Mostrando entradas con la etiqueta Mis versos de fin de año. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Mis versos de fin de año. Mostrar todas las entradas

sábado, 2 de enero de 2016

Despropósitos para el nuevo año

Eso de los propósitos del año nuevo es un tópico típico de estas fechas. Aquí tenéis una interpretación mía del tema; además, hay que tener en cuenta que este año tendremos un día más para acertar o para equivocarnos.


DESPROPÓSITOS PARA EL NUEVO AÑO

Un año más que cae, si vas de pesimista,
u otro que vas a disfrutar, si de optimista.
Me apunto a lo segundo, que por mucho
que se lamente uno no se alarga la vida,
sino al contrario se disfruta menos.
De eso se trata pues, de disfrutar
y no de dar doctrina que “hoy no toca sermón”
y lo que me apetece es brindar por vosotros.

Pero una voz me atruena con la copa en la mano:
Hoy no toca a los otros sino a ti,
te receto un sermón de autodoctrina

que pueda liberarte de tareas,
en busca de ese tiempo
que huye inmisericorde dando paso al estrés.
Busca la obligación, deja las devociones,
ponte prioridades, diles no cuando toca,
y aprende a ser consciente de que uno
no puede ser un dios y estar en todas 
partes.

Doy un trago a la copa, un beso a mi vecina,
y le digo a la voz que se calle y no empreñe:
Soy feliz con mi estrés y no me aburro
guárdate tu doctrina para los sofá-adictos,
prefiero cosechar miles de estrellas,
cruzar los horizontes, poner nombre a las olas,
volar bajo los mares, coleccionar pasiones,
y colocarme por sombrero el universo,
que lo que tú propones. Triste voz,
que vendes calma y anticipas la vejez,
uno aún puede ser joven de espíritu
y de cuerpo luchar por mantener el tipo;
y cuando no se pueda, ya sabes, “ajo y agua”

y "a ver si alguien me quita lo bailao".


Ricardo Fernández Esteban ©


El protagonista del poema lo tiene muy claro, pero su autor no tanto. Habrá que organizarse un poco para poder colocarse por sombrero el universo.


Aquí tenéis otros poemas míos de fin de año publicados en el blog. Os deseo un magnífico 2016 y que nos volvamos a poder felicitar muchos años.

viernes, 2 de enero de 2015

¿Qué importa un año más o menos?

En estas fechas somos dados a recapitulaciones, felicitaciones y un sinfín de actos como si el cambio de año significara una nueva etapa, cuando la vida es un continuo, un río que no se detiene. Ya lo dijo Manrique en sus coplas: Nuestras vidas son los ríos que van a dar en la mar, qu'es el morir...

















UN AÑO MÁS O UN AÑO MENOS

Cuando se muere un año y nace otro
no cambia nada más que el calendario.
Eso de que la vida fluye como los ríos
es mucho más que una metáfora,
nunca es la misma el agua que contemplas
ni podrás alterar lo ya vivido cauce arriba.

Preocúpate, barquero, por el tramo restante
y navega caudales con tu brazo al timón.
No está lejos el mar que todo iguala,
del que nada conoces, porque nadie retorna
por mucho que te vendan paraísos
e intenten corregirte con infiernos.

Por eso, no te importe una fecha concreta,
qué más nos da que acabe en cinco en vez de en cuatro,
lo que sí cuenta es que disfrutes
de las, ojalá muchas, singladuras
que aún ruedan en el bombo donde mora el destino.

Un año más o un año menos es sólo una medida
y la felicidad, por suerte, nunca supo de métricas.


Ricardo Fernández Esteban ©


Bueno, pues importe o no el cambio de año, mi deseo es que este 2015 sea lo mejor posible para todos. Os dejo un enlace donde podréis leer otros poemas que he dedicado a los cambios de año




martes, 31 de diciembre de 2013

Vuelapluma en Nochevieja


Reflexiones a vuelapluma en las que el narrador, aprovechando la excusa del próximo fin de año, bucea entre los recuerdos, y acaba por no distinguir lo que fue de lo que pudo haber sido.

Deseo que el cambio de año sea os feliz y si tenéis dudas existenciales que sean positivas.


