sábado, 29 de noviembre de 2014

Claudio Rodríguez


Claudio Rodríguez (Zamora 1934, Madrid 1999) es uno de los grandes poetas de la segunda mitad del pasado siglo, con una obra muy personal que se aleja en sus inicios de la orientación generalizada hacia la poesía social.

Os dejo dos poemas, uno de su último libro, Casi una leyenda, y otro del primero El don de la ebriedad,  con el que ganó el premio Adonais, sorprendiendo por su madurez a los 19 años de edad.


LAMENTO A MARI

Casi es mejor que así llegue esta escena
porque no eres figura sino aliento.
La primavera vuelve mas no vuelve
el amor, Mari. Y menos mal que ahora
todo aparece y desaparece.
Y menos mal que voy tan de mañana
que el cuerpo no se entrega, está perdido.
¿Es lo que fue, lo que es, lo que aún espera
remordimiento, reconciliación
o desprecio o piedad? Y ya no hay celos
que den savia al amor, ni ingenuidad
que dé más libertad a la belleza.
¿Quién nos lo iba a decir? ¿Y quién sabía,
tras la delicadeza envejecida,
cuando ya sin dolor no hay ilusión,
cuando la luz herida se va a ciegas
en esta plaza nunca fugitiva
que la pureza era la pureza,
que la verdad no fue nuestra verdad?
¿Quién buscó duración? ¿Quién despedida?
Ya no hay amor y no hay desconfianza,
salvación mentirosa. Es la miseria
serena, alegre, cuando aún hace frío
de alto páramo, Mari, y luce el día
con la ceniza en lluvia, con destello
de vergüenza en tu cara y en la mía,
con sombra que maldice la desgracia.
¡Qué temprano, qué tarde, cuánto duran
esta escena, este viento, esta mañana!

Casi una leyenda, 1991. Claudio Rodríguez


ADIÓS

Cualquier cosa valiera por mi vida
esta tarde. Cualquier cosa pequeña
si alguna hay. Martirio me es el ruido
sereno, sin escrúpulos, sin vuelta
de tu zapato bajo. ¿Qué victorias
busca el que ama? ¿Por qué son tan derechas
estas calles? Ni miro atrás ni puedo
perderte ya de vista. Esta es la tierra
del escarmiento: hasta los amigos
dan mala información. Mi boca besa
lo que muere, y lo acepta. Y la piel misma
del labio es la del viento. Adiós. Es útil
norma este suceso, dicen. Queda
tú con las cosas nuestras, tú, que puedes,
que yo me iré donde la noche quiera.

Don de la ebriedad, 1953. Libro Tercero. Claudio Rodríguez



Esta es su web, donde encontraréis amplia información sobre su bio, bibliografía, estudios y seminarios sobre su obra. Además, surfeando por las redes, he encontrado una anónima Selección de sus poemas  que investigando he descubierto pertenece a un número que le dedicó la revista poética Zurgai en Junio de 2006 con artículos y poemas que le dedicaron otros autores. Si queréis profundizar en su obra os recomiendo el magnífico ensayo que le dedicó Antonio Machín Romero, Claudio Rodríguez: La época, la poesía y sus problemas 

Por último, os dejo una amplia entrevista que le dedicaron en el programa Rincón literario.


3 comentarios:

Fanny Sinrima dijo...

Hola. Visito por primera vez tu blog y me alegro de ver que es de poesía, pues es el género que más me gusta,leo y, torpemente, me atrevo a escribir sin más pretensión que dar voz al sentimiento.

Gracias por acercarnos a este gran poeta.Claudio Rodríguez me provoca emociones y me parece necesario darle presencia en el blog y en otros medios.

Saludos.

Francisco Enrique León dijo...

No le he hecho a Claudio Rodríguez el seguimiento que merece, desconozco la razón pero aún queda tiempo para que nos encontremos en la misma calle, para que tomemos la misma palabra que gentilmente nos ofreces.

Un saludo.

christina penalva pastor dijo...

Gracias, Ricardo