miércoles, 27 de abril de 2011

El catador de amores

Una cuaderna vía en homenaje al Mester de clerecía, que utilizó esta estrofa en los inicios de la poesía castellana. No sé si esos doctos clérigos disculparían el contenido tan poco clerical; Juan Ruiz, el arcipreste de Hita, sí que me comprendería porque fue un maestro en este tipo de versos, hace ya siete siglos en su Libro del buen amor.


EL CATADOR DE AMORES

             Recuerda mi advertencia final, pero me gustaría que le hicieses caso,
             porque sé que el día que te encuentre lo dejaré todo por ti.

Yo soy con la mujer como quien prueba un vino,
primero es el color, luego olerlo con tino,
y al fin llega el sabor, ese placer divino;
ser catador de amores, ese ha sido mi sino.

Mil veces he intentado actuar con razón,
pero cada experiencia despierta mi ilusión;
primero la apariencia, después la diversión,
gozar del primer beso, compartir la pasión.

¿Mas, por qué conformarse con el mismo manjar?;
por muy bueno que sea, es humano pensar
que siguiendo la ruta del probar y probar
seguro que algún otro lo puede superar.

Por eso, mi tesoro, te escribo esta advertencia,
si no te gusta el riesgo, si prefieres la ciencia
del dos y dos son cuatro a la concupiscencia,
y si te crees en serio que es santa la decencia;

no te dejes probar, “no estés por la labor”,
al final lo probable se escribe con dolor.
Sólo si sabes ver en lo oscuro esplendor,
piensa que puedes ser mi verdadero amor.

"Pensando en Vosotras" de Ricardo Fernández Esteban ©


Si queréis más información sobre el libro del buen amor del Arcipreste de Hita, os remito a una entrada del Instituto Cervantes

Espero que nadie, y en especial vosotras ya que esta cuaderna pertenece a mi libro Pensando en vosotras, se ofenda por el tono y tema del poema. El humor puede expresarse en formato de versos, y el autor no tiene que comulgar con las opiniones del narrador.


Posdata de Noviembre de 2015: Mi buen amigo el abate Sancho Baile, que últimamente está callado y no está aportando material para su antología erótica que le publico en este blog (será que está practicando más que platicando), se me aparece y dice que incorpore este poema a su antología. Le digo que no, que se busque él los poemas.

martes, 19 de abril de 2011

Quevedo: Dichoso puedes, Tántalo, llamarte...


La entrada está dedicada a Francisco de Quevedo (1580 - 1645), uno de los grandes poetas (si no, el mejor) del siglo de oro, que aún no había visitado esta bitácora. Este es un soneto amoroso que precisa, como muchos de esa época, de una descodificación que efectuaré con la ayuda de los comentarios de la magnífica profesora Rosa Navarro.

El soneto alcaza con Quevedo su plenitud formal y conceptual, y cuatro siglos después sigue siendo un placer leer esos endecasílabos.


DICHOSO PUEDES, TÁNTALO, LLAMARTE...

Tántalo, con el agua al
cuello sin poder beberla,
 y con la fruta a mano
 sin poder comerla.
Dichoso puedes, Tántalo, llamarte,
tú, que, en los reinos vanos, cada día,
delgada sombra, desangrada y fría,
ves, de tu misma sed, martirizarte.


Bien puedes en tus penas alegrarte
(si es capaz aquel pueblo de alegría),
pues que tiene -hallarás- la pena mía
del reino de la noche mayor parte.

Que si a ti de la sed el mal eterno
te atormenta, y mirando l'agua helada,
te huye, si la llama tu suspiro,

yo, ausente, venzo en penas al infierno;
pues tú tocas y ves la prenda amada;
yo, ardiendo, ni la toco ni la miro.

D. Francisco de Quevedo Villegas


Estos sonetos amorosos, no responden a una situación emocional real del "yo poético" (el autor / narrador), sino a unos juegos de estilo que siempre suelen mostrar a la amada desdeñosa con el poeta.

En este poema el narrador enamorado se compara con el personaje mitológico Tántalo (castigado por robar el nectar y la ambrosia divina) que a pesar de tener a su alcance el agua no podía saciar su sed, y en los cuartetos lo considera más dichoso que él. En los tercetos explica que al menos Tántalo puede ver y tocar lo que codicia (el agua) aunque no pueda beberla, mientras que él, ausente de su dama, no tiene ni ese consuelo. En este soneto no se indica explícitamente, pero se supone en estos juegos literarios que esas ausencias se debían al poco interés que ponían las desdeñosas damas en sus caballeros.

En este link a la Fundación Francisco de Quevedo podéis acceder su poesía y a mucha más información sobre el autor y su obra. Cervantes virtual también le dedica un apartado.

Y no podía faltar un enlace a un poema, Es amarga la verdad,  cantado por Paco Ibáñez, que tanto ha hecho para dar a conocer la poesía a través de sus letras musicadas (y de propina canta también Si tu vienes a la romería de Lorca). 



Adenda de julio de 2017: He dedicado otra entrada a Quevedo donde analizo su famoso soneto Amor constante más allá de la muerte tanto en cuanto a su significado y figuras retóricas, como a su estructura métrica. Creo que son muy útiles estos análisis para disfrutar más de los contenidos de los poemas del siglo de oro (bastante crípticos si no se conocen las referencias mitológicas y otras típicas de la época), y para saber por qué nos suenan tan armónicamente sus versos.

jueves, 14 de abril de 2011

Una cala, una melena y una foto

Hay poemas que se escriben para recordar "lo que fue o lo que pudo haber sido y no lo fue". Éste pertenece a mi poemario Pensando en vosotras publicado por Sial Ediciones. 

El soneto reside en el capítulo Recuerdos y nostalgias, que abre el largo camino de encuentros y desencuentros del protagonista del libro con las  mujeres que han cruzado la senda de su vida de forma real o imaginaria, en aquella parte del tiempo antiguo donde el deseo se confunde con la realidad.

Cala Caballería en el norte de Menorca
 
UNA CALA, UNA MELENA Y UNA FOTO

Esta luz de recuerdos imborrables,
este azul de increíble transparencia,
este viento que hoy rima con paciencia,
este espacio de entornos abarcables.

En la orilla del mar —amigo amable—
cuando el sol se encamina hacia su ausencia
he sentido tan viva tu presencia
envuelta en mil recuerdos agradables,

que en el altar de la dorada arena
te imagino real, tal como antaño
cuando tu larga y cálida melena

vistió tu desnudez, en una foto
que atesoro —después de tantos años—
como exvoto de culto de un devoto.

Pensando en Vosotras (2011).
Ricardo Fernández Esteban ©


En este enlace podéis acceder a otros poemas de este libro Pensando en vosotras  que he ido colgando en el blog

miércoles, 6 de abril de 2011

José Zúñiga "In Memoriam". Noche en vela.

El 3 de abril de 2011 nos dejó José Zúñiga. No lo conocí personalmente, pero lo traté en Facebook donde nos comentábamos los sonetos que íbamos colgando en "2011: Año del endecasílabo", grupo en el que coincidieron grandes poetas que rendían tributo a los versos de once sílabas.

Os copio uno de sus magníficos sonetos. No hacen falta comentarios, al leerlo nos inunda la poesía, y la rima no es un corsé sino un marco que realza el contenido.


NOCHE EN VELA

Amante soy de ti, no me abandones
en la vigilia de la Inmaculada.
Sé virgen para mí, no pierdes nada
resguardando tu cuerpo entre almidones.

Amo tu sordidez, los perdigones
que lastran tus palabras, tu mirada
perdida, lujuriosa. Soy manada,
perro soy sin collar y sin razones.

Te ayudaré a flotar, aunque me hunda
en el cenagal propio de esta noche
que ya es mi propia noche. Noche inmunda,

noche tuya de mí, piadosa noche
de vigilia constante. Que no cunda
ningún pánico en ti. Soy tu derroche.

Jose Zúñiga
Publicado el 5/2/11 en "2011: Año del endecasílabo", grupo de Facebook


Adenda de Julio de 2015:

Ya han pasado más de 4 años desde que murió José Zúñiga y, aunque sea un tópico, es cierto que las personas desaparecen físicamente pero perviven en sus obras. 

Aquí tenéis su blog con sus poemas que ha mantenido inmutable en este tiempo y el homenaje que le hizo Alexis Díaz Pimienta en su blog Cuarto de mala música . También se mantiene vivo su perfil en Facebook y es que en el mundo digital perviven los recuerdos que no queremos olvidar.

Por último, éste el el último video de José, pocos días antes de morir, recitando uno de sus poemas.