A VUELAPLUMA EN NOCHEVIEJA

Un año más, si pienso en positivo,
y uno menos, en vena negativa.
Prefiero ser escéptico y me callo,
que me quedan tres uvas por comer,
la copa de champán para brindar
y tú que te has colgado de mi cuello
dándome el primer beso de este año.
Intento terminar con lo pendiente,
lo comienzo en tus labios y contigo
se despierta el baúl de otros recuerdos,
de tantos revellones que resurgen
y me llevan a cuando la ilusión
se conjugaba siempre en el futuro.


Encuentro a una pareja, son muy jóvenes
y les brillan los ojos de hacer planes.
Me pregunto a mí mismo si soy yo
y ella responde a alguna de las tús
que tanto me quisieron o tan poco,
porque al final aquí me ves pensando
en lo que pudo haber sido y que no fue.
Será por lo que fue, o me lo invento,
que imaginamos mucho en nochevieja,
si se buscan respuestas a preguntas
que son pura invención. ¡Basta de lío,
no hay que filosofar con tanto alcohol!


Estoy de revellón con los amigos,
confetis, buena música, gintonics
y tú me miras bien un año más...;
olvido el año menos ¡y a bailar!

Ricardo Fernández Esteban ©

En este enlace encontraréis otros poemas míos dedicados al "Fin de año" , y lo dicho: ¡Qué disfrutéis de los cambios de año tanto!

sábado, 29 de diciembre de 2012

¿Cumpliste tus promesas...? Sí, las de fin de año.

Este poema es continuación del que colgué al inicio de este año: Vanas promesas al comenzar el año 

En él, el poeta sigue dando la vara a su amigo recordándole las promesas que nunca cumple, y éste se revuelve y le contesta en rima, por aquello de que "si quieres caldo, dos tazas" y porque antes de criticar a otro es conveniente contemplarse  en el espejo los defectos propios.


¿CUMPLISTE TUS PROMESAS…? SÍ, LAS DE FIN DEL AÑO

¿Recuerdas que hace un año quise desengañarte
de esas vanas promesas que cada nochevieja
proclamas convencido de cambios a mejor?
Pues si aún lo recuerdas, con mucho más motivo
tienes que ser consciente de que has vuelto a fallar,
volviste a prometer lo que nunca nos cumples.
Ya hace mucho que restas y tu capital merma,
deja la mala vida o no tendrás futuro.


(Este año el aludido no se calla y contesta,
 y aquí podréis oír esa dura respuesta)


Y tú qué te has creído, pasé de ti hace un año
pero ahora respondo harto ya de tu engaño.
Aprendiz de poeta deja de dar la lata,
y amargarme la vida con esa perorata.
Cuando al menos rimabas me hacías sonreír,
pero ahora, ni eso, prefieres escribir
lo que yo denomino tu filípico trino
en un simple envoltorio de blanco alejandrino.
(*)

No me des más la vara, ya te lo he dicho, !para!,
o es que has visto en mi cara alguna cosa rara
que te hace creer que anhelo padecerte
y que siento placer si tengo que leerte.


¿Sabes lo que te digo? (consejo de ex amigo)
No te metas conmigo y mírate el ombligo,
descubrirás que todo lo que dices de mí
es lisa y llanamente lo que pienso de ti.
Y te lo he dicho en rima en plan de pantomima
porque hasta en esa esgrima te paso por encima.


Ricardo Fernández Esteban ©

(*) Se refiere a la métrica del poema en que le critica, escrito en versos alejandrinos de 14 sílabas sin rima.


Por si no habéis leído la primera parte del poema, aquí la tenéisOs deseo un buen final de este año, y un mejor comienzo y evolución del que viene, que buena falta nos hace. Un abrazo.

domingo, 1 de enero de 2012

Vanas promesas al acabar el año















Ya es una tradición que al acabar el año
te quieras imponer concienzudas promesas
que has ido postergando en los últimos meses.

Después de envenenarte con una cajetilla
prometes no fumar por enésima vez;
en plena indigestión de opíparo festín
te lees el programa de la dieta de moda,
y vuelves al gimnasio pensando cuál será
la clave del armario y el nombre de aquel “trainer”
al que no hiciste caso más que en sus honorarios;
con la cabeza espesa de un atroz resacón
abandonas licores y te afilias al agua
aunque busques diseño y un origen lejano;
y, para rematar, piensas que no está bien
engañar a tu novia, que la vida es muy corta
y es mejor separarse y volver a empezar.

