles, 30 de octubre de 2013

El libro digital, ¿amenaza u oportunidad?

    Acabo de abrir una nueva página en este blog con el título de El libro digital, ¿amenaza u oportunidad? en la que os invito a participar.

    En esta página (a la que podéis acceder a través del anterior enlace) me hago una serie de preguntas, en busca de respuestas, sobre los cambios que van a afectar al proceso entre la creación de la obra literaria y su lectura a causa de la digitalización del libro.

    Este tema parece más técnico que literario, pero no es así ya que los cambios a que nos enfrentamos son de tal magnitud que van a afectar profundamente en las formas y contenidos de lo que leeremos.

    Por eso, merece la pena reflexionar conjuntamente sobre esta pregunta. Los nuevos soportes van a provocar cambios muy importantes en los hábitos del lector y en todo el proceso de producción, distribución y venta del libro. Y no sólo eso, sino que puede variar la actividad creativa del autor, más allá del formato, influyendo en el contenido y su interacción con quien le lee.

    ¿Son peligrosos los cambios? Desde luego que lo son para aquellos que no los analizan previamente, por lo que quedan expuestos a novedades para las que no están preparados. Sin embargo, pueden ser beneficiosos para quienes se posicionan y aprovechan las nuevas oportunidades, y los huecos de mercado dejados por los primeros. Cuando los dinosaurios desaparecieron otras especies ocuparon sus hábitats y disfrutaron de sus alimentos. La frase de escuela de negocios: En el cambio está la oportunidad y en el statu quo la dificultad para mejorar, tiene mucho de verdad en todos los ámbitos incluido el literario.

    Ánimo, participad comentando el texto inicial que he colocado. De momento las preguntas son muchas y las respuestas pocas, pero no tendremos respuestas si antes no nos planteamos preguntas. El cambio está ahí, nos guste o no nos guste, no escondamos la cabeza debajo del ala y aprendamos a volar es ese nuevo espacio.


martes, 13 de septiembre de 2011

¿Ha de ser veraz la poesía?

Hoy cuelgo un "metapoema", o sea un poema que trata de la poesía. Éste trata de si un poeta ha de ser veraz en los sentimientos que expresa o basta con que sea verosimil (que lo parezca) y cree el clima poético adecuado. En el fondo me estoy preguntando si la poesía puede ser ficción o por el contrario debe ser autobiográfica, y lo digo porque muchos lectores piensan eso último: que todo lo que expresa el poeta son sus pensamientos íntimos.


Dante pintado
por Sandro Botticelli
Petrarca por
Andea del Castagno





















¿HA DE SER VERAZ LA POESÍA?
   
Impúdicos pedís ver desnudo al poeta
pensando, erróneamente, que sus mil cicatrices
son marcas de la vida que cuenta en sus poemas.
Exigís que se exhiba como fiera de circo,
que sus versos destilen todos sus sentimientos.
Aplaudís cuando grita, cuando llora o suspira,
y decís “¡qué poeta!” porque os hacen sufrir
sus desgracias, sus dudas, sus amores perdidos...

Detrás del maquillaje el poeta sonríe,
no importa que use máscara, que vaya con disfraz
de astuto embaucador, vendiéndoos mentiras
consiguió su propósito que era haceros sentir.
Eso es la poesía, desengáñate amigo,
y la veracidad algo poco importante;
nos basta para el juego que suene a verosímil,
que esté escrita con garra y nos haga vibrar.

¿O es que existió ese amor, que glosaron los clásicos,
por Laura, por Beatriz, por Giulietta o por Litsi?
Pues yo pienso que no, mas perduran sus versos,
y en lo alto del Parnaso los bardos son felices:
Petrarca, Dante, Shakespeare, Quevedo y muchos más
cortejan a sus musas que se dejan querer;
aquí ya no hay engaño, “todos están al loro”,
aquí todos disfrutan creando poesía
y nadie se cuestiona si es verdad o si no.

Ricardo Fernández Esteban ©

Shakespeare por
John Taylor
Quevedo, atribuido a 
Van der Hamen o Velázquez

Pues ya sabéis lo que pienso, pero cuidado que quizá es también ficción lo que he escrito. Diciéndoos mi verdad, creo que todo cabe en la poesía y que por ello no hemos de exigir al poeta que desnude sus sentimientos; todo lo más que parezca real lo que cuenta, y aún tampoco porque hay maravillosa poesía de ficción, sacástica o humorística. La poesía es un género literario en que caben muchas cosas siempre que haya calidad y no se caiga en la cursileria o la zafiedad. Me gustaría saber qué pensáis, porque este blog nació, además de para difundir la poesía, para conocer vuestras opiniones.

Como he dicho al inicio, esto es un "metapoema" o sea un poema que trata del tema poético. Me gustan este tipo de composiciones y aquí tenéis las que he ido publicando en el blog.

jueves, 26 de agosto de 2010

Rumiando: La poesía en el siglo XXI (3)

Aprovecho el comentario de Anna, a la entrada primera de esta serie, para plantear si la poesía necesita renovar su envoltorio y abrirse a contenidos complementarios (música, imágenes, enlaces a internet, etc.) más allá del "negro sobre blanco" de los clásicos poemarios, o de recitales que son una simple lectura de esos versos. Sobre los recitales, se podría añadir que mucha poesía moderna soporta bastante mal la oralidad y requiere una lectura más reposada y, en mi opinión, más información que no solemos tener.

Sí ya sé que me podréis decir que esto ya se ha hecho, que hay muchos "experimentos" en ese sentido, pero son eso experimentos y la línea general sigue los derroteros tradicionales. Yo mismo he intentado en el poemario digital "De museos por Madrid" colocar enlaces que permitan ver las obras que se comentan en los poemas (si alguien está interesado le enviaré el "pdf" por mail), y me parece que esta línea nos abre nuevas posibilidades de expresión poética.

Es verdad que proliferan los blogs y webs poéticos, y que algunos experimentan nuevas formas de expresión, pero mi impresión es que con tanto árbol muchas veces no vemos el bosque y de tanto camino que hacemos (surfeando por la red) no vemos el paisaje. Probablemente nos faltan guías, pero esa ya es otra cuestión, si hemos de descubrir por nuestra cuenta o nos tienen que enseñar el camino.

sábado, 14 de agosto de 2010

¿Es popular la poesía? Más parlantes que escuchantes

¿Es popular la poesía o se encierra en una críptica endogamia? Como ejemplo, os adjunto lo que escribí en el 2007 en un seminario poético en la Universidad con "más parlantes que escuchantes".

Tomadlo como una irónica burla de la situación y juzgadla conveniente o no. Por cierto, los organizadores no hicieron ningún comentario, ni autocrítica, sobre la escasa asistencia de público.


MÁS PARLANTES QUE ESCUCHANTES

(Aula Magna de la Universidad de Barcelona. Mayo de 2007)

¿Os habéis preguntado, por qué causa
son tan pocas las almas en el Aula?
Las almas y los cuerpos, cuento más
arriba en la tarima en plan parlante
que debajo de "escuchantes" de poemas.

¿Será que los poetas —no su público—
se han alejado de la poesía?;
¿será que somos demasiado crípticos,
que no se nos entiende en absoluto,
que hace mucho olvidamos el lenguaje
en el que el pueblo “fabla” a su vecino?

O —dado dónde estamos— ¿no será
que la Universidad está lejana
de la vida real, del día a día?
Sí, ya sé que tenéis que estar al frente,
que lo vuestro ha de ser punta de lanza,
innovación, análisis, docencia...;
mas permitidme un simple comentario
producto de experiencias terrenales:

El objeto de la investigación
es —más pronto o más tarde— producir,
ofrecer un objeto en un mercado
y conseguir que compren los clientes
Los elitismos sólo son posibles
en mercados maduros, populares,
en los que puedes ofrecer un nicho
de selectividad —lo diferente—
para amantes de torres de marfil.

Por eso, os recomiendo retornar
al sencillo poema popular:
No os asusten los simples pareados
si con ellos copamos los mercados.
Y si otra vez tenemos amplio público
será el momento de investigaciones,
de liberar tendencias novedosas
y de volver a ser inconformistas.

Ricardo Fernández. Mayo de 2007.


Adenda de Abril de 2016: Casi nueve años después de escribir este irónico poema, la mayoría de los recitales poéticos siguen acogiendo sólo a amigos de los autores o a otros autores más interesados en que les dejen leer sus poemas (en eso que se llama micrófono abierto) que en escuchar lo que se recita.

Algún motivo habrá y todos deberíamos hacer un poco de autocrítica antes de criticar a los demás. Barra abierta para las críticas a lo propio o a lo ajeno; el objetivo es el que nos une, el amor a la poesía y el intentar que tenga el reconocimiento que se merece.

Aquí os dejo un enlace a los metapoemas (poemas que tratan de la poesía) que he ido colgando en el blog y que son manifiestamente criticables.

Un abrazo

domingo, 8 de agosto de 2010

Rumiando: La poesía en el siglo XXI (1)

¿Cuál es el espacio de la poesía en el siglo XXI? Para empezar probablemente sea muy pretencioso decir que la poesía en estos tiempos tiene un “espacio”, todo lo más podríamos asignarle un “nicho” y estrechito. ¿Pesimista? No, creo que realista. Hemos de saber de dónde partimos y adónde queremos llegar, para que el viaje tenga posibilidades de éxito.

El ambiente poético se ha convertido en un entorno endogámico. En la mayoría de los recitales poéticos lo que más abunda son los poetas (y abundan poco porque suelen ser reuniones en “petit comité”, ya que he llegado a ver más ponentes que asistentes) y el público en general se asusta ante la palabra poesía a la que asocian con algo obsoleto, aburrido o cursi. Las tiradas de los poemarios suelen ser mínimas, y adquiridas por familiares, amigos y entidades culturales. Y aún más, se lee menos; es una suerte (para el “ego poético”) que los libros de poesía ya no se editen por pliegos que habría que rasgar, porque yo he encontrado bastantes poemarios, en bibliotecas y casa de amigos, pendientes de rasgado.

¿Estáis de acuerdo en que este es el punto de partida, o al menos la situación más general de la que se salvan pocas excepciones? Si es así, intentaremos desarrollar en otros comentarios, el porqué de esta situación y cómo la podríamos cambiar. Bueno, si es que todos la queremos cambiar, porque una de mis dudas es si todos la queremos cambiar o muchos se encuentran más a gusto en esa “torre de marfil”, donde refugiados en su elitismo no tiene que dar explicaciones, ni recibir críticas de disidentes o de clientes.

Continuará, y si es con polémica mejor....