Hasta siempre y disfruta en el Parnaso.

miércoles, 30 de marzo de 2011

Pensando en vosotras

Mi poemario Pensando en vosotras, se presentó en Abril del 2011 en el Ateneu Barcelonès donde inició su vuelo en libertad fuera del control de su autor. El libro recorre las experiencias que según el narrador protagonista le fueron inspiradas por mujeres que habían cruzado la senda de su vida o que a él le hubiera gustado que la hubieran cruzado, y que se plasman en poemas rimados agrupados por capítulos que van reflejando los distintos estadios de esas experiencias. 

Pero, qué mejor prólogo que el poema inicial del libro, que le da título.


PENSANDO EN VOSOTRAS (como prólogo)

Para todas vosotras, las reales y las inventadas, que habéis hecho posibles estas historias ofreciéndome lo mejor de la vida. Gracias por vuestra imagen, vuestra bondad, vuestra pasión y vuestra amistad.

Escribí estos rimados al pensar en vosotras,
las que me acompañasteis en todos estos años,
en ti, en ti, en ti y también en las otras,
recordando placeres sobrevolando daños.

Y nunca me atreví a intentar publicarlos
pensaba que era pronto, que el tiempo es necesario
para hacer buenos vinos o para descartarlos,
y ahora, que son “Reservas”, presento el poemario.

Veréis que en estos versos hay gozo y hay dolor,
hay pasión, “voyeurismo”, bastante sentimiento,
algo de pasotismo y máximas de autor,
pero no encontraréis el vil aburrimiento.

Hay historias reales, otras son inventadas,
a unas os quise mucho a otras nunca las vi,
entre todas vosotras las hubo enamoradas
pero también las hubo que pasaron de mí.

Al pensar en vosotras surgió la inspiración
de escribir estos versos, no digo poesía
simplemente son rimas que dictó la pasión,
llamarlas de otra forma jamás me atrevería;

es verdad que en el libro —si sabéis rebuscar—
entre mucha morralla hay alguna lubina,
el mérito no es mío sólo fue reflejar
esa luz que irradiaba de una estrella vecina.

Con mengana una noche solamente salí,
algunas fueron flashes, con ella me casé,
he besado a centenas y también conviví,
pero asimismo es cierto que a muchas inventé;

contigo tuve paz y tú me diste guerra,
de ti admiré tu estilo, de ti tu inteligencia,
ya sé que no acerté —quién más prueba más yerra—
pero hay pocas que digan que me falta decencia.

Mil veces lo intenté, mil veces fracasé,
hay algunas que piensan que he buscado imposibles:
sensible, deportista, divertida y ¿por qué
me gustan con zapatos de puntas increíbles?

Yo quiero que seas una y todas las mujeres,
que seas cuerda y seas loca, recatada y cañera,
de acostarte de día, de ver amaneceres;
como amante o amiga has de ser la primera.

Es verdad pido mucho, ¿y yo cuánto os ofrezco?:
en la cama corriente, de palmito normal,
realmente no sé cuanta nota merezco
si mi cartera es breve y mi voz es fatal.

Toca acabar el prólogo, quitarse el antifaz,
por mucho que sean tantas las historias que cuento,
tú sabes que en el fondo sólo han sido un disfraz
para disimular y esconder lo que siento.

Y te habrás dado cuenta que he ocultado tu nombre
de todas las vivencias que un día te escribí,
pero estoy tan seguro como de ser un hombre
que sabrás que las hice pensando sólo en ti;

por eso, yo te ruego que no guardes rencor
si al leer este libro descubres que a las otras
también he escrito versos y hasta citas de amor;
yo nunca te he olvidado, ni “Pensando en vosotras”.

Pensando en Vosotras (2011). Ricardo Fernández Esteban ©

.




















Adenda de enero de 2020:

Casi nueve años después de su publicación, la gestación de este poemario es un grato recuerdo que se hace actual cuando recibo comentarios de lectores. Por ejemplo, hay quien lo ha calificado como catecismo de imprescindible lectura para entender las relaciones hombre mujer, lo que es uno de los mejores elogios que he recibido, porque esa era mi intención.

Estos son los poemas del libro publicados en el blog. No busquéis en los poemas referencias autobiográficas, si las hubiera ya han sido sepultadas por ese personaje que tomó el mando de la historia guiando la mano del autor. Por último, aquí tenéis más información del libro, de cómo conseguirlo y de las fiestas que le organizamos para presentarlo.