Cuántas promesas vanas que nunca cumplirás,
mejor te las ahorras y serás más feliz,
que se trata de eso, no de mortificarte,
por eso, amigo mío, te pido que este año
en vez de hacer promesas de cambio inverosímil
digas que seguirás jugándote la vida;
porque sabemos todos que no tienes remedio
y, al menos una vez, te oiremos la verdad.

Ricardo Fernández Esteban ©

Adenda de Diciembre 2012: Aquí tenéis la segunda parte del poema cuando al final del año el narrador le recuerda a su amigo las promesas que nunca cumple , y éste le responde que ya está bien de criticar y que es mejor que se mire a sí mismo en el espejo de las verdades. 

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Noche de fin de año

El blog despide el año con este poema perteneciente al libro Pensando en Vosotras, y aprovecha  la ocasión para desearos una feliz entrada en el próximo, si es posible tan bien acompañados como el protagonista de esta historia.


NOCHE DE FIN DE AÑO

Noche de fin de año, vamos de “revellón”,
llevas vestido negro sencillo, algo serio,
pero un tirante rojo enseña tu pasión
donde acaba el escote y comienza el misterio.

Pienso en lo que me ocultas, lo que luego veré,
imagino texturas, transparencias, colores,
de esas prendas que ahora, como luego yo haré,
acarician tu piel, atesoran olores.

La pista está repleta de personas bailando,
empezamos con vals, bordamos un bolero,
salimos por la tele cuando te estoy besando,
enfocan tus zapatos en rojo arrabalero.

Nos tomamos las uvas y bebemos champán,
tus amigos no entienden por qué estás tan cambiada,
primero han observado, luego comentarán:
"lo veo y no lo creo se ha vuelto descarada”;

total porque mi mano, ansiosa de emociones,
ha explorado tu cuerpo del cuello a las caderas,
mientras tú me abrazabas exhibiendo pasiones
y al son de la música perdías las maneras.

Nos despedimos pronto, queremos estar solos,
la noche no es eterna; eres mi Cenicienta
que al despuntar el sol tiene sus protocolos:
has de estar en tu casa antes que la sirvienta.

C
omo madre no debes olvidar tu decoro,
hay que guardar las formas delante del servicio,
para eso están las clases ¿verdad que sí tesoro?
para disimular, para esconder el vicio.

Al llegar al portal, dentro del ascensor
me enseñas esas prendas, que antes insinuabas,
dejando que el vestido resbale sin rubor
y descubra el secreto que para mí guardabas;

eres lista mi amor usando lencería
que casi todo muestra y enseña lo que oculta,
yo lo viví otras veces corriéndome una orgía
pero ansiaba tenerlo con dama guapa y culta.

Cuando entramos en casa ya vas casi sin ropa
pero quieres primero ejercer de modelo,
luces ropa interior y pides una copa,
con alcohol la vergüenza se convierte en anhelo.

A la luz de las velas se ilumina el deseo,
te has quedado desnuda cantando esa canción
que en tu voz tan ardiente es himno al himeneo,
es oferta y demanda, es la pura pasión;

y te tomo en mis brazos y atravieso desiertos
y me baño en tus mares y me quemo en tus fuegos
y tu boca me ofrece los mejores conciertos,
con notas de ilusiones, emociones y ruegos.

La noche es infinita cuando olvidas la hora
el tiempo se detiene, los cuerpos se diluyen,
nuestras almas se funden sin temer a la aurora,
tú y yo hemos triunfado por mucho que murmullen.

No importa que te vayas al despuntar el sol;
empieza un nuevo año, año de amaneceres,
de no cumplir las normas, de perder el control,
de descubrir misterios, de gozos y placeres... 

"Recuerdos y Nostalgias" de "Pensando en Vosotras"
Ricardo Fernández Esteban ©

Adenda de Diciembre 2015: Pasan los años, la realidad se mezcla con la ficción y no se sabe qué fue cierto o qué deseo. Lo que sí se es que sigo deseando que el próximo año nos traiga lo mejor para todos. Aquí os dejo un acceso a otros poemas míos de fin de año.