sábado, 25 de mayo de 2013

Pedro Muñoz Seca. La venganza de Don Mendo

Pedro Muñoz Seca (1879-1936) fue el máximo exponente de la astracanada, género teatral que busca la comicidad desfigurando el lenguaje natural y usando el ripio. Su obra más famosa es La venganza de Don Mendo  (1918) sátira del teatro histórico modernista, el drama romántico y las comedias de honor. La crítica intelectual le fue adversa, pero no el fervor del público.
Esto no es POESÍA con mayúsculas, pero sí es ocurrente y divertido. En mi opinión, caben muchas cosas bajo el manto poético siempre que sean honestas y no engañen; y esto no engaña a nadie, es puro ripio en busca de la risa y la complicidad de quien lo lee o lo escucha.

Y para muestra unos botones. El primero de la escena en que Magdalena ya está preparando la encerrona a Mendo que sigue en la higuera:


MENDO:

– El Barón
de Vedia, un aragonés
antipático y zumbón
que está en casa del Marqués
de huésped o de gorrón.
Hablamos... ¿Y vos qué haceis?
Aburrirme... Y el de Vedia
dijo: No os aburriréis;
os propongo, si queréis,
jugar a las siete y media.

MAGDALENA:
– ¿Y por qué marcó esa hora
tan rara? Pudo ser luego...

MENDO:
– Es que tu inocencia ignora
que a más de una hora, señora,
las siete media es un juego.

MAGDALENA:
– ¿Un juego?

MENDO:
– Y un juego vil
que no hay que jugarlo a ciegas,
pues juegas cien veces, mil,
y de las mil, ves febril
que o te pasas o no llegas.
Y el no llegar da dolor,
pues indica que mal tasas
y eres del otro deudor.
Mas ¡ay de ti si te pasas!
¡Si te pasas es peor!




Y este otro de cuando encerrado en el torreón ya está al cabo de la calle de la traición, pero no sabe como compaginar los juramentos que ha efectuado.


MENDO: (D. Mendo alicaidísimo)

– Primero me arranco la vida.
¿Voy a verla! Sí. ¿Qué incoa
mi espíritu? Lo que incoe
ya mi cerebro corroe.
¿Mas qué importa que corroa?
¡Aspid que en mi pecho roe,
prosigue tu insana roa
que aunque soy digno de loa
no he de ser yo quien se loe!
¡Fuerzas, cielos, porque al vella
querré matalla y mordella
y eso sería delatalla!
¡Juro a Dios que he de miralla
y escuchalla sin vendella!
Mas si juré no perdella
también vengarme juré
en la infausta noche aquella.
Y he de vengarme; sí, a fe.
¿Mas qué haré, qué intentaré?
¿Cómo vengarme podré
si lo que juré, sé que
lacra mi boca y la sella?
¡Cómo, ¡ay Dios!, compaginallo
si este desengaño, ¡ah!,
no puede dejarme ya
ni tiempo para pensallo?...
(Saca el puñal, lo besa y lo contempla con arrobo.)


¡Puñal de puño de aluño!...
¡Puñal de bruñido acero,
orgullo del puñalero
que te forjó y te dio bruño!...
Puñal que en mi mano empuño,
en cuyos finos estríes
hay escritas con rubíes
dos frases a cual más bella:
«Si hay que luchar, no te enfríes.
Si hay que matar... descabella.»

Tú con tu lengua me llamas
y deshaces mi congoja,
pues teniendo yo tu hoja
no he de andarme por las ramas.
Penetra, puñal, en mí,
llega pronto al corazón
y a quien te pregunte, di
que a pesar de su traición
adorándola morí. (Ocultando el puñal al ver que se abre la puerta.)

¡Mas ya llegan: maldición!
¡Qué lindo tiempo perdí!



fragmentos de La venganza de Don Mendo, de Pedro Muñoz Seca 


Aquí dejo: El texto completo de la obra ; un video de la representación teatral encabezada por José Sazatornil; y unos extractos de Fernando Fernán Gómez y de Toni Leblanc 








8 comentarios:

Anónimo dijo...

La versión que has elegido tiene un error:
"Y a quien TE pregunte di"
El verso queda cojo sin el "TE".
De todos modos es una obra divertida, sin más pretensiones, como tú dices. Sólo es cosa de oído, sin más mérito por mi parte.
Ángel

Jesus Pardo dijo...

Ricardo. Creo que eres demasiado severo al enjuiciar a Muñoz Seca. A mi entender el término de ripio es demasiado despectivo para calificar su capacidad versificadora y su ocurrente ingenio. Tampoco es poesía, ni con mayúscula , ni aún con minúscula, es simplemente verso cadencioso y bien rimado con un contenido ingenioso. Está , a mi pobre entender, más próximo del epigrama que del ripio y como dice Iriarte:
A la abeja semejante
para que cause placer
el epigrama ha de ser
pequeño, dulce y punzante

O así me lo parece....

Ricardo Fernández dijo...

Tienes razón Jesús si tomamos la definición de la RAE de ripio:
"Palabra o frase inútil o superflua que se emplea viciosamente con el solo objeto de completar el verso, o de darle la consonancia o asonancia requerida"
Pero yo uso ripio de una forma más amable y afectuosa, y lo he reivindicado en varios de mis poemas,en el sentido de forzar la rima para buscar un efecto generalmente humorístico.
Por otra parte, en el subtítulo Muñoz Seca define su obra como: "Caricatura de tragedia... escrita en verso con algún ripio".
De cualquier forma, coincido contigo en que la obra a pesar de los casi 100 años transcurridos sigue siendo muy divertida e ingeniosa. He disfrutado mucho volviendo a ver los vídeos que adjunto. Un abrazo.

Ricardo Fernández dijo...

Ángel, tienes razón le faltaba un "te" para que fuese octosílabo. Pues lo he copiado de una versión colgada por la Junta de Andalucía, y no me he dado cuenta porque lo he buscado y leído en mi versión en papel de Austral...
Donde esté el papel y el buen corrector, no hay PDF que se valga

Enrique Gracia Trinidad dijo...

Querido y admirado Ricardo:
La crítica, normalmente, es corta de vista. Lo fue con Muñoz Seca y lo sigue siendo. Aceptan mal el humor, siempre lo consideran "de segunda fila" y dan más importancia a la literatura "seria", como si humor fuese lo contrario de serio en vez de lo contrario de aburrido.
El humor de Muñoz Seca es de lo más serio del mundo. Está en la línea del teatro del absurdo de maestros como Jardiel Poncela o Mihura, pero utilizando la línea del astracán que juega inteligentísimamente con el ripio para darle carta de naturaleza humorística, desenfadada, plena de guiños incluso culturales.
El ripio, en este caso, es buena parte de la sustancia del texto y eleva la broma popular y el chiste común a la categoría de obra de arte.
Tiene tanta vigencia que, cuando lo hemos representado, no hace mucho, en teatro "de voz", la gente se ha divertido muchísimo.
Yo, cada vez que veo la versión totalmente bufa y caricaturizada hasta en su puesta en escena y sus decorados, de Fernán-Gómez, disfruto muchísimo. Y si muchos críticos no disfrutan es porque son, la mayoría, unos insípidos pretenciosos.
Enhorabuena por tu blog. Es extraordinario.
Enrique Gracia Trinidad

Fernando dijo...

Para mí, una obra maestra en rimas, sonoridad, picardía y ocurrencia. La he leído y visto infinidad de veces, me sé pasajes de memoria y se los recito a mis hijas. Una genialidad propia de un genio. Me enterrarán con ella.

Anónimo dijo...

Genial obra que marcó mi infancia, como tantas otras, viendo Estudio 1 en TVE.
Deberían reponer estas joyas literarias y darlas a conocer a un público nuevo.
Yo las estoy introduciendo a mis alumnos/as de 5º de Educación Primaria y mucha gente se sorprendería al ver cómo disfrutan con ellas.

Anónimo dijo...

Genial obra que marcó mi infancia, como tantas otras, viendo Estudio 1 en TVE.
Deberían reponer estas joyas literarias y darlas a conocer a un público nuevo.
Yo las estoy introduciendo a mis alumnos/as de 5º de Educación Primaria y mucha gente se sorprendería al ver cómo disfrutan con ellas.