Ha corrido mucho agua bajo los puentes poéticos de su autor, que piensa que el décimo aniversario del libro, el próximo año, podría ser un buen momento para una edición revisada con correcciones y algún nuevo poema. Todo libro expresa un momento y el actual creo que se merece esa edición. Ya os iré informando de cómo toma cuerpo y páginas esa edición. 

jueves, 24 de marzo de 2011

Carlos Marzal. Media verónica para D. Manuel Machado

Carlos Marzal (Valencia, 1961) es uno de los grandes representantes de la poesía de la experiencia, cuya obra se recoge en El corazón perplejo (Poesía reunida 1987-2004). Escojo algo, poco típico en él, unos alejandrinos en pareado dedicados a Manuel Machado; gran poeta a la altura de su hermano que por sus malas inclinaciones y loas políticas de sus últimos años ha sido postergado, pero que a mí me gusta leer en sus excelentes poemarios anteriores como "Alma" o "El mal poema". Os dejo con su media verónica, que hace que pidamos ya la música.  


MEDIA VERÓNICA PARA D. MANUEL MACHADO

La crítica, tan crítica, tan lista, me ha indicado
que soy nieto cercano de don Manuel Machado.
Y aunque lo puse fácil, lo normal es el hecho
de que jamás los críticos embistan por derecho.
Hay que enseñar el trapo, embarcarlos muy lento,
darles tiempo a pensar, lidiar con fundamento.
Si se les saca un pase ya es toda una faena;
lo normal es que doblen las manos en la arena.















Qué le voy a contar, don Manuel.
                                              He pensado
que usted, en su barrera, me observa con agrado.
Me ve cargar la suerte y jugar bien las manos,
lo que no es muy frecuente entre nuestros hermanos.
Disfruta con los plagios con que le doy salida
a ese toro con guasa del hierro de la vida.
Y aunque mi repertorio es corto y sin alardes,
puedo estar en poeta, al año, algunas tardes.
Por eso le he copiado -para usted, don Manuel-
esta media al gitano, de Paula, Rafael.
Venida de muy lejos, mientras me quedo quieto,
oscura, lenta y única. Para usted, de su nieto.

De "La vida de frontera" (1991). Carlos Marzal


Como supongo que querréis más, aquí tenéis un enlace al Archivo de Poetas (de la Asociación Colegial de Escritores de Cataluña -ACEC), donde encontrareis una entrevista, bibliografía y al autor recitando 12 poemas suyos.  

Si queréis leer una antología de sus poemas, os dirijo al portal A media voz . Por último, para los que estéis interesados en poetas de esa generación, os recomiendo la antología "Poesía española reciente (1980-2000), editada en Cátedra por Juan Cano Ballesta.

jueves, 17 de marzo de 2011

Aurora Luque: "Gel"


Aurora Luque (Almería, 1962) es una magnífica poeta. Recuerdo que leí por primera vez este poema, que hace referencia a Grecia, durante un viaje por sus islas y me sentí totalmente identificado con el final. Tanto es así que esa sensación de dependencia inspiró un poema de mis Adendas del Dodecaneso: Cuando se llevan muchas playas...  Espero que disfrutéis tanto como yo leyendo sus versos.


GEL

Preparo la toalla. Me descalzo. Esa esponja
porosa y amarilla que compré en un mercado
obsceno de turistas en la isla de Hydra
qué dócil bajo el agua cotidiana
tantos meses después, en el exilio.
De pronto el gel recuerda -su claridad lechosa,
su consistencia exacta- el esperma del mito,
el cuerpo primitivo y trastornado de Urano,
un susurro de olas mar adentro
y una diosa que aparta
los restos de otra espuma de sus hombros.
Me punza una emoción tan anacrónica,
un penoso latir, hondo y absurdo,
por ese mar. Por ese sólo mar. Busco una dosis
de mares sucedáneos.
Cómo podría desintoxicarme.
Dependo de por vida
de una droga. De Grecia.

Carpe noctem (1994). Aurora Luque

El Egeo desde Ios, a la izquierda Síkinos



















Os adjunto dos enlaces a "Cervantes virtual". En el primero tenéis una amplia selección de sus poemas, y en el segundo unos videos con una entrevista y Aurora recitando tres poemas suyos.


Adenda de noviembre de 2020: En 2014 Aurora Luque publicó Médula. Antología esencial. Os dejo una reseña de Santos Domínguez que comienza con este poema: 

Gastar en otra luz
aunque pase la vida, vigilante,
su factura de abismo. Conocer la región
en que los laberintos se destejen,
donde pueda el Deseo
firmar un alto el fuego con la Muerte.

