martes, 13 de septiembre de 2016

Islarios de pasiones

Mallorca vista desde el Tibidabo (Barcelona)
Este poema podría ser el que diera inicio a un libro en elaboración, del que ya se han publicado unas plaquettes en edición bilingüe español griego: Islario de Pasiones - Νησολόγιο παθών.

Si lo es o no, dependerá de si el tiempo y vosotros dais solidez al poema y al resto del libro.


ISLARIOS DE PASIONES

Nacido en la frontera que se separa lo propio
—el hábitat del hombre que camina—
del llano azul que le es ajeno,
en sus días de infancia
su vista se perdía inútilmente
buscando más allá del horizonte.

“¿Es el mar el final?”, se preguntaba.
“El mar no es el final, es un inicio.
El mar es un camino de pasiones”,
le dijo un viejo capitán,
“pasiones rodeadas por las aguas
que albergan todos tus deseos.
Aunque ahora no las veas,
te esperan más allá de este horizonte;
¡has de romper fronteras,
gana altura, consigue perspectiva,
y sabrás cuál ha de ser tu singladura!”

Hizo caso al consejo, y en la cima del monte
se quebró aquella línea,
que separa un azul del otro azul enrojecido,
por un perfil repleto de esperanzas.
Vio su primera isla, y tuvo claro
que iba a ser navegante
para coleccionar “islarios de pasiones”.

Ricardo Fernández Esteban © 


La foto que acompaña a este poema no está trucada. En los amaneceres claros desde los 500 metros de altura de la cima de Collserola (conocida popularmente como Tibidabo), junto a Barcelona, se ve el perfil de Mallorca que está a unos 180 km. de distancia, porque mirando son posibles muchas más cosas de las que pensamos que podemos ver.

Aquí podréis leer otros poemas que pueden formar parte de ese futuro libro, Islario de pasiones / 
Νησολόγιο παθών, de lenta construcción: De momento, he tenido la suerte de que Maira Furnari me haya traducido 7 poemas al griego que se han publicado en las citadas plaquettes.




No hay comentarios: