viernes, 1 de agosto de 2014

Pujol, o ¿es lícito hacer leña del árbol que ha caído?

Los que me conocéis sabéis que me gusta la sátira política sin distinción del color del partido, sino sólo atacando a la falta de ética, que la hay y mucha. 

Hoy le toca al expresidente de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pujol, y debajo he dejado una nota aclaratoria para aquellos que no estéis al tanto de la política española.

Adenda de Agosto 2016: Dos años después seguimos a la espera del juicio que debería aclarar las cosas y condenar a quién se lo merezca.


¿ES LÍCITO HACER LEÑA DEL ÁRBOL QUE HA CAÍDO?

Me acusan de hacer leña del árbol que ha caído,
del padre de la patria, antes muy honorable,
que ha cambiado su título por muy indeseable;
se lo ha ganado a pulso, lo tiene merecido.

Antes, si lo atacaban, los suyos y el partido
respondían con honra: “¡Qué Cataluña hable!”,
hoy “tema personal”, ¡vaya cambio notable!
¡Esa leña no vale es de un bosque podrido!

Y aún queréis que creamos que sólo fue una herencia
cuando todos cobraban por otorgar contratos.
No me sirve que digan “todos hacen lo mismo”;

pues todos a la cárcel, que no haya diferencia
entre birlar carteras y esos infames tratos
de partidos del centro o del nacionalismo.

Adiós, Pujol, apóstol del cinismo,
del “somos diferentes”, del que “nos roba España”,
siendo tú buen ejemplo de la peor calaña.


Ricardo Fernández Esteban ©


Nota: para quienes no están al día de la política española (Julio de 2014)

Jordi Pujol que fue máximo gobernante de Cataluña desde 1980 al 2003 (Presidente de la Generalitat con el título de "Molt honorable" o sea "Muy honorable") acaba de comunicar que ha sido defraudador de Hacienda desde 1980 y que mantenía cuentas en paraísos fiscales.

Pujol, se ha visto obligado a hacer este comunicado ya que las investigaciones de la policía española (a las instituciones catalanas no se las veía por la labor de investigar) estaban a punto de desvelar todo el entramado que afecta a él y su familia, y como origen de los fondos alega una rocabolesca herencia de su padre, cuando es muy probable que el origen real sean comisiones cobradas por otorgar contratos públicos.

Además, para agravar más el tema, durante todos estos años se han querido acallar todos los rumores sobre fraudes suyos o de su familia diciendo que eran conspiraciones de los partidos centralistas en contra de los nacionalistas catalanes, y que los nacionalistas y —concretamente él— se distinguían de los otros partidos y políticos por su ética. 

Pues no, el tema de la falta de ética entre los políticos es bastante general y en nuestra mano está intentar cambiarlo votando sólo a los no implicados en escándalos (que los hay), y exigiendo la regeneración de todos incluidos los de nuestra cuerda política. Hoy le ha tocado a Pujol, Convèrgencia y sus adláteres, mañana le tocará a otro que hay mucho donde escoger.

Aquí podéis acceder a una recopilación de mis sátiras ético-políticas 
y las sátiras de otros autores 

2 comentarios:

Angel de San Martin dijo...

Desde Cartagena, ¡Sembrao!, estás sembrao.
Un abrazo

Enrique Gracia Trinidad dijo...

Magnífico, amigo. Certero y contundente.