Aurora Luque

Este año ha publicado Gavieras, libro que fue ganador del premio Loewe, aquí tenéis una entrevista que le hicieron en El País y uno de sus poemas

APROAR

Vino la poesía de improviso.
A mí, que me sentía
malquerida por ella
—porque yo no la quise a su capricho—
me dijo: Túmbate y mira al cielo.
Vuelve al ciclo del huerto,
vuelve al mar mitológico.
¿No adorabas de niña las mochilas?
Da la espalda al vecino vertedero
de datos, ruido y prosa.
Traduce —a ver si puedes—
esa gracia del mundo
que es aullido y sonrisa.
Métete ya en un barco
con proa de dragón.
Fuiste vikinga, sí,
aunque no lo sepas.
Así que bebe océano,
come islas y duerme ya en los bosques
que metí entre tus sueños
de once años.

Aurora Luque

Pero a un autor hay que leerlo en sus libros, aquí tenéis los suyos y cómo conseguirlos.


martes, 8 de marzo de 2011

Aislado en una isla

Este poema trata de un redundante, pero gozoso, aislamiento en una isla. Concretamente, os hablo de la recóndita Furni, situada entre Samos e Ikaria al norte del Dodecaneso griego.


AISLADO EN UNA ISLA

Tras haber recalado en tantas islas
es la primera vez que estoy aislado,
el ferry no ha salido, tiene problemas técnicos.
Y aquí me veis, aislado en esta isla,
en estos dieciséis kilómetros cuadrados,
con unas cuantas más de veinte playas
y con bastantes menos de habitantes por cala
—sin ir más lejos hoy de Robinsones,
arena y tamariscos para dos—.

Buscando soportar este duro aislamiento,
acabo de encargar para cenar
una buena langosta en compañía
de espaguetis y de mi bella musa.
La noche es fresca, el viento se ha calmado,
hay mesas junto al mar, tranquilidad,
ha salido una luna completamente llena
y comparto contigo el aislamiento.

Como creo os podéis imaginar,
ojalá tarden mucho en arreglar
ese bendito ferry que falló.

Adendas del DodecanesoCuadernos de las islas griegas.

Ricardo Fernández Esteban ©


Pues como os imagináis, hay averías que nos alegran la vida y lo que parece un percance se convierte en una suerte.



En este enlace podéis encontrar más poemas dedicados a las islas griegas que he colgado en el blog.

martes, 1 de marzo de 2011

Gerardo Diego. Insomnio

Gerardo Diego (1896-1987) es uno de los grandes poetas del 27 y el antólogo de la "Poesía Española Contemporánea (1901-34)". Yo lo de niño a través de su soneto del Ciprés de Silos: "Enhiesto surtidor de sombra y sueño, que acongojas el cielo con tu lanza...". Después nos fuimos encontrado en diferentes momentos, aunque menos que lo que debiéramos. Redescubrí a este gran poeta gracias a la profesora Rosa Navarro cuando nos comentó su magnífico soneto amoroso Insomnio.


INSOMNIO

Tú y tu desnudo sueño. No lo sabes.
Duermes. No. No lo sabes. Yo en desvelo,
y tú, inocente, duermes bajo el cielo.
Tú por tu sueño y por el mar las naves.

En cárceles de espacio, aéreas llaves
te me encierran, recluyen, roban. Hielo,
cristal de aire en mil hojas. No. No hay vuelo
que alce hasta ti las alas de mis aves.

Saber que duermes tú, cierta, segura
-cauce fiel de abandono, línea pura-,
tan cerca de mis brazos maniatados.

Qué pavorosa esclavitud de isleño,
yo, insomne, loco, en los acantilados,
las naves por el mar, tú por tu sueño.

Alondra de verdad (1941). Gerardo Diego


El poema expresa la angustia del "yo" ante el sueño de su amada que le impide comunicarse con ella; ella, dormida, no se da cuenta de su zozobra y él se siente aislado, "pavorosa esclavitud de isleño, yo insomne, loco, en los acantilados", y lo expresa desgarradamente en esa exclamación. Es un placer poder leer un soneto amoroso, que aúne la intensa levedad de su rima con la profundidad del sentimiento y sin caer en la cursilería.

Encontraréis más información sobre su vida y obra en la web de su fundación , podéis leer una selección de sus poesías en el portal "A media voz" ,y para ver y escuchar cantado  su "Ciprés de Silos" este vídeo donde lo musica Vicente Monera

Por último, ya que me he referido a las magníficas clases de comentarios de textos poéticos de Rosa Navarro, los que no habéis podido asistir personalmente, os podéis consolar con su libro "La mirada al texto" publicado por Ariel.