Mostrando entradas con la etiqueta Mis "In memoriam". Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Mis "In memoriam". Mostrar todas las entradas

jueves, 30 de junio de 2016

Fernando de Orbaneja, in memoriam

Conocí a Fernando de Orbaneja en una firma de libros en Madrid, ya que compartíamos editor. Tenía ochenta y muchos años y las ideas muy claras sobre política, sociedad, religión y en general sobre cómo mejorar este mundo que no le gustaba y por el que seguía trabajando para cambiarlo. Conversamos largamente, y a partir de entonces nos intercambiamos escritos, libros y opiniones. Se podía estar de acuerdo con él (en la mayoría de las cosas lo estaba) o no, pero siempre se tenía que reconocer su fuerza e interés por dignificar la vida y la política.


El pasado domingo falleció en Madrid, justo después de depositar su voto a los 92 años. Seguro que estaba votando por el cambio y, aunque me apena mucho su desaparición, creo fue en un momento muy significativo y con todo el respeto podemos decir que "murió con el voto depositado" y con la esperanza de cambiar el mundo.

Hace dos años se le concedió el premio de pensamiento y ensayo "Aristóteles" y unos doscientos amigos nos reunimos en Madrid para homenajearle. Este es el soneto que le dedique:

para Fernando de Orbaneja

Hoy celebras noventa, compañero,
y te otorgan un premio literario,
no puede ser mejor el escenario
para ponerse al mundo por sombrero.

No hubo vejez más joven. Ingeniero
de profesión e ingenio, libertario,
maestro del agudo comentario,
y por siempre jamás un “gran cañero”.

Si fueras Don Quijote, tu escudero
pediría ser yo, que así a diario,
tendría tu saber. Te considero
mucho más que un amigo. Necesario
eres para este mundo; verdadero
este homenaje a un ser extraordinario.

Ricardo Fernández Esteban ©

Fernando, recibiendo el premio en 2014. Foto: Daniel de la Fuente

Descansa en paz, con la conciencia tranquila de haber luchado hasta el final. Este fue el último articulo que publicó hace unos días sobre el estado del bienestar  en el Magacín.com y en esta entrada, Fernando de Orbaneja nos ha dejado , esta web nos habla sobre Fernando, sus libros y los artículos que publicó.





sábado, 3 de octubre de 2015

A Enrique Clarós, in memoriam

El pasado día 29 nos ha dejado repentinamente Enrique Clarós Lloret (Sabadell 1959 - Barcelona 2015) compañero de tertulias y asociaciones literarias.

Como suele ocurrir con las pérdidas imprevistas, nos hemos quedado transpuestos con muchas preguntas por hacerle y proyectos por compartir.

Nos queda su profunda y compleja palabra escrita y su recuerdo, pero nos falta mucho más. Descanse en paz.



A ENRIQUE CLARÓS, IN MEMORIAM

La nostalgia es lo único que nos queda a quienes no creemos en el futuro…
E. Clarós
Ya nadie puede preguntarte
por qué no crees en el futuro;
nadie, ni mucho menos yo
que te hablo desde el otro lado del espejo.
Es demasiado tarde,
la noche del no-ser no tiene luz que guíe,
o quizás sí, quizá sí que la tenga, y hasta luna y estrellas,
y el “no” de allí exprese afirmación,
pero mi escasa fe me impide
imaginar el nuevo espacio en el que habitas.  

De ti me quedan tus palabras.
Lo que antes fue materia moldeable
se ha convertido en roca, ya es perenne,
ya no admite matiz, ni un nuevo enfoque.
Ya no podré pedirte que me expliques
el arcano del verso, la razón de la arista, el porqué de la curva.
Ante el arduo trabajo, no me atrevo
a cincelar tu voz escrita en piedra
en busca de la fuente o de la lava;
prefiero que repose en tus escritos
y prometo volver
cuando consiga serenar el alma agnóstica.

Reniego del pasado
por no tratarte más, amigo Enrique,
y niego la mayor
porque quiero creer que esas palabras
eran literatura y nada más.
Adiós, o hasta la vista si hay futuro.


Ricardo Fernández Esteban ©


Tenía prevista dedicar una entrada del blog a Enrique Clarós. Ahora a vuela pluma, como fueron escritos mis versos, cuelgo un poema suyo.


ANÓNIMO IMPALPABLE (a J.A. Valente)

Y tomó la forma del agua,
la invisibilidad líquida
para poder tocarte.

Se convirtió en arena,
disuelta en la infinitud del desierto
para ser tu huella.

Fue aire en el viento caprichoso
envolviendo el espacio
para respirar en ti.

Y es el mismo que ahora
desordena en silencio
las hojas de tu patio solitario,
y las del libro olvidado 
que aún te espera.

Creo en la noche (2014).
Enrique Clarós 

En su blog Creo en la noche , título de su primer poemario publicado, encontraréis amplia información sobre el autor, su obra y los proyectos que tenía en curso.

miércoles, 25 de marzo de 2015

A Rogelio Oficialdegui, in memoriam

Ayer cayó un avión en el que iba un buen amigo. Estos pobres versos se enriquecen al recordarlo.

A uno le gustaría poder hacer mucho más que escribir un soneto en recuerdo de quien siempre le pareció una persona ética y excelente, de quien aprendió y de quien siempre quiso aprender más. A uno le gustaría ponerle alas de pájaro a ese avión.

Estés donde estés, descansa en paz Rogelio.


A ROGELIO OFICIALDEGUI, IN MEMORIAM

Siempre llega la muerte tras la vida,
pero a veces nos roba de repente
sin dejarnos siquiera despedida,
desvelando lo duro del presente.

Rogelio, buen amigo, quién pudiera
ponerle alas de pájaro a ese avión,
no dejar que cruzases la frontera,
volver a oír tu voz y tu razón. 

Nos queda tu nobleza, tu bondad,
esa fina ironía, esa prestancia;
buscando mitigar la soledad,
queriendo hacer cercana la distancia.

Lo que nos queda es mucho, compañero,
el recuerdo de todo un caballero.

Ricardo Fernández Esteban



Rogelio Oficialdegui viajaba en el vuelo de Germanwigs de Barcelona a Düsseldorf el 24 de marzo de 2015. El copiloto del avión se encerró en la cabina y lo estrello deliberadamente contra las montañas de los Alpes muriendo las 150 personas que viajaban a bordo. Todos los accidentes y las muertes que conllevan son terribles, pero éste además da mucho que pensar sobre la razón y la sinrazón